COMUNICADO DE PRENSA

La mayoría de los países en desarrollo se beneficiará de la caída del precio del petróleo según el Grupo Banco Mundial

Enero 07, 2015

WASHINGTON, 7 de enero de 2015 –Los beneficios derivados de la baja en los precios del petróleo pueden ser muy significativos para los países en desarrollo importadores si esta viene respaldada por un mayor crecimiento global, señala un análisis del Grupo Banco Mundial sobre la reducción del precio del petróleo que se incluye en la última edición de Perspectivas Económicas Mundiales.

La disminución del precio del petróleo refleja una confluencia de factores, incluso con varios años de sorpresas derivadas del aumento de la oferta y mermas en la demanda –haciendo retroceder los riesgos geopolíticos en algunas zonas– el cambio en los objetivos de políticas de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y la revaluación del dólar de Estados Unidos. Aunque la potencia relativa de las fuerzas que empujan la reciente caída de los precios sigue siendo incierta, los factores relacionados con la demanda parecen haber cumplido una función dominante.

Se espera que el petróleo siga con precios bajos en 2015, lo cual se verá acompañado por cambios importantes en el ingreso real de países exportadores de petróleo y países importadores de petróleo. Para muchos de estos países importadores, los precios más bajos contribuyen al crecimiento y reducen las presiones fiscales, inflacionarias y externas.

No obstante, la debilidad en el precio del petróleo representa desafíos importantes para los principales países exportadores, los cuales sufrirán impactos adversos al debilitarse las perspectivas de crecimiento y la posición fiscal y externa. De continuar la baja en el precio del petróleo, esto podría socavar también la inversión en investigaciones o avances nuevos. La inversión se vería especialmente amenazada en algunos países de ingreso bajo o en fuentes no convencionales como petróleo de esquisto, arenas alquitranadas y campos petroleros en alta mar.

“Para las autoridades responsables de formular políticas en los países en desarrollo importadores de petróleo, la caída en los precios del crudo constituye la oportunidad de llevar a cabo reformas estructurales y financiar programas sociales. En los países exportadores, esta baja aguda es un recordatorio de las importantes vulnerabilidades inherentes a la actividad económica altamente concentrada y de la necesidad de revitalizar las gestiones de diversificación a mediano y largo plazo”, comentó Ayhan Kose, Director del Grupo de Perspectivas de Desarrollo del Banco Mundial.

El análisis de los precios del petróleo en Perspectivas Económicas Mundiales se complementa con dos artículos especiales sobre el impacto de las tendencias del comercio global y los flujos de remesas en los países en desarrollo.

Comercio global se mantiene débil en tendencias cíclicas y a largo plazo

El comercio global se expandió menos de 3,5 % en 2012 y 2013, muy por debajo de la tasa anual promedio de 7 % previa a la crisis, retrasando en varios años el crecimiento en los países en desarrollo.

Una de las causas principales de la desaceleración en el crecimiento comercial es la poca demanda, en especial de inversión pero también de consumo. Con países de ingreso alto que representan cerca de 65 % de las importaciones globales, la prolongada debilidad de sus economías cinco años después de la crisis sugiere que la poca demanda sigue generando impactos negativos e impide la recuperación del comercio global. No obstante, dos tendencias a largo plazo también desaceleraron este crecimiento: en primer lugar, el cambio estructural en las cadenas de valor globales y en segundo lugar, un cambio desde la demanda global por inversión de intensidad comercial hacia el consumo público y privado con menos intensidad comercial.

El análisis concluye que estas tendencias a largo plazo que afectan al comercio también dan forma al comportamiento de los flujos comerciales en los años futuros; en especial, señala que la recuperación que se espera en el crecimiento global probablemente no venga acompañada del crecimiento rápido de los flujos comerciales observados en los años previos a la crisis.

Las remesas tienen el potencial de regular el consumo

Un segundo artículo especial indica que los flujos de remesas a muchos países de ingreso medio y bajo no solo son importantes en relación con el PIB sino que además, su valor se puede comparar al de la inversión extranjera directa (IED) y la ayuda extranjera. Desde el año 2000, las remesas hacia países en desarrollo alcanzan un promedio de 60 % del volumen de los flujos totales de inversión directa. Para muchos países en desarrollo, estas transferencias son la única y más importante fuente de divisas.

El estudio concluye que, además de su volumen considerable, las remesas son más estables que otros tipos de flujos de capital, incluso durante episodios de tensión financiera. Por ejemplo, durante crisis repentinas del pasado, cuando los flujos de capital cayeron en promedio 14.8 %, las remesas aumentaron en 6.6 %. El análisis termina señalando que la naturaleza estable de los flujos de remesas demuestra que estas pueden ayudar a regular el consumo en los países en desarrollo, donde a menudo se suele experimentar volatilidad macroeconómica. 



Contactos para medios de comunicación
Washington
Merrell Tuck-Primdahl
Teléfono: +1 (202) 473-9516, +1 (202) 476-9897
mtuckprimdahl@worldbank.org
Indira Chand
Teléfono: +1 (202) 458-0434, +1 (703) 376-7491
ichand@worldbank.org
For Broadcast Requests
Mehreen Arshad Sheikh
Teléfono: +1 (202) 458-7336
msheikh1@worldbankgroup.org


COMUNICADO DE PRENSA N.º
2015/270/DEC