Esta página en:

“Gender at Work”, un complemento del Informe sobre el desarrollo mundial relativo al empleo

Una mujer en Rajasthan, India, se prepara para conducir a su trabajo, donde es docente del proyecto educación para todos.

TITULARES DE ARTÍCULOS
  • En todo el mundo, las mujeres se ven más afectadas por la exclusión económica que los hombres.
  • Las normas sociales, al dictar de qué manera deben usar el tiempo y al subestimar su potencial, afectan el trabajo de las mujeres.
  • La discriminación legal es una barrera muy común para el empleo femenino.
Media Contact
Washington

Sarah Jackson-Han

sjacksonhan@worldbank.org

Ciudad de Washington, 20 de febrero de 2014. En todo el mundo, las mujeres aún enfrentan desigualdades significativas y constantes en el trabajo, según un nuevo informe del Grupo del Banco Mundial, el cual insta a adoptar medidas audaces e innovadoras que fomenten la igualdad de oportunidades y el aprovechamiento del potencial económico de este grupo de la población.

De acuerdo con el documento, titulado Gender at Work (Cuestiones de género en el trabajo), (i) prácticamente todas las mediciones a nivel mundial indican que las mujeres se ven más afectadas por la exclusión económica que los hombres. Las tendencias sugieren que en los últimos 20 años la participación femenina en la fuerza de trabajo se ha estancado y se ha reducido del 57 % al 55 % a nivel mundial. Esto es así a pesar de la creciente evidencia de que el empleo beneficia a las mujeres, las familias, las empresas y las comunidades.

"Las causas son diferentes en cada país, pero creemos que la permanencia de normas —que significa que las mujeres no tienen tanto poder de elección acerca de sus medios de subsistencia como los hombres— así como las barreras legales para trabajar son muy importantes", dijo Jeni Klugman, directora de Género y Desarrollo del Grupo del Banco Mundial. 

Según el documento -que complementa el Informe sobre el desarrollo mundial 2013 (i) dedicado al empleo-, dado que, desde temprano y a lo largo de toda su vida, las mujeres deben enfrentar diversas limitaciones en el ámbito laboral, para reducir las disparidades de género es necesario tomar medidas progresivas, generales y coordinadas. Los obstáculos más comunes incluyen la falta de movilidad, tiempo y aptitudes, la exposición a la violencia, y la ausencia de derechos básicos.

Open Quotes

Las mujeres pobres en particular son propensas a sufrir múltiples limitaciones en varios niveles. La creación de condiciones equitativas para ese grupo y el aprovechamiento de su potencial económico podrían ser decisivos para combatir la pobreza extrema Close Quotes

Jeni Klugman
Directora de Género y Desarrollo del Grupo del Banco Mundial y coautora del informe.

El informe revela también que la discriminación legal es una barrera muy común para el empleo femenino. Leyes restrictivas pueden dificultar la capacidad de las mujeres de tener acceso a las instituciones, poseer o disponer de propiedades, construir un historial de crédito o conseguir un trabajo. En 15 países, las esposas aún necesitan la autorización de sus esposos para poder trabajar.

Para abordar estas desigualdades, en el informe se recomienda a los Gobiernos la adopción de medidas específicas que abarquen el ciclo de vida de la mujer y se señala que las intervenciones destinadas únicamente a las mujeres en edad productiva comienzan demasiado tarde y terminan demasiado pronto. 

“El compromiso debe comenzar con la tarea de fomentar las capacidades y aspiraciones de los niños y las niñas en igual medida desde los primeros años, de manera de generar un efecto lo suficientemente duradero para que ellos y las futuras generaciones vivan en un mundo más equitativo y próspero”, manifestó Klugman.

Gender at Work: Diez datos mundiales 

•  La participación de las mujeres en la fuerza laboral se ha estancado, de hecho se redujo del 57 % en 1990 al 55 % en 2012.

•  El salario promedio de las mujeres es entre 10 % y 30 % más bajo que el de los hombres.

•  Las mujeres cuentan con apenas la mitad de probabilidades de tener un trabajo remunerado de tiempo completo en comparación con los hombres.

• En apenas cinco (Colombia, Fiji, Jamaica, Lesotho y Filipinas) de los 114 países de los cuales hay información disponible, las mujeres alcanzan o superan a los hombres en ocupaciones, tales como legisladores, oficiales superiores y gerentes.

• Las mujeres ocupan al menos el doble del tiempo que los hombres en trabajos domésticos no remunerados como el cuidado de otras personas y las labores en el hogar. 

• Un total de 128 países cuenta con al menos una diferenciación legal basada en el género, es decir que las mujeres y los hombres no pueden participar de la misma manera en el mundo laboral. En 54 países, las mujeres enfrentan cinco diferencias legales o más.

• En los países en desarrollo existe una desigualdad de 9 puntos porcentuales entre mujeres y hombres en cuanto a tener una cuenta en una institución financiera formal.

• Más de una de cada tres mujeres ha sido agredida física o sexualmente por su pareja o sufrido violencia sexual por parte de un desconocido.

• Entre 2010 y 2012, 42 países informaron desigualdades de género superiores al 10 % en las tasas de inscripción en la escuela secundaria.

• Una de cada tres niñas se casa antes de cumplir los 18 años en los países en desarrollo.