Coronavirus: La respuesta del Grupo Banco Mundial ante la emergencia mundial de hacer frente a la pandemia. Sepa más

Skip to Main Navigation
Información básica Febrero 11, 2020

Las formas en que el Grupo Banco Mundial ayuda a los países con COVID-19 (coronavirus)

Mientras países de todo el mundo trabajan para contener la propagación y el impacto de la COVID-19, el Grupo Banco Mundial (GBM) ha organizado la mayor y más rápida respuesta a la crisis de su historia para ayudar a los países en desarrollo a fortalecer sus medidas contra la pandemia y sus sistemas de atención de salud.

Ante la rápida propagación de la pandemia en los países en desarrollo, el GBM está prestando niveles sin precedentes de asistencia a los clientes, con una capacidad de financiamiento de hasta USD 160 000 millones hasta junio de 2021. Su apoyo se adapta a las crisis sanitarias, económicas y sociales a las que se enfrentan los países e incluye más de USD 50 000 millones en recursos de la Asociación Internacional de Fomento (AIF) que se ofrecerán mediante donaciones o préstamos en condiciones sumamente concesionarias.

Las operaciones de respaldo para casos de emergencia del GBM contribuyen a que más de 100 países en desarrollo puedan salvar vidas, detectar y prevenir el virus, y responder a la pandemia. También facilita a los países el acceso a material médico que se necesita con urgencia, contactando a proveedores en nombre de los Gobiernos.

Además del apoyo sanitario en curso, las operaciones ponen énfasis en la protección social, especialmente mediante transferencias de efectivo, el alivio de la pobreza y el financiamiento basado en políticas. El Banco Mundial también trabaja en la reestructuración, redistribución y reasignación de los recursos existentes en los proyectos que financia.

La respuesta del GBM a la crisis comprende tres etapas: el alivio, la reestructuración y la recuperación resiliente (PDF, en inglés). Se centra en cuatro áreas principales:

  • Salvar vidas (i): brinda ayuda a los países para que detengan la transmisión, presten servicios de salud, garanticen el acceso de los hogares vulnerables a la atención médica, así como para prepararlos para futuras pandemias. Se compromete a asegurar que los países más pobres tengan un acceso justo y equitativo a las vacunas a medida que estas se encuentren disponibles.
  • Proteger a las personas pobres y vulnerables (i): entrega apoyo a los ingresos y al suministro de alimentos para los más vulnerables, así como al empleo para los hogares más pobres, las empresas informales y las microempresas. Contribuye a que comunidades y Gobiernos locales hagan frente a los efectos de la crisis, mejoren y amplíen los servicios y aumenten la capacidad de recuperación ante crisis futuras.
  • Asegurar el desarrollo empresarial y la creación de empleo de manera sostenible (i): proporciona asesoramiento normativo y asistencia financiera a las empresas e instituciones financieras, para ayudar a preservar los empleos y asegurar que las empresas, especialmente las pequeñas y medianas, puedan superar la crisis y volver a crecer.
  • Fortalecer las políticas, instituciones e inversiones (i): con el énfasis puesto en la gobernanza y las instituciones, contribuye a que los países se preparen para una recuperación resiliente. En estrecha colaboración con el Fondo Monetario Internacional (FMI), ayuda a los países a gestionar mejor la deuda pública, realizar reformas clave en la gestión financiera e identificar oportunidades de crecimiento ecológico y de desarrollo con bajos niveles de emisión de carbono a medida que se van reconstruyendo.

La Corporación Financiera Internacional (IFC) ha movilizado su mecanismo de financiamiento rápido por un monto de USD 8000 millones (i), que tiene por objeto mantener a las empresas en funcionamiento y proteger los puestos de trabajo. Gran parte de sus fondos han ayudado a las microempresas y a las pequeñas y medianas empresas, que son las principales fuentes de creación de empleo en los países en desarrollo. IFC también puso en marcha la Plataforma Mundial para la Salud, por un monto de USD 4000 millones (i), que ayuda a los países a acceder a los suministros para combatir la COVID-19, como mascarillas, respiradores, equipos de pruebas y vacunas. IFC se centra en ayudar al sector privado para que este contribuya a una recuperación inclusiva, sostenible y resiliente.

El Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA) puso en marcha un mecanismo por valor de USD 6500 millones para apoyar a los inversionistas y entidades de financiamiento del sector privado (i) en la lucha contra la pandemia. El mecanismo reorienta la capacidad del MIGA hacia la compra de equipamiento médico que se necesita con urgencia, proporciona capital de trabajo a pequeñas y medianas empresas y ayuda a los Gobiernos para que puedan atender sus necesidades de financiamiento de corto plazo.

Última actualización: Oct 01, 2020