Coronavirus: La respuesta del Grupo Banco Mundial ante la emergencia mundial de hacer frente a la pandemia. Sepa más

ARTÍCULO

Aprendizaje de nuevas habilidades y más oportunidades de trabajo para migrantes rurales en China

Septiembre 01, 2014


In the mountainous and remote areas of China’s Ningxia Province, a vehicle that doubles as a mobile classroom travels from village to village, bringing skills training to the doorstep of rural residents yearning for a better job.

World Bank Group

TITULARES
  • En China, los trabajadores que migran de las zonas rurales tienen relativamente poca educación, y la mayoría carece de habilidades para conseguir buenos empleos en las ciudades.
  • Para resolver este problema, se ha puesto en marcha un proyecto en las provincias de Ningxia, Anhui y Shandong.
  • La iniciativa está brindando a los migrantes rurales mejor acceso a oportunidades de desarrollo de destrezas y ofreciéndoles servicios de empleo y protección laboral.

En los últimos años, millones de trabajadores rurales en China han emigrado a las ciudades en búsqueda de empleo. La cantidad llegó a 269 millones en 2013 y se espera que esta cifra aumente de manera continua en el futuro inmediato.

Este cambio ha expuesto los problemas que enfrentan los agricultores al querer participar en los mercados laborales de las ciudades. Los trabajadores migrantes rurales tienen relativamente poca educación, y la mayoría carece de habilidades que les permitan ser candidatos adecuados en tales mercados.

Para resolver este asunto, el Banco Mundial respaldó la puesta en marcha del Proyecto de Desarrollo de Competencias y Empleo para Migrantes Rurales en las provincias de Ningxia, Anhui y Shandong, brindando a estos trabajadores mejor acceso a oportunidades de desarrollo de destrezas y ofreciéndoles servicios de empleo y protección laboral.

Desarrollo de habilidades

En las zonas rurales de Ningxia, la tierra es árida y el clima es duro. Con este entorno, y cada vez menor disponibilidad de tierra cultivable, más personas necesitan puestos de trabajo fuera de la agricultura.

Y en una región tan montañosa y alejada, no es realista para los miembros de la comunidad asistir a escuelas de capacitación formales. Por eso el gobierno local decidió llevar actividades de formación a las puertas de las casas de los pobladores, con ayuda de un vehículo que funciona como un aula móvil. 

Este viaja de pueblo en pueblo y está diseñado para satisfacer las necesidades de la población local con cursos muy variados, que abarcan desde la confección de ropa étnica a la preparación de comida que cumple con la ley musulmana, ya que en Ningxia vive la mayor comunidad musulmana del país.

Ma Haihua, una pobladora del condado de Huangdubao en Ningxia, pasó de ser estudiante en el aula móvil a propietaria de un restaurante.

Aprendió cómo usar las especias, preparar platos fríos, cortar papas y saltear carne de cordero. El curso de cocina cambió su vida.

Cuando se dedicaba a la agricultura, su ingreso anual era de 3000 a 4000 yuanes. Desde que abrió el restaurante, que se especializa en cocina musulmana local, sus ingresos aumentaron a 70 000 a 80 000 yuanes al año.

Gracias a su nueva actividad, Ma compró un automóvil y construyó una nueva casa. “Con este restaurante, tengo dinero y puedo mantener a toda mi familia como nunca antes”, dijo con una amplia sonrisa.

En el condado de Guyuan, Ma Shijie regresó a casa para asistir a la capacitación gratuita en habilidades ofrecida por el Gobierno después de pasar algunos años haciendo trabajos no especializados en obras de construcción en las ciudades.

Ahora está aprendiendo cómo operar una excavadora.

“Me gusta la capacitación. Me hace sentir muy bien”, contó Ma. “Algunos de mis amigos que trabajaron como excavadores pudieron ganar hasta 8000 yuanes al mes.  Antes, solo podía hacer tareas menores, como mezclar cemento o acarrear ladrillos y ganaba 3000 yuanes al mes a lo sumo”. 

En Ningxia viven más de 2 millones de musulmanes. Allí es tradicional aprender árabe y estudiar el Corán, el libro sagrado del Islam.

Desde que China estrechó lazos económicos y comerciales con países árabes en los últimos años, el dominio de la lengua árabe ahora también significa mayores oportunidades en el mercado laboral.

Para lograr que los cursos de capacitación se ajusten mejor a las necesidades del mercado, el Gobierno también ayuda a las escuelas árabes a ampliar su programa de idioma y cultura islámica ofreciendo una educación vocacional más integral. Una parte fundamental de esta iniciativa es el área de los negocios y el comercio.

Con respaldo del Banco Mundial, se han elaborado materiales de capacitación sobre asuntos comerciales en árabe,  que ya se están usando. Estos abarcan el comercio internacional, las leyes,  los protocolos apropiados en los negocios y la comunicación. 


China has seen millions of rural workers migrating to cities. But these migrant workers are relatively poorly educated, with the majority lacking skills to make them viable options in city job markets. A program is helping them develop skills.

World Bank Group

" Me gusta la capacitación. Me hace sentir muy bien”. “Algunos de mis amigos que trabajaron como excavadores pudieron ganar hasta 8000 yuanes al mes. Antes, solo podía hacer tareas menores, como mezclar cemento o acarrear ladrillos y ganaba 3000 yuanes al mes a lo sumo "

Ma Shijie

Poblador del condado de Guyuan.

In Ningxia, home to more than two million Muslims, it’s tradition to learn Arabic and study the Koran. As China strengthened economic and trade ties with Arab countries in recent years, Chinese Muslims, especially the younger generation, are discovering another benefit to learning Arabic.

World Bank Group

Servicios de empleo

También se establecieron contactos con empleadores de ciudades cercanas para ayudar a los alumnos a conseguir un trabajo apenas terminen sus cursos.

Xu Wenshuai es propietario de una fábrica que produce ropa étnica. Firmó un contrato con el Gobierno para contratar a graduados del programa de capacitación que hayan aprobado los exámenes del curso.

“Se convertirán en mis trabajadores de primera línea”, dijo. “Cuando contratamos mano de obra que no tiene formación en otros lugares, sus habilidades tienden a ser deficientes. Pero estas personas ya han sido capacitadas y pueden empezar a trabajar de forma inmediata, lo cual es muy bueno para nuestras operaciones”.

La migración de las zonas rurales a las urbanas también ha dado lugar a una nueva profesión: los intermediarios laborales, que manejan casi todos los aspectos del empleo de los migrantes, como ayudarlos con las entrevistas y el proceso de contratación, hacerse cargo de los recursos humanos y los procedimientos administrativos, los detalles de la liquidación de sueldos y el transporte.

Yang Baohu, que alguna vez también fue trabajador migrante, comenzó a desempeñarse como intermediario laboral hace un par de años. “Organicé la mano de obra excedente en mi condado y los presenté a los empleadores de las ciudades. Cuando nos unimos, nos hacemos más fuertes y conseguimos mejores oportunidades laborales. También fue más fácil hacer escuchar nuestra voz y proteger nuestros derechos”, dijo Yang.

El gobierno local reconoció los beneficios de contar con intermediarios laborales que garanticen la transición sin problemas de los trabajadores migrantes a las zonas urbanas y así asegurar que tengan acceso a mejores oportunidades de empleo.

También reconoció que esta profesión debe ser regulada y gestionada de mejor manera, y por esa razón se ofrecieron cursos a los intermediarios sobre cómo funciona el mercado de trabajo.

Los intermediarios laborales además obtienen ayuda del Gobierno para conseguir un certificado de calificación y recibir consultas gratuitas sobre leyes y reglamentos laborales.

Yang Baohu tomó los cursos y ahora enseña a otros intermediarios laborales que acaban de unirse a este campo.

“El mayor beneficio que obtuve es que aprendí sobre la legislación laboral y ahora sé cómo aplicar las leyes para proteger los intereses de los trabajadores rurales”, dijo Yang.

“A nivel mundial, la migración del campo a la ciudad es una tendencia inevitable. La prioridad en la agenda de todos los Gobiernos es cómo proporcionar a un número tan grande de trabajadores rurales mejores oportunidades de empleo y proteger sus derechos”, señaló Dewen Wang, economista superior en protección social del Banco Mundial. “Esperamos que las prácticas e innovaciones que se han aplicado en este proyecto en China puedan servir de inspiración para otros países en desarrollo”.



Api
Api