ARTÍCULO Agosto 23, 2017

Uso de satélites para monitorear los avances de los ODS

Image

La abrupta caída del costo de los datos satelitales en la última década ha hecho que la observación de la Tierra y la información geoespacial sean más atractivas que nunca para abordar la pobreza, monitorear los cambios ambientales y estimular el crecimiento económico, entre otros objetivos. Esto es especialmente valioso en los países en desarrollo, que a menudo no cuentan con sistemas adecuados de monitoreo para seguir los avances de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (i) y otros objetivos mundiales y nacionales.

Para aprovechar esta extraordinaria fuente de datos en representación de sus clientes, el Grupo Banco Mundial está trabajando con la Agencia Espacial Europea (ESA) y otros grupos para integrar la observación de la Tierra en el marco de los ODS. En 2015, ambas instituciones firmaron un memorando de intención para asociarse en el uso de la información basada en la observación de la Tierra, y de esta manera apoyar el desarrollo sostenible. El acuerdo, al igual que pactos similares firmados por otras instituciones financieras internacionales, forma parte de la nueva iniciativa EO4SD de la ESA denominada Observación de la Tierra para el Desarrollo Sostenible, (i) que aborda inicialmente tres áreas temáticas: desarrollo urbano; agricultura y desarrollo rural, y gestión de los recursos hídricos, y que se está ampliando a otras cuatro áreas: resiliencia climática; reducción de los riesgos de desastres; Estados frágiles y que atraviesan por conflictos, y recursos oceánicos y medio marino.

La observación de la Tierra puede utilizarse para hacer el seguimiento de los avances en muchas de las 169 metas de los 17 ODS y 230 indicadores (véase un reciente informe [i] del Grupo de Observaciones de la Tierra, GEO, y el Comité sobre Satélites de Observación de la Tierra, CEOS). Algunos ejemplos son:

  • Monitorear la calidad del aire y del agua, la cartografía del uso del suelo, el desarrollo, y la infraestructura y, al mismo tiempo, evaluar el cumplimiento de las regulaciones sobre el uso de la tierra y los derechos de propiedad.
  • Evaluar y monitorear el potencial de desarrollo de la energía solar, eólica e hidroeléctrica, y los biocombustibles.
  • Trazar mapas y monitorear los bosques, identificando los niveles de degradación, rehabilitación y recuperación.
  • Proporcionar alertas tempranas de enfermedades transmitidas por vectores y desastres naturales.
  • Trazar mapas y monitorear los asentamientos urbanos y las viviendas.
  • Proporcionar información sobre la salud y los rendimientos de los cultivos, el acceso a los mercados, y las plagas y enfermedades.
  • Trazar mapas de la infraestructura potencialmente peligrosa (como instalaciones de gestión de desechos e instalaciones nucleares).

Con el objetivo de analizar el potencial de la información geoespacial, altos funcionarios y ejecutivos de organismos nacionales de información geoespacial y estadística así como expertos internacionales, entre ellos representantes del Banco Mundial y de la ESA, asistieron a la séptima reunión del Comité de Expertos sobre la Gestión Mundial de la Información Geoespacial de la ONU (UN-GGIM), que se realizó en Nueva York entre el 2 y 4 de agosto. Para ver los resultados de los debates, cliquee aquí. (i)

 


Api
Api