Skip to Main Navigation

Las pandemias son grandes brotes de alguna enfermedad que afectan a varios países y plantean graves riesgos sanitarios, sociales y económicos. Un agente patógeno que circula rápidamente y se propaga por todo el planeta puede matar a decenas de millones de personas, perturbar las economías y desestabilizar la seguridad de los países. El cambio climático, la urbanización y la falta de agua y saneamiento son factores que pueden acelerar la propagación de los brotes de enfermedades y contribuir a que adquieran proporciones catastróficas.

Una pandemia grave puede ocasionar millones de muertes. Las estimaciones más conservadoras indican incluso que las pandemias afectan hasta el 1 % del producto interno bruto (PIB) mundial, una cifra comparable a la de otras amenazas de máxima prioridad, como el cambio climático. Los sistemas de salud sólidos que llegan a todas las personas —en particular, a las más vulnerables— con servicios eficaces constituyen el único modo de garantizar la protección contra grandes brotes de enfermedades. Por eso establecer medidas de preparación, y realizar inversiones con ese fin antes de que estalle una crisis, permite salvar vidas y, en última instancia, ahorrar dinero.

Junta de Vigilancia Mundial de la Preparación

La Junta de Vigilancia Mundial de la Preparación (GPMB) (i) es un órgano independiente de vigilancia y promoción, cofundado por el Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud (OMS), que se creó en respuesta a las recomendaciones formuladas en 2017 por el Equipo de Tareas sobre las Crisis Sanitarias Mundiales, establecido por el secretario general de las Naciones Unidas.

A pesar de los avances realizados desde la crisis del ébola que se produjo en África occidental durante 2014-15, la GPMB, en su informe de 2019, A World At Risk (Un mundo en peligro) (i), señaló que el riesgo de que se produjeran epidemias generalizadas era cada vez más grave y consideró que el mundo todavía no contaba con las medidas de preparación necesarias. La GPMB advirtió que el manejo de las enfermedades que suelen provocar epidemias, como el ébola, la gripe y el síndrome respiratorio agudo grave (SRAG), era cada vez más difícil en vista de los conflictos prolongados, los Estados frágiles y la migración forzada.

Resistencia a los antimicrobianos

La resistencia a los antimicrobianos (RAM) también representa una enorme y creciente amenaza sanitaria y financiera para los países de todos los niveles de ingreso. La RAM se produce cuando los microbios (bacterias, hongos, virus y parásitos) no se pueden tratar con medicamentos que previamente eran eficaces. Invertir en el fortalecimiento de los sistemas de salud y la preparación para casos de pandemia y otros brotes de enfermedades infecciosas es una de las mejores maneras de contener la RAM.

La sección Estrategia contiene información acerca de la labor del Banco Mundial para prevenir la RAM.

Última actualización: Mar 04, 2020