Esta página en:

ARTÍCULO

Indígenas de Colombia tienen un plan para proteger su medio ambiente frente al cambio climático

Noviembre 29, 2012

TITULARES DE ARTÍCULOS
  • Zonas naturales donde viven comunidades nativas están siendo afectadas por el cambio climático.
  • Indígenas del departamento del Putumayo ganaron una donación de la Feria del Desarrollo del Banco Mundial de 2009, un concurso dirigido a proyectos sobre adaptación al cambio climático.
  • Competidores elaboraron cinco planes de gestión ambiental que incluyen estudios y mapas y les permiten adaptarse mejor a la variabilidad del clima.

El río Putumayo, ancho y rojo, que se abre paso a través de profundos bosques verdes es el hogar de muchas especies de la fauna y flora local.

Los indígenas del departamento del Putumayo  conocen muchas de estas especies, ya sea en la orilla del río o en las montañas.  Ellos consideran que su entorno natural es una parte esencial de su desarrollo, bienestar y cultura.

Pero dicen que las zonas naturales están siendo afectadas por el cambio climático. Las especies están desapareciendo y hay más inundaciones y sequías que ponen en peligro su supervivencia, y cambian sus condiciones de vida.

Pablo Jamioy, del pueblo Camëntsá, y empresario que vende artesanías, decidió junto con otras personas, que su comunidad necesitaba una manera de comunicarse con el Gobierno y otras instituciones.

Querían mostrar la riqueza natural de la región y lo que significaba para los indígenas, pero también los problemas que enfrentaban, y cómo los afectaban. Querían dar una respuesta alternativa a lo que se había hecho hasta el momento.

“Sin territorio, los pueblos indígenas no pueden existir”

Sin su territorio, los pueblos indígenas no pueden existir, explica Pablo. Querían proponer una gestión justa y adecuada del territorio, que tuviera en cuenta las formas de gestión tradicionales de las poblaciones nativas, garantizando que pudieran seguir sus costumbres y rituales, cazar, pescar, plantar cultivos y beber agua potable.

Se inscribieron en la Feria del Desarrollo, una competencia del Banco Mundial, que premiaba proyectos innovadores sobre la adaptación al cambio climático en aquel momento y ganaron una donación en 2009.

Desde entonces han elaborado cinco planes de gestión ambiental que abordan las necesidades sociales y económicas de cinco grupos indígenas de la región del Putumayo. Ahora, las comunidades cuentan con herramientas sólidas que pueden ayudarlas a adaptarse y tomar medidas frente a los cambios ambientales.

Open Quotes

Las mismas comunidades formaron grupos de trabajo. Lo que hicimos fue darles dispositivos GPS y con eso comenzaron sus recorridos. Un recorrido podía durar 15 días caminando por el monte. Close Quotes

Pablo Jamioy

Los planes se desarrollaron con la ayuda de moderna tecnología, metodología de investigación, y el conocimiento ancestral de las poblaciones nativas que viven en las remotas zonas rurales del departamento del Putumayo.

Los pueblos indígenas reunieron la información

Las propias comunidades reunieron algunas muestras e información después de haber sido capacitadas en el uso de dispositivos GPS y cartografía básica.

“Las mismas comunidades formaron grupos de trabajo. Lo que hicimos fue darles dispositivos GPS y con eso comenzaron sus recorridos. Un recorrido podía durar 15 días caminando por el monte”, cuenta Pablo.

Además de ser controladas por grupos armados ilegales, algunas de estas zonas estaban tan aisladas que solo los indígenas locales podían trasladarse hasta allí.

Pero estas dificultades para crear los mapas se superaron, en parte, con el uso de imágenes satelitales, una estrategia que pudiera reproducirse en otras partes del mundo de difícil acceso.

“El trabajo más fuerte fue llegar a las comunidades y trabajar con los miembros de la familia”, explica Pablo.

Por ejemplo, obtuvieron información de las encuestas y los debates con las comunidades. Se llevaron a cabo varios talleres y ceremonias tradicionales a fin de explicar el propósito del proyecto.

La documentación final incluye registros de los nombres de las plantas con su nombre y para qué las usan los indígenas, cinco calendarios ecológicos, normas de regulación y 44 mapas que muestran dónde se puede encontrar la flora y fauna, dónde cazan las comunidades, y la ubicación de sus lugares sagrados.

Pablo agrega que el próximo paso es implementar sus propuestas y pedir respaldo a diferentes instituciones. Ya han presentado sus planes en un taller organizado por el Banco Mundial, al que asistieron representantes del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible.