ARTÍCULO

Tragedia convierte a la familia Mandela en activistas de la seguridad vial

Mayo 05, 2013

Ir a la escuela no debería ser tan peligroso. Los accidentes de circulación son el principal motivo de fallecimiento de jóvenes entre 15 y 24 años.

 

TITULARES DE ARTÍCULOS
  • Casi 1,3 millones de personas fallecen en accidentes de tránsito cada año. Cerca de 90% de las muertes ocurre en países de ingreso bajo o mediano.
  • Se trata de una carga mundial de morbilidad mayor que el paludismo o la tuberculosis. El reciente estudio Global Burden of Disease (Carga mundial de morbilidad) encontró que los accidentes de tránsito están entre las 10 causas de muerte más importantes en el mundo.
  • El 9 de mayo, Kweku Mandela y Kate Carr, directora general de Safe Kids Worldwide, se reunirán con especialistas del Banco Mundial para discutir cómo mejorar la seguridad vial en un mundo que se urbaniza rápidamente.

Zenani, bisnieta de Nelson Mandela, falleció en un accidente automovilístico cuando volvía a su casa después de un concierto de la Copa del Mundo de Fútbol en Soweto en 2010. Su muerte, dos días después de cumplir 13 años, atrajo la atención sobre el alto número de víctimas y lesiones devastadoras de los accidentes de tránsito a nivel mundial. Su pérdida también transformó a la familia Mandela en activistas de la seguridad vial.

“El mismo día que perdí a Zenani, otras 1.000 familias también perdieron a un niño en las carreteras del mundo”, escribió su madre, Zoleka Mandela, en el sitio web de la Campaña de Zenani Mandela (i). “Este desastre continúa robándonos a 1.000 jóvenes cada día”.

En momentos en que comienza la Semana Mundial de las Naciones Unidas para la Seguridad Vial, el primo de Zenani, Kweku Mandela —un activista de la campaña y nieto de Nelson Mandela—, participará en un encuentro que se transmitirá en directo en el cual se analizarán los desafíos de la seguridad de los peatones y cómo reducir el número de muertes. También estarán presentes  la presidenta y directora general de Safe Kids Worldwide, Kate Carr, y  la ex ministra de Obras Públicas y Transportes de Costa Rica, Karla González, quien es ahora directora sectorial de Transporte en la región de Asia meridional del Banco Mundial.

El evento, que forma parte de la Segunda Semana Mundial para la Seguridad Vial (del 6 al 12 de mayo), llama la atención sobre la necesidad urgente de proteger mejor a los peatones de todo el mundo, generar acciones sobre las medidas necesarias para lograr este fin y contribuir a alcanzar la meta del Decenio de Acción para la Seguridad Vial 2011-2020. Además, personas en todo el planeta participarán esta semana en la “Larga Caminata Corta” (i) para abogar por el derecho a caminar de manera segura de todos los transeúntes. Los niños son el núcleo central de la campaña: demasiados arriesgan sus vidas por el simple hecho de intentar ir a la escuela.

Una epidemia mortal

Cerca de 1,3 millones de personas fallecen en accidentes de tránsito cada año. Cerca de 90% de estos accidentes ocurre en países de ingreso bajo o mediano.

Esta epidemia es una carga mundial de morbilidad mayor que el paludismo o la tuberculosis. El reciente estudio Global Burden of Disease (i) (Carga mundial de morbilidad) encontró que los accidentes de tránsito están entre las 10 causas de muerte más importantes en el mundo, y son el principal motivo de fallecimiento de jóvenes entre 15 y 24 años.

 

Open Quotes

A menos que se tomen medidas, la magnitud de las lesiones a los peatones socavará los esfuerzos de los países para reducir la pobreza y mejorar la calidad de vida y la salud pública Close Quotes

Mark Juhel
Director sectorial de Transporte del Banco Mundial

Las lesiones en accidentes viales ponen una enorme presión sobre los sistemas de salud en los países de ingreso bajo y mediano. En Kenya, se calcula que hasta 60% de todos los pacientes con traumatismo eran personas que habían sido heridas en accidentes carreteros y viales. Además, las víctimas de estos accidentes y sus familias (i) en los países de ingreso bajo y mediano corren el peligro de caer de nuevo -o de estancarse- en la pobreza, debido a costos médicos abrumadores, servicios de rehabilitación deficientes y  falta de redes de protección social.

Riesgos para los peatones

Caminar es la forma más básica de movilidad, pero también es aquella donde se está mayormente expuesto a resultar lesionado en los accidentes de tránsito. De acuerdo al Informe sobre la situación mundial de la seguridad vial 2013 de la Organización Mundial de la Salud (OMS) (i), más de una quinta parte de todos los muertos en los accidentes viales (270.000 anualmente) son peatones. En algunos países, como Ghana, la proporción de transeúntes fallecidos en accidentes de tránsito llega hasta 40%.

Muchos factores de riesgo contribuyen a la alta vulnerabilidad de las personas que caminan, entre los cuales están la velocidad de los vehículos, el consumo de alcohol, la falta de visibilidad, la carencia de instalaciones peatonales seguras y la aplicación inadecuada de las leyes del tránsito. Así lo establece un reciente manual de mejores prácticas encargado conjuntamente por la OMS, la Fundación FIA, la Alianza Mundial para la Seguridad Vial y el Banco Mundial.

Medidas de mitigación, mejores datos

Aunque no hay una única manera de enfrentar todos los peligros para los peatones, se pueden adoptar muchas medidas para mejorar su seguridad. Por ejemplo, una reducción de 5% de la velocidad permitida reduce los accidentes fatales en 30%. Otros factores importantes son el diseño vial, la planificación del uso de la tierra y el diseño de los vehículos.

La recopilación de datos confiables es también esencial para mejorar la seguridad vial y disminuir los riesgos de los transeúntes. Según el estudio de la OMS, los sistemas de datos en la mayoría de los países siguen siendo deficientes: el 71% de los países confía solo en la información de la policía. Muchas muertes se producen después de que la víctima de un accidente es transportada a un hospital, de modo que también se necesitan los datos de los sistemas de salud para completar el panorama.

A través del Servicio Mundial para la Seguridad Vial (i) (GRSF, por sus siglas en inglés), el Banco Mundial está ayudando a los países a abordar este desafío. La institución apoyó la creación del Observatorio Iberoamericano de Seguridad Vial (i) (OISEVI), el cual está siendo usado por 22 países de América Latina y el Caribe para intercambiar experiencias y desarrollar estadísticas que permitan diseñar políticas eficaces.

“A medida que en el mundo sigue aumentando la cantidad de vehículos, es necesario que caminar sea una alternativa más segura, particularmente en los ambientes urbanos; que sea promovida como una opción sana y menos costosa de movilidad”, dijo Marc Juhel, director sectorial de Transporte del Banco Mundial. “A menos que se tomen medidas, la magnitud de las lesiones a los peatones socavará los esfuerzos de los países para reducir la pobreza y mejorar la calidad de vida y la salud pública”.