ARTÍCULO

Apoyo a comunidades en la protección de los bosques tropicales de América Latina

Diciembre 04, 2014


Image

Un grupo de indígenas mexicanos dialogan con representantes de la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR). 

Foto: CONAFOR

TITULARES
  • Los bosques proporcionan alimento y medios de subsistencia para los pueblos indígenas y las comunidades dependientes de los bosques
  • Involucrar a las comunidades locales en el diseño, la toma de decisiones y la gestión de los programas forestales los hace más exitosos
  • A través de REDD+, el Banco Mundial está fortaleciendo la inclusión social en Perú, México y Nicaragua para preservar los bosques y apoyar a las comunidades forestales

Las comunidades locales están entre los administradores más importantes de un bosque, y darles una voz es una de las maneras más eficaces de proteger los recursos forestales. Para los pueblos indígenas y las comunidades dependientes de los bosques, los bosques proporcionan alimento, medios de subsistencia y pueden ser un camino para salir de la pobreza. Es por eso que el Banco Mundial está aumentando esfuerzos para la inclusión social en la preservación de los bosques naturales y apoyando a las comunidades que dependen de ellos. Durante varios años, el Banco Mundial ha estado ayudando a Gobiernos y comunidades a proteger y conservar los bosques naturales. La Reducción de emisiones causadas  por la deforestación y la degradación de los bosques o REDD+, que ofrece incentivos para que los países en desarrollo protejan sus bosques en pie,  es un ejemplo de cómo el Banco Mundial está ayudando a los países.

Estimular la participación de las comunidades en la toma de decisiones relacionadas a los bosques

Los pueblos indígenas y las comunidades dependientes de los bosques han protegido su entorno durante miles de años con poco o ningún incentivo financiero exterior y un limitado reconocimiento gubernamental. A pesar de cierta integración en la economía de mercado, muchos pueblos mantienen una estrecha relación con los bosques, no solo por sus medios de vida y subsistencia, sino también por su bienestar cultural y espiritual. En particular, la selva amazónica es una importante fuente de materiales para la construcción y herramientas, fibras para tejer prendas, así como medicinas y alimentos. Sus bosques y llanuras de inundación proporcionan servicios de los ecosistemas, como agua para riego y control de la erosión que son fundamentales para la agricultura de subsistencia y la seguridad alimentaria.

En México, la mayoría de los bosques son de propiedad colectiva y manejados por comunidades indígenas y no indígenas. El antiguo sistema mexicano de gestión forestal comunitaria es un modelo para otras naciones. El Banco está colaborando con la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) para aumentar la cobertura, especialmente a los ejidos indígenas en las áreas de acción temprana de REDD+.

REDD+ nos permitirá poner a prueba estos enfoques innovadores a escala local, dándoles la oportunidad de ser realmente accesibles para las comunidades y ejidos, dice, Miguel Ángel Abaid Sanbria, Jefe de la Unidad de Asuntos Internacionales y Fomento Financiero, CONAFOR.

La participación de REDD+ está promoviendo enfoques inclusivos en otros países. Esto incluye la realización de  consultas con pueblos indígenas y otras partes interesadas para ayudar influenciar la toma decisiones con relación a los bosques y las políticas forestales y ayudar a aumentar los beneficios e incentivos para quienes dependen de los bosques.


Image

Un artista mexicano decora una vasija de barro. 

Photo: CONAFOR

" REDD+ nos permitirá poner a prueba estos enfoques innovadores a escala local, dándoles la oportunidad de ser realmente accesibles para las comunidades y ejidos. "

Miguel Angel Abaid Sanbria

Jefe de la Unidad de Asuntos Internacionales y Fomento Financiero, CONAFOR


Comunidades locales de Perú están ayudando a tomar decisiones que afectan a los bosques del país, incluyendo el del Amazonas, que cubre más de la mitad del territorio nacional, pero que está siendo talado para la agricultura de subsistencia y la agricultura industrial, y afectado por la tala ilegal. Con el apoyo del Fondo Cooperativo para el Carbono de los Bosques (FCPF, por sus siglas en inglés) y el Programa de Inversión Forestal (FIP, por sus siglas en inglés), el Ministerio de Medio Ambiente de Perú, junto con organismos como el Ministerio de Agricultura, está preparando un programa para mantener el bosque natural en pie y reducir las emisiones de carbono. También se está impulsando la participación de las comunidades locales en los programas de preparación para REDD+ de Perú. Hasta la fecha, se ha llegado a más de 1000 personas a través de talleres, mesas redondas y coordinación directa sobre REDD+.

La elaboración conjunta del Mecanismo Dedicado Específico (MDE) para Pueblos Indígenas y Comunidades Locales de Saweto en Perú va aún más allá de la participación efectiva. El Banco está ayudando a líderes indígenas a diseñar el MDE para Saweto, que será administrado por ellos mismos e implementado a nivel comunitario. El MDE para Saweto financiará la titulación de tierras y la silvicultura comunitaria, dos prioridades importantes para los pueblos indígenas.

Ejecución de estrategias forestales, de abajo hacia arriba

Del mismo modo, Nicaragua ha desarrollado una plataforma participativa como parte de la estrategia forestal del país, que opera a nivel político, técnico y de implementación local. La Región Autónoma de la Costa Caribe Norte de Nicaragua (RACCN) y la Región Autónoma de la Costa Caribe Sur (RACCS) de Nicaragua han contribuido activamente al diálogo técnico y político a través de esta plataforma. Como tal, esta estructura de tres capas canaliza las propuestas nacionales de estrategia forestal de abajo hacia arriba, priorizando los aportes de nivel comunitario.

Nuevas alianzas en pro de los bosques

Las medidas relacionadas con REDD+ están fortaleciendo las alianzas entre los pueblos indígenas, las comunidades dependientes de los bosques y los programas que tienen como objetivo preservar elbosque natural y reducir  emisiones.

En México, REDD+ se está desarrollando en el contexto de un sistema sólido de tenencia de la tierra y actividad forestal basada en la comunidad. Perú y Nicaragua ilustran cómo REDD+ puede dar forma al espíritu de diálogo con las comunidades indígenas y permitir la inclusión social en el sector forestal. La participación de las comunidades locales en el diseño, la toma de decisiones y la gestión de los programas forestales los hace más exitosos, y esto es prometedor para los bosques y las comunidades forestales.


MULTIMEDIA

Api
Api