ARTÍCULO

Transformar la economía para conseguir un nivel cero neto de emisiones

Diciembre 08, 2014


TITULARES
  • Para estabilizar en 2 º C el calentamiento, en observancia del acuerdo alcanzado por la comunidad internacional en 2009, el mundo debe reducir antes de 2100 a un nivel cero neto las emisiones de gases de efecto invernadero.
  • La política económica es la clave para movilizar esa respuesta mundial, dijo el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, en un discurso destinado a establecer la agenda que marque el camino a seguir.

Dentro de un año, los negociadores sobre el clima que representan a los países de todo el mundo estarán en París completando un acuerdo internacional para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y comenzar la desaceleración de los impactos del cambio climático. Su éxito dependerá en gran medida de cómo los líderes den forma a sus políticas económicas para responder a los riesgos durante el próximo año.

Para estabilizar en menos de 2 ºC el calentamiento, en observancia del acuerdo alcanzado por la comunidad internacional en 2009, el mundo debe reducir antes de 2100 a un nivel cero neto las emisiones de gases de efecto invernadero. La política económica es la clave para movilizar esa respuesta mundial, dijo hoy Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial, en un discurso que esbozó el camino a seguir, ante el Consejo de Relaciones Exteriores en la ciudad de Washington. 

“París habrá de ser el lugar en el que invoquemos una gestión efectiva de las economías locales, nacionales y globales”, señaló Kim. “A diferencia de los tratados del pasado, el acuerdo de París deberá pronunciarse tan categóricamente sobre la transformación económica como lo hace en materia de objetivos de emisiones de carbono”.

Transformar la economía 

Durante el próximo año, los países estarán desarrollando sus compromisos y contribuciones nacionales para el acuerdo de París con el fin de reducir las emisiones y fortalecer la capacidad de adaptación al cambio climático. Para eliminar el carbono de las economías en una trayectoria necesaria para conseguir un nivel cero neto de emisiones antes de 2100, sus compromisos de esfuerzos encaminados a la mitigación y adaptación tendrán que ser ambiciosos.

“Comprendemos que muchos de nuestros clientes siguen enfrentando enormes desafíos para el desarrollo y que muchos países alcanzarán sus propias emisiones máximas en diferentes momentos”, agregó Kim.

“Realizar una gestión de sus economías que les permita, por ejemplo, reducir las emisiones de carbono en sus sectores de la energía a lo largo del tiempo y, al mismo tiempo, disponer de la energía que necesitan para el desarrollo constituye un desafío que ningún país desarrollado tuvo que enfrentar en su historia. No obstante, todos los países, cualquiera sea su nivel de desarrollo, pueden esforzarse por realizar una gestión eficaz de su economía, reducir sus emisiones de carbono mientras ponen fin a la pobreza y aumentan la prosperidad compartida”.

Políticas 

Todos los países deberían comprometerse a establecer un precio del carbono, dijo el presidente. La fijación del precio del carbono, ya sea mediante sistemas de fijación de límites e intercambio de cuotas de emisión como los que se pusieron en marcha en China, impuestos sobre el carbono, como los que usa Columbia Británica, o a través de regulaciones, proporciona la señal económica a las empresas para ayudarlas a orientar la innovación y las inversiones hacia una tecnología de energía limpia.

También se necesitan otros instrumentos para reorientar las inversiones hacia tecnologías limpias: eficiencia energética y energías renovables, normas de desempeño para edificios, vehículos y artefactos, y un precio del carbono pueden en conjunto proporcionar a los inversores y las empresas la seguridad política para invertir en desarrollo limpio.

La eliminación paulatina de los perjudiciales subsidios a los combustibles fósiles, que normalmente  benefician mucho más a los más pudientes que a los pobres, también está retrasada, dijo el presidente. Ese gasto puede ser reorientado para crear un apoyo específico para los pobres. 

Una gestión eficaz de la economía significa también el hallazgo de vías que permitan invertir más en capacidad de adaptación. Como la ciencia ha demostrado que un calentamiento cercano a unos 1,5 °C ya es una realidad, la adaptación y la integración de la gestión de riesgo de desastres resultan esenciales. El Grupo del Banco Mundial usará su registro de seguimiento en innovación financiera para incrementar una inyección de fondos única, fortalecer la cobertura asegurada para los que corren mayor riesgo y construir resiliencia en forma inmediata, señaló Kim.



" París habrá de ser el lugar en el que invoquemos una gestión efectiva de las economías locales, nacionales y globales "

Jim Yong Kim

Presidente del Grupo Banco Mundial


Acuerdos

Varios componentes son esenciales para un acuerdo exitoso en París, y cada uno requiere un compromiso ambicioso de crear economías más limpias para el futuro. Kim puso de relieve cuatro compromisos en su discurso:

  • Textos vinculantes que fortalezcan nuestra ambición colectiva y brinden una senda clara para la consecución del objetivo de un nivel cero neto de emisiones antes de 2100.
  • Contribuciones individuales de los países y conjuntos de políticas que deberían abordar en forma exhaustiva la manera de usar todas las palancas de política fiscal y macroeconómica disponibles para establecer los precios adecuados, aumentar la eficiencia e incentivar el proceso de eliminación del carbono, así como atender el tema de la capacidad de adaptación.
  • Un conjunto de medidas financieras que reconozca la necesidad de utilizar financiamiento público para el desarrollo y financiamiento para el clima como catalizadores de un financiamiento innovador para mecanismos de adaptación y mitigación. Los flujos financieros no pueden alcanzar los niveles que necesitamos en el marco cronológico que necesitamos sin alguna modalidad de mercado de carbono en red basado en los mecanismos de mercado, tributos y entornos propicios.
  • Coaliciones de trabajo no solo de Gobiernos con Gobiernos sino de empresas privadas y países y ciudades y organizaciones de la sociedad civil que avancen juntas hacia los ámbitos en que sus intereses sean mutuamente compatibles. Se han formado coaliciones en apoyo a la fijación del precio del carbono y en torno a reducir la deforestación, construir ciudades con bajo nivel de emisiones de carbono y desarrollar prácticas agrícolas inteligentes con respecto al clima y serán fundamentales para alcanzar un nivel cero neto de emisiones 

“Si cada uno de estos componentes refleja una ambición de igual magnitud que el desafío que tenemos ante nosotros, Paría podrá enviar una potente señal a los actores económicos de todo el mundo”, afirmó Kim.

Financiamiento

Si bien el componente vinculante de un acuerdo en París no entrará en vigor hasta 2020, es necesario tomar medidas ahora, tanto para la construcción de resiliencia como sobre los esfuerzos de mitigación y los cambios de políticas económicas que puedan reducir las emisiones de forma sostenible.

“Para que esos esfuerzos se coaliguen y den lugar a un nivel neto cero de emisiones, tendremos que hallar suficiente financiamiento, que es un componente crítico del acuerdo que se alcance en París”, dijo Kim.

En este momento, los flujos de financiamiento climático para  energía limpia, otros esfuerzos de mitigación y para adaptación están muy por debajo de los US$700 000 millones al año a más de US$1 billón al año que se estiman necesarios. Queda claro que el financiamiento público por sí solo nunca será suficiente. El financiamiento público está ayudando a catalizar financiamiento privado y puede hacer más. 

Los fondos de inversión en el clima, por ejemplo, están apalancando unos US$7 por cada US$1 de sus US$8300 millones en promesas, y van a seguir apoyando proyectos mientras se amplía y pone en funcionamiento el Fondo Verde para el Clima. 

También está creciendo otro financiamiento innovador como los bonos verdes, que pasó de US$11 000 millones en emisiones el año pasado a unos US$35 000 millones en lo que va del año y amplió la base de inversionistas para el desarrollo limpio. 

Grupo Banco Mundial

Para el Grupo Banco Mundial, reducir antes de 2100 a un nivel cero neto las emisiones requerirá un cambio continuado en la orientación de nuestra cartera energética para respaldar el acceso a la energía para todos y el incremento de las inversiones en energías renovables y eficiencia energética, dijo Kim.

Requerirá de un apoyo persistente a un transporte limpio y la creación de ciudades más habitables con bajas emisiones de carbono, especialmente en las ciudades de rápido crecimiento del mundo en desarrollo, donde el desarrollo de hoy fijará los patrones de crecimiento de las próximas décadas, dijo Kim. También será necesario desarrollar prácticas agrícolas inteligentes con respecto al clima  y aumentar la innovación financiera del Grupo Banco Mundial. 

“Sabemos que, si no hacemos frente al cambio climático, no cabe esperar el fin de la pobreza ni el aumento de la prosperidad compartida”, señaló Kim. “Asimismo, cuanto más tardemos en hacer frente a ese fenómeno, tanto mayor será el costo de adopción de las medidas apropiadas para nuestro planeta y para nuestros hijos”.

“Dirigiré nuestra institución y todas sus capacidades —financieras, técnicas y humanas— hacia el apoyo de esta transición en el desarrollo que todos tenemos que respaldar, hacia la meta de preservar nuestro planeta para las generaciones futuras”, concluyó el presidente.