ARTÍCULO

Argentina: Luz verde para la conservación de bosques y costas

Abril 08, 2015

Image

Pingüinos en la Patagonia.

Robert Davis

Peter Jipp, ingeniero ambiental del Banco Mundial, explica los principales desafíos que existen para la preservación de los bosques y zonas costeras del país y las iniciativas que se llevarán adelante para conservar estos ecosistemas y beneficiar a las comunidades que viven allí.

Con más de 280 millones de hectáreas de tierra, Argentina es rica en biodiversidad y contiene vastos paisajes nativos.

Aproximadamente el 11 % del territorio nacional está cubierto de bosque natural, lo que se traduce en unas 31 millones de hectáreas. Dos tercios de esta se encuentra en la eco-región del Chaco, el segundo mayor ecosistema forestal de Sudamérica después del Amazonas. Esta zona es inmensamente rica en biodiversidad: cuenta con más 3.400 especies de plantas, alrededor de 500 especies de aves y 150 especies de mamíferos, muchas de ellas endémicas como el pecarí del Chaco.

Por su parte, la estepa patagónica y sus costas también albergan muchas especies endémicas y amenazadas a nivel mundial, como la ballena franca austral, aves como el cauquén colorado y mamíferos terrestres, como el huemul y el guanaco.

Peter Jipp, ingeniero ambiental del Banco Mundial, explica los principales desafíos que existen en estas zonas y las iniciativas para preservar sus ecosistemas y a las comunidades que viven y trabajan allí.

Pregunta: ¿Cuáles son los principales problemas que enfrenta Argentina en relación a la conservación de los bosques?

Respuesta: Argentina ha perdido y continúa perdiendo la biodiversidad en sus bosques nativos. Las causas de las pérdidas son varias. Entre ellas, la expansión de la frontera agrícola, principalmente en el norte y la escasez de alternativas económicas para las poblaciones que viven allí. Entre 2006 y 2011, más de 1,5 millones de hectáreas de bosques naturales fueron destruidos. Como resultado, la migración de las comunidades dependientes de los bosques se ha acelerado, se ha perdido biodiversidad,  los suelos y recursos hídricos han sido degradados, y las emisiones de carbono han aumentado.

P.: ¿Qué áreas del país son vulnerables y necesitan espacial atención?

R.: En un estudio del 2013 de la Universidad de Maryland y Google se registraron los cambios en los bosques del mundo entero entre los años 2000 y 2012, allí se ve claramente las áreas que perdieron árboles y las que ganaron. Es impresionante ver cómo cambia en el norte de Argentina, donde cada vez hay menos.

P.: ¿Cuál es el objetivo de los proyectos que apoyará el Banco Mundial para la conservación de estas áreas?

R.: El objetivo principal del proyecto Bosques y Comunidades es mejorar el manejo de bosques en las provincias del norte de Argentina y aumentar el acceso a mercados y a servicios básicos de los pequeños productores que viven allí – muchos de ellos pertenecientes a pueblos originarios o criollos. Esto permitirá conservar los bosques nativos de la zona y que las comunidades puedan aprovechar los recursos que estos tiene para ofrecer.

Por otra parte, el objetivo del proyecto Corredores rurales y biodiversidad es aumentar la protección de las áreas más amenazadas y conservar la biodiversidad de las áreas del Gran Chaco, la estepa patagónica y una parte de la costa marítima de Argentina.

P.: ¿Qué es un corredor de conservación y cómo contribuye a proteger la biodiversidad?

R.: Los corredores están fuera de los parques nacionales y sirven para unir y favorecer el flujo de animales de un parque a otro. Esto ofrece oportunidades para grupos de especies en busca de expandir su territorio o escapar de la escasez de recursos como agua y comida.

P.: ¿Cuáles son los principales beneficiarios de estos proyectos?

R.: Son los productores rurales, mayormente indígenas y criollos viviendo dentro o alrededor de los bosques en las provincias del norte: Chaco, Salta, Santiago del Estero, Jujuy y Misiones. El norte de Argentina tiene una concentración de los pueblos más pobres del país, donde la tasa de pobreza es hasta dos o tres veces mayor que el promedio nacional. Este proyecto va a ayudar a las comunidades más alejadas, donde los servicios casi no llegan y tienen pocas oportunidades de mejorar sus vidas. Ellos son sumamente dependientes del bosque para sus ingresos, sus sistemas de producción, ellos fabrican con productos del bosque. El mejor carbón para hacer asado viene de su producción.

Dentro del proyecto de corredores rurales, hay pequeñas iniciativas que ayudarán a las comunidades que viven allí– estimamos que serán unas 30.000 personas. Adicionalmente, las  personas que manejan los recursos dentro de los parques nacionales – los guarda-parques – y las personas que aprovechan estas zonas con fines turísticos (tanto argentinos como extranjeros) también se beneficiarán de este proyecto.

P.: ¿Qué otras estrategias de conservación impulsarán estos proyectos?

R.: Una de las estrategias fundamentales es mejorar la vida de las comunidades que viven allí. Así, consideramos importante fortalecer el arraigo de las comunidades en sus sitios. Por su parte, la ley de bosques, creó un fondo para la protección de bosques nativos. Esperamos que los recursos del Banco Mundial ayuden a que los pobladores pueden tener un mejor acceso a este fondo en el futuro.

Además se va a promover la participación de las comunidades en la planificación y el manejo de los bosques y otros recursos naturales. También se ofrecerá capacitación y se apoyará la creación de radios comunitarias para divulgar información de interés para pequeños productores –lo que les permitirá, entre otras cosas, difundir  buenas prácticas para aumentar las resistencia de sus actividades agrícolas frente al cambio climático.




Api
Api