ARTÍCULO

Empoderar a las mujeres de las minas en la región oriental de la República Democrática del Congo

Abril 30, 2015


Image

Foto: Myriam Asmani / MONUSCO vía Flickr Creative Commons


TITULARES
  • En la región oriental de la República Democrática del Congo (RDC), 4 de cada 10 mujeres en la minería artesanal deben sufrir abuso sexual para conseguir un trabajo o artículos básicos.
  • Investigaciones recientes plantean que los abusos son cometidos por individuos presentes en la vida cotidiana —más que por grupos armados— que se aprovechan de las poblaciones que son vulnerables en términos de medios de subsistencia, educación y acceso económico.
  • El Banco Mundial está trabajando para poner en marcha una red en la RDC con el fin de sensibilizar al público y promover políticas eficaces de protección de los derechos de las mujeres en el sector de la minería.

Después de dos décadas de guerra civil y conflictos permanentes, las poblaciones vulnerables de la República Democrática del Congo (i) (RDC) han sido expulsadas de manera continua de sus tradicionales tierras agrícolas y obligadas a buscar medios de subsistencia en otros sectores, como la minería artesanal. Se estima que entre 500 000 personas y 2 millones de personas trabajan de manera informal en las minas artesanales y de pequeño tamaño en la RDC. Los trabajadores de estas minas sufren diversos problemas laborales y sociales, pero en el último tiempo los abusos de los derechos humanos, específicamente la violencia sexual, han sido ampliamente denunciados por los medios de comunicación y organizaciones no gubernamentales (ONG) internacionales.

La reciente cobertura de prensa ha establecido conexiones entre la violación de las mujeres, los conflictos armados y la extracción de los recursos naturales, alimentando una narrativa de que las mujeres son víctimas de violación por parte de grupos armados en las zonas mineras de la región oriental de la RDC. Sin embargo, pocas investigaciones basadas en pruebas han examinado en qué medida estas afirmaciones representan los problemas que enfrentan las mujeres en las minas mencionadas.

Entre 2012 y 2014, el Banco Mundial y la Iniciativa Humanitaria de Harvard diseñaron y llevaron a cabo un proyecto de investigación con el objetivo de estudiar las tendencias y el alcance de los abusos contra los derechos humanos que enfrentan las mujeres y los hombres en las minas del este de la RDC. Los resultados de este estudio cuestionan la percepción de que la violencia es provocada por las pandillas que promueven los conflictos armados, y concluyen que sus autores son individuos presentes en la vida cotidiana que se aprovechan de las poblaciones que son vulnerables en términos de medios de subsistencia, educación y acceso económico.



" Estos resultados muestran que simplemente el desarme de los grupos rebeldes no acabará con los abusos en el sector minero, ya que las estructuras del poder civil son algunas de las que más ejercen prácticas de explotación "

Rachel Perks

Especialista en Minería del Banco Mundial


Una mujer reveló en una entrevista que la violencia sexual es algo común en la economía minera informal. Al referirse a un supervisor de la mina, relató que “les dice a sus amigos que no trabajen con ella porque se negó a tener relaciones sexuales con ellos. Las personas se prostituyen para poder conseguir otro trabajo. Uno se vende para conseguir algo de dinero para sus hijos”.

La investigación reveló que 1 de cada 4 mujeres de los pueblos mineros se definía a sí misma como trabajadora sexual, y 4 de cada 10 informaron que tenían que simplemente realizar actos sexuales para recibir a cambio un trabajo o artículos básicos. Si bien la violación fue mencionada por las mujeres como una práctica común, aclararon que no era  no algo predominantemente llevado a cabo por miembros de las fuerzas armadas. Los autores de los abusos sexuales eran en su mayoría civiles que trabajan en las estructuras de poder tradicionales, a nivel local y estatal.

“Estos resultados muestran que simplemente el desarme de los grupos rebeldes no acabará con los abusos en el sector minero, ya que las estructuras del poder civil son algunas de las que más ejercen prácticas de explotación”, dijo Rachel Perks, especialista en Minería del Banco Mundial y coautora del estudio.

La RDC enfrenta más bien problemas institucionales mucho más sistémicos. La profesora asistente Laura Seay del Colby College dijo que “estos resultados de la investigación muestran que un enfoque limitado en la RDC no funcionará. Los problemas son más bien institucionales y requerirán un compromiso a largo plazo para reconstruir el estado de derecho, hacer que el sistema de justicia funcione, y entregar los servicios públicos de manera eficaz”.

La investigación también encontró una falta generalizada de educación sobre los derechos y una disponibilidad restringida de formas  de organización social para las mujeres y otros grupos. Solo el 26 % de las mujeres y el 40 % de los hombres sabían que había un código minero en la RDC con disposiciones para proteger su derecho al trabajo. Un dato más alarmante es que solo el 17 % de las mujeres y el 20 % de los hombres entrevistados pensaban que las mujeres tenían el derecho legal de trabajar en las minas.

En un esfuerzo por informar a las trabajadoras sobre sus derechos, el Banco Mundial está en proceso de establecer una red de "Mujeres en la Minería", que será puesta en marcha en la RDC en agosto de 2015. Promines, el programa de reforma del sector minero liderado por el Ministerio de Minas, en colaboración con el Banco Mundial, financiará una conferencia de tres días para reunir a mujeres de todos los segmentos del sector minero del país con el fin de debatir las últimas investigaciones sobre la situación en las minas de la RDC, y establecer el mandato y funcionamiento de la red. La conferencia tendrá lugar en la Universidad Católica de Bukavu en Kivu del Sur. Las mujeres de otras redes de "Mujeres en la Minería" de África al sur del Sahara se unirán al evento para compartir sus experiencias acerca de la creación de redes en sus respectivos países, y apoyar esta ocasión histórica para el desarrollo de las mujeres en la RDC.

Las redes de mujeres han demostrado ser un mecanismo fundamental para sensibilizar a los Gobiernos y los responsables de formular políticas acerca de problemas importantes que enfrentan las mujeres en el sector de la minería en todo el mundo. En la RDC, la red se centrará no solo en el apoyo a nivel nacional y subnacional para mejorar las condiciones laborales de las mujeres sino que también mostrará a las mujeres soluciones y conocimientos en una variedad de dominios que ayudan a mejorar su situación social y familiar.


Api
Api