ARTÍCULO

Los jóvenes que le ahorran millones a Honduras modernizando la red eléctrica

Septiembre 01, 2015

Image

11 ingenieros recién graduados son los vigilantes del consumo eléctrico en el país

PRISMA


Edward Gálvez y Samuel Martínez nos guían a través de un laberinto de paredes y pasillos estrechos. Finalmente llegamos a un cuarto con dos hileras de computadoras, donde un grupo de jóvenes nos da la bienvenida sonriendo mientras teclean con fuerza. Su cordialidad impregna la atmósfera de optimismo. Son miembros del Proyecto de Recuperación de Ingreso Sostenible con Medición Automática (PRISMA).

En esta sala trabajan para detectar anomalías en los registros energéticos proveídos por los medidores inteligentes instalados en los 5,000 mayores consumidores de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), principalmente empresas. Aquí buscan y solucionan día a día los riesgos de pérdida de ingresos y energía causados por problemas de medición o anomalías en los contadores.

 “Con los resultados obtenidos a la fecha, el proyecto PRISMA ya logró recuperar toda la inversión realizada por Honduras en el proyecto PROMEF, evitando pérdidas que en caso de no existir PRISMA, difícilmente podrían haberse identificado. No se puede controlar lo que no se puede medir”, señaló Mariano González, Gerente del Proyecto por el Banco Mundial.

Gracias a una inversión de $5 millones en la instalación de una red de 5,000 medidores inteligentes, la ENEE ha creado la plataforma tecnológica y condiciones necesarias para que un grupo de 11 jóvenes ingenieros contribuya a la sostenibilidad eléctrica del país.

Si bien se trata de una inversión limitada, con el trabajo de esta unidad se han logrado evitar ya unas pérdidas de $57 millones durante un periodo de 18 meses, según cifras proporcionadas por el Vice Ministro Sectorial de Infraestructura Productiva, Jesús Mejía.

Mejía sostiene que en el contexto que viven las finanzas del Estado “quien salva a la ENEE, salva al país”. Y es que en los últimos años la deuda pública en Honduras ha aumentado hasta sobrepasar el 40% del PIB. En 2014 la ENEE registró pérdidas de más de $1 millón diarios, equivalente al 1.3% PIB.

PRISMA, una iniciativa que se enmarca dentro del Proyecto para el Aumento de la Eficiencia del Sector de la Energía Eléctrica (PROMEF), (financiado con $28 millones por el Banco Mundial (BM) de un monto total de proyecto de $40 millones) es un proyecto que busca “mejorar el desempeño financiero y operacional de la ENEE, contribuyendo a la sostenibilidad del sector eléctrico en Honduras”, según Mariano González.

¿A qué se debe el éxito de este programa?  

El Vice Ministro Mejía sostiene que en el éxito de PRISMA “juega un papel fundamental el cambio generacional”. Es decir, “darles la oportunidad a jóvenes profesionales para que tomen las riendas de iniciativas importantes como esta”.

Para Edward y Samuel los elementos esenciales del éxito del programa son el compromiso, el acceso a tecnología de vanguardia, la oportunidad de poder construir junto a sus compañeros su propia cultura de trabajo, así como la disposición de aprender cada día y sacar su máximo potencial frente a los problemas que van surgiendo.

El aporte de la experiencia del Banco Mundial en otros países y regiones del mundo y el trabajo en equipo con la ENEE, han contribuido al éxito de la ENEE en la ejecución del proyecto PROMEF.

Según la Encuesta Permanente de Hogares de Propósitos Múltiples de 2013 del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) en Honduras apenas la tercera parte de los jóvenes entre 15 y 17 años logra asistir a un centro de enseñanza y sólo el 20.1% de los hogares poseen computadora. Además, solo el 28.6% de la población joven se dedica exclusivamente a estudiar y el 26.4% no estudia ni trabaja.

Con estas condiciones sociales de acceso a educación y mercado laboral no es extraño que un grupo de jóvenes recién graduados de Ingeniería Eléctrica de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) en su primera experiencia profesional pongan todo su compromiso en el éxito y la continuidad de este proyecto.

El Vice Ministro Mejía tiene claro que la ENEE debe seguir trabajando tanto en el fortalecimiento institucional como en la mejora de la prestación y ejecución de los servicios ya que, “la energía más cara es la que no se tiene”, señala.

Por su parte Edward y Samuel expresan su compromiso de seguir dando lo mejor, ya que esto los hace sentirse “orgullosos como hondureños” al contribuir a “solucionar problemas del país”, aseguran. Para algunos, como Raúl Pino, especialista en gestión del cambio en la ENEE, “ellos son pioneros en el desarrollo de herramientas”. Y los datos obtenidos demuestran que no se equivoca.