ARTÍCULO Octubre 31, 2017

“La transformación de la villa 31 es muy alentadora”

Image

Entrevista con el especialista en desarrollo urbano Jon Kher Kaw sobre cómo se está abordando este gran desafío para la ciudad de Buenos Aires

Buenos Aires, urbe de 3 millones de habitantes, está viviendo un proceso de cambio hacia una ciudad más integrada e innovadora. Uno de los ejes centrales de esta transformación es la urbanización de la histórica Villa 31 ubicada en la céntrica zona de Retiro de la capital argentina.

Con el fin de convertirlo en un barrio más de la ciudad -el Barrio 31-, el Banco Mundial está apoyando el plan de mejora de la infraestructura, que incluye acceso a agua y saneamiento, drenaje de aguas pluviales, alumbrado público, calles pavimentadas y electricidad, así como la rehabilitación y la construcción de nuevas viviendas.

El objetivo no es solo mejorar la calidad de vida de sus miles de habitantes, sino también lograr que el barrio sea un espacio que pueda ser disfrutado por otros vecinos de la ciudad.

El especialista en desarrollo urbano del Banco Mundial Jon Kher Kaw visitó Buenos Aires para compartir su experiencia y aprovechó para conocer cómo está surgiendo el nuevo Barrio 31.

P: ¿Qué destacás de tu visita al barrio 31?

JKK: Lo que más me llamó la atención es el nivel de actividad en las calles y los esfuerzos de la ciudad en llevar centros comunitarios y seguridad a la zona. También vi cómo las intervenciones simples, como la pavimentación de calles y la provisión de iluminación, han comenzado a transformar el área. Esto es muy alentador. Sé que hay muchas obras planeadas para mejorar aún más las condiciones de vida en el Barrio. El gran desafío en el futuro es cómo el barrio puede integrarse con el tejido urbano de la ciudad existente. Eso significa hacer más accesible el barrio, vinculando mejor sus accesos peatonales y espacios públicos.

Image

P: ¿Cuáles son los desafíos que enfrenta la Ciudad de Buenos Aires?

JKK: Al igual que muchas otras ciudades, la ciudad de Buenos Aires se enfrenta al desafío de generar las condiciones necesarias para promover una buena calidad de vida, servicios eficientes y para seguir siendo competitiva. Esto significa atender continuamente cuestiones vinculadas a la pobreza y al acceso a viviendas adecuadas, a garantizar una conectividad equitativa e inclusiva, y a facilitar la creación de empleos. Trabajar en estos desafíos es una señal de buena gobernanza urbana, liderazgo e inclusión que Buenos Aires puede continuar para lograr su visión hacia "la ciudad que queremos".

P: ¿Por qué se habla de diseñar las ciudades con escala humana?

JKK: Tener en mente la escala humana a la hora de planificar una ciudad significa ubicar a las personas como usuarios primarios de los espacios urbanos. Esto implica tener espacios públicos aptos, utilizables y bien diseñados, como espacios abiertos, parques, calles, avenidas, edificios públicos y mercados que facilitan el paseo peatonal, la seguridad, la accesibilidad y la movilidad no motorizada. Para lograrlo, el proceso de mejora de estos espacios debe ser participativo e inclusivo.

 


Api
Api