COMUNICADO DE PRENSA

Perspectivas mixtas de crecimiento para 2014 en los países emergentes de Europa y Asia central

Abril 09, 2014

La región encara desafíos geopolíticos y estructurales

CIUDAD DE WASHINGTON, 9 de abril de 2014. El crecimiento en los países emergentes de la región de Europa y Asia central se está desacelerando este año debido a los ajustes a la baja en la parte oriental de la región, según la opinión del Banco Mundial expresada en una conferencia de prensa que tuvo lugar con ocasión de las Reuniones de la Primavera boreal del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI). Con la disminución del 2,1 % en 2013 a un 1, 9% previsto para 2014 se anticipa que el crecimiento económico de Europa y Asia central en 2014 será el más lento de todas las regiones en desarrollo.

"Los países emergentes de la región de Europa y Asia central se encuentran en una encrucijada, y muchos tienen posibilidades de quedar a la zaga si no cambian el rumbo rápidamente", afirmó Laura Tuck, titular de la vicepresidencia regional de Europa y Asia Central del Banco Mundial. "La región de Europa y Asia central aún no se ha recuperado plenamente de las secuelas de la crisis financiera, y los riesgos geopolíticos y las rigideces estructurales continúan siendo una limitación para el crecimiento".

Tuck agregó lo siguiente: "La región de Europa y Asia central fue la más afectada por la crisis mundial de 2008-09; sufrió una contracción de más del 4% en 2009, y ha sido la más lenta en recuperarse. Ahora la región encara una desaceleración del crecimiento. Muchos países que la integran deben aplicar reformas difíciles a fin de crear las condiciones necesarias para promover la prosperidad compartida y generar empleo. Esto también contribuirá a crear resiliencia ante crisis futuras y sentar las bases para un crecimiento sólido".

Perspectivas mixtas de crecimiento para los países emergentes de Europa y Asia central

Mientras que se prevé que en la mayoría de las demás regiones en desarrollo se registre una aceleración moderada del crecimiento en 2014, el crecimiento de Europa y Asia central está disminuyendo fundamentalmente debido a la desaceleración del registrado en los países de la Comunidad de Estados Independientes (CEI), sobre todo Rusia, y Turquía. Mientras tanto, se prevé que en gran parte del resto de la región de Europa y Asia central, sobre todo en los 11 países que son miembros de la Unión Europea, se registre una aceleración moderada.

A pesar de los indicios de crecimiento en la región de Europa y Asia central, hay riesgos significativos de deterioro e incertidumbre para esa región en el futuro.

"Nuestras hipótesis optimista y pesimista para la región son de un crecimiento del 2,7 % en el mejor de los casos y, en el peor, de una contracción del 0,2 %", afirmó Tuck. "Esta variación tan amplia se debe al elevado grado de incertidumbre y a los riesgos geopolíticos que encara la región desde la crisis de Ucrania y las tensiones posteriores entre oriente y occidente. Nuestra hipótesis básica del 1,9 % no prevé un mayor deterioro de las relaciones económicas entre los países, ni una solución rápida de la crisis".

En 2014, se prevé que el crecimiento del producto interno bruto (PIB) en todas las subregiones sea de alrededor del 1,9 %. En el caso de los países de Europa central y sudoriental, esto representa una pequeña aceleración con respecto a 2012 y 2013, cuando el crecimiento fue débil (0,7 % en 2012 y 1,3 % en 2013). En varios países de Europa central y sudoriental continuarán registrándose tasas de desempleo superiores al 10 % en 2014.

Mientras que en el resto de los países de Europa y Asia central se ha registrado un crecimiento lento en los últimos 12 meses, el ajuste más pronunciado a la baja se ha observado en Turquía, Georgia y los países de la CEI, incluida Ucrania. En las economías de la CEI, el crecimiento económico se ha reducido en más de dos puntos porcentuales respecto de su nivel de 2011 y las perspectivas de recuperación no son alentadoras. En Turquía, se prevé una pronunciada desaceleración del crecimiento económico al 2,4 %, en comparación con el 4,0 % de 2013.

Factores que afectan el crecimiento en Europa y Asia central

"La región de Europa y Asia central ha sido la más lenta en recuperarse de la crisis financiera", señaló Hans Timmer, economista en jefe de la vicepresidencia regional de Europa y Asia central del Banco Mundial. "Esto se debe a los lentos ajustes de los saldos en cuenta corriente de la región, a la falta de solución al problema de los préstamos improductivos para liberar crédito, y al estancamiento del avance de la reforma en materia de buen gobierno, reestructuración empresarial y otras rigideces estructurales que han empañado la inversión privada y la recuperación. La falta de avance en materia de reformas estructurales es especialmente evidente en los países de la CEI, incluidas Ucrania y también Georgia".

La inversión privada en Europa y Asia central disminuyó más que en todas las demás regiones, en tanto que la inversión pública y el consumo crecieron marginalmente. Mientras tanto, los déficits en cuenta corriente continúan siendo grandes en comparación con los de otras regiones, y el crecimiento de las exportaciones de bienes y servicios de la región de Europa y Asia central ha sido el más débil desde la crisis.

Dentro de la región, la producción industrial ha estado recuperándose moderadamente en Europa central y oriental (1 %), en tanto que en la CEI se ha registrado un pronunciado desaceleramiento entre noviembre de 2013 y enero de 2014 (-4,8 %). El crecimiento lento en la CEI ha ido unido a un bajo aumento de las exportaciones, particularmente en los países con vínculos comerciales más estrechos con Rusia, país donde el año pasado se han registrado una frágil demanda interna y la falta de inversiones. Estos acontecimientos recientes han redundado en grandes ajustes a la baja en las proyecciones de crecimiento de varios países de la CEI y Turquía. Mientras tanto, las economías ricas en recursos de la CEI encaran el freno del precio de los productos básicos agrícolas.

La incertidumbre geopolítica y los fundamentos económicos débiles han tenido un gran peso en la región, por lo que estos riesgos están ahora en primer plano.

Es probable que el menor crecimiento en Rusia empañe la actividad económica en los países que son sus asociados comerciales. Junto con el deterioro del clima para la inversión, tanto en Turquía como en Rusia se han registrado devaluaciones del tipo de cambio nominal frente al dólar superiores al 20 % en los últimos 12 meses (21 % en el caso de Rusia y 25 % en el de Turquía). En otros países de Europa y Asia central con vínculos económicos estrechos con Rusia también se ha observado el aumento de los márgenes y la volatilidad en los datos de alta frecuencia (tasas de interés y tipos de cambio), lo que indica una mayor incertidumbre.

Las deficiencias existentes en el sector bancario han contribuido al bajo crecimiento del crédito privado, en tanto que el desempleo se ha estabilizado en niveles muy altos en la mayoría de las economías de Europa y Asia central, lo que está ejerciendo una presión a la baja en los precios.

Las rigideces estructurales continúan siendo una limitación fundamental al crecimiento en Europa y Asia central.

Si bien en toda la región de Europa y Asia central se han introducido reformas estructurales, el ritmo de estas se ha desacelerado y persisten grandes brechas en el caso de la CEI, en esferas como la política de competencia, el proceso de privatización en pequeña escala, el régimen de comercio y el sistema cambiario, y la liberalización de precios.

La revitalización de las reformas es fundamental para generar resiliencia económica y volver a poner a la región en el rumbo del crecimiento sólido. El Banco Mundial ayuda a los países clientes de la región de Europa y Asia central a abordar estos y otros desafíos con el objetivo de reducir la pobreza e impulsar la prosperidad compartida a través del diálogo sobre políticas, los estudios analíticos, el financiamiento de proyectos y los servicios de asistencia reembolsables.

Contactos para medios de comunicación
COMUNICADO DE PRENSA N.º
2014/432/ECA