Esta página en:
  • Español

Discursos y transcripciones

Lanzamiento "Base de Datos Abiertos de Transporte Público en la Ciudad de México"

Gloria Grandolini, Directora del Banco Mundial para México y Colombia

Distrito Federal, México

Junio 20, 2013

Alocución inicial

Señor Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Dr. Miguel Ángel Mancera,

Señor Secretario de Transporte y Vialidad, Lic. Rufino León Tovar,

Señores Secretarios miembros del gabinete,

Colegas y amigos,

Muy buenas tardes.  Me da mucho gusto estar el día de hoy aquí, acompañando al Gobierno del Distrito Federal en el lanzamiento de esta innovadora iniciativa de generación y publicación de Datos Abiertos de Transporte Público en la ciudad capital.

El transporte representa –como ha sido reconocido alrededor del mundo – una de las fuentes de datos de servicios públicos con mayor potencial de impacto sobre la calidad de vida de los ciudadanos y del  desarrollo urbano.  Día a día, una ciudad genera enormes volúmenes de datos –como patrones de viajes, ingreso a sistemas de transporte, volumen de tráfico, niveles de contaminación - que al capturarse y analizarse en su conjunto, permite recoger información muy valiosa para la planificación de la ciudad.  Gracias al rápido desarrollo de las tecnologías de la información (mejor conocidas como TICS), y a la penetración del internet y los teléfonos celulares durante la última década, es posible capturar muchos de estos datos y generar herramientas e información del usuario, para que tanto usuarios como gobierno, tomen decisiones más informadas.

Para nadie es secreto que la demanda de transporte en la Ciudad de México es cada vez mayor, además de más compleja. Más de 32 millones de viajes se generan a diario en la zona metropolitana de la Ciudad. Casi 60% de estos viajes se llevan a cabo a través de una red de servicios de transporte público formado por más de 1.500 rutas que se cruzan o se traslapan unas con otras. Si hiciéramos una analogía, la red de transporte público se vería como un plato de espaguetis.

Hoy,  con la nueva base de datos abiertos que el Gobierno del Distrito Federal pone al alcance de sus ciudadanos, será posible hacer un acercamiento a los trazados de la red; es decir, lo que se percibía como complejo e ilegible, comienza a arrojar patrones, problemas y posibles soluciones. Podremos ver por ejemplo,  cómo interactúan y pueden integrarse los diferentes tipos de servicios de transporte público estructurado – llámese el metro, el metrobús, el trolebús, el tren suburbano, los autobuses más regulados. Podremos también, empezar a  visualizar el papel del transporte concesionado – las famosas combis -con sus más de 1300 rutas o ramales en la red. También comenzará a hacerse más evidente el rol que está, y podría estar jugando el sistema de bicicletas públicas como un complementario al sistema de transporte.

Esta concepción más espacial, dinámica y analítica de la red de transporte público permite hacer una planificación integral del sistema de transporte y hacerlo más amigable al ciudadano. El transporte lo sufre o  lo vive el ciudadano día a día. Un viaje más rápido, seguro y confiable tiene un impacto directo en la mejora de la calidad de vida de todos. Esto representa más horas con la familia, más tiempo para el estudio, el esparcimiento y/o la productividad.  Un buen sistema de transporte constituye un factor determinante en el desarrollo de la economía urbana, la sostenibilidad ambiental y la prosperidad para todos.

El auge de datos abiertos de transporte surgió hasta hace poco en Estados Unidos y la Unión Europea, cuando algunas agencias de transporte se juntaron con Google para crear formatos estándares que permitieran el uso de herramientas comunes. Hoy, México se une al club de las ciudades que publican sus datos de transporte siguiendo lo que se llama “protocolos abiertos”. Estos protocolos aseguran que los gobiernos no se amarren a proveedores de software - complejos, costosos, inflexibles, y rápidamente obsoletos - y se puedan beneficiar regularmente de la innovación constante que sucede hoy a nivel global.

Lo que se pretende hoy es un cambio de paradigma en el transporte urbano en México. Se pasa de un modelo en el que cada agencia genera o no información y la filtra antes de pasarla al público, a un sistema de coproducción y socialización de datos. La iniciativa que hoy lanza el gobierno del Distrito Federal es un primer paso en firme en la ruta hacia un Sistema Integrado de Transporte único para la Ciudad de México, modelo que han venido siguiendo todas las grandes ciudades Latinoamericanas.

Hoy, el Gobierno del Distrito Federal da el salto entre el manejo de información a la antigua, para pasar a la era de la tecnología de la información y al manejo de los sistemas de transporte inteligente- aquellos que permiten a los usuarios un uso más eficiente de la red de transporte.

Vemos en el Banco Mundial la agenda de datos abiertos como un tema de gran importancia. De manera similar a la infraestructura, los datos abiertos son una base sobre la cual se puede ofrecer una mejor provisión de servicios públicos y sobre las cuales una economía puede crecer, además de apalancar la innovación. En otras palabras: no es posible hacer uso de herramientas de planificación de viajes, modelos de accesibilidad o pensar en integrar una red de transporte público cuando no se conocen las particularidades del sistema. No se puede manejar aquello que no se mide.

La generación e inmediata publicación de datos abiertos de transporte es un movimiento en firme hacia la transparencia efectiva en el manejo de la ciudad. Cuando la información se publica a tiempo, de manera precisa, y en un formato accesible para todos los ciudadanos, es ahí cuando se puede hablar de transparencia en el uso de la información.

La experiencia internacional nos muestra que para mantener el “momentum” se requiere de un gran esfuerzo por parte de la ciudad, en particular, para cambiar la cultura institucional y facilitar y mantener, el espacio dentro de cada agencia para la generación de datos, además del espacio entre agencias para fomentar la cooperación. Hoy las instituciones adquieren la responsabilidad de proveer al público y a desarrolladores con información certera y oportuna relativa a las mejores opciones de transporte tanto para uso comercial como personal.

En el Banco Mundial asumimos un nuevo reto en paralelo. Nos corresponde asegurarnos que esta iniciativa repercuta y sea accesible a otras ciudades en el mundo en desarrollo. Debemos enfocar nuestros esfuerzos en facilitar la construcción de una infraestructura digital global y abierta a la cual todas las ciudades puedan aportar y se puedan beneficiar. Asegurándonos de que lo que se desarrolla en Nueva York pueda ser utilizado en México, y que lo que se desarrolla en México pueda ser replicado en Beijing. Esto es para nosotros lo que el Presidente del Banco, Dr. Jim Yong Kim, ha llamado “The Science of Delivery”, la ciencia de ser gestores y facilitadores de la producción, uso y diseminación del conocimiento e innovación.

El lanzamiento del proyecto de datos abiertos reafirma el interés del Banco Mundial en nutrir y mantener la colaboración con el Gobierno del Distrito Federal en temas de desarrollo de conocimientos. Reconocemos que este Gobierno tiene una agenda muy ambiciosa de innovación en transporte, que busca mejorar la calidad de la movilidad para todos los ciudadanos. De antemano quiero reiterar el apoyo que el Banco Mundial pueda brindar para enfrentar estos desafíos.

Las oportunidades que se generan para la innovación y la producción de conocimiento que repercutan en la mejora en la calidad de vida de las personas a partir de hoy son infinitas.

Muchas felicidades señor Jefe de gobierno y Secretario de Transporte por la visión que han tenido al apostarle a esta iniciativa y por su compromiso con las agendas de datos abiertos, innovación y transporte, y ciudades inteligentes.

¡Muchas gracias y enhorabuena!