Panorama general

  • Se espera que Asia meridional siga siendo la región de más rápido crecimiento del mundo. Según las proyecciones, este crecimiento podría repuntar hasta llegar al 6,9 % en 2018, principalmente como consecuencia de la recuperación de India. El crecimiento debería fortalecerse y llegar al 7,1 %, en promedio, en 2019-2020, reflejando mejoras generalizadas en la mayor parte de la región. Asia meridional debería mantener su posición como la región de más rápido crecimiento e incluso superar a Asia oriental y el Pacífico. Si bien este pronóstico se mantiene prácticamente sin alteraciones desde enero de 2018, la tasa de crecimiento que se proyecta es levemente menor, principalmente debido a una corrección a la baja para Pakistán, en 2019. El escenario de referencia supone una recuperación en curso, pero gradual de la economía y del comercio mundial, precios más altos de los productos básicos y un ajuste paulatino de las condiciones mundiales de financiamiento. Aunque los riesgos para esta proyección se han equilibrado, con la posibilidad de nuevas alzas sorpresivas en el crecimiento mundial, aún se inclinan a la baja.

    A pesar de que las condiciones internacionales son más favorables, la demanda interna seguirá siendo el principal motor del crecimiento económico. Se espera que el consumo privado se estabilice y compense una moderación en el consumo público a medida que se produzcan restricciones graduales en la política fiscal. La formación bruta de capital fijo debería mantenerse por encima del 7 % durante el periodo considerado. La inversión privada debería acelerarse y contrarrestar la moderada inversión pública. El crecimiento de las importaciones llegará a su punto máximo en 2018 y se moderará a alrededor del 6 % en 2020, lo que ayudará a reducir la presión sobre la cuenta corriente. Para 2019, el crecimiento de las exportaciones, menor al del año anterior, se habrá fortalecido y llegará al 6 %, porcentaje inferior a las proyecciones de enero.

    Las tasas de crecimiento deberían mantenerse relativamente estables en los países de Asia meridional. Se prevé que el crecimiento en India se acelere y ascienda al 7,3 % este año y al 7,5 % en 2019 y 2020, como reflejo de un mayor gasto privado y un aumento de las exportaciones. El crecimiento del producto interno bruto (PIB) de Sri Lanka podría promediar alrededor de 4,5 % a mediano plazo, indicando una recuperación tras las perturbaciones climáticas adversas del año pasado que afectaron la producción agrícola, además del crecimiento sólido del consumo y la inversión. En Bhután y Maldivas, los sectores de la construcción y los servicios seguirán aportaron al crecimiento, el que promediará un 7,4 % y un 5 %, respectivamente, en el periodo considerado. Después de la importante recuperación en 2017 de los efectos devastadores de los terremotos, en Nepal el crecimiento del PIB debería moderarse y llegar al 4,6 % este año y promediar un 4,5 % en el mediano plazo. En Pakistán, se espera que el crecimiento del PIB se modere y llegue al 5 % en 2019 como reflejo de las políticas más estrictas para hacer frente a las vulnerabilidades de los últimos años. Se prevé que el crecimiento de Pakistán repunte en el mediano plazo y llegue al 5,2 % en promedio en 2019 y 2020, reflejando el aumento en las exportaciones y especialmente el fuerte crecimiento de la inversión en el corredor económico China-Pakistán. Sin embargo, esto es inferior a lo que se había anticipado. En Bangladesh, se espera que el crecimiento se recupere de los efectos de los desastres naturales y llegue al 6,7 % en 2019, en parte debido a la mejora de las exportaciones y las remesas. En Afganistán, el crecimiento seguirá siendo bajo debido a la desconfianza que generan los desafíos políticos y en materia de seguridad. Estas perspectivas suponen reformas continuas que lleven a una mayor confianza, estabilidad macroeconómica y competitividad de las exportaciones.

    Los riesgos para el pronóstico regional son más equilibrados que en la evaluación de enero de 2018, con la probabilidad de nuevas alzas sorpresivas gracias al crecimiento mundial. Los riesgos a la baja se relacionan principalmente con la posibilidad de retrasos en políticas internas, como un debilitamiento de las políticas fiscales o retrocesos en áreas de reformas para mejorar el clima de inversión o fortalecer el sector bancario. Sin embargo, la región también es vulnerable a eventos internos exógenos como el aumento de la inseguridad y los desastres naturales. Si bien Asia meridional no es una de las principales regiones exportadoras de bienes, también podría verse afectada negativamente por perturbaciones externas, como el aumento del proteccionismo comercial. Y los mercados financieros en los países más grandes de la región podrían inquietarse en caso de un abrupto endurecimiento de las condiciones financieras mundiales.


    PIB (EN USD ACTUALES)


    Asistencia del Banco Mundial

    Durante el ejercicio de 2017, el Banco Mundial aprobó financiamiento por valor de USD 6000 millones para 51 proyectos en la región, que incluyó USD 2200 millones en préstamos del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y USD 3800 millones en compromisos de la Asociación Internacional de Fomento (AIF), de los cuales USD 900 millones provinieron del Mecanismo de Ampliación del Financiamiento. Además, el Banco llevó a cabo 122 servicios de asesoría y estudios analíticos, en cuyo marco brindó asesoría técnica sobre cuestiones como competitividad, reforma del sector de energía y fragilidad. En la estrategia del Banco para la región se sigue poniendo énfasis en mantener una tasa alta de crecimiento inclusivo. Con ese fin, se pone el acento en proporcionar apoyo para el desarrollo del sector privado a través de medidas orientadas a concretar inversiones con resiliencia al cambio climático, lograr una mayor inclusión social y financiera, fortalecer la gobernanza y abordar la fragilidad.


    INB per cápita, método del Atlas (en USD actuales)

  • Centrar la atención en los factores que propician el crecimiento sostenible

    En Asia meridional, aún más de 300 millones de personas viven en la pobreza, cifra que representa un tercio del total de pobres en el mundo. Es posible que el crecimiento económico no se sostenga porque está impulsado en gran medida por el consumo, y no por la inversión o las exportaciones, lo que sería necesario para crear empleos para una cantidad de entre 1 millón y 1,2 millones de personas que se incorporarán al mercado laboral cada mes en las próximas dos décadas. La estrategia regional del Banco sigue poniendo énfasis en lo que se debe hacer para mantener el crecimiento inclusivo a un ritmo elevado y se basa en tres pilares:

    1.      Apoyar el desarrollo del sector privado, lo que incluye inversiones con capacidad de adaptación al cambio climático,

    2.      Aumentar la inclusión social y financiera, y

    3.      Fortalecer la gobernanza y abordar la fragilidad.

     

    Implementar su Plan de Acción Regional sobre Cuestiones de Género

    El Banco Mundial está implementando su Plan de Acción Regional sobre Cuestiones de Género, que se basa en cuatro pilares que responden a las necesidades de desarrollo más acuciantes de la región: capital humano, empoderamiento económico, representación y capacidad de acción, y fortalecimiento de la capacidad y comunicaciones a nivel regional. Por ejemplo, a través del Proyecto de Empoderamiento Socioeconómico de Niñas Adolescentes y Mujeres Jóvenes (i) en Jharkhand (India), de USD 63 millones, se brindará ayuda a niñas adolescentes y mujeres jóvenes para que completen el nivel secundario de educación y adquieran aptitudes pertinentes para el mercado laboral. Además, se están aplicando enfoques de género de manera generalizada. Por ejemplo, los proyectos de conectividad multimodal están abordando específicamente los obstáculos que enfrentan las mujeres para usar la infraestructura de transporte, incluidas las cuestiones relativas a la seguridad, la iluminación, y baños y salas de espera separados.

    Respaldar la resiliencia fundamental al cambio climático

    Asia meridional es muy vulnerable a los impactos del cambio climático, que incluyen los desastres naturales inducidos por el clima y el aumento del nivel del mar. El progreso de la región depende de la reducción de las emisiones de carbono, la modificación de la combinación de energía de diversas fuentes y la mitigación de los efectos del cambio climático. El Banco está implementando un Plan de Acción relativo al Cambio Climático para Asia meridional con el objeto de respaldar las contribuciones determinadas a nivel nacional de cada país y sus esfuerzos para aumentar la resiliencia al cambio climático.


    Emisiones de CO2 (toneladas métricas per cápita)


    Promover la integración regional

    La integración regional y la cooperación económica (i) pueden mejorar las perspectivas de reducción de la pobreza y crecimiento compartido. No obstante, Asia meridional es aún una de las regiones menos integradas. A través del Proyecto de Conectividad Regional, de USD 150  millones, (i) se procura mejorar las condiciones para el comercio de Bangladesh con Bhután, India y Nepal mediante el aumento de la conectividad, la reducción de los cuellos de botella logísticos y respaldo para la adopción de enfoques modernos de gestión de fronteras y facilitación del comercio.

    Respaldar las reformas de políticas

    El Banco apoya los programas de reforma que emprenden los países, centrándose especialmente en facilitar la creación de mercados y mejorar la eficiencia del sector público tanto a nivel nacional como subnacional. Por ejemplo, en Pakistán, el Banco Mundial respalda la política energética del Gobierno para reducir el costo de la producción de electricidad y mejorar la sostenibilidad financiera del sector de energía eléctrica a través de un conjunto de créditos para el desarrollo destinados a la reforma de dicho sector, operaciones de inversión y asistencia técnica.

    Abordar la fragilidad

    El Banco Mundial está colaborando con las Naciones Unidas para afrontar los desafíos que plantea el desplazamiento forzado. Por ejemplo, está incrementando los programas que lleva a cabo en Afganistán y Pakistán en apoyo de los refugiados, las personas desplazadas internamente, los repatriados y las comunidades de acogida. También ha aprobado operaciones diseñadas para respaldar a las personas vulnerables en estos países, como el Proyecto Carta Compromiso con el Ciudadano en Afganistán, de USD 228 millones, que tiene por objeto reducir la pobreza y mejorar las condiciones de vida a través del fortalecimiento de los consejos de desarrollo comunitario. A través de un préstamo de USD 100 millones para el Programa Nacional de Protección Social de Pakistán se reforzará el sistema nacional de redes de protección social y se mejorará el acceso de los pobres a servicios sociales.

    Generar conocimientos para mejorar la competitividad

    En el ejercicio de 2017, el Banco publicó varios informes importantes sobre Asia meridional. Competitiveness of South Asia’s Container Ports: A Comprehensive Assessment of Performance, Drivers, and Costs (Competitividad de los puertos de contenedores de Asia meridional: Una evaluación integral del desempeño, los factores y los costos) (i) contiene un análisis sin precedentes de la situación en los puertos de la región y las medidas necesarias para mejorarlos, que incluyen promover mayor participación del sector privado, mejorar la gestión de las autoridades portuarias y generar más competencia tanto en los puertos como entre ellos. En South Asia’s Turn: Policies to Boost Competitiveness and Create the Next Export Powerhouse (El turno de Asia meridional: Políticas para aumentar la competitividad y crear la próxima potencia exportadora) (i) se analiza el potencial de la región para incrementar la productividad y la competitividad de las empresas, y se recomiendan reformas e inversiones.


    Tasa bruta de matriculación, escuela primaria, ambos géneros (%)

  • El apoyo del Banco Mundial ha ayudado a Asia meridional a lograr, entre otros, los resultados siguientes:

    • Afganistán: (i) el Proyecto de mejoramiento del sistema para la acción en materia de salud en el periodo de transición (SEHAT) (i) del Banco Mundial, que aúna la mayor parte de los esfuerzos en la prestación de servicios de salud pública en Afganistán, tiene como objetivo apoyar la implementación de un paquete básico de servicios de salud y un paquete esencial de servicios hospitalarios a través de acuerdos de contratación a lo largo del país. El SEHAT también respalda la labor destinada a fortalecer la capacidad del Ministerio de Salud Pública a nivel central y provincial para llevar a cabo sus funciones administrativas con mayor eficiencia.
    • Bangladesh: (i) en los últimos 20 años, Bangladesh ha logrado avances importantes en el acceso a educación. A partir de 2015, la tasa neta de matriculación en la escuela primaria es superior al 90 % y en la escuela secundaria es de alrededor del 62 %. Con aproximadamente 6,4 millones de niñas que asistieron a la escuela secundaria en 2015, Bangladesh es uno de los pocos países que ha logrado la paridad de género en la matrícula escolar y más niñas que niños asisten a las escuelas secundarias.
    • India: (i) un proyecto del Banco Mundial de USD 1500 millones aprobado en 2016 apoya el componente rural de la Misión Swachh Bharat (India Limpia) de India, la principal iniciativa para mejorar el saneamiento en el país. El proyecto tiene como objetivo poner fin a la práctica de la defecación al aire libre a más tardar el 2 de octubre de 2019, cuando se cumplirán150 años del nacimiento de Mahatma Gandhi.
    • Nepal: (i) se impartió formación profesional a 4400 mujeres jóvenes, lo que se tradujo en oportunidades de empleo e independencia económica para las beneficiarias.
    • Pakistán: (i) proyectos de energía de 2370 megavatios, respaldados por la Corporación Financiera Internacional (IFC) y el Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA), evitaron la emisión de 4,4 millones de toneladas de CO2, que se complementarán con proyectos previstos del Banco.
    • Sri Lanka: (i) 1 millón de personas de 1000 comunidades afectadas por conflictos recibieron ayuda a través de 3200 proyectos de infraestructura para la comunidad.
Api



GALERÍA DE FOTOS


Manténgase en contacto