Panorama general

  • Se espera que Asia meridional siga siendo la región de más rápido crecimiento del mundo.

    Se estima que el crecimiento de Asia meridional llegará a 6,9 % en 2018, como reflejo del resurgimiento de India después de una desaceleración.

    El crecimiento debería aumentar al 7,1 % en promedio en 2019 y 2020, como consecuencia de mejoras generalizadas en la mayor parte de la región.

    Asia meridional debería mantener su posición como la región de más rápido crecimiento e incluso superar a Asia oriental y el Pacífico.

    Si bien estas estimaciones no se han modificado desde enero de 2018, se espera una tasa de crecimiento levemente menor, debido principalmente a una revisión a la baja en las proyecciones de Pakistán para 2019.

    El escenario de referencia supone una recuperación moderada y paulatina de la economía mundial y del comercio internacional, precios de los productos básicos más altos y un endurecimiento gradual de las condiciones mundiales de financiamiento. Aunque los riesgos asociados a estas previsiones han mostrado un mayor equilibrio, con posibles nuevas alzas sorpresivas en el crecimiento mundial, estos aún se inclinan a la baja.

    Pese a que las condiciones internacionales son más favorables, la demanda interna seguirá siendo el principal motor del crecimiento económico.

    Se espera que el consumo privado se estabilice y compense una moderación en el consumo público a medida que se endurecen gradualmente las políticas fiscales. La formación bruta de capital fijo debería mantenerse por sobre el 7 % durante el periodo de la proyección. La inversión privada se aceleraría y contrarrestaría la moderación de la inversión pública.

    El crecimiento de las importaciones llegará a su punto máximo en 2018 y se moderará en alrededor del 6 % en 2020, ayudando a disminuir la presión sobre la cuenta corriente. Se prevé que el crecimiento de las exportaciones, que registró cifras decepcionantes el año anterior, llegue al 6 % en 2019, porcentaje que, sin embargo, es menor a lo proyectado en enero.


    PIB (EN USD CORRIENTES)


    Las tasas de crecimiento serán solidas en la mayoría de los países de Asia meridional, a excepción de Afganistán.

     

    Crecimiento del PIB real en Asia meridional

    2016

    2017

    2018 (e/p)

    2019 (p)

    2020 (p)

    Afganistán (AC)

    2,3

    2,7

    2,4

    2,8

    3,2

    Bangladesh (EJ.)

    7,1

    7,3

    7,9

    7,0

    6,8

    Bhután (EJ.)

    7,4

    5,8

    4,6

    7,6

    6,4

    India (EJ.)

    7,1

    6,7

    7,3

    7,5

    7,5

    Maldivas (AC)

    6,2

    7,1

    8,0

    6,3

    5,6

    Nepal (EJ.)

    0,6

    7,9

    6,3

    5,9

    6,0

    Pakistán (EJ., costos de factor)

    4,6

    5,4

    5,8

    4,8

    5,2

    Sri Lanka (AC)

    4,5

    3,3

    3,9

    4,0

    4,1


    AC: año calendario, EJ.: ejercicio, e: estimación, p: proyección.

    • Afganistán. Se espera un repunte del crecimiento, pero solo de 3,2 % en 2020. Un aspecto importante es que esta proyección supone la recuperación de la confianza luego del debilitamiento transitorio debido a problemas de seguridad e incertidumbre política en el contexto de las próximas elecciones parlamentarias y presidenciales.
    • Bangladesh. El crecimiento será sólido, y se verá impulsado por el consumo y la inversión pública, pero disminuirá y promediará 6,9 % durante el periodo de la proyección. Esto se debe a la desaceleración proyectada de la inversión privada y un aumento de las importaciones.
    • Bhután. El crecimiento se acelerará gracias a la puesta en marcha de dos grandes proyectos hidroeléctricos: Mangdechhu y Punatsangchhu II. Se pronostica que la tasa de crecimiento aumentará del 4,6 %en el presente ejercicio al 7,6 % en los ejercicios de 2019 y 2020, antes de moderarse nuevamente y llegar al 6,4 % en los ejercicios de 2020-21.
    • India. El crecimiento se está consolidando y se proyecta una mayor aceleración impulsada por la aplicación del impuesto a los bienes y servicios y la recapitalización bancaria. Se espera que el crecimiento aumente al 7,3 % en los ejercicios de 2018-19 y al 7,5 % en los siguientes dos años, siendo dos motores clave el aumento del gasto privado y el crecimiento de las exportaciones.
    • Maldivas. Se pronostica un sólido crecimiento de 8,0 % este año, sobre la base del dinamismo de los sectores de la construcción y el turismo. Sin embargo, se prevé una desaceleración en los próximos dos años a medida que los nuevos proyectos de inversión de capital empiecen gradualmente a disminuir.
    • Nepal. La actividad económica crecerá en promedio 6 % a mediano plazo. Sin embargo, el desempeño podría ser menos notable si la compleja transición a un sistema de gobierno federal afecta la provisión de infraestructura y de servicios.
    • Pakistán. Las políticas de estabilización macroeconómica tendrán efectos negativos sobre el crecimiento durante el presente ejercicio. Se espera que el crecimiento del producto interno bruto (PIB) disminuya a 4,8 % en los ejercicios de 2018-19, reflejando políticas monetarias y fiscales más estrictas. Sin embargo, con mejores condiciones macroeconómicas, el crecimiento podría llegar al 5,2 % en los ejercicios de 2019 y 2020.
    • Sri Lanka. Se espera que el crecimiento económico se recupere de los efectos de las crisis climáticas del año pasado que afectaron negativamente a la agricultura, y que se mantenga en torno al 4 % en los próximos dos años.

    Asistencia del Banco Mundial

    En el ejercicio de 2018, el Banco Mundial aprobó financiamiento y donaciones por valor de USD 10 700 millones para 61 proyectos en la región, monto que incluyó USD 4500 millones en préstamos del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y USD 6100 millones en compromisos de la Asociación Internacional de Fomento (AIF). También proporcionó 145 servicios de asesoría y estudios analíticos para los países de la región, en cuyo marco prestó asesoramiento técnico sobre temas como la competitividad, la reforma del sector energético, el comercio, la protección social, el empleo y la fragilidad. En la estrategia del Banco para Asia meridional se pone énfasis en mantener una tasa alta de crecimiento inclusivo. Por ello, se apunta a respaldar el desarrollo del sector privado a través de medidas como financiar inversiones inteligentes respecto del clima, lograr una mayor inclusión social y financiera, fortalecer la gobernanza y abordar la fragilidad.

    Image
     


    INB per cápita, método del Atlas (en USD corrientes)

  • Asia meridional ha registrado la mayor tasa de crecimiento entre las regiones desde mediados de 2014.

    El fuerte crecimiento se ha traducido en una reducción de la pobreza y en notables mejoras en salud y educación.

    Sin embargo, se calcula que, en 2013, la proporción de personas que vivían con menos de USD 1,90 al día llegaba al 14,7 %, es decir, alrededor de 249 millones, cifra que representa un tercio de toda la población pobre del mundo.

    Además, muchos países de la región padecen formas extremas de exclusión social y enormes déficits de infraestructura.

    El alto nivel de crecimiento tampoco se ha traducido en la creación de empleos al ritmo necesario para incorporar a alrededor de 1,5 millones de personas que ingresan a la fuerza laboral todos los meses. La tasa de participación de la mujer en el mercado laboral es muy baja –un 28 %–, e incluso disminuye en algunos países.

    Algunos acontecimientos recientes están cambiando el rumbo del desarrollo de la región, entre ellos: i) mayores niveles de conflictos y riesgos de fragilidad que redundan en oleadas de desplazamientos en Afganistán y Bangladesh y obstaculizan los esfuerzos de integración regional; ii) una urbanización desorganizada y mal planificada, como se refleja en los extensos tugurios y asentamientos urbanos informales, donde viven por lo menos 130 millones de personas en toda la región, así como crecimiento demográfico, congestión y contaminación, y iii) el aumento de la temperatura y de los fenómenos climáticos extremos, provocando rápidos deshielos de los glaciares, inundaciones y un incremento de zonas críticas.

    Para responder a las necesidades actuales y emergentes, el marco operativo del Grupo Banco Mundial (GBM) para Asia meridional se concentra en tres temas: i) apoyar el crecimiento sostenible, ii) invertir en las personas, y iii) abordar la fragilidad.

    Para apoyar el crecimiento sostenible, el Banco está profundizando el diálogo sobre reformas estructurales estrictas para crear un entorno macroeconómico sostenible y un marco propicio para el sector privado y la creación de empleos. A tal efecto, se priorizan inversiones en: i) energía limpia y renovable; ii) mejoramiento de la habitabilidad y el potencial de crecimiento de ciudades icónicas, además del descongestionamiento urbano y medidas contra la contaminación con inversiones en transporte público, y iii) crecimiento rural transformador, con la promoción de la agricultura climáticamente inteligente y la agroindustria.

    Para fortalecer el capital humano como un motor del crecimiento, el Banco se centra en mejorar el acceso y la calidad de la educación; abordar el retraso del crecimiento y la malnutrición; ampliar el apoyo en materia de habilidades; fortalecer los sistemas y servicios de salud; mejorar la gobernanza, y apoyar las redes de protección social para ayudar a las familias más pobres. Una de las prioridades clave en el presente año es la participación de la mujer en la fuerza laboral, dado sus efectos multiplicadores. A través de su labor en la región, el Banco aumenta su atención en las habilidades y la inclusión financiera, así como en mejorar el acceso de las mujeres a medios de transporte seguros.

    Para abordar la fragilidad, el Banco amplía su labor a fin de enfrentar el reciente incremento del desplazamiento de personas y apoyar los servicios básicos y aumentar las oportunidades económicas para los refugiados, los repatriados, los desplazados internos y las comunidades de acogida en Afganistán, Pakistán y Bangladesh. En todos los países de Asia meridional, el Banco trabaja para fortalecer las instituciones públicas y abordar la gobernanza y los riesgos de corrupción, apoyando por ejemplo la gestión descentralizada en Nepal conforme al nuevo sistema de gobierno federal.

    Los países de la región no pueden crecer si están aislados, por lo que la integración de Asia meridional es fundamental para mantener el actual crecimiento en el mediano y largo plazo. La función del Banco de apoyar los esfuerzos de cooperación regional sigue siendo crucial y la institución continúa trabajando en los sectores de la energía y la electricidad, el comercio y el transporte, y procurando la seguridad hídrica a largo plazo en la región.



    Tasa bruta de matriculación, enseñanza primaria, ambos sexos (%)

  • El Banco Mundial ha ayudado a Asia meridional a lograr resultados como los siguientes:

    • En Afganistán: (i) el Proyecto de mejora del sistema para medidas de salud en el periodo de transición (SEHAT) (i) del Banco Mundial, que aúna la mayoría de los esfuerzos en prestación de servicios de salud pública en Afganistán, tiene como objetivo apoyar la implementación de un paquete básico de servicios sanitarios y un paquete esencial de servicios hospitalarios mediante arreglos de contratación en todo el país. También respalda la labor dirigida a fortalecer la capacidad del Ministerio de Salud Pública a nivel central y provincial para que cumpla sus funciones administrativas con mayor eficacia.
    • En Bangladesh: (i) se han logrado avances importantes en el acceso a educación en los últimos 20 años. Desde 2015, la tasa neta de matriculación en enseñanza primaria supera el 90 %, mientras que en la educación secundaria llega a alrededor del 62 %. Con aproximadamente 6,4 millones de niñas matriculadas en la escuela secundaria en 2015, Bangladesh es uno de los pocos países que ha logrado la paridad de género en la matrícula escolar, y más niñas que niños cursan estudios secundarios.
    • En India: (i) un proyecto del Banco Mundial por un monto de USD 1500 millones aprobado en 2016 apoya el componente rural de la Misión Limpia India (Swachh Bharat), la principal iniciativa destinada a mejorar el saneamiento en el país. El proyecto tiene como objetivo poner fin a la práctica de la defecación al aire libre a más tardar el 2 de octubre de 2019, cuando se cumplirán150 años del nacimiento de Mahatma Gandhi.
    • En Nepal: (i) se impartió formación ocupacional a 4400 mujeres jóvenes, permitiéndoles encontrar empleo y lograr independencia económica.
    • En Pakistán: (i) proyectos energéticos de 2370 megavatios, respaldados por la Corporación Financiera Internacional (IFC) y el Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA), evitaron la emisión de 4,4 millones de toneladas de CO2, lo que se complementará con otros proyectos previstos del Banco.
    • En Sri Lanka: (i) 1 millón de personas de 1000 comunidades afectadas por conflictos recibieron ayuda a través de 3200 proyectos de infraestructura comunitaria.
Api



GALERÍA DE FOTOS


Recursos adicionales

Contacto

En la ciudad de Washington
Elena Karaban
ekaraban@worldbank.org
Ver todas las personas de contacto > (i) Arrow