Esta página en:

Mejores instituciones para una movilidad más segura

Proyecto de creación del Observatorio Iberoamericano de Seguridad Vial

Abril 09, 2013

Campaña de concientización y educación para niños en corredores de demostración en la provincia de Buenos Aires, Argentina, enero de 2013.

Este proyecto respaldó los esfuerzos por incluir la seguridad vial en la agenda política de América Latina y el Caribe. Respaldó la creación de una innovadora plataforma virtual, el Observatorio Iberoamericano de Seguridad Vial (OISEVI), que utilizan 22 países para intercambiar experiencias y generar estadísticas con el objeto de diseñar soluciones de política eficaces. En Argentina, el país piloto de la reforma, los resultados fueron mejoras considerables en los indicadores de seguridad vial.
15%

de reducción en la velocidad promedio de conducción ente 2009 y 2012

MAPA DEL PROYECTO

Desafío

En América Latina y el Caribe, los accidentes de tránsito son la primera causa de muerte de personas de entre 15 y 44 años. Si no se toman medidas específicas de seguridad vial, se espera que para 2020 esa tasa aumente en alrededor de un 50%. Los países de ingreso medio y bajo de todo el mundo registran más del 90% de los accidentes de tránsito fatales, a pesar de que solo albergan el 48% de los vehículos registrados a nivel mundial. Los costos económicos de esas muertes van del 1% al 3% del producto nacional bruto (PNB). A fin de responder a esa crisis mundial de salud pública, en 2011, las Naciones Unidas declararon la Década de Acción para la Seguridad Vial, con el objetivo de estabilizar y reducir a la mitad el nivel proyectado de accidentes de tránsito fatales para 2020. Se prevé que ese compromiso salve 5 millones de vidas en todo el mundo y 325.000 solo en América Latina y el Caribe.

Solución

El Banco Mundial facilitó intercambios entre Argentina y España a fin de proporcionar a la primera las directrices necesarias para establecer datos de referencia de calidad (la ausencia de los cuales constituye una dificultad fundamental para la región) que permitieran realizar un seguimiento de los avances e informar las decisiones subsiguientes en el ámbito de las políticas de seguridad vial.

El proyecto dio como resultado la inclusión de Argentina en la Base de Datos Internacional de Accidentes de Tráfico (IRTAD), base de datos agregada en la que se recopila continuamente información internacional sobre accidentes y que goza de amplio respeto. Esa exitosa experiencia de intercambio de conocimientos, sumada a la asistencia del Banco Mundial para crear la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV), transformó al país en un modelo para la región.

Open Quotes

El OISEVI les da a las cifras la publicidad y la legitimidad que no tenían antes y habilita a los ciudadanos para realizar exigencias sobre la base de datos reales. Close Quotes

Monica Gangemi
Fundadora de la asociación sin fines de lucro “Compromiso Vial por Ursula y Carla”

Resultados

Si bien sería prematuro evaluar el impacto de este proyecto a nivel regional, cabe señalar que la recopilación de datos de referencia de calidad será fundamental para determinar el avance hacia los objetivos de las Naciones Unidas. Además, los datos tendrán una importancia crítica a la hora de definir políticas en los países latinoamericanos que permitan mejorar la gestión de la seguridad vial. También, existen importantes resultados intermedios en Argentina, que dan un indicio del impacto que tendrá el proyecto en el resto de la región. Por ejemplo:

  • una reducción del 15% en la velocidad promedio de conducción ente 2009 y 2012;
  • una disminución del 50% en las tasas de conducción bajo los efectos del alcohol entre 2009 y 2012;
  • un aumento del 43% en el uso del cinturón de seguridad entre 2009 y 2012;
  • un incremento del 19,5% en el uso de cascos entre 2009 y 2012;
  • una reducción del 10% en las muertes como consecuencia de accidentes de tránsito (observada únicamente entre 2008 y 2010), que se traduce en 492 muertes menos;
  • una disminución del 15% en las tasas de mortalidad por accidentes de tránsito (cantidad de muertos por millón de vehículos/km) en corredores seleccionados como indicadores entre 2010 y 2012.

En respuesta a los pedidos de otros Gobiernos clientes de la región, el Banco Mundial amplió su iniciativa para reunir a 22 países de toda la región en la creación del OISEVI. Proporcionó asistencia financiera y técnica para generar el marco inicial y la plataforma en línea que facilita la transferencia, el intercambio y el análisis de datos, y ofreció a los países participantes los recursos de la IRTAD. A nivel regional, el lanzamiento del observatorio garantiza la disponibilidad de datos que respaldarán los esfuerzos regionales de seguimiento y evaluación y que serán cruciales a la hora de diseñar y de ejecutar programas eficaces basados en resultados.

Aporte del Grupo Banco Mundial 

Un préstamo del Banco Mundial por el monto de US$50 millones asistió al Gobierno de Argentina en la creación de la ANSV y promovió el intercambio de conocimientos entre dicho país y España. El financiamiento para seguimiento instrumentará un proyecto de observatorio regional en forma de donaciones del Servicio Mundial para la Seguridad Vial (GRSF)
—programa de alianza internacional que administra el Banco Mundial—, presupuestos para supervisión operativa de más de US$350 000 (del Banco Mundial) y financiamiento de los fondos de cooperación iberoamericana del Gobierno de España (por medio del Ministerio del Interior).

Socios

El Banco Mundial facilitó asociaciones para generar transferencias de conocimientos, financiamiento y apoyo político entre los siguientes países/organismos:

  • los Gobiernos de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Portugal, Puerto Rico, República Dominicana, Uruguay y Venezuela, que brindaron apoyo desde las más altas esferas gubernamentales, con España, Argentina y México a la cabeza de estos esfuerzos;
  • el Ministerio del Interior de España;
  • el Foro Internacional de Transporte, de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, que realizó actividades esenciales de intercambio de conocimientos por medio de la IRTAD;
  • organizaciones de la sociedad civil, que contribuyeron a incluir la seguridad vial entre las prioridades de la agenda política.

Sistema de recolección de datos de accidentes de tráfico.

De cara al futuro

Este es el primer proyecto de su clase en la región y cabe esperar que dé origen a nuevas iniciativas con modelos similares en otras regiones. El GRSF está interesado en repetir el proyecto en África y Asia. La etapa siguiente del proyecto permitirá utilizar estadísticas de referencia, que ahora existen gracias al Observatorio, para medir el cumplimiento en la región y los avances realizados hacia los indicadores y los objetivos de la Década de Acción para la Seguridad Vial, de las Naciones Unidas. Los resultados de esta evaluación y análisis servirán para orientar futuras iniciativas de seguridad vial en la región y fuera de ella.

Beneficiarios

Luego de perder a su hija en 2007 en un accidente de tránsito ocurrido en Rosario, Mónica Gangemi fundó la asociación sin fines de lucro Compromiso Vial por Úrsula y Carla, desde la que trabaja para mejorar la seguridad vial. Según Gangemi: “El observatorio es muy importante. La prensa utiliza los datos del OISEVI para las estadísticas de seguridad vial. Antes se usaba la información de una asociación sin fines de lucro porque no existían datos oficiales. El OISEVI ayuda a explicar la lógica que hay detrás de los números. ¿Cuándo contamos la cantidad de víctimas? ¿Cada 30 días? ¿Cómo somos en comparación con otros países? El OISEVI les da a las cifras la publicidad y la legitimidad que no tenían antes y habilita a los ciudadanos para realizar exigencias sobre la base de datos reales”.

Sistema de recolección de datos de accidentes de tráfico.