Perú: flexibilizar las reglamentaciones comerciales en uno de los más famosos destinos turísticos del mundo

Noviembre 01, 2016


Image
Photo credit: Michael Rizzo

TITULARES
  • En la ciudad del Cusco (Perú) se encuentran algunos de los principales destinos turísticos de América Latina, entre ellos el antiguo poblado inca de Machu Picchu.
  • El turismo es una industria fundamental para Perú, y en 2013 aportó el 13 % de los empleos en el sector de servicios y generó 43 000 nuevos puestos de trabajo en todo el país.
  • Un proyecto de asesoría respaldado por el IFC y financiado por la División de Cooperación Económica y Desarrollo de la Secretaría de Estado para Asuntos Económicos de Suiza (SECO) ayudó a simplificar los procedimientos para obtener licencias y permisos necesarios para iniciar y operar empresas turísticas en Cusco. Con las reformas se eliminaron 150 procesos innecesarios y se redujo en tres años el periodo para registrar una empresa, facilitando las operaciones de los inversores locales y extranjeros.

Ciudad de Washington, 1 de noviembre de 2016. En 2014, Perú recibió 3,2 millones de turistas internacionales, y casi un tercio de ellos visitó Machu Picchu. Este antiguo poblado inca, que se alza a 7970 pies sobre el nivel del mar y que fue designado sitio del Patrimonio Mundial en 1983, constituye una atracción natural para viajeros de todo el mundo.

Machu Picchu es solo uno de los numerosos destinos históricos y culturales que impulsan la industria turística en la región del Cusco. Esta actividad, que en 2013 aportó el 13 % de los empleos en el sector de servicios y generó 43 000 nuevos puestos de trabajo, es fundamental para la economía del país en su conjunto y del Cusco en particular. Los niveles de pobreza en Cusco siguen mejorando. Pero al 2014, más del 20% de la población seguía teniendo al menos una necesidad básica insatisfecha y el ingreso promedio mensual de las familias es 552 soles (cerca de US$ 164) per cápita.


" El turismo desempeña una función muy importante en la reducción de la pobreza entre la población de Perú. Representa una gran cantidad de oportunidades económicas para los pobres que viven en la región del Cusco, donde hay escasas formas de obtener ingresos "

Humberto Huaman Auccapuma

Alcalde de Urubamba

A medida que aumenta la cantidad de turistas, el sector privado —atrapado en los trámites burocráticos de los distintos niveles de Gobierno— tiene dificultades para proporcionar la infraestructura y los servicios necesarios para satisfacer una demanda cada vez mayor. Dada la importancia económica del turismo, la falta de otras oportunidades de empleo y la fragilidad de los importantes sitios culturales e históricos de la región, no debe sorprender que el Gobierno peruano quiera fomentar y proteger la industria del turismo en el Cusco y sus alrededores. Sin embargo, la cantidad abrumadora de regulaciones y trámites burocráticos ha limitado el crecimiento de la industria.

“Era como si todas las entidades gubernamentales involucradas en el turismo estuviesen en su propia isla”, señaló Tibisay Monsalve, gerenta general y portavoz de la Sociedad Hoteles del Perú. “No existía integración, los funcionarios ignoraban los procedimientos, y se perdía una gran cantidad de tiempo enviando documentos de ida y vuelta a Lima”.

La Sociedad Hoteles del Perú descubrió que, en 2012, los obstáculos gubernamentales demoraron la mitad de las inversiones previstas en nuevos hoteles en Cusco (por un valor de USD 776 millones). En particular, varios tipos de trámites burocráticos retrasaron la apertura de una gran cadena hotelera durante un periodo de ocho años. Los retrasos representan oportunidades perdidas en términos de reserva de habitaciones, contratación de empleados, compras a empresas locales y pago de impuestos a nivel local y nacional. En la actualidad, se lleva a cabo una iniciativa para medir el impacto de los ingresos perdidos de modo que los responsables de las políticas entiendan los costos totales para la economía local y nacional.


Image
Photo by: Matthew Goulding

A partir de 2012, el Grupo Banco Mundial, a petición del Gobierno de Perú, formuló un proyecto de asesoría para agilizar los procesos que las nuevas empresas del sector del turismo —incluidos hoteles, operadores turísticos, restaurantes y otras empresas— deben seguir para obtener una licencia y operar en la región del Cusco. El Proyecto es una iniciativa de la Práctica Global conjunta de Comercio & Competitividad del Banco Mundial e IFC. El proyecto reunió a cuatro organismos gubernamentales que operan a nivel local, regional y nacional para centrarse en los procedimientos más engorrosos. El proyecto simplificó, integró y automatizó el proceso de registro de empresas en el sector turístico tomando diversas medidas:

  • Implementación de un nuevo sistema informático para gestionar los registros y hacer el seguimiento de los documentos;
  • Capacitación de 750 funcionarios públicos en servicio al cliente y procesos administrativos;
  • Definición de requisitos específicos y claros para las evaluaciones arqueológicas, y
  • Realización de una campaña de toma de conciencia a nivel  local —consistente en 26 programas de radio, 18 programas de televisión, 5 publicaciones en medios impresos y 10 boletines virtuales— para promover nuevas empresas turísticas locales.

Estos esfuerzos condujeron, en última instancia, a la eliminación de 150 procesos innecesarios relacionados con el registro de empresas, como formularios duplicados, cartas oficiales a alcaldes, fotos de construcciones en curso y copias de documentos de identificación de los trabajadores. “Eliminar estos requisitos no necesarios redujo en tres años el proceso de registro de las empresas, permitió ahorrar a las compañías del sector privado unos USD 760 000 en tasas de registro después de solo ocho meses, y facilitó que una mayor variedad de empresas —especialmente pequeñas y medianas empresas— operaran en la industria del turismo”, dijo Marialisa Motta, gerente de prácticas para América Latina del Departamento de Prácticas Mundiales de Comercio y Competitividad del Grupo Banco Mundial. “Estos cuellos de botella limitaban el crecimiento económico y la creación de empleo e impedían que los turistas tuvieran una experiencia totalmente enriquecedora cuando visitaban uno de los sitios más singulares y bellos de América Latina y el mundo”.

¿Recuerda el retraso de ocho años en la apertura de una gran cadena hotelera? Con estas reglas más simples, otra cadena hotelera pudo obtener las licencias para funcionar en Cusco en solo seis meses.

“Las preocupaciones del Gobierno que condujeron a  regulaciones excesivas eran legítimas”, señaló Ursula Blotte, oficial de Operaciones del Grupo Banco Mundial y jefa del proyecto. “Pero tener más burocracia no equivale de manera automática a una mayor conservación histórica, y simplemente puede desalentar la inversión formal. El proyecto facilitó las operaciones de pequeños empresarios en Cusco, aumentando al mismo tiempo el atractivo para las empresas más grandes”.

Hay razones para ser optimistas acerca el futuro del turismo en Cusco. Con la puesta en práctica de regulaciones simplificadas, la inversión hotelera en Perú va en aumento. Se espera que, entre 2015 y 2018, Perú reciba USD 1200 millones en inversiones en nuevos hoteles, un incremento de USD 550 millones en comparación con el periodo 2010-14. Con el apoyo de la SECO, (i) el proyecto se reproduce a nivel local en cinco distritos adicionales del Cusco, y el nuevo Gobierno peruano ha puesto al turismo en un lugar prioritario de su programa político.

“La Cámara de Comercio del Cusco se ha comprometido a apoyar todos los esfuerzos para la implementación exitosa de este proyecto y a velar por su sostenibilidad para que no retrocedamos a los viejos procedimientos y promovamos mejoramientos constantes en beneficio de nuestra región”, dijo Alí León, presidente de la Cámara de Comercio del Cusco.

El aumento de las inversiones en la industria turística será positivo no solo para los grandes hoteles, ya que proporcionará oportunidades para una serie de empresas más pequeñas que promueven la inclusión de género en el sector del turismo y para las cadenas de suministro relacionadas que pueden beneficiarse directamente de una mayor actividad económica, o indirectamente a través de efectos secundarios. Estas abarcan la agricultura, la artesanía, los textiles y los restaurantes, que generan valor a partir del patrimonio cultural único de la región.

“La División de Cooperación Económica y Desarrollo de la SECO está totalmente comprometida con las reformas del clima de negocios y en consecuencia con el fortalecimiento del desarrollo local y regional”, señaló Martin Peter, jefe de la División de Cooperación Económica y Desarrollo  de la SECO en Perú, el principal donante del proyecto. “Esto es lo que permite más inversiones y generación de empleo en la región”.



Image