Skip to Main Navigation

Perú Panorama general

  • El país se ha visto gravemente afectado por la pandemia del COVID-19. Una cuarentena estricta y prolongada llevó a un descenso del PBI de 11.1 % en el 2020. El empleo cayó en promedio 20% entre abril y diciembre. En este contexto, el gobierno desarrolló un programa global de compensación económica y asistencia con el fin de proteger a la población vulnerable y apoyar a las empresas, el mismo que incluye transferencias en efectivo, postergación del pago de impuestos y garantías crediticias para el sector privado. Este programa habría movilizado recursos por un valor equivalente al 20% del PIB. A pesar de este esfuerzo, la desaceleración de la actividad económica y el desempleo habrían producido un incremento de alrededor de seis puntos porcentuales en la pobreza monetaria, empujando a casi dos millones de personas a esta condición, llevando la tasa de pobreza a alrededor de 27% en 2020.

    El déficit público aumentó a 8,9 por ciento en 2020, desde el 1,6% del año previo. Los ingresos cayeron drásticamente debido a la fuerte contracción de la actividad económica. Además, el componente fiscal del paquete (gastos en salud, transferencias sociales, subsidios de nómina, entre otros), estimado en 7 por ciento del PIB, elevó los gastos. Con ello, la deuda pública cerró el año en 35 por ciento del PIB, por encima del límite legal del 30 por ciento.

    Por el lado de las cuentas externas, se registró una abrupta caída de los volúmenes de exportación e importación. A pesar de ello, la cuenta corriente de la balanza de pagos mostró un signo positivo en 2020, debido a la mejora de los términos de intercambio, especialmente en la segunda mitad de año.  

    Considerando la profundidad de la recesión en el 2020, para el 2021 se espera un fuerte rebote, lo cual presupone una ejecución más rápida de la inversión pública y mejores condiciones internacionales a raíz de la implementación de una vacuna contra el COVID-19. En el plano doméstico, la prevalencia de algunas restricciones, la aversión al riesgo y la incertidumbre ralentizarían la recuperación del gasto privado. En este contexto, a pesar de un fuerte rebote, el PIB se mantendría por debajo del nivel pre-pandemia.

    En adelante, se espera que la economía se estabilice a tasas cercanas a las registradas en el período anterior a la crisis. El desafío para la economía peruana radica en acelerar el crecimiento del PBI, promover una prosperidad compartida y brindar a sus ciudadanos protección contra los remezones, ya sea de índole generalizada o individual. Para ello, será necesario potenciar la efectividad del Estado en la prestación de servicios públicos y en la calidad regulatoria, generar planes de protección, así como proveer una mejor infraestructura de conectividad y formular políticas para reducir las rigideces en los mercados de factores y productos.

    Última actualización: Abr 05, 2021

  • El Marco de Alianza con el País (MAP) 2017 a 2021 está enfocado en ocho objetivos fundamentales, estructurados alrededor de tres grandes pilares: (i) Productividad para crecer; (ii) Servicios para los ciudadanos y ciudadanas en todo el territorio nacional; y (iii) Gestión de los recursos naturales y del riesgo climático. El MAP refleja el compromiso del Grupo del Banco Mundial (GBM) de ofrecer soluciones integrales al Perú, combinando el conocimiento global con el financiamiento inteligente – todo ello diseñado contra el telón de fondo de la necesidad del país de fortalecer sus instituciones e incrementar la eficiencia en el uso de los recursos públicos.

    La cartera de proyectos del BM incluye 15 proyectos de inversión por un total aproximado de $862 millones. En agosto del 2020, el Perú utilizó el total de las líneas de crédito contingentes de $2,600 millones del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (IBRD) para financiar las transferencias en efectivo en el marco de la emergencia del Covid. Desde el 2016, el BM impulsó la plataforma para emitir bonos catastróficos por un valor de US$1,360 millones, adquiridos colectivamente por el Perú y otros países de la Alianza del Pacífico para protegerse de los daños de los sismos. Especialmente en el contexto de la pandemia, el Banco Mundial ha puesto en marcha una serie de intervenciones:

    • Un préstamo para políticas de desarrollo (DPL) recientemente aprobado por un monto de $750 millones, focalizado no solo en el fortalecimiento institucional con miras a mitigar el impacto social y económico de la pandemia del Covid-19 sino también en el reforzamiento de las bases estructurales para una recuperación económica inclusiva y climáticamente inteligente.
    • El segundo de una serie de dos préstamos DPL para capital humano del orden de $350 millones, enfocados en el Desarrollo de la Primera Infancia (DPI) y en el apoyo a docentes con el fin de mejorar la calidad de la educación, junto con otras medidas para responder a los nuevos desafíos generados por la pandemia en relación con la ejecución de intervenciones en DPI, educación básica y servicios de salud.
    • Una propuesta de financiamiento para proyectos de inversión (IPF) por un monto de $35 millones, denominada “Perú: Fortalecimiento del Proyecto de Preparación y Respuesta a Emergencias en Salud Pública”.
    • Amplia asistencia técnica para: mejoramiento de la red de seguridad social, inclusión financiera, aprendizaje a distancia y reapertura de escuelas, vigilancia epidemiológica, violencia de género, y migración (el Perú es país de acogida de más de un millón de migrantes venezolanos). 

    La cartera de proyectos de $169 millones comprometida por la Corporación Financiera Internacional (CFI) trabaja con 10 instituciones en el país. La cartera de proyectos de la CFI engloba, por sector: instituciones financieras ($79.2 millones); infraestructura ($46.1 millones); logística ($37.4 millones); petróleo, gas y minería ($6.3 millones); así como telecomunicaciones ($2.0 millones). Recursos adicionales movilizados por la CFI ascienden a $95.7 millones. La cartera de proyectos de la CFI ha ido disminuyendo en los últimos años (de 21 instituciones y $773.4 millones en el 2014), principalmente en razón de los pagos anticipados y cancelaciones efectuados en el marco de la solidez de las condiciones del mercado local. En los últimos años ha habido una gran liquidez en los sistemas bancarios y previsionales locales, desplazando los recursos de la CFI y limitando su área de intervención.

    Exposición bruta en garantías de MIGA (la Agencia de Garantía de Inversiones Multilaterales). El programa activo de MIGA asciende actualmente a $247 millones, con el Proyecto de Cobertura de Reservas Obligatorias del Banco Central de Santander.

    Última actualización: Abr 05, 2021

  • Los resultados de desempeño detallados pueden encontrarse en Perú – Revisión del desempeño y del aprendizaje de la alianza estratégica del país para el periodo de los años fiscales 2017-2021

     

    Productividad para crecer

    El primer pilar del Marco de Alianza con el Perú del Banco Mundial 2016-2021 (CPF, por sus siglas en inglés) se centra en la productividad e incide en cuatro objetivos específicos: mejorar la conectividad, reducir las barreras a la formalización, facilitar la adquisición de habilidades y tecnología por las pequeñas y medianas empresas, y mejorar el entorno para la inversión privada sostenible. Se han logrado avances significativos en este pilar.

    El Proyecto de Desarrollo Rural de la Sierra impulsó una mejora de los activos y la situación económica de los productores locales en seis regiones (Apurímac, Ayacucho, Huancavelica, Junín, Huánuco y Pasco). El aumento del valor de los principales activos productivos de los productores locales se estimó en 63,8 por ciento, beneficiando a 56.837 hogares. Adicionalmente, los planes de negocios implementados en el marco del proyecto arrojaron un alto rendimiento. Al cierre, el proyecto reportó un incremento del 35 por ciento en el volumen de ventas netas.

    El Segundo Proyecto de Electrificación Rural instaló infraestructura con capacidad para conectar a 42.669 hogares rurales (unas 169.000 personas), ampliando con ello la cobertura de la red eléctrica rural en un 2,1 por ciento. El programa también fue decisivo en el sentido de consolidar un modelo innovador de servicios regulados por empresas de distribución de energía eléctrica que utiliza sistemas de paneles solares para atender a la población que no podía ser abastecida por la red. Asimismo, ayudó a productores familiares, pequeñas y microempresas y cooperativas a adoptar la electricidad y utilizarla para múltiples fines. Se estima que el programa ha beneficiado directamente a 4.376 productores rurales, 1.569 de ellos mujeres.

    El Proyecto de Educación Básica buscaba mejorar la capacidad del Ministerio de Educación (Minedu) para evaluar el aprendizaje de los alumnos/as, las prácticas de enseñanza y el liderazgo de la escuela en la Educación Básica. La capacidad del Minedu para evaluar los resultados de aprendizaje de los alumnos ha sido fortalecida, tal como se midió por el número de ciclos de los niveles de educación preescolar, primaria y secundaria con resultados de aprendizaje de los alumnos analizados por el proyecto. Adicionalmente, la capacidad mejorada del Minedu para monitorear las prácticas de enseñanza se refleja en la publicación de un informe exhaustivo que analiza las prácticas pedagógicas a lo largo de cuatro estudios nacionales sobre prácticas de enseñanza en el aula. Del mismo modo, la capacidad fortalecida del Minedu para evaluar el liderazgo de la escuela llevó a la contratación de 18.477 puestos directivos en los colegios a través de la evaluación competitiva de más de 53.699 candidatos/as.

    El Proyecto de Mejoramiento de la Calidad de la Educación Superior tuvo como objetivo mejorar el sistema de aseguramiento de la calidad de la educación superior en el Perú a través de la promoción de evaluaciones internas y externas, el financiamiento de planes de mejoramiento y el suministro de información. Se registraron notables resultados en términos del número de evaluaciones tanto internas como externas realizadas. El proyecto proporcionó asistencia técnica a 135 instituciones de educación superior, brindando apoyo a 233 comités de calidad y 413 instancias de asistencia técnica. A través del Fondo de Estímulo de la Calidad, se otorgó financiamiento a 60 institutos pedagógicos y tecnológicos del Estado que requerían evaluación externa como último paso del proceso de acreditación del Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad Educativa (SINEACE). Al final del Proyecto se habían llevado a cabo 1.383 evaluaciones internas en el marco del Sistema de Autoevaluación de la Educación Superior (SAES) y se habían completado 456 evaluaciones externas como parte del proceso de aseguramiento de la calidad de la educación superior. Casi el 80 por ciento de los institutos que recibieron financiamiento para llevar a cabo evaluaciones externas en el marco del proyecto obtuvieron la acreditación necesaria por parte del SINEACE.

    El Préstamo de Asistencia Técnica para la Inclusión tuvo por objeto fortalecer los sistemas y la capacidad del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis) para mejorar el desempeño de sus programas y monitorear las políticas de inclusión social. Con el apoyo del proyecto, el Midis consolidó y puso en marcha varios sistemas de información, tales como el Registro Nacional de Intervenciones Sociales, el Registro de Programas Sociales y el Sistema de Focalización de Hogares (SISFOH), entre otros, para mejorar los procesos de gestión interna del sector de inclusión social y fortalecer la transparencia y la rendición de cuentas de sus programas. Como resultado del apoyo a estos sistemas, el proyecto mejoró asimismo el desempeño de los programas del Midis. Todos los programas del Midis, a excepción de Juntos, ampliaron su cobertura de forma ininterrumpida durante el período 2012-2017. Por último, las transferencias de dinero en efectivo otorgadas en el marco de Juntos y Pensión 65 sí han demostrado tener un impacto positivo en la pobreza, ya que son responsables de una reducción de la pobreza extrema de no menos de 3,4 puntos porcentuales en las áreas rurales para el 2016.

     

    Servicios para los ciudadanos/as en todo el territorio

    El segundo pilar del MAP con el Perú se centra en mejorar la prestación de servicios y tiene tres objetivos específicos: mejorar los servicios de agua y saneamiento en zonas urbanas clave, modernizar la prestación de servicios de salud y nutrición para los pobres, y acelerar el procesamiento de casos civiles y comerciales en el sistema de justicia. Los aportes en este rubro han sido significativos.

    El Proyecto Juntos: Resultados en Nutrición se creó con el cometido de aumentar la demanda de servicios de nutrición mediante el fortalecimiento de la eficacia operativa de Juntos (un programa de transferencias en efectivo condicionadas). El porcentaje de niños y niñas menores de 12 meses que recibieron el programa completo de controles de salud CRED (Control de Crecimiento y Desarrollo) conforme a su edad en las áreas de intervención del programa Juntos focalizadas por esta operación registró un incremento, de 63,9 % en 2011 a 86,4 % en 2017; mientras que el mismo indicador para los niños y niñas menores de 36 meses se elevó de 67,2 % en 2012 a 70 % en 2016. A ello se añade que el porcentaje de niños y niñas menores de 36 meses afiliados al SIS (Sistema Integral de Salud) y que recibieron los CRED completos y en fecha en las áreas de intervención de Juntos en las regiones de Amazonas, Cajamarca y Huánuco se elevó, de 43 % en 2011 a 88,5 % en 2017.

    El Segundo Proyecto de Mejora de los Servicios de Justicia impulsó el mejoramiento de la calidad de los servicios de justicia, a través de la implementación exitosa del expediente judicial electrónico y la notificación electrónica, lo cual se tradujo en procesos más rápidos y más seguros. Adicionalmente, en el caso de la Academia de la Magistratura (AMAG), el proyecto apoyó con buenos resultados el desarrollo de un programa de capacitación para jueces y fiscales. La consolidación de los programas de capacitación de la AMAG robusteció la capacidad técnica de los proveedores de servicios legales, tal como se evidencia en el incremento del número de horas de clase promedio impartidas por participante, de 23 en 2011 a 44 en 2015. Además, la implementación de la plataforma de capacitación en línea permitió incrementar la cobertura, tal como se evidencia en el aumento del número de jueces y fiscales capacitados, de 682 en 2011 a 4.798 en 2015.

     

    Gestión de los recursos naturales y los riesgos del cambio climático

    Finalmente, el tercer y último pilar del MAP con el Perú se centra en fortalecer la gestión de los recursos naturales y de los riesgos del cambio climático.

    El Proyecto de Desarrollo Regional del Cusco estuvo dirigido a mejorar la calidad del turismo y los servicios de gestión de residuos sólidos e incrementar la resiliencia del sector turismo frente a los impactos de los desastres naturales en las provincias de Calca, Urubamba y Cusco. El proyecto terminó el relleno sanitario de Urubamba, uno de los primeros de su especie en el Perú y el de mayor capacidad en el Cusco, y adquirió maquinaria para operar el relleno y equipos para la recolección y el reciclaje de basura y el barrido de calles.

     

    Última actualización: Abr 08, 2021

Api


FINANCIAMIENTO

Perú: Compromisos por ejercicio (en millones de US$)*

*Montos incluyen compromisos del BIRF y la AIF.


GALERÍA DE FOTOS

Más fotos Arrow

Recursos adicionales

Contactos en la oficina del país

PERU +51 1 622-2300
Avenida Álvarez Calderón 185, San Isidro - Lima
jcasapiaboero@worldbank.org
EEUU +1 202 473-1000
1818 H Street NW, Washington, DC 20433
jcasapiaboero@worldbank.org
MESA DE PARTES VIRTUAL
Giuliana Brescia
622-2300 anexo 2304
gbrescia@worldbank.org