Deuda y desarrollo: Panorama general

La buena gestión de la deuda es fundamental para el desarrollo económico y se ha vuelto cada vez más importante a medida que los países en desarrollo, en especial en África, emiten deuda con mayor facilidad y la acumulan con rapidez. Como lo señaló recientemente la directora gerente del Banco Mundial, Sri Mulyani Indrawati, el modo en que se utilizan estos recursos reviste gran importancia: es mejor poner la mirada en los beneficios de largo plazo, buscando reducir  el déficit de infraestructura y desplegando una combinación de incentivos económicos e inversiones en el potencial humano de los países, que hacer gastos con poca amplitud de miras donde los dividendos que se destinan a combatir la pobreza son muy pocos.

La labor del Grupo Banco Mundial (GBM) en todo el mundo apunta a garantizar que la carga de la deuda de los países en desarrollo no sobrepase la capacidad de estos de reducir la pobreza o de cumplir funciones públicas básicas. Aunque programas de alto nivel de alivio de la deuda han ayudado a África a mejorar la disciplina fiscal y aumentar el crecimiento de manera más rápida, como lo ha manifestado el director superior del Departamento de Prácticas Mundiales de Macroeconomía y Gestión Fiscal, Marcelo Giugale, (i) del GBM, aún continúan vigentes ciertas tareas muy importantes pero menos ”fascinantes”, como capacitar al personal de la administración pública en estrategias crediticias, contabilidad de la deuda, auditoría de préstamos, proyección del flujo de caja y presentación de datos. Expertos del GBM que supervisan programas de alivio de la deuda, asesoran además a los países sobre estos importantes aspectos de la gestión de la deuda.

Sostenibilidad y gestión de la deuda

El Grupo Banco Mundial ayuda a los países de ingreso bajo a lograr sus objetivos de desarrollo sin crear problemas de endeudamiento en el futuro.

  • Una iniciativa conjunta entre el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) que resulta fundamental en este esfuerzo es el Marco de sostenibilidad de la deuda (DSF, por sus siglas en inglés), que permite a los acreedores adaptar sus términos financieros anticipándose a futuros riesgos y ayuda a los clientes a equilibrar la necesidad de fondos y la capacidad de reembolsar sus deudas. 
  • Una segunda medida es el Mecanismo de gestión de la deuda (DMF, por sus siglas en inglés). Ya en su segunda fase de financiamiento (DMF-II), este fondo fiduciario de múltiples donantes apoya el fortalecimiento institucional y la capacidad de gestión de la deuda en los países en desarrollo con el fin de reducir su vulnerabilidad ante las crisis y salvaguardar la sostenibilidad de la deuda.

Alivio de la deuda

En 1996, el GBM y el FMI lanzaron un programa de alivio de la deuda conocido como la Iniciativa para los Países Pobres Muy Endeudados (PPME), en respuesta a la acumulación de un nivel insostenible de endeudamiento durante los años setenta y ochenta. Se diseñó para disminuir parte de la carga de la deuda que sofocaba los esfuerzos de cada país de reducción de la pobreza y pedir la entrega voluntaria de alivio de la deuda por parte de todos los acreedores. Entre otras características, otorga a los países elegibles un nuevo comienzo respecto de la deuda externa, que pone demasiada carga sobre las ganancias por concepto de exportaciones o ingresos fiscales. Los requisitos de la Iniciativa para los PPME son cumplidos por 39 países. Hasta septiembre de 2014, 35 naciones habían alcanzado el “punto de culminación”, recibiendo el monto total de alivio irrevocable para el cual califican.

En 2006, tras reconocer que los países que se habían graduado de la Iniciativa para los PPME luchaban por avanzar hacia los objetivos de desarrollo del milenio (ODM) de Naciones Unidas, el GBM y el FMI lanzaron una segunda fase de alivio de la deuda para ayudar a estas naciones a cumplir con tales metas: la Iniciativa para el Alivio de la Deuda Multilateral (IADM), que ofrece alivio total del endeudamiento a los países elegibles de ingreso bajo que hayan completado el proceso de la iniciativa PPME.

Finalmente, el GBM ayuda además a los países a reducir la carga de su deuda comercial externa a través del Fondo para la Reducción de la Deuda (FRD), administrado por la Asociación Internacional de Fomento (AIF), el fondo para los países más pobres. El DRF entrega donaciones a los países que califican como PPME para que puedan formular estrategias integrales sobre la reducción de la deuda comercial externa y comprar con grandes descuentos las deudas públicas y las garantizadas por el Estado que mantienen con acreedores comerciales externos.

Última actualización: Oct 01, 2014

Sostenibilidad y gestión de la deuda

Los expertos en endeudamiento del GBM elaboraron varias herramientas y pautas sobre mejores prácticas en gestión de la deuda con el fin de ayudar a asegurar que la carga de un país sea sostenible:

  • Análisis de la sostenibilidad de la deuda (DSA, por sus siglas en inglés): se utiliza en los países en forma regular como parte del DSF con el objetivo de analizar la carga de la deuda de cada país y sus planes de pago.
  • Evaluación del desempeño de la gestión de la deuda (DeMPA): evalúa las fortalezas y debilidades en la gestión de la deuda pública a través de una “visión panorámica” de las políticas, prácticas y capacidades existentes.
  • Estrategia de gestión de la deuda a mediano plazo (MTDS, por sus siglas en inglés): proporciona un marco para formular e implementar una estrategia de gestión de la deuda en unos tres a cinco años. Ayuda a determinar la composición adecuada de la cartera de la deuda, considerando indicadores macroeconómicos y el entorno del mercado.
  • El Plan de reforma de la gestión de la deuda: traza un plan de formación de capacidades detallado y específico para cada país para la aplicación de reformas institucionales y en materia de políticas públicas sobre la base de un análisis completo de las operaciones de gestión de la deuda pública. El propósito del plan es apoyar la superación de los puntos débiles identificados en las evaluaciones del desempeño de la gestión de la deuda.

Un equipo de expertos en el tema ofrece capacitación en estas herramientas y otro tipo de apoyo a administradores de la deuda en los países en desarrollo. El DMF, que acaba de formalizar una asociación entre el GBM y el FMI, respalda este trabajo en los países más pobres. La labor se adapta a las necesidades de cada país e incluye la elaboración de programas para ayudar a los países a desarrollar mercados nacionales de la deuda y mantener, al mismo tiempo, niveles sostenibles de endeudamiento.

Alivio de la deuda

Conforme a la Iniciativa para los PPME, la primera etapa de calificación para el alivio de la deuda es el “punto de decisión”. En esta fase:

  • El país debe tener un historial de desempeño satisfactorio conforme a programas del FMI y de la AIF, una estrategia de lucha contra la pobreza (ELP) en curso e indicadores sobre la carga de la deuda que estén por encima de los umbrales de la Iniciativa para los PPME, considerando los últimos datos del año inmediatamente previo al punto de decisión.
  • Diversos acreedores, como el GBM, el FMI, los bancos de desarrollo multilaterales y los acreedores bilaterales del Club de París, comienzan a otorgar alivio de la carga de la deuda, aunque varios se reservan el derecho a revocarlo si decae el desempeño en materia de políticas públicas.
  • La entrega del alivio para los países depende de la implementación de políticas que garanticen que el dinero ahorrado se redestine a la lucha contra la pobreza.
  • La fracción de la deuda cuya condonación se solicita a los acreedores se calcula para devolver el coeficiente deuda-exportaciones del país a 150 % (o, en ciertos casos, 250 % de los ingresos fiscales).

El alivio que ofrecen los acreedores participantes se vuelve irrevocable al alcanzar el “punto de culminación”.

  • En esta etapa, el país debe haber cumplido con una lista previamente acordada de “factores de activación” u objetivos medibles que incluyen un historial de desempeño satisfactorio continuo en un programa del FMI y la ejecución de la ELP durante al menos un año.
  • Otros pueden tener relación con avances en temas sociales —como salud y educación— y con mejoras en buen gobierno o en la lucha contra la corrupción para garantizar el uso adecuado del alivio de la deuda.

Última actualización: Oct 01, 2014

Sostenibilidad y gestión de la deuda

Hasta la fecha, los expertos del Banco Mundial en gestión de la deuda han trabajado con 66 países y siete gobiernos subnacionales que pueden obtener financiamiento del DMF para mejorar la sostenibilidad y la gestión de su deuda. Este número incluye 35 países en África al sur del Sahara y los 35 países que ya se han graduado de la Iniciativa para los PPME. Administradores de la deuda de 22 países participaron en el Programa de especialistas en gestión de la deuda del Grupo Banco Mundial, que brinda la oportunidad a los participantes de aprender de los expertos en la sede del Banco Mundial en la ciudad de Washington.

Alivio de la deuda

Si los 39 países potencialmente elegibles completaran el proceso de la Iniciativa para los PPME, se calcula que el Banco y los acreedores participantes entregarían alrededor de US$42 000 millones y US$116 000 millones, respectivamente, en valor actual (VA) de fines de 2013.

  • A septiembre de 2014, de los 39 países elegibles para la Iniciativa de los PPME, 35 habían alcanzado el “punto de culminación”: Afganistán, Benin, Bolivia, Burkina Faso, Burundi, Camerún, República Centroafricana, Comoras, Cote d’Ivoire, República Democrática del Congo, Etiopía, Gambia, Ghana, Guinea, Guinea-Bissau, Guyana, Haití, Honduras, Liberia, Madagascar, Malawi, Malí, Mauritania, Mozambique, Nicaragua, Níger, República del Congo, Rwanda, Santo Tomé y Príncipe, Senegal, Sierra Leona, Tanzanía, Togo, Uganda y Zambia.
  • El alivio total de la carga de la deuda que recibieron estos 35 países llega a US$97 000 millones en valor actual (VA) de fines de 2013.
  • Chad está recibiendo asistencia transitoria luego de haber alcanzado el “punto de decisión”; es decir, califica para la Iniciativa para los PPME, pero aún no ha completado los pasos necesarios para recibir el alivio de la deuda.
  • Eritrea, Somalia y Sudán son posibles candidatos para recibir asistencia. 
  • Para los 36 PPME que pasaron el punto de decisión, el pago promedio de servicio de la deuda en relación con el PIB cayó de 3,0 % del PIB en 2001 a 1,2 % del PIB en 2013.
  • La disminución del servicio de la deuda vino acompañada de un incremento en los gastos en programas de reducción de la pobreza, como salud, infraestructura rural y educación. Para los 36 países que se han beneficiado de estas iniciativas, tales gastos aumentaron de un promedio de 6,8 % del PIB en 2001 a 9,3 %del PIB en 2013.

Última actualización: Oct 01, 2014