Panorama general

  • La inclusión financiera se refiere al acceso que tienen las personas y las empresas a una variedad de productos y servicios financieros útiles y asequibles que satisfacen sus necesidades —como pagos y transferencias, ahorro, seguros y crédito— y que son prestados de una manera responsable y sostenible.

    El acceso a una cuenta para transacciones es un primer paso hacia una mayor inclusión financiera, ya que permite a las personas guardar dinero y enviar y recibir pagos. Una cuenta de transacciones también sirve como vía de acceso a otros servicios financieros. Por ello garantizar que las personas en todo el mundo tengan acceso a una cuenta para transacciones es el pilar de la iniciativa sobre el acceso universal a servicios financieros para fines de 2020 (UFA2020) impulsada por el Grupo Banco Mundial.

    El acceso a servicios financieros facilita la vida diaria y ayuda a las familias y las empresas a planificar todo, desde los objetivos a largo plazo hasta las emergencias inesperadas. Como titulares, es más probable que las personas usen otros servicios financieros, como créditos y seguros, para iniciar y ampliar sus negocios, invertir en educación o salud, manejar riesgos y soportar crisis financieras, todo lo cual puede mejorar su calidad de vida en general.

    Si bien, se han registrado avances en materia de inclusión financiera, aún quedan desafíos importantes:

    • Se calcula que unos 2000 millones de adultos en todo el mundo no poseen una cuenta básica.
    • A nivel mundial, el 59 % de los adultos que no tienen una cuenta para transacciones menciona la falta de dinero como la principal razón de ello, lo que implica que los servicios financieros aún no son asequibles o no están diseñados para ajustarse a las necesidades de usuarios de ingreso bajo. Otros obstáculos para abrir una cuenta son la distancia a la que se está de un proveedor de servicios financieros, la falta de documentación necesaria, la desconfianza en los proveedores y la religión.
    • Más de 200 millones de microempresas y pequeñas y medianas empresas (MIPYMES), formales e informales, en las economías emergentes carecen del financiamiento adecuado para prosperar y crecer.
    • Las MIPYMES señalan que las principales razones para no tener una cuenta son la falta de una garantía y un historial crediticio, y la existencia de negocios informales.
    • Algunos grupos están más excluidos que otros en términos financieros: los más afectados son las mujeres, los pobres en zonas rurales y otras poblaciones distantes o de difícil acceso, además de las microempresas y las pequeñas empresas informales. Por ejemplo, se estima que la brecha de género en los países en desarrollo llega a 9 puntos porcentuales: el 59 % de los hombres informó que tenía una cuenta en 2014 en comparación con el 50 % de las mujeres.

    La inclusión financiera se está convirtiendo en una prioridad para las autoridades, los organismos reguladores y las instituciones de desarrollo en todo el mundo:

    • Se considera que la inclusión financiera es un elemento que propicia 7 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.
    • El Grupo de los Veinte (G-20) reiteró su compromiso con la inclusión financiera, al renovar el Plan de Acción para la Inclusión Financiera (i) para 2015 y en adelante y al aprobar los Principios de Alto Nivel del G-20 para la Inclusión Financiera Digital.
    • El Grupo Banco Mundial estima que la inclusión financiera es un factor clave para reducir la pobreza extrema y promover la prosperidad compartida, y ha establecido un ambicioso objetivo de lograr el acceso universal a servicios financieros a más tardar en 2020.

    Desde 2010, más de 55 países han firmado compromisos relacionados con la inclusión financiera y más de 30 países han implementado o se encuentran elaborando una estrategia nacional sobre el tema. Estudios del Banco Mundial señalan que el ritmo y el impacto de las reformas aumentan cuando un país adopta una estrategia nacional de inclusión financiera.

    Los países que han logrado mayores avances en términos de inclusión financiera son aquellos que han creado un entorno normativo y regulatorio propicio y han fomentado la competencia, permitiendo a las instituciones bancarias y no bancarias innovar y ampliar el acceso a los servicios financieros. Sin embargo, la creación de este entorno innovador y competitivo debe estar acompañada de regulaciones y medidas de protección del consumidor apropiadas para asegurar la prestación responsable de los servicios financieros.

    Las tecnofinanzas digitales, y en particular la propagación de los teléfonos móviles en el mundo, han facilitado que las poblaciones difíciles de alcanzar y las pequeñas empresas tengan acceso a servicios financieros a costos más bajos y con menores niveles de riesgo:

    • La emisión de cédulas de identificación digitales hace más fácil que en el pasado abrir una cuenta.
    • Los pagos en efectivo digitales han ayudado a promover las cuentas para transacciones entre la población.
    • Los servicios financieros móviles dan un acceso conveniente, incluso a las personas que viven en zonas alejadas.
    • La mayor disponibilidad de datos relativos a los clientes permite a los proveedores diseñar productos financieros digitales que se adaptan mejor a las necesidades de las personas no bancarizadas.

    A medida que los países han acelerado sus esfuerzos en pro de la inclusión financiera, ha quedado en evidencia que ellos enfrentan obstáculos similares que les impiden avanzar. Entre ellos:

    • Velar por que el acceso y los servicios financieros se extiendan hacia las poblaciones difíciles de alcanzar, como las mujeres y los pobres en zonas rurales;
    • Aumentar la capacidad y los conocimientos financieros de las personas para que puedan comprender cómo funcionan los diferentes servicios y productos financieros;
    • Asegurar que todos tengan documentos de identificación válidos y que se puedan legalizar de manera fácil y a un bajo costo;
    • Concebir productos financieros útiles y pertinentes, y que se adapten a las necesidades de los consumidores, y
    • Establecer marcos sólidos de protección financiera del consumidor.

    Última actualización: Nov 19, 2016

  • El Grupo Banco Mundial cumple una función crucial en el fomento de la inclusión financiera en el mundo, ya que puede aprovechar sus conocimientos especializados sobre el sector financiero, el diálogo y la interacción con los países, su financiamiento e instrumentos de distribución de riesgos, sus conjuntos de datos y capacidad de investigación, y su influencia en órganos de establecimiento de estándares y el G-20.

    Su labor en materia de inclusión financiera también apoya los esfuerzos institucionales en otros ámbitos del desarrollo, como por ejemplo la transición de los pagos de transferencias sociales en efectivo a las transferencias digitales, el respaldo a las pymes y al sector agrícola y la iniciativa Identificación para el Desarrollo (IDpD).

    Un país que busque lograr la inclusión financiera debe mantener un sólido compromiso político y una buena coordinación entre las partes interesadas pertinentes en los sectores público y privado, y ser capaz de crear un entorno propicio y formular políticas de amplio alcance que promuevan el acceso financiero responsable, la capacidad financiera, productos y mecanismos de entrega de servicios innovadores y datos de alta calidad que fundamenten la formulación de políticas.

    El Banco Mundial tiene dos iniciativas específicas para promover la inclusión y el acceso a servicios financieros:

    Acceso universal a servicios financieros para fines de 2020 (UFA2020): en 2015, el Grupo Banco Mundial se comprometió a lograr que 1000 millones de adultos accedieran a una cuenta de transacciones en el marco de la iniciativa sobre Acceso universal a servicios financieros para fines de 2020. (i) Esta procura que todos los adultos del mundo puedan tener acceso a una cuenta de transacciones que les sirva para guardar dinero y enviar o recibir pagos. Aunque la iniciativa se concentra en 25 países donde vive el 73 % de las personas excluidas del sistema financiero, se trabaja con unos 80 países para promover el acceso a servicios financieros y la inclusión. Sobre la base de datos de junio de 2016, las operaciones de financiamiento, los servicios de asesoría y la asistencia técnica del Banco Mundial permitirán que 641 millones de personas se conviertan en titulares de cuentas para 2020 (la meta es 1000 millones). Revise los avances conseguidos en materia de acceso universal a servicios financieros. (i)

    Programas de evaluación del sector financiero (FSAP): (i) a medida que los Gobiernos y los órganos normativos comenzaron a dar prioridad al acceso a servicios financieros, los temas relativos a la inclusión financiera se volvieron frecuentes en los FSAP, que constituyen evaluaciones elaboradas por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para ayudar a fortalecer los sistemas financieros generales de los países y abordar diversas cuestiones del sector.

    En el marco de su labor para ayudar a los países a aumentar el acceso a servicios financieros y la inclusión financiera responsable, el Banco elaboró un enfoque integrado y unificado que se centra en nueve áreas interrelacionadas:

    1.       Estrategias nacionales de inclusión financiera: (i) ofrecer asistencia técnica a los Gobiernos para el diseño y la implementación de hojas de ruta y planes de acción nacionales y subnacionales con el fin de lograr sus objetivos en materia de inclusión financiera.

    2.       Modernizar los sistemas de pago minoristas y pagos gubernamentales: ayudar a los países a diseñar estrategias para promover el uso de pagos electrónicos en lugar de dinero en efectivo e instrumentos basados en papel. Muchos países están digitalizando todos los pagos del Gobierno a las personas, lo que en general reduce los costos y aumenta el acceso a servicios financieros. También, esta medida genera importantes ahorros en la gestión de los planes de pago y reduce las fugas de dinero asociadas con la corrupción y el fraude.

    3.       Reformar los sistemas nacionales de pago, incluidos los mercados de remesas: realizar un diagnóstico completo de los sistemas de pago y liquidaciones de los países, incluidos los mercados de remesas, y hacer recomendaciones para mejorarlos.

    4.       Diversificar los servicios financieros para las personas: apoyar reformas normativas, jurídicas y regulatorias; el fortalecimiento de la capacidad de los supervisores, y el diseño de programas gubernamentales para dar acceso a una gama de servicios financieros, como ahorro, seguros y crédito, de modo que las cuentas para transacciones sean una vía hacia la plena inclusión financiera.

    5.       Aprovechar la tecnología para promover la inclusión financiera: trabajar con autoridades nacionales a fin de crear un entorno favorable para aprovechar las oportunidades en el sector tecnofinanciero y las nuevas tecnologías, crear condiciones de igualdad y ampliar el acceso a servicios financieros. El Banco Mundial también respalda una serie de estudios sobre las tecnofinanzas encabezados por el G-20.

    6.       Fortalecer la competencia y ampliar los puntos de acceso: apoyar las reformas en materia de regulación y supervisión para aumentar el acceso y procurar igualdad de condiciones para instituciones bancarias y no bancarias (o proveedores de servicios no tradicionales), como empresas de telecomunicaciones, compañías de tecnofinanzas, servicios de correo, cooperativas y redes de agentes.

    7.       Protección del consumidor financiero: trabajar en la formulación de un marco jurídico y regulatorio de protección del consumidor financiero; (i) la divulgación y transparencia, por ejemplo brindando asesoría sobre disposiciones institucionales y mecanismos de atención de reclamaciones, y la formación de capacidades.

    8.       Capacidad financiera: trabajar con los Gobiernos para diseñar estrategias nacionales de educación financiera, (i) recopilar datos y crear encuestas para medir el nivel de alfabetización, capacidades y conocimientos en el ámbito financiero, y diseñar y evaluar programas de capacidad financiera.

    9.       Datos sobre inclusión financiera: las encuestas mundiales y nacionales del Banco Mundial entregan datos e información sobre la inclusión financiera. Entre las encuestas mundiales, se encuentran Global Findex, (i) que incluye a más de 150 000 personas de alrededor de 140 países; la Encuesta mundial de sistemas de pago, (i) que consulta a organismos reguladores en 120 países acerca de la infraestructura financiera para pagos y dinero móvil, y la Encuesta mundial de inclusión financiera y protección del consumidor, que realiza entrevistas a organismos reguladores en aproximadamente 120 países para evaluar qué tan favorable es el entorno para la inclusión financiera y la protección del consumidor. El Banco Mundial efectúa además diagnósticos y encuestas nacionales sobre capacidad financiera y protección del consumidor, y financiamiento para pequeñas y medianas empresas (pymes). (i) Finalmente, la base de datos sobre precios de las remesas en el mundo (i) proporciona información sobre el costo del envío y la recepción de remesas en 365 corredores nacionales.

    El Banco Mundial trabaja también a través de varios programas de fondos fiduciarios mundiales sobre inclusión financiera:

    El programa sobre un Marco de apoyo a la inclusión financiera (FISF), que comenzó en 2013, apoya reformas y otras medidas encabezadas por los países para lograr los objetivos y las metas nacionales relativas a la inclusión financiera. El FISF (i) amplía y aprovecha el diálogo de políticas, el trabajo analítico y el financiamiento del Grupo Banco Mundial en el ámbito de la inclusión financiera. En la actualidad, el programa abarca ocho países y cuenta con el respaldo del Ministerio de Relaciones Exteriores de los Países Bajos y la Fundación Bill y Melinda Gates.

    El programa Aprovechar la Innovación para Promover la Inclusión Financiera” (HiFi) (i) proporciona asistencia técnica a proveedores de servicios financieros para ayudarlos a desarrollar modelos comerciales basados en la tecnología que permitan entregar servicios financieros a las personas desatendidas. También pone a disposición conocimientos técnicos para ayudar a los países en desarrollo a modernizar los sistemas de pago minoristas, pagos gubernamentales y remesas. La iniciativa cuenta con el respaldo del Departamento de Desarrollo Internacional del Gobierno del Reino Unido (DFID) y su implementación está a cargo del Grupo Banco Mundial.

    Fondo fiduciario del programa “Protección del Consumidor y Alfabetización Financiera”: proporciona asistencia técnica a través de programas en curso de protección del consumidor financiero y alfabetización (i) para mejorar las leyes y regulaciones que fortalecen la divulgación de datos financieros del consumidor, prohíben prácticas comerciales abusivas y establecen mecanismos extrajudiciales eficaces para abordar conflictos de los consumidores y mejorar el conocimiento de los clientes respecto de los servicios financieros, en especial los pobres y vulnerables. La iniciativa cuenta con el apoyo de la Secretaría de Estado de Asuntos Económicos de Suiza (SECO).

    A nivel mundial, el Banco Mundial interactúa con órganos de establecimiento de estándares, ayuda a configurar iniciativas de establecimiento de normas y convoca diversos foros.

    Alianza Mundial para la Inclusión Financiera (GPFI) del G-20: el Grupo Banco Mundial es uno de los organismos ejecutores de la GPFI, (i) una plataforma que incluye a todos los países del G-20, a aquellos países interesados que no forman parte del G-20 y otros grupos que trabajan en el ámbito de la inclusión financiera. Bajo la presidencia de China, el Banco Mundial copresidió el grupo de trabajo técnico del G-20 que redactó los Principios de Alto Nivel del G-20 sobre Inclusión Financiera Digital (i) y realizó aportes técnicos a los nuevos Indicadores del G-20 sobre Inclusión Financiera Digital. Los principios de alto nivel incentivan a los Gobiernos a promover un enfoque digital en el ámbito de la inclusión financiera.

    En el informe Aspectos de la inclusión financiera vinculados con los pagos (i) se describen siete orientaciones acerca de cómo los países pueden configurar su labor para promover el acceso a las cuentas de transacciones. El documento fue elaborado por un grupo de trabajo presidido por el Comité sobre Pagos e Infraestructuras de Mercado y el Grupo Banco Mundial.

    Última actualización: Nov 19, 2017

  • Prácticas Mundiales de Finanzas y Mercados del Grupo Banco Mundial

    Hasta junio de 2016, las operaciones de financiamiento activas para ayudar a las autoridades nacionales a mejorar la inclusión financiera ascendieron a USD 4000 millones en compromisos, y otros USD 1000 millones en tramitación. El Banco Mundial ha desarrollado además nuevas directrices, herramientas de diagnóstico, datos e investigación para facilitar marcos normativos, regulatorios y de supervisión más eficaces en los países. Desde junio de 2012, la labor del Banco Mundial ha permitido dar acceso a servicios financieros a más de 70 millones de personas, microempresas y pymes.

    A través de la decimoséptima reposición de recursos de la Asociación Internacional de Fomento (AIF-17), el Grupo Banco Mundial se comprometió a apoyar al menos a 10 países de la AIF en el logro de compromisos/objetivos nacionales relativos a la inclusión financiera, una meta que no solo se cumplió sino que incluso se superó. Dado que la demanda sobrepasó la meta original, 16 países de la AIF, nueve de los cuales se encuentran en África al sur del Sahara, fueron seleccionados para recibir apoyo del Grupo Banco Mundial en este ámbito. En 11 de esos 16 países se llevan a cabo actualmente proyectos nuevos o ampliados de acceso e inclusión financiera respaldados por el Grupo Banco Mundial. Los proyectos incluyen programas integrales de apoyo técnico, intelectual y financiero para diseñar e implementar estrategias nacionales de inclusión financiera así como para apoyar reformas transformacionales e inversiones en servicios de pago innovadores, finanzas digitales, financiamiento de microempresas y pymes, prácticas financieras responsables y otras áreas relacionadas.

    La labor del Banco Mundial complementa los esfuerzos de otras entidades al interior del Grupo Banco Mundial que también se concentran en la inclusión financiera:

    La Corporación Financiera Internacional (IFC), la institución del Grupo Banco Mundial que se dedica a promover inversiones en el sector privado, realiza actividades de fomento de la inclusión financiera mediante su interacción con instituciones e intermediarios financieros. (i)

    También, el Grupo Consultivo de Ayuda a los Pobres (CGAP), (i) una asociación mundial de 34 organizaciones importantes con sede en el Banco Mundial, apunta a promover la inclusión financiera a través del desarrollo responsable del mercado y una plataforma de promoción para dar acceso a servicios financieros a los pobres.

    Ejemplos de países:

    Indonesia estableció una nueva estrategia nacional de inclusión financiera en agosto de 2016 y en los últimos años ha llevado a cabo diversas reformas para promover una cultura del ahorro, fortalecer el actual plan de garantía crediticia y los programas de empoderamiento de la comunidad, mejorar la infraestructura financiera y los sistemas de pago, aumentar el acceso a seguros y mejorar la educación financiera.

    El Grupo Banco Mundial colabora con el país en la implementación de reformas para ampliar el acceso a los servicios financieros y digitalizar los pagos (incluidas las transferencias sociales), aumentar los puntos de acceso, fortalecer el entorno normativo y de supervisión, y aumentar la capacidad y sensibilización financiera entre la población.

    México: en junio de 2016, México dio a conocer su estrategia nacional de inclusión financiera  con el fin de acelerar el acceso a servicios financieros para más de la mitad de la población que actualmente está marginada del sistema financiero formal y regulado. El Grupo Banco Mundial está ayudando al país a fortalecer la supervisión del sector financiero, fomentar el crédito y ampliar la inclusión financiera.

    Mozambique: con apoyo del Banco Mundial, Mozambique lanzó una nueva estrategia de inclusión financiera en julio de 2016, con el objetivo de aumentar del 24 % al 60 % el acceso a servicios financieros de la población a más tardar en 2022.

    Pakistán: el Banco Mundial respalda los esfuerzos del país en materia de reformas y otras medidas para ampliar el acceso y la inclusión financiera. El apoyo del Grupo Banco Mundial permite a Pakistán fortalecer (i) su sistema bancario y mejorar la participación del sector privado.

    Perú: el Banco Mundial colaboró en la formulación de la estrategia nacional de inclusión financiera que se dio a conocer en 2015. En esta, el Gobierno se comprometió a asegurar que al menos el 75 % de los adultos tenga acceso a una cuenta de transacciones para 2021.

    Última actualización: Nov 19, 2017

  • El Grupo Banco Mundial colabora con órganos normativos de todo el mundo para desarrollar directrices, estándares y buenas prácticas. También trabaja con el G-20 para elaborar pautas destinadas a los organismos reguladores y encargados de formular políticas e impulsar nuevos esfuerzos en apoyo de la inclusión financiera. Es además uno de los asociados que implementa la Alianza Mundial para la Inclusión Financiera (GPFI) del G-20.

    También promueve el tema de la inclusión financiera en estrecha colaboración con diversas organizaciones y donantes asociados como la Alianza para la Inclusión Financiera (AFI), el Organismo Australiano de Desarrollo Internacional (OADI), la Fundación Bill y Melinda Gates, fondos fiduciarios sobre desarrollo del sector financiero, la Agencia Alemana de Cooperación Internacional (GIZ), el Ministerio de Relaciones Exteriores de los Países Bajos, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la Secretaría de Estado de Asuntos Económicos de Suiza (SECO), el Fondo de las Naciones Unidas para el Desarrollo de la Capitalización (FNUDC), la defensora especial designada por el secretario general de la ONU para promover la financiación inclusiva del desarrollo, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y bancos regionales de desarrollo.

    El Ministerio de Relaciones Exteriores de los Países Bajos y la Fundación Bill y Melinda Gates proporcionan financiamiento para el Marco de apoyo a la inclusión financiera (FISF), la SECO financia el programa “Protección del Consumidor y Alfabetización Financiera” y el DFID entrega financiamiento al programa “Aprovechar la Innovación para Promover la Inclusión Financiera”.

    Con respecto a la iniciativa UFA2020, el Banco Mundial trabaja con asociados para catalizar la inversión del sector privado en el ámbito de la inclusión financiera. Los principales proveedores de servicios financieros se han fijado ambiciosas metas en concordancia con el objetivo de la iniciativa UFA2020. Los 14 asociados del sector financiero que apoyan la UFA y que han formulado compromisos concretos incluyen bancos (Equity Bank, Bank Mandiri y State Bank of India), asociaciones de crédito y bancos de ahorro (WOCCU y WSBI), redes de tarjetas (Visa y MasterCard), alianzas e instituciones de microfinanciamiento (Bandhan y Global Banking Alliance for Women) y empresas de telecomunicaciones (Telenor y Ooredoo).

    Última actualización: Nov 19, 2017

Api



Recursos adicionales