Panorama general

  • La inclusión financiera es un factor clave para reducir la pobreza e impulsar la prosperidad.


    La inclusión financiera significa, para personas físicas y empresas, tener acceso a productos financieros útiles y asequibles que satisfagan sus necesidades —transacciones, pagos, ahorros, crédito y seguro— prestados de manera responsable y sostenible.

    Poder tener acceso a una cuenta de transacciones es un primer paso hacia una inclusión financiera más amplia, ya que permite a las personas guardar dinero y enviar y recibir pagos. Una cuenta de transacciones también puede servir como puerta de acceso a otros servicios financieros. Por ello, garantizar que las personas de todo el mundo puedan tener acceso a una cuenta de transacciones es el centro de atención de la Iniciativa de Acceso Universal a Servicios Financieros para 2020 (UFA2020) del Grupo Banco Mundial (GBM).

    El acceso a servicios financieros facilita la vida cotidiana y ayuda a las familias y las empresas a planificar para todo, desde los objetivos a largo plazo hasta las emergencias imprevistas. Es más probable que, en calidad de titulares de cuentas, las personas usen otros servicios financieros, como créditos y seguros, para iniciar y ampliar negocios, invertir en educación o salud, gestionar riesgos y sortear crisis financieras, todo lo cual puede mejorar su calidad general de vida.

    Desde 2010, más de 55 países se han comprometido a implementar la inclusión financiera, y más de 30 de ellos han puesto en marcha o están preparando una estrategia nacional al respecto. Las investigaciones realizadas en el GBM indican que el ritmo y el impacto de las reformas aumentan cuando un país aplica una estrategia nacional de inclusión financiera.

    Los países que han logrado más avances con miras a la inclusión financiera son los que han creado un entorno normativo y reglamentario propicio, y han fomentado la competencia permitiendo a las instituciones bancarias y no bancarias innovar y ampliar el acceso a servicios financieros. Sin embargo, la creación de este espacio innovador y competitivo debe ir acompañada de reglamentaciones y medidas de protección del usuario apropiadas para garantizar la prestación responsable de servicios financieros.

    La tecnología financiera digital, y en particular el aumento del uso de teléfonos móviles a nivel mundial, han facilitado la ampliación del acceso de las pequeñas empresas y poblaciones difíciles de alcanzar a servicios financieros a un costo más bajo y con menos riesgo:

    • Los documentos de identidad digitales hacen más fácil que nunca abrir una cuenta.
    • La digitalización de los pagos en efectivo ha permitido que más personas empiecen a usar cuentas de transacciones.
    • Los servicios financieros por telefonía móvil permiten que haya un acceso conveniente aún en las zonas remotas.
    • La mayor disponibilidad de datos sobre los clientes permite a los proveedores diseñar productos financieros digitales que se adaptan mejor a las necesidades de las personas no bancarizadas.

    A medida que los países han acelerado sus esfuerzos con miras a la inclusión financiera, ha quedado en evidencia que ellos enfrentan obstáculos similares que les impiden avanzar. Estos obstáculos comprenden:

    • Garantizar que el acceso y los servicios financieros lleguen a las poblaciones difíciles de alcanzar, como las mujeres y los pobres de las zonas rurales;
    • Aumentar la capacidad y los conocimientos financieros de los ciudadanos para que puedan entender los diferentes servicios y productos financieros;
    • Asegurar que todos tengan documentos de identidad válidos y que se puedan legalizar fácilmente y a un bajo costo;
    • Idear productos financieros útiles y pertinentes, que se adapten a las necesidades de los usuarios;
    • Establecer marcos sólidos de protección del usuario de servicios financieros, y adaptar las pertinentes entidades responsables de la reglamentación y la supervisión, por ejemplo, utilizando la tecnología para mejorar la supervisión (la tecnología al servicio del cumplimiento de las reglamentaciones del sector financiero [RegTech]);
    • En todo el mundo, la falta de documento de identidad dificulta abrir una cuenta bancaria, tener acceso al capital o al crédito.

    Última actualización: Abr 20, 2018

  • El GBM cumple una función crucial en el fomento de la inclusión financiera en el mundo, ya que puede aprovechar sus conocimientos especializados sobre el sector financiero, el diálogo y la interacción con los países, su financiamiento e instrumentos de participación en los riesgos, sus singulares conjuntos de datos y capacidad de investigación, y su influencia en órganos normativos y el G-20.

    La labor del GBM en materia de inclusión financiera también sirve de base a los esfuerzos que despliega en otros ámbitos del desarrollo, por ejemplo, dejar atrás los pagos de transferencias sociales en efectivo para reemplazarlos por las transferencias digitales, el respaldo a las pymes y la agricultura, y la iniciativa del GBM denominada Identificación para el Desarrollo (IDpD). (i)

    Para lograr la inclusión financiera, todo país debe contar con un compromiso político firme y una coordinación sólida entre las pertinentes partes interesadas de los sectores público y privado, y ser capaz de crear un entorno propicio y formular políticas de amplio alcance que promuevan el acceso financiero responsable, la capacidad financiera, productos y mecanismos de prestación novedosos, así como datos de alta calidad que sirvan de fundamento para la formulación de políticas.

    El GBM cuenta con dos iniciativas específicas que abarcan a todo el Grupo para promover la inclusión y el acceso a servicios financieros:

    Acceso Universal a Servicios Financieros para 2020 (UFA2020): en 2013 el GBM se comprometió a que 1000 millones de adultos tuvieran acceso a servicios financieros, en virtud de la iniciativa Acceso Universal a Servicios Financieros para 2020, (i) que tiene el propósito de que los adultos de todo el mundo puedan tener acceso a una cuenta de transacciones que les permita guardar dinero y enviar o recibir pagos. Mientras que la mencionada iniciativa se centra en 25 países donde vive el 73 % de las personas excluidas del sistema financiero, el GBM trabaja con unos 80 países para promover la inclusión financiera y el acceso a servicios financieros. Se estima que a diciembre de 2017, las operaciones de financiamiento, los servicios de asesoría y la asistencia técnica del GBM ayudarán a que 738 millones de personas se conviertan en titulares de cuentas para 2020 (con miras al logro del objetivo de 1000 millones). Siga los avances de la iniciativa UFA2020. (i)

    Programas de evaluación del sector financiero (PESF): (i) a medida que los Gobiernos y los órganos normativos comenzaron a dar prioridad al acceso a servicios financieros, los temas relativos a la inclusión financiera se volvieron predominantes en los PESF, que consisten en evaluaciones preparadas por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para ayudar a fortalecer los sistemas financieros generales de los países y abordar una variedad de cuestiones del sector financiero.

    En el marco de su labor para ayudar a los países a aumentar el acceso a servicios financieros y lograr una inclusión financiera responsable, el Banco Mundial formuló un planteamiento integrado y unificado, que se centra en nueve áreas relacionadas entre sí:

    1. Estrategias nacionales de inclusión financiera: (i) ofrecer asistencia técnica a los Gobiernos para el diseño y la implementación de hojas de ruta y planes de acción nacionales y subnacionales con el propósito de lograr sus objetivos de inclusión financiera.
    2. Modernizar los sistemas de pago al por menor y pagos del Gobierno: ayudar a los países a diseñar estrategias para promover el uso de pagos electrónicos, en lugar de efectivo e instrumentos escritos. En muchos países se están digitalizando los pagos del Gobierno, mediante el depósito en cuentas de esos pagos que antes se hacían de Gobierno a persona, con lo que comúnmente se reducen los costos y se incrementa el acceso a servicios financieros. La digitalización también redunda en considerables ahorros de costos de administración de los sistemas de pago, así como en la disminución de las pérdidas debidas a la corrupción y el fraude.
    3. Reformar los sistemas nacionales de pago, incluidos los mercados de remesas: realizar un estudio de diagnóstico exhaustivo de los sistemas nacionales de pago y liquidaciones, incluidos los mercados de remesas, y formular recomendaciones para mejorar dichos sistemas nacionales de pago.
    4. Diversificar los servicios financieros para las personas físicas: respaldar las reformas jurídicas, normativas y de políticas; el fortalecimiento de la capacidad de los supervisores, y el diseño de programas de los Gobiernos para dar acceso a una variedad de servicios financieros, como ahorros, seguros y crédito, con el propósito de que las cuentas de transacciones sean una vía hacia la plena inclusión financiera.
    5. Aprovechar la tecnología para promover la inclusión financiera: trabajar con las autoridades nacionales para crear un entorno favorable para aprovechar las oportunidades de la tecnología financiera y las nuevas tecnologías, lograr la igualdad de oportunidades y ampliar el acceso a servicios financieros. El GBM también respalda las áreas de trabajo del G-20 relacionadas con la tecnología financiera.
    6. Fortalecer la competencia y ampliar los puntos de acceso: apoyar las reformas normativas y de la supervisión para aumentar el acceso y garantizar la igualdad de oportunidades para las instituciones bancarias y no bancarias (o proveedores no tradicionales de servicios), como empresas de telecomunicaciones, compañías de tecnología financiera, oficinas de correo, cooperativas y redes de agentes.
    7. Protección del usuario de servicios financieros: trabajar para crear marcos jurídicos y normativos de protección del usuario de servicios financieros; (i) el acceso a la información y la transparencia, por ejemplo, prestando asesoramiento sobre mecanismos institucionales y de reparación, y el fortalecimiento de la capacidad.
    8. Capacidad financiera: trabajar con los Gobiernos para diseñar estrategias nacionales de educación financiera, (i) recopilar datos y crear encuestas para medir el nivel de conocimientos financieros, la capacidad y concienciación en la materia, y diseñar y evaluar programas de capacidad financiera.
    9. Datos sobre inclusión financiera: las encuestas mundiales y nacionales del GBM proporcionan datos e información sobre la inclusión financiera. Entre las encuestas mundiales, se encuentran Global Findex (base mundial de datos sobre inclusión financiera), (i) que abarca a más de 150 000 personas en unos 140 países; la Encuesta mundial de sistemas de pago, (i) que estudia la información de los órganos encargados de las reglamentaciones de unos 120 países sobre infraestructura financiera relacionada con los pagos y el dinero móvil; y la Encuesta Mundial sobre Inclusión Financiera y Protección del Usuario de Servicios Financieros, (i) que estudia la información proporcionada por los órganos encargados de las reglamentaciones de unos 140 países para evaluar cuán propicio es el entorno para la inclusión financiera y la protección del usuario de servicios financieros. El GBM también hace estudios de diagnóstico y encuestas sobre la capacidad financiera y la protección del usuario de servicios financieros a nivel nacional, y el financiamiento para pequeñas y medianas empresas (pymes). Por último, la base de datos del GBM sobre precios de las remesas en el mundo (i) proporciona información sobre el costo del envío y la recepción de remesas en 365 corredores nacionales.

    El GBM trabaja asimismo a través de varios programas de fondos fiduciarios mundiales sobre inclusión financiera:

    La Iniciativa Mundial de Inclusión Financiera, (i) puesta en marcha en 2017, promueve el programa mundial encaminado a fomentar la investigación del financiamiento digital y acelerar la inclusión financiera digital. Esta iniciativa se centra en tres países piloto: China, Egipto y México y cuenta con el apoyo de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), el Comité de Pagos e Infraestructura de Mercado, y la Fundación Bill y Melinda Gates.

    La iniciativa del Marco de Apoyo a la Inclusión Financiera (MAIF), (i) puesta en marcha en 2013, apoya las reformas y otras medidas encabezadas por los países para cumplir con los objetivos y las metas nacionales relativas a la inclusión financiera. El MAIF amplía y saca provecho del diálogo sobre políticas, los estudios analíticos y el financiamiento del GBM en lo relativo a la inclusión financiera. La iniciativa actualmente abarca ocho países y cuenta con el respaldo del Ministerio de Relaciones Exteriores de los Países Bajos y la Fundación Bill y Melinda Gates.

    Con el Programa de Aprovechamiento de la Innovación para la Inclusión Financiera (i) se proporciona asistencia técnica a los proveedores de servicios financieros para ayudarlos a desarrollar modelos comerciales impulsados por la tecnología que permitan prestar servicios financieros a quienes no cuentan con ellos. También se ponen conocimientos especializados a disposición para ayudar a los países en desarrollo a modernizar los sistemas de pago del Gobierno, al por menor y de remesas. Cuenta con el respaldo del Departamento de Desarrollo Internacional del Gobierno del Reino Unido y la ejecución está a cargo del GBM.

    El Fondo Fiduciario para la Protección del Usuario de Servicios Financieros y la Educación Financiera: proporciona asistencia técnica a través de programas existentes de protección del usuario de servicios financieros y la educación financiera (i) para mejorar las leyes y reglamentaciones que fortalecen el acceso de los usuarios a información financiera, prohíben prácticas comerciales abusivas y establecen mecanismos extrajudiciales eficaces para la solución de controversias con los usuarios, así como para mejorar los conocimientos y la conciencia de los usuarios, especialmente los pobres y vulnerables, acerca de los servicios financieros. La iniciativa cuenta con el apoyo de la Secretaría de Estado de Asuntos Económicos de Suiza.

    A nivel mundial, el GBM interactúa con órganos normativos, ayuda a configurar iniciativas normativas y convoca foros.

    La Alianza Mundial para la Inclusión Financiera del G-20: el GBM es uno de los organismos asociados en la ejecución de la Alianza Mundial para la Inclusión Financiera, (i) una plataforma incluyente para trabajar en la inclusión financiera a la que pueden acceder todos los países del G-20, los países interesados que no forman parte del G-20 y otras partes interesadas pertinentes. Bajo el liderazgo de la presidencia de China en el G-20, el GBM ayudó a preparar los Principios de Alto Nivel relativos a la Inclusión Financiera Digital del G-20, (i) y realizó aportes técnicos a los nuevos Indicadores de Inclusión Financiera Digital del G-20. Los ocho principios de alto nivel alientan a los Gobiernos a promover un planteamiento digital respecto de la inclusión financiera, y muchos países los usan como instrumento de referencia. Los principios sirven como catalizadores de las medidas de todo el Gobierno para impulsar la inclusión financiera mediante las tecnologías digitales, y también ayudan a garantizar que los intereses de los usuarios de servicios financieros ocupen el primer plano en las inquietudes relativas a las políticas, haciendo hincapié en la protección del usuario y la educación financiera.

    En el informe titulado Aspectos de la inclusión financiera relativos a los pagos (i) se presentan siete principios rectores y se recomiendan medidas que los países pueden tomar para promover el acceso a las cuentas de transacciones. El documento fue preparado por un grupo de trabajo de órganos encargados de las reglamentaciones presidido por el Comité de Pagos e Infraestructura de Mercado y el GBM.

    Última actualización: Abr 20, 2018

    6.       Fortalecer la competencia y ampliar los puntos de acceso: apoyar las reformas en materia de regulación y supervisión para aumentar el acceso y procurar igualdad de condiciones para instituciones bancarias y no bancarias (o proveedores de servicios no tradicionales), como empresas de telecomunicaciones, compañías de tecnofinanzas, servicios de correo, cooperativas y redes de agentes.

    7.       Protección del consumidor financiero: trabajar en la formulación de un marco jurídico y regulatorio de protección del consumidor financiero; (i) la divulgación y transparencia, por ejemplo brindando asesoría sobre disposiciones institucionales y mecanismos de atención de reclamaciones, y la formación de capacidades.

    8.       Capacidad financiera: trabajar con los Gobiernos para diseñar estrategias nacionales de educación financiera, (i) recopilar datos y crear encuestas para medir el nivel de alfabetización, capacidades y conocimientos en el ámbito financiero, y diseñar y evaluar programas de capacidad financiera.

    9.       Datos sobre inclusión financiera: las encuestas mundiales y nacionales del Banco Mundial entregan datos e información sobre la inclusión financiera. Entre las encuestas mundiales, se encuentran Global Findex, (i) que incluye a más de 150 000 personas de alrededor de 140 países; la Encuesta mundial de sistemas de pago, (i) que consulta a organismos reguladores en 120 países acerca de la infraestructura financiera para pagos y dinero móvil, y la Encuesta mundial de inclusión financiera y protección del consumidor, que realiza entrevistas a organismos reguladores en aproximadamente 120 países para evaluar qué tan favorable es el entorno para la inclusión financiera y la protección del consumidor. El Banco Mundial efectúa además diagnósticos y encuestas nacionales sobre capacidad financiera y protección del consumidor, y financiamiento para pequeñas y medianas empresas (pymes). (i) Finalmente, la base de datos sobre precios de las remesas en el mundo (i) proporciona información sobre el costo del envío y la recepción de remesas en 365 corredores nacionales.

    El Banco Mundial trabaja también a través de varios programas de fondos fiduciarios mundiales sobre inclusión financiera:

    El programa sobre un Marco de apoyo a la inclusión financiera (FISF), que comenzó en 2013, apoya reformas y otras medidas encabezadas por los países para lograr los objetivos y las metas nacionales relativas a la inclusión financiera. El FISF (i) amplía y aprovecha el diálogo de políticas, el trabajo analítico y el financiamiento del Grupo Banco Mundial en el ámbito de la inclusión financiera. En la actualidad, el programa abarca ocho países y cuenta con el respaldo del Ministerio de Relaciones Exteriores de los Países Bajos y la Fundación Bill y Melinda Gates.

    El programa Aprovechar la Innovación para Promover la Inclusión Financiera” (HiFi) (i) proporciona asistencia técnica a proveedores de servicios financieros para ayudarlos a desarrollar modelos comerciales basados en la tecnología que permitan entregar servicios financieros a las personas desatendidas. También pone a disposición conocimientos técnicos para ayudar a los países en desarrollo a modernizar los sistemas de pago minoristas, pagos gubernamentales y remesas. La iniciativa cuenta con el respaldo del Departamento de Desarrollo Internacional del Gobierno del Reino Unido (DFID) y su implementación está a cargo del Grupo Banco Mundial.

    Fondo fiduciario del programa “Protección del Consumidor y Alfabetización Financiera”: proporciona asistencia técnica a través de programas en curso de protección del consumidor financiero y alfabetización (i) para mejorar las leyes y regulaciones que fortalecen la divulgación de datos financieros del consumidor, prohíben prácticas comerciales abusivas y establecen mecanismos extrajudiciales eficaces para abordar conflictos de los consumidores y mejorar el conocimiento de los clientes respecto de los servicios financieros, en especial los pobres y vulnerables. La iniciativa cuenta con el apoyo de la Secretaría de Estado de Asuntos Económicos de Suiza (SECO).

    A nivel mundial, el Banco Mundial interactúa con órganos de establecimiento de estándares, ayuda a configurar iniciativas de establecimiento de normas y convoca diversos foros.

    Alianza Mundial para la Inclusión Financiera (GPFI) del G-20: el Grupo Banco Mundial es uno de los organismos ejecutores de la GPFI, (i) una plataforma que incluye a todos los países del G-20, a aquellos países interesados que no forman parte del G-20 y otros grupos que trabajan en el ámbito de la inclusión financiera. Bajo la presidencia de China, el Banco Mundial copresidió el grupo de trabajo técnico del G-20 que redactó los Principios de Alto Nivel del G-20 sobre Inclusión Financiera Digital (i) y realizó aportes técnicos a los nuevos Indicadores del G-20 sobre Inclusión Financiera Digital. Los principios de alto nivel incentivan a los Gobiernos a promover un enfoque digital en el ámbito de la inclusión financiera.

    En el informe Aspectos de la inclusión financiera vinculados con los pagos (i) se describen siete orientaciones acerca de cómo los países pueden configurar su labor para promover el acceso a las cuentas de transacciones. El documento fue elaborado por un grupo de trabajo presidido por el Comité sobre Pagos e Infraestructuras de Mercado y el Grupo Banco Mundial.

    Última actualización: Nov 19, 2017

  • Prácticas Mundiales de Finanzas, Competitividad e Innovación, GBM

    A junio de 2016, las operaciones de financiamiento activas para respaldar a las autoridades nacionales que procuran mejorar la inclusión financiera ascendieron a USD 4000 millones en compromisos, y otros USD 1000 millones en operaciones en tramitación. El GBM también ha desarrollado nuevas orientaciones, instrumentos de diagnóstico, datos e investigaciones para propiciar marcos nacionales normativos, de políticas y de supervisión más eficaces. Desde junio de 2012, la labor del GBM ha permitido dar acceso a servicios financieros a más de 70 millones de personas, microempresas y pymes.

    En virtud de la decimoséptima reposición de los recursos de la Asociación Internacional de Fomento (AIF-17), el GBM se comprometió a apoyar a por lo menos10 países clientes de la AIF para que puedan cumplir con los compromisos y metas relativos a la inclusión financiera, compromiso que se cumplió con creces. Como la demanda superó la meta original, un total de 16 países clientes de la AIF, nueve de los cuales se encuentran en África al sur del Sahara, se identificaron para recibir apoyo del GBM a fin de ayudarlos a cumplir con los compromisos nacionales de acceso a servicios financieros e inclusión financiera. En 11 de esos 16 países se llevan a cabo actualmente proyectos nuevos o ampliados de acceso a servicios financieros e inclusión financiera respaldados por el GBM. Estos proyectos comprenden programas integrales de asistencia técnica, conocimientos y apoyo financiero para diseñar e implementar estrategias nacionales de inclusión financiera, así como de apoyo a reformas transformadoras e inversiones en servicios novedosos de pago, financiamiento digital, financiamiento para microempresas y pymes, financiamiento responsable y ámbitos conexos.

    La labor del GBM complementa los esfuerzos de otras entidades integrantes del GBM cuyo centro de atención también es la inclusión financiera.

    La Corporación Financiera Internacional (IFC), la entidad miembro del GBM que se dedica al fomento de la inversión privada, trabaja para promover la inclusión financiera (i) a través de su interacción con instituciones e intermediarios financieros. (i)

    También, el Grupo Consultivo de Ayuda a los Pobres (CGAP), (i) una asociación mundial de 34 organizaciones líderes con sede en el Banco Mundial, trabaja para promover la inclusión financiera a través del desarrollo responsable del mercado y aboga por el aumento del acceso de los pobres a servicios financieros.

    Ejemplos de países:

    Indonesia estableció una nueva estrategia nacional de inclusión financiera en agosto de 2016 y en los dos últimos años ha introducido diversas reformas en ese ámbito para fomentar la cultura del ahorro, fortalecer el actual plan de garantía crediticia y los sistemas de empoderamiento de la comunidad, mejorar la infraestructura financiera y los sistemas de pago, aumentar el acceso a los seguros y mejorar la educación financiera.

    El GBM está colaborando con el país en lo que respecta a las reformas para ampliar el acceso a servicios financieros y digitalizar los pagos (incluidas las transferencias sociales), aumentar los puntos de acceso, fortalecer el entorno reglamentario y de supervisión, y aumentar la capacidad y concienciación financiera de la población.

    México: en junio de 2016, México puso en marcha su estrategia nacional de inclusión financiera con el propósito de acelerar el acceso a servicios financieros de más de la mitad de la población, que actualmente no participa en el sistema financiero formal y reglamentado. El GBM está ayudando al país a fortalecer la supervisión del sector financiero, fomentar el crédito y ampliar la inclusión financiera.

    Mozambique: con apoyo del Banco Mundial, Mozambique puso en marcha una nueva estrategia de inclusión financiera (i) en julio de 2016, con el propósito de aumentar el acceso a servicios financieros, del 24 % al 60 % de la población, a más tardar en 2022.

    Pakistán: el Banco Mundial está respaldando las iniciativas de reforma y otras medidas encabezadas por el país para ampliar el acceso y la inclusión financiera. El apoyo del GBM ha permitido a Pakistán fortalecer (i) su sistema bancario y aumentar la participación del sector privado.

    Perú: el Banco Mundial prestó asistencia para la formulación de la estrategia nacional de inclusión financiera que se puso en marcha en 2015. En esta estrategia, el Gobierno se comprometió a garantizar que por lo menos el 75 % de los adultos tenga acceso a una cuenta de transacciones para 2021.

    Última actualización: Abr 20, 2018

  • El GBM colabora con órganos normativos de todo el mundo para formular directrices, normas y buenas prácticas. También trabaja con el G-20 para preparar orientaciones destinadas a los órganos encargados de las reglamentaciones y de la formulación de las políticas, y para catalizar nuevas medidas en apoyo de la inclusión financiera. Es además uno de los asociados en la ejecución de la Alianza Mundial para la Inclusión Financiera del G-20.

    También colabora estrechamente con varias organizaciones y asociados donantes en la promoción de la inclusión financiera. Dichas organizaciones y asociados donantes son, por ejemplo, la Alianza para la Inclusión Financiera (AFI), el Organismo Australiano de Desarrollo Internacional (OADI), la Fundación Bill y Melinda Gates, fondos fiduciarios para el desarrollo del sector financiero, la Agencia Alemana de Cooperación Internacional (GIZ), el Ministerio de Relaciones Exteriores de los Países Bajos, la Organización de Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la Secretaría de Estado de Asuntos Económicos de Suiza, el Fondo de las Naciones Unidas para el Desarrollo de la Capitalización (FNUDC), la defensora especial designada por el secretario general de la ONU para promover la financiación inclusiva del desarrollo, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y bancos regionales de desarrollo.

    El Ministerio de Relaciones Exteriores de los Países Bajos y la Fundación Bill y Melinda Gates proporcionan el financiamiento del Marco de Apoyo a la Inclusión Financiera, en tanto que la Secretaría de Estado de Asuntos Económicos de Suiza otorga financiamiento para el Programa de Protección del Usuario de Servicios Financieros y la Educación Financiera, y el Departamento de Desarrollo Internacional del Gobierno del Reino Unido proporciona financiamiento para el Programa de Aprovechamiento de la Innovación para la Inclusión Financiera.

    Concretamente con respecto a la iniciativa UFA2020, el GBM también trabaja con asociados para catalizar inversiones privadas en la inclusión financiera. Los principales proveedores de servicios financieros se han fijado metas ambiciosas en consonancia con el objetivo de la iniciativa UFA2020. Los 30 asociados del sector financiero en esta iniciativa que han efectuado compromisos concretos son bancos (Equity Bank, Bank Mandiri, LAPO Microfinance Bank, State Bank of India), cooperativas de crédito y cajas de ahorros (Confederation of West African Financial Institutions, WOCCU, WSBI), redes de tarjetas de crédito (Visa y MasterCard), alianzas e instituciones de microfinanzas (Aga Khan Agency for Microfinance, Asomicrofinanzas, Asomif Perú, Bandhan, Fundación Microfinanzas BBVA, CFPA Microfinance, Gentera, Alianza Bancaria Mundial en pro de la Mujer, [i] Fundación Grameen, Grooming Centre, LAPO Microfinance Bank, Microfinance CEO Working Group, Campaña para la Cumbre sobre el Microcrédito, Mibanco, Pakistan Microfinance Network, [i] Pakistan Microfinance Investment Company), empresas de telecomunicaciones (Telenor, [i] Ooredoo), empresas de tecnología financiera (Ant Financial, Baidu Financial Services Group, Pagos Digitales Peruanos) e instituciones financieras (Fullerton Financial Holdings).

    Última actualización: Abr 20, 2018

Api



Recursos adicionales