Inclusión financiera: Panorama general

Dos mil millones o el 38 % de los adultos en el mundo no utilizan servicios financieros formales y un porcentaje aún mayor de los pobres no tiene cuenta bancaria debido a los costos, las distancias de viaje y a los, a menudo, complejos requisitos que se deben cumplir para abrir una cuenta. Sus filas incluyen más de la mitad de los adultos en el 40% de los hogares más pobre en los países en desarrollo.

La falta de servicios bancarios está vinculada con el nivel de ingresos: el 20 % de los adultos más ricos de los países en desarrollo tiene el doble de probabilidades de poseer una cuenta formal que el 20 % más pobre. Sin embargo, si bien los pobres no tienen el mismo acceso a productos financieros que los individuos con niveles más altos de ingresos, su necesidad de contar con servicios financieros podría ser incluso mayor. Las investigaciones indican que el acceso a productos de ahorro y, en particular, a ahorros “comprometidos”, donde los individuos limitan su derecho a girar fondos hasta que hayan alcanzado un objetivo específico impuesto por ellos mismos, puede tener beneficios importantes más allá del simple hecho de aumentar la cantidad de ahorros: puede empoderar a las mujeres; subir el consumo y las inversiones productivas; elevar los ingresos y la productividad, e incrementar los gastos en salud preventiva.

En las últimas décadas, distintos tipos de proveedores de servicios financieros han ofrecido nuevas oportunidades a las personas excluidas del sistema. Se trata de organizaciones no gubernamentales (ONG); cooperativas; instituciones de desarrollo comunitario; bancos comerciales y estatales; empresas de seguros y tarjetas de crédito; servicios de telecomunicaciones y telegramas; oficinas de correo, y otras empresas que ofrecen acceso a puntos de venta (POS, por sus siglas en inglés). En muchos casos, los nuevos proveedores y modelos comerciales son viables gracias a los avances tecnológicos, como la expansión mundial de los teléfonos móviles.

Una cuenta de transacción o de depósito puede ser el trampolín hacia la inclusión financiera plena pues ofrece una ruta hacia una gama más amplia de servicios financieros responsables provistos a través de instituciones más sólidas y diversas. Hay cada vez más pruebas que indican que el acceso a los servicios financieros a través de cuentas formales permiten a los individuos y las empresas normalizar el consumo, administrar los riesgos e invertir en educación, salud y emprendimientos.

Última actualización: Jun 19, 2015

Como un catalizador de la reducción de la pobreza y la prosperidad compartida, la inclusión financiera es clave para lograr los objetivos del Grupo Banco Mundial (GBM) de eliminar la pobreza extrema antes de 2030 e impulsar la prosperidad compartida. El presidente del Grupo Banco Mundial, Jim Kim, hizo un llamado a la acción para lograr el acceso universal a servicios financieros antes de 2020, lo que significa que todos deberían tener acceso al sistema financiero formal, por ejemplo, a través de tarjetas de débito o dinero móvil.

Lo anterior se puede lograr mediante el establecimiento de metas y reformas ambiciosas lideradas por los países, el uso de tecnologías, innovación y datos para transformar los modelos comerciales, y el desarrollo de iniciativas de los sectores público y privado para ampliar rápidamente el acceso a los servicios financieros. Una cuenta de transacción puede abrir el camino para obtener acceso a un conjunto más completo y personalizado de servicios financieros, incluyendo el ahorro, el crédito y los seguros, además de otras operaciones y pagos.

El Grupo Banco Mundial está aumentando sus servicios financieros, de conocimientos y asesorías, y el apoyo técnico, para llegar a otros 1000 millones de personas que hoy se encuentran excluidas del sistema financiero. También está trabajando con sus asociados —instituciones de desarrollo, donantes, contrapartes en los Gobiernos y las empresas privadas— para acelerar los avances hacia el acceso universal a servicios financieros.

En las Reuniones de Primavera 2015 del Grupo Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Grupo del Banco y una coalición de asociados –que incluye organismos multilaterales, bancos, cooperativas de crédito, redes de tarjetas, instituciones microfinancieras y empresas de telecomunicaciones– ofrecieron un compromiso numérico para ayudar a promover la inclusión financiera y lograr el acceso universal a los servicios financieros antes de 2020.

El presidente del Grupo del Banco Mundial, Jim Yong Kim, comprometió al Grupo del Banco a permitir que al menos 1000 millones de adultos, que ahora están excluidos financieramente, obtengan acceso a una cuenta de transacciones.

Los asociados de la coalición se comprometieron a hacer lo que puedan y a cuántas personas excluidas de los servicios financieros planean llegar ampliando sus tareas y servicios. [enlace a pr:http://www.worldbank.org/en/news/press-release/2015/04/17/world-bank-group-coalition-partners-make-commitments-accelerate-universal-financial-access]

El GBM aplica un enfoque unificado y bien integrado para aumentar el acceso a servicios financieros y la inclusión financiera responsables. Además, ha trabajado con sus asociados para acelerar reformas cruciales que permitirán y estimularán la inversión y la innovación del sector privado, y velarán por la expansión del acceso de manera responsable en 25 países prioritarios, que han sido identificados sobre la base del número de habitantes sin servicios bancarios. Esas reformas incluyen:

  • Exigir la oferta de cuentas básicas abiertas a personas de ingresos bajos y financieramente excluidas y velar porque los costos y los requisitos de identificación para abrir dichas cuentas sean accesibles.
  • Permitir la oferta de productos de dinero electrónico y móvil.
  • Permitir el ingreso de actores no bancarios a fin de introducir dinamismo, innovación y mecanismos de entrega a menores costos.
  • Aclarar que se puede usar una red d agentes para ampliar el alcance de los proveedores de servicios financieros, ayudándolos a entregar productos y servicios a más bajos costos.
  • Desplazar los flujos de grandes cifras, como los beneficios sociales y los salarios, hacia cuentas en lugar de pagarlos en efectivo, y
  • Velar porque los nuevos consumidores estén bien informados sobre los servicios financieros de los que disponen y garantizar que estén protegidos de los abusos del mercado.

En este contexto, el GBM apoya a los países para que desarrollen estrategias nacionales de inclusión financiera (NFIS, por sus siglas en inglés), las cuales constituyen un marco para adoptar reformas cruciales y garantizar que las autoridades nacionales las implementen de manera efectiva e integral. Los países que han lanzado NFIS han registrado tasas de crecimiento promedio más altas en términos del acceso a servicios financieros que aquellos que no lo han hecho.

Además, el GBM lanzó el Marco de Apoyo a la Inclusión Financiera (FISF, por sus siglas en inglés) en 2013 para acelerar la inclusión financiera a través del logro de metas y compromisos nacionales. También, dio inicio al programa mundial “La innovación al servicio de la inclusión financiera” con un enfoque complementario en sistemas de pago y sistemas de pagos minoristas novedosos. El GBM se comprometió a ayudar por lo menos a 10 países de la Asociación Internacional de Fomento (AIF) a alcanzar sus metas de inclusión financiera a través de instrumentos como el FISF, y planea ampliar este apoyo a otros 10 países de la AIF y del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF). Las medidas de asistencia integrales a través del FISF cubren las siguientes áreas: pagos, infraestructura financiera, protección del consumidor financiero, alfabetización financiera, microfinanzas, y financiamiento agrícola y para pymes. El Fondo Mundial para el Financiamiento de las Pymes de la Corporación Financiera Internacional (IFC), los conocimientos de vanguardia del Grupo Consultivo de Ayuda a los Pobres (CGAP) y el FISF son altamente complementarios e influyen decididamente en el financiamiento, los servicios de asesoría y el diálogo de políticas del GBM a nivel de los países.

Las encuestas generales realizadas por el GBM aportan datos y conocimientos sobre la inclusión financiera. Entre ellas, destacan la base de datos sobre inclusión financiera en el mundo (Global Findex), un estudio de la Fundación Bill y Melinda Gates realizado en conjunto con la organización Gallup, en el que participaron más de 150 000 personas en 143 países; la Encuesta mundial sobre sistemas de pago, que aborda la infraestructura financiera vinculada con los pagos y el dinero móvil existente en 142 países, y la Encuesta mundial sobre protección del consumidor financiero y cultura financiera, que entrega información sobre las disposiciones legales e institucionales de los servicios de depósito y crédito en 114 países. Con apoyo del GBM, se realizan en todo el mundo diagnósticos y encuestas sobre el desarrollo del sector financiero, el financiamiento de las pymes y la protección de los consumidores a nivel nacional.

El Grupo de Instituciones Financieras (FIG, por sus siglas en inglés) de IFC busca ampliar el acceso a una variedad de servicios financieros de alta calidad para las poblaciones subatendidas, maximizando el impacto en el desarrollo y asegurando la sostenibilidad institucional. IFC también respalda en forma activa a las instituciones de microfinanciamiento, mediante la creación y el fortalecimiento de sistemas de información crediticia sólidos e integrales como las oficinas de crédito, que son fundamentales para evitar el sobrendeudamiento y fomentar las prácticas crediticias responsables.

El Grupo Consultivo de Ayuda a los Pobres (CGAP) es una alianza mundial de 34 organizaciones líderes que promueven la inclusión financiera. El Grupo desarrolla soluciones innovadoras a través de investigaciones prácticas y una interacción activa con proveedores de servicios financieros, responsables de las políticas y fuentes de financiamiento para posibilitar y expandir enfoques eficaces para ampliar la inclusión. Con sede en el Banco Mundial, el CGAP combina un enfoque pragmático del desarrollo responsable del mercado con una plataforma basada en pruebas para aumentar el acceso a los servicios financieros que los pobres necesitan para mejorar sus condiciones de vida. Es, además, ampliamente reconocido como una importante fuente de conocimientos generales sobre inclusión financiera, que ofrece información crucial a través de sus reconocidas publicaciones y recursos de conocimientos en línea, como el Portal de Microfinanzas y el Blog de CGAP. Los proyectos del CGAP cubren una amplia variedad de temas sobre inclusión financiera y microfinanciamiento. Sus áreas de trabajo incluyen la protección al consumidor, las familias de pequeños agricultores, el enfoque centrado en el cliente, las nuevas oportunidades de servicios bancarios móviles y finanzas digitales, así como marcos normativos eficaces. El CGAP encabeza además un innovador programa global que sirve para comprender de qué manera organizar las redes de protección social, los medios de sustento y el microfinanciamiento parar crear caminos que permitan a los más pobres salir de la pobreza extrema.

Última actualización: Jun 19, 2015

Departamento de Prácticas Mundiales de Finanzas y Mercados (FMGP, por sus siglas en inglés) del Grupo Banco Mundial

El Departamento de Prácticas Mundiales de Finanzas y Mercados ha llegado a más de 64 millones de pymes clientes desde 2012. Hasta julio de 2014, tenía 58 operaciones crediticias (de las cuales 47 están activas y 11 están en tramitación) y 101 proyectos de asesoría y asistencia técnica (de los cuales 62 están activos y 39 en tramitación). El compromiso total de financiamiento neto es de US$6100 millones y el costo real de los productos de conocimientos se eleva a US$17 millones.

El GBM ha comprometido su apoyo a países de ingreso mediano y bajo en el diseño de reformas y otras iniciativas destinadas a cumplir sus compromisos y objetivos.

El componente central del FISF pondrá a disposición fondos de donaciones a través de proyectos de asistencia técnica liderados por la región que sustenten y complementen los estudios económicos sectoriales (ESW, por sus siglas en inglés) y el financiamiento del GBM, y permitirá al Grupo ofrecer programas plurianuales de asistencia técnica para acompañar las estrategias y metas de inclusión y alfabetización financiera que los países se han propuesto para varios años. Más de 15 naciones ya han solicitado asistencia y se han iniciado proyectos en cinco países —Indonesia, Mozambique, Rwanda, Pakistán y Zambia—, que se prevé que finalicen entre los ejercicios de 2015 y 2017.

Entre los países prioritarios, 24 de los 25 ya diseñaron o están en proceso de formular una estrategia nacional de inclusión financiera. Muchos de ellos establecieron alianzas técnicas y de conocimientos con el GBM.

Para ofrecer la infraestructura financiera necesaria que sustente la inclusión financiera, el GBM ha liderado reformas integrales a los sistemas nacionales de pago en más de 100 países. Estos cambios han incluido componentes como marcos legales, programas de pago mayoristas, sistemas de pagos minoristas, pagos gubernamentales, mercados monetarios interbancarios, sistemas de liquidación de valores, remesas internacionales, marcos de supervisión y marcos de cooperación. El GBM también lideró gestiones de establecimiento de estándares en el ámbito de la infraestructura financiera y, en la década recién pasada, identificó y apoyó la adopción en el mundo de normas internacionales mínimas que, cuando se cumplen, han mejorado la seguridad, la confiabilidad y la eficiencia.

 

A continuación algunos ejemplos de países:

India

India tiene la mayor cantidad de personas sin acceso a servicios bancarios en el mundo, pero también ha logrado algunos de los avances más impresionantes a la hora de abordar la exclusión financiera. Solo en los últimos seis meses, se ha informado de la apertura de más 120 millones de cuentas a través de la nueva iniciativa de inclusión financiera Jan Dhan Yojana. Los datos de Findex muestran que el porcentaje de adultos que poseen una cuenta aumentó de 35 % a 53 % entre 2011 y 2014.

El GBM apoya el lanzamiento de sistemas de pagos automatizados de Gobiernos a personas (“G2P”) en el país para cambiar los pagos en efectivo a pagos electrónicos a través de cuentas bancarias. También está invirtiendo en instituciones de microfinanciamiento que se están transformando en bancos que ofrecen servicios de pago y cuentas de depósito. Por ejemplo, IFC acaba de aprobar una nueva inversión por US$93 millones en Bandhan para respaldar su conversión en un banco y expandir la cobertura a más de 22 millones de clientes.

 

A nivel mundial

Se lanzó un nuevo programa mundial, en conjunto con el Departamento del Reino Unido para el Desarrollo Internacional, llamado “La innovación al servicio de la inclusión financiera”. Su objetivo es apoyar la infraestructura básica de los sistemas de pago para sustentar y permitir la rápida expansión de cuentas para realizar transacciones y pagos electrónicos, y la creación de productos innovadores. Esos factores ayudarán a velar porque las personas que abren cuentas para realizar transacciones tengan acceso a un amplio abanico de servicios financieros que los beneficien y estén a la medida de sus necesidades.

 

Indonesia

El GBM ha adoptado una serie de medidas integrales de apoyo técnico y de conocimientos para dirigir el avance hacia el acceso universal a servicios financieros, las que incluyen:

  • El Marco de Apoyo a la Inclusión Financiera (FISF) en Indonesia, que comprende un nuevo programa de pagos digitales financiado por la Fundación Gates. Se trata de una iniciativa plurianual de apoyo técnico y de conocimientos para bases y programas cruciales de acceso a servicios financieros e inclusión financiera.
  • Un préstamo para políticas de desarrollo de US$500 millones y el diálogo de políticas relacionado ya han derivado en reformas cruciales hacia el acceso universal a servicios financieros. El programa del país usa la actual relación del GBM con las autoridades en el ámbito de la inclusión financiera como acciones y factores previos que darán lugar a los desembolsos.
  • Banco BTPN: IFC es un inversionista con un impacto previsto que apunta a lograr cinco millones de cuentas de transacciones.
  • Banco Mandiri: es el banco estatal más grande y un asociado clave en el sector financiero. Esta entidad bancaria está preparada para comprometerse a llegar a 50 millones de personas. El banco es un partidario entusiasta de la digitalización de los pagos.
  • El GBM ha proporcionado apoyo técnico y datos para ayudar al Gobierno y al Banco Central a generar su estrategia de inclusión financiera, y ha entregado financiamiento en apoyo de reformas en el ámbito de la inclusión y la infraestructura financieras. Estas modificaciones pueden ayudar a unos 140 millones de indonesios que hoy en día no tienen acceso a servicios financieros a conseguir tales servicios.

Grupo de Instituciones Financieras (FIG) de IFC

IFC es el principal inversionista del GBM en el sector del microfinanciamiento y trabaja con 321 instituciones de microfinanciamiento e instituciones financieras dedicadas a las pymes que entregan micropréstamos en 91 países. El FIG es uno de los principales inversionistas a nivel mundial en términos de volumen. En el ejercicio de 2014, IFC comprometió US$519 millones para 43 proyectos implementados por instituciones de microfinanciamiento. La cartera de inversiones acumulativas de IFC en microfinanciamiento superó los US$3500 millones, con compromisos pendientes por un monto de US$2000 millones.

En el ejercicio de 2014, el Programa Mundial de Servicios de Asesoría Bancaria para Pymes de IFC abarcó 95 proyectos en 52 países por un total de US$96 millones. Alrededor del 62 % de estas iniciativas se enfocaban en países de la AIF, de los cuales el 18 % eran naciones frágiles o afectadas por conflictos. Alrededor del 36 % de los proyectos incluía un componente que apoyaba el financiamiento dirigido especialmente a pymes lideradas por mujeres.

El alcance de los servicios de asesoría e inversión de IFC, a través de las instituciones de microfinanciamiento y las instituciones financieras dedicadas a las pymes, llega a 29,1 millones de micropréstamos con una cartera pendiente de US$28 000 millones, junto con un total de 186,6 millones de microdepósitos por un valor de US$94 700 millones (a diciembre de 2013).

Última actualización: Jun 19, 2015

El Grupo Banco Mundial trabaja a nivel mundial con organismos que fijan estándares para desarrollar pautas, normas y buenas prácticas. También colabora con el Grupo de los Veinte (G-20) en el desarrollo de directrices para organismos reguladores y autoridades encargadas de formular políticas y para catalizar nuevas medidas en apoyo de la inclusión financiera. Junto con el CGAP y la Alianza para la Inclusión Financiera (AFI, por sus siglas en inglés), es un asociado en la implementación de la Alianza Mundial para la Inclusión Financiera (GPFI, por sus siglas en inglés) del G-20.

El GBM también trabaja estrechamente, donde corresponde, con una variedad de organizaciones y donantes para promover la inclusión financiera, entre ellas la AFI, fideicomisos de desarrollo del sector financiero, el Fondo de las Naciones Unidas para el Desarrollo de la Capitalización (FNUDC), la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), la Agencia Alemana de Cooperación Internacional (GIZ), la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), el Organismo Australiano de Desarrollo Internacional (AusAid), la Secretaría de Estado para Asuntos Económicos de Suiza (SECO), la Fundación de Bill y Melinda Gates y bancos de desarrollo regional. Algunos ejemplos destacados son:

  • La Alianza para la Inclusión Financiera: se trata de una red mundial de organismos reguladores enfocados en la inclusión financiera.
  • FNUDC: el organismo planifica diagnósticos y estudios en una serie de países de ingreso bajo vinculados con su nueva iniciativa “MAP”, que contribuirá al Marco de Apoyo de la Inclusión Financiera.
  • Fideicomisos de desarrollo del sector financiero (FSDT, por sus siglas en inglés): estos instrumentos están activos en varios países de África al sur del Sahara.

Última actualización: Jun 19, 2015


ARTÍCULO

Microcréditos: ¿Qué tan útil son en la lucha contra la pobreza?

Estudios recientes concluyen que los microcréditos pueden ser una herramienta valiosa para ayudar a las persona a expandir sus negocios, sin embargo, no logran generar mejoras sustanciales en el nivel de vida de los hogares o en la reducción de la pobreza.