Seguridad alimentaria: Panorama general

El mundo necesita producir al menos un 50 % más de alimentos para alimentar a 9000 millones de personas en 2050. Sin embargo, el cambio climático podría reducir el rendimiento de los cultivos en más de un 25 %. El suelo, la biodiversidad, los océanos, los bosques y otras formas de capital natural se están agotando a un ritmo sin precedentes. Si no se modifica la forma de cultivar los alimentos y gestionar el capital natural, se pone en riesgo la seguridad alimentaria, especialmente de los más pobres del mundo. 

En la actualidad, la volatilidad de los precios de los alimentos —y las alzas de los precios que pueden resultar de ello— es la nueva normalidad. Cuando se enfrentan a esta situación, muchas familias pobres retiran a sus hijos de la escuela y consumen alimentos más baratos y menos nutritivos. Esta situación puede generar graves efectos de por vida en el bienestar social, físico y mental de millones de jóvenes. La malnutrición contribuye a enfermedades maternas e infantiles, la disminución de la capacidad de aprendizaje, la baja de la productividad y el aumento de las tasas de mortalidad. Un tercio de todas las muertes infantiles a nivel mundial se atribuye a la desnutrición. 

Una de las prioridades del Grupo Banco Mundial es la inversión en la agricultura y el desarrollo rural para impulsar la producción de alimentos y la nutrición. Con tal fin, trabaja con asociados para mejorar la seguridad alimentaria y establecer un sistema alimentario que pueda dar alimentos a todas las personas, en todos los lugares, todos los días. Las actividades incluyen fomentar técnicas agrícolas acertadas en relación con el clima, recuperar tierras agrícolas degradadas, sembrar cultivos más resistentes y nutritivos, y mejorar los sistemas de almacenamiento y las cadenas de suministro para reducir el desperdicio de alimentos.

 

Última actualización: Abr 13, 2016

Mayor inversión en agricultura: en 2015, los nuevos compromisos para la agricultura y los sectores relacionados llegaron a USD 8000 millones. En el caso del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y la Asociación Internacional de Fomento (AIF), la asistencia para la agricultura y los sectores relacionados se elevó a USD 4700 millones en el ejercicio de 2014, en comparación con USD 3600 millones en el ejercicio de 2013. Las inversiones de la Corporación Financiera Internacional (IFC) alcanzaron un monto de USD 3200 millones. En conjunto, estos compromisos cumplen con la meta de entre USD 8000 millones y USD 10 000 millones del Grupo Banco Mundial. La asistencia agrícola del BIRF y la AIF (el Banco Mundial) a África al sur del Sahara (USD 1400 millones) y Asia meridional (USD 1600 millones) fue particularmente importante.

Apoyo financiero acelerado: para afrontar la crisis alimentaria de 2008, el Banco Mundial lanzó el Programa de Respuesta a la Crisis Mundial de los Alimentos (GFRP, por sus siglas en inglés), que tuvo como fin ofrecer alivio a los países afectados por los altos precios de estos productos. El GFRP ha llegado a cerca de 70 millones de personas en 49 países a través de apoyo de emergencia por un monto de US$1600 millones, el cual se ha destinado a la agricultura, por ejemplo en forma de semillas y fertilizantes, y a programas de alimentación escolar.

En tanto, el Programa Mundial para la Agricultura y la Seguridad Alimentaria (GAFSP, por sus siglas en inglés) (i) ayuda a superar los déficits de financiamiento en las estrategias nacionales y regionales de agricultura y seguridad alimentaria. Nueve países y la Fundación Bill y Melinda Gates han comprometido cerca de USD 1400 millones en tres años, de los cuales se han recibido USD 1200 millones. Desde mayo de 2010, 25 naciones han recibido USD 912 millones del mecanismo del GAFSP para el sector público. Cerca del 13 % del total de financiamiento del GAFSP en 15 países que participan en el programa está dirigido a actividades relacionadas con la nutrición. 

Adicionalmente, el GAFSP se comprometió a apoyar 16 proyectos de inversión y 21 proyectos de servicios de asesoría diseñados para promover la seguridad alimentaria y el empleo rural en los países más pobres. Los proyectos incluyen un préstamo por US$10 millones en ayuda de Malawi Mangoes, la primera empresa de procesamiento frutícola comercial del país; US$4 millones para Pearl Dairy con el objetivo de ampliar el procesamiento de la leche y los centros de recolección en Uganda usando energía solar, y US$10 millones para ayudar a los productores de café a expandir su producción en Honduras y Nicaragua.

Análisis y participación de alto nivel: el Banco Mundial participó en diálogos sobre políticas con más de 40 países para ayudarlos a enfrentar las crisis de 2008 y 2010, además de la volatilidad permanente de los precios de los alimentos. Los instrumentos incluyen diagnóstico rápido de los países, diálogo de alto nivel, comunicaciones públicas y trabajo analítico en profundidad, así como herramientas de seguimiento. En la región de Oriente Medio y Norte de África, en colaboración con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), el Banco Mundial publicó un documento titulado “Mejorar la seguridad alimentaria en los países árabes". (i) Por su parte, la publicación "Respuesta a los precios más altos y volátiles de los alimentos en el mundo" resume las medidas adoptadas por el Banco para abordar la inestabilidad de los precios de los alimentos.

Instrumentos de seguros para los mercados financieros y estrategias de gestión de riesgos:       en los países en desarrollo, los agricultores, las empresas agrícolas y los Gobiernos pueden aplicar diversas estrategias a fin de mitigar, transferir y enfrentar riesgos. El Banco respalda la implementación de estrategias agrícolas y de gestión del riesgo para las cadenas de suministro a través de asistencia técnica y capacitación.

Investigación para abordar deficiencias de conocimientos fundamentales: en colaboración con otros organismos, el Banco realiza un exhaustivo trabajo analítico y continúa apoyando al Grupo Consultivo sobre Investigaciones Agrícolas Internacionales (CGIAR, por sus siglas en inglés). También apoya la colaboración mundial para el intercambio de conocimientos sobre agricultura, seguridad alimentaria y nutrición a través de la plataforma de conocimientos SecureNutrition. (i)

Coordinación con otros asociados para enfrentar la volatilidad de los precios de los alimentos: a nivel de las Naciones Unidas, la institución entrega apoyo financiero al Equipo de Tareas de Alto Nivel sobre la Crisis Mundial de la Seguridad Alimentaria (HLTF, por sus siglas en inglés). Por otra parte, respalda las recomendaciones sobre agricultura y seguridad alimentaria del Grupo de los Veinte (G-20) y está implementando iniciativas de este Grupo para enfrentar la inestabilidad de los precios de los alimentos, como el Sistema de Información sobre el Mercado Agrícola (SIMA), (i) creado para mejorar la transparencia.  El Grupo Banco Mundial acaba de lanzar un Observatorio de crisis de los precios de los alimentos (i) que hace un seguimiento de las vulnerabilidades del mundo frente a las crisis alimentarias, sus consecuencias sociopolíticas y las intervenciones públicas que pueden prevenir, superar y mitigar este tipo de crisis.

Última actualización: Abr 13, 2016

Los recursos del Programa de Respuesta a la Crisis Mundial de los Alimentos están teniendo impactos considerables en terreno. En Níger, las cosechas de arroz en los terrenos irrigados que han sido tratados con dosis recomendadas de fertilizantes superaron el promedio base por hectárea en 116 % (5,4 toneladas por hectárea versus 2,5 toneladas por hectárea), ayudando a 33 cooperativas de productores arroceros conformadas por 20 784 agricultores. En Nicaragua, se entregaron almuerzos a 609 000 preescolares y escolares lo que redundó en tasas más altas de permanencia en la escuela en las zonas que fueron beneficiadas con los programas.

En Bangladesh, 472 facilitadores comunitarios y asistentes de campo recibieron capacitación básica gracias a financiamiento del GAFSP (i) y ahora trabajan en la difusión de mensajes básicos sobre nutrición. En Rwanda, se construyeron más de 12 000 huertos domésticos y se introdujeron nuevos cultivos de alto rendimiento y valor nutricional, como patatas y frijoles trepadores enriquecidos con cinc y hierro.

 

 

Última actualización: Abr 13, 2016






GALERÍA DE FOTOS
Más fotos »