Panorama general

  • El transporte es un motor fundamental del desarrollo económico y social de un país ya que genera oportunidades para los pobres y mejora la competitividad de la economía. La infraestructura de transporte conecta a las personas con los lugares de trabajo, los centros educativos y los servicios de salud. Además, permite la distribución de bienes y servicios a través del mundo, y facilita la interacción entre los seres humanos y la generación de conocimientos y soluciones que propician el crecimiento a largo plazo. Por ejemplo, los caminos rurales permiten prevenir muertes maternas al dar acceso oportuno a servicios relacionados con el parto, aumentar la matrícula escolar de las niñas, e incrementar y diversificar los ingresos agrícolas al conectar a los productores con los mercados.

    Este sector es crucial para reducir la pobreza, impulsar la prosperidad y lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS), (i) y constituye un tema central de los desafíos más importantes del desarrollo:

    • El cambio climático: el transporte representa alrededor del 64 % del consumo mundial de petróleo, el 27 % del consumo total de energía y el 23 % de las emisiones mundiales de CO2 relacionadas con la energía. Dado el aumento en las tasas de motorización, se espera un incremento considerable del impacto ambiental del sector del transporte.
    • La rápida urbanización y motorización: en las ciudades vivirán unos 5400 millones de habitantes en 2050, es decir dos terceras partes de la población mundial. La cantidad de vehículos en funcionamiento se duplicará y llegará a los 2000 millones en dicho año.
    • La accesibilidad y asequibilidad: alrededor de 1000 millones de personas de países de ingreso bajo aún no tienen acceso a caminos transitables todo el año. En muchas ciudades, el tiempo que se pierde debido a la congestión vehicular afecta la prosperidad. Los altos costos del desplazamiento reducen el ingreso de los pobres, quienes a menudo no cuentan con transporte público confiable y asequible.
    • La seguridad vial: más de 1,25 millones de personas mueren y hasta 50 millones resultan lesionadas en accidentes de tránsito todos los años. El 90 % de las víctimas fatales se produce en los países de ingreso bajo y mediano, aunque en estos circula solo la mitad del parque automotor del mundo.
    • La contaminación del aire: la contaminación provocada por los vehículos se ha vinculado con una serie de trastornos de salud, entre ellos las enfermedades cardiovasculares y pulmonares. La contaminación vehicular es responsable de manera directa de unos 185 000 fallecimientos cada año.

    La rápida urbanización en el mundo en desarrollo ofrece la oportunidad de establecer sistemas de transporte más seguros, limpios, eficientes y accesibles, que contribuyan a reducir la congestión y la contaminación, facilitar el acceso a los empleos y disminuir el consumo de energía en el sector del transporte. En las ciudades medianas que surgen producto de la urbanización —donde vivirá la mayoría de los nuevos residentes urbanos— los planificadores de las ciudades tienen desde el principio la oportunidad de diseñar sistemas de transporte sostenibles e inclusivos, dejando atrás modalidades más contaminantes y costosas. En las ciudades más grandes o antiguas, la tecnología y la inteligencia de datos están ayudando a elaborar mapas de los patrones y las necesidades de desplazamiento, involucrando a la ciudadanía y mejorando la calidad y la eficiencia de las soluciones de transporte.

     

    Última actualización: Abr 12, 2017

  • El Banco Mundial trabaja para promover la movilidad sostenible en todo el mundo, centrándose en cuatro objetivos prioritarios:

    • Mejorar el acceso de todos a oportunidades económicas y sociales mediante una mayor movilidad.
    • Aumentar la eficiencia de las soluciones de transporte.
    • Mejorar la seguridad de la movilidad para apoyar el logro de la meta 3.6 del ODS 3: (i) “Para 2020, reducir a la mitad el número de muertes y lesiones causadas por accidentes de tráfico en el mundo”.
    • Responder al imperativo en materia de cambio climático —según lo establecido en el Acuerdo de París— reduciendo la huella de carbono del sector (medidas de mitigación) y mejorando la resiliencia climática (medidas de adaptación).

    Los compromisos del Banco Mundial —Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF)/Asociación Internacional de Fomento (AIF)— en el sector del transporte ascendieron a USD 5700 millones a fines del ejercicio de 2016. A esa fecha, 209 proyectos se encontraban activos y los compromisos netos llegaban a un total de USD 42 400 millones, o casi el 20 % de la cartera de préstamos total del Banco.

    Los caminos rurales e interurbanos siguen siendo el principal subsector ya que representó el 64 % del financiamiento en el ejercicio de 2016 (USD 3660 millones). Sin embargo, el sector del transporte ha equilibrado su cartera y ahora se ejecutan más operaciones en transporte urbano, seguridad vial, aviación, puertos y vías férreas, incluidos proyectos sobre el mejoramiento de la competitividad comercial. El transporte urbano es una actividad que va en aumento: el financiamiento del Banco aumentó del 10 % (USD 893 millones) en el ejercicio de 2011 al 21 % (USD 1200 millones) en el ejercicio de 2016.

    La Corporación Financiera Internacional (IFC) comprometió en el ejercicio de 2016 un monto de USD 613 millones para proyectos de transporte, poniendo especial énfasis en las áreas de los puertos (USD 407 millones), la logística (USD 80 millones) y el transporte marítimo (USD 70 millones).

    Con el fin de lograr mayores impactos y mejores resultados, el Grupo Banco Mundial colabora con diversos asociados en esfuerzos para abordar los desafíos mundiales.

    En mayo de 2016, el presidente del Grupo Banco Mundial, Jim Yong Kim, propuso la creación de la iniciativa mundial Movilidad Sostenible para Todos (Sum4All), que apoyará la implementación de los ODS relacionados con el transporte y promoverá la innovación en el sector mediante el desarrollo de: 1) una visión común sobre la movilidad sostenible articulada en torno a objetivos globales claramente definidos; 2) un Marco de Seguimiento Mundial para medir los avances obtenidos en esta área en general y en los ODS en particular; 3) un programa mundial de medidas y financiamiento, y 4) una estructura de gobierno general para apoyar la implementación de los tres primeros componentes.

    El Servicio Mundial para la Seguridad Vial (i) del Banco Mundial trabaja con otros siete bancos multilaterales de desarrollo (BMD) para armonizar las prácticas de seguridad vial en sus países clientes. Los BMD se comprometieron a ayudar a lograr las metas de la campaña “Decenio de Acción para la Seguridad Vial (2011–2020)” impulsada por las Naciones Unidas que busca salvar 5 millones de vidas y evitar 50 millones de lesionados graves a más tardar en 2020.

    La región de África del Banco Mundial organiza el Programa de políticas de transporte para África (SSATP, por sus siglas en inglés), (i) una asociación de 41 países africanos, ocho comunidades económicas regionales, instituciones continentales (como la Comisión de la Unión Africana), organismos de las Naciones Unidas (como CEPA), organizaciones del sector público y privado, y organismos y organizaciones internacionales de desarrollo. El Tercer Plan de Desarrollo de dicho programa, dado a conocer en 2015, se centra en los temas de la integración regional, la movilidad urbana y la seguridad vial, tres pilares que sirven de base de los sistemas de transporte eficientes, seguros y sostenibles en toda África.

     

    Última actualización: Abr 12, 2017

  • En India, con el Proyecto de transporte urbano de Mumbai se asumió el desafío de modernizar el transporte en una ciudad que crece constantemente. (i) Entre otras actividades, se aumentó la capacidad de los caminos, los buses y los trenes para seguir el ritmo de la migración urbana. Gracias al proyecto se establecieron sistemas modernos de gestión de tráfico a fin de reducir la congestión en las atiborradas calles de Mumbai y más de 19 000 familias y propietarios de tiendas obtuvieron acceso a viviendas o espacios comerciales permanentes y servicios municipales básicos.

    En Côte d’Ivoire, se puso en marcha en 2012 el Proyecto de emergencia de renovación de la infraestructura (i) para rehabilitar obras básicas de infraestructura económica y social gravemente dañadas después de 10 años de conflicto. Hasta la fecha, se ha restablecido el acceso a caminos transitables todo el año para más de 350 000 personas, se ha suministrado energía eléctrica a casi 10 000 hogares en ciudades secundarias y 300 000 habitantes han sido beneficiados con sistemas de protección contra inundaciones. Además de mejorar la infraestructura, con el proyecto se aportaron muchos beneficios indirectos, como el aumento de construcciones de escuelas y de oportunidades en la agroindustria.

    En Egipto —país que cuenta con la cuarta mayor densidad de pasajeros del mundo— mediante el Proyecto de restructuración de los ferrocarriles nacionales (i) se ayuda a mejorar la confiabilidad, la eficiencia y la seguridad de los servicios ferroviarios. La iniciativa pretende modernizar el ferrocarril mediante la renovación y la actualización de la infraestructura, pero también reformando las prácticas administrativas y operativas del sector. Se han renovado alrededor de 293 kilómetros de vías férreas y se encuentra en marcha la implementación de normas de seguridad aplicadas en Europa gracias a un moderno sistema de señalización electrónico instalado en las rutas Cairo-Alejandría y Beni Suef-Asyut. En tanto que el proceso de adquisiciones de equipos modernos de señalización para la ruta Asyut-Nagh Hammadi está a punto de finalizar.

    En Nicaragua se encuentra en marcha el Proyecto de infraestructura vial del sector rural (i) a través del cual se ofrece a la población de las zonas rurales un mejor acceso a los mercados y servicios durante todo el año. Entre 2012 y 2016, la cantidad de habitantes rurales con acceso a un camino transitable todo el año aumentó de 945 831 a 1 006 157 y los tiempos de viaje en los caminos que fueron mejorados se redujeron a la mitad. Hasta la fecha, se han pavimentado 135 kilómetros de vías rurales con adoquines aplicando el enfoque comunitario participativo en la construcción y el mantenimiento de caminos. (i) Estas obras generaron más de 3400 oportunidades de empleos a corto plazo, de las cuales el 34 % fueron aprovechadas por mujeres. Con la finalización del tramo Bluefield-San Francisco se espera generar beneficios económicos y reducciones adicionales en los tiempos de viaje. En la segunda fase se finalizará la conexión que une la costa del Atlántico y el interior del país y que podrá ser utilizada durante todo el año, algo que no es posible en la actualidad.

    En los países insulares del Pacífico —Kiribati, Tonga, Tuvalu, Samoa y Vanuatu— se lleva a cabo el Programa de Inversión en Aviación del Pacífico (PAIP), que comprende una serie de proyectos diseñados para mejorar obras de infraestructura fundamentales del sector de la aviación y fortalecer el cumplimiento de las reglas de transporte aéreo internacional en dichas naciones. Los principales elementos de este programa por un monto de USD 204 millones son la modernización y el mantenimiento de infraestructura aeroportuaria crítica —como la rehabilitación de pistas de aterrizaje y plataformas, el mejoramiento del terminal de pasajeros, equipos aeronáuticos (ayudas de navegación, sistemas de iluminación de la pista), bomberos y equipos de rescate— y asistencia técnica para el fortalecimiento de las políticas y la capacidad regulatoria a través de planes maestros, revisión de acuerdos de servicios aéreos y desarrollo de estrategias del sector de la aviación.

    En la República Kirguisa, mediante un Proyecto de rehabilitación vial (i) se ayuda a transformar vidas y crear nuevas oportunidades económicas entre las comunidades rurales del corredor Osh-Batken-Isfana. En muchos casos, los tiempos de viaje han disminuido casi a la mitad lo cual mejora considerablemente el acceso a los lugares de trabajo, los centros de atención médica y otros servicios. La iniciativa también aportó beneficios considerables al sector agrícola, la columna vertebral de la economía local. Por ejemplo el mejoramiento de las conexiones viales aumentó la disponibilidad y redujo el precio de insumos agrícolas básicos como semillas y fertilizantes, permitiendo a los productores comercializar sus productos en mercados nuevos y más distantes. Ahora que el camino está totalmente remodelado, los residentes también disfrutan de condiciones de viaje más seguras y se ha reducido notoriamente la contaminación causada por el polvo.

     

    Para más información, visite: www.worldbank.org/transport. (i)

    Última actualización: Abr 12, 2017


Recursos adicionales

Relaciones con los medios

Washington D.C.
Mauricio O. Ríos Ibáñez
mrios@worldbank.org