Transporte: Panorama general

El transporte es un impulsor fundamental del desarrollo económico y social, ya que ofrece oportunidades a los pobres y permite que las economías sean más competitivas. La infraestructura de transporte conecta a las personas con los lugares de trabajo, centros de estudios y servicios de salud; permite el suministro de bienes y servicios alrededor del mundo y facilita tanto el contacto entre la gente como la generación del conocimiento y las soluciones que estimulan el crecimiento a largo plazo. Los  caminos rurales, por ejemplo, ayudan a: prevenir la muerte de mujeres embarazadas al permitir un acceso oportuno a la atención relacionada con el parto, aumentar la inscripción de las niñas en la escuela e incrementar y diversificar los ingresos de los agricultores al conectarlos con los mercados.

Además de ser crucial en la reducción de la pobreza, el fomento de la prosperidad y el logro de los objetivos de desarrollo sostenible, el transporte es también un elemento clave en los principales retos del desarrollo:

  • Rápida urbanización y motorización: se espera que 5200 millones de personas vivan en las ciudades para 2050. A lo largo de los próximos 20 años, es posible que se construyan más automóviles que en los 110 años de historia de la industria automotriz.
  • Accesibilidad y asequibilidad: aproximadamente 1000 millones de personas en los países de ingreso bajo aún carecen de acceso a un camino transitable durante todo el año. En muchas ciudades, el tiempo que se pierde debido a la congestión del tránsito afecta la prosperidad. Los altos costos del desplazamiento reducen los ingresos de los pobres quienes a menudo carecen de un sistema de transporte público confiable y asequible.
  • Contaminación del aire y seguridad de los caminos: más de 1,2 millones de personas mueren y hasta 50 millones resultan heridas en las rutas viales del mundo cada año. El 90 % de los fallecimientos ocurre en los países de ingreso bajo y mediano, si bien estos tienen apenas la mitad de los vehículos motorizados que existen a nivel mundial. La contaminación del aire en las ciudades, en gran medida relacionada con el transporte, provoca aproximadamente 800 000 víctimas mortales cada año.
  • Cambio climático: el transporte aporta cerca del 15 % de las emisiones de gases de efecto invernadero mundiales (información del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, IPCC). Se espera que ese porcentaje suba marcadamente a medida que aumenta el uso de vehículos motorizados.

La rápida urbanización en el mundo en desarrollo ofrece la oportunidad de construir sistemas de transporte más seguros, ecológicos y asequibles que reduzcan la congestión, faciliten el acceso a los trabajos y bajen el consumo de la energía que se usa en este sector. En las ciudades emergentes de tamaño mediano, donde vivirá la mayoría de los nuevos habitantes urbanos, los planificadores podrían diseñar desde el comienzo sistemas de transporte sostenibles e inclusivos, evitando las opciones más contaminantes y costosas. En ciudades más antiguas o más grandes, la tecnología y la  gestión de datos están ayudando a conocer mejor las necesidades de los usuarios y los patrones de desplazamiento, hacer participar a los ciudadanos así como a mejorar la calidad y eficiencia de las soluciones de transporte.

Última actualización: Oct 01, 2014

La estrategia del Banco Mundial para el sector del transporte, adoptada en 2008, concibió soluciones de movilidad para los países en desarrollo que serían más seguras, ecológicas y asequibles. Estos tres principios aún orientan las inversiones de infraestructura y la labor del Banco en materia de políticas de transporte.

Los compromisos totales del Grupo Banco Mundial en el ejercicio de 2014 llegaron a US$8800 millones, de los cuales US$7300 millones fueron del Banco —el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF)/la Asociación Internacional de Fomento (AIF)—, US$581 millones de la Corporación Financiera Internacional (IFC) y US$911 millones del Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA). En el ejercicio de 2014, hubo 221 proyectos activos de BIRF/AIF con un compromiso total neto de US$44 400 millones, que representan el 23 % del total de la cartera de financiamiento del Banco.

Los caminos rurales e interurbanos siguen siendo el subsector más grande con el 42 % del financiamiento en el ejercicio de 2014 (US$3100 millones). Sin embargo, el sector de transporte ha equilibrado su cartera con más operaciones en el transporte urbano, seguridad vial, aviación, puertos y ferrocarriles, incluyendo proyectos que apuntan a mejorar la competitividad del comercio. El transporte urbano es una creciente línea de actividades para el Banco, aumentando su participación en el financiamiento del 10 % (US$893 millones) en el ejercicio de 2011 al 19 % (US$1500 millones) en el ejercicio de 2014.

Con el fin de lograr mayores impactos y resultados, el Grupo Banco Mundial colabora con múltiples asociados para abordar los desafíos a nivel global.

El Fondo Mundial para la Seguridad Vial (i) impulsado por el Banco Mundial, por ejemplo, está trabajando con otros siete bancos multilaterales de desarrollo (BMD) para armonizar las prácticas de seguridad en los caminos en los países clientes. Los BMD se han comprometido a ayudar a lograr los objetivos del plan de las Naciones Unidas “Decenio de Acción para la Seguridad Vial (2011–2020)” que busca salvar 5 millones de vidas y evitar 50 millones de heridos graves para 2020.

La región de África del Banco Mundial sirve de sede del Programa de políticas de transporte para África (SSATP, por sus siglas en inglés) (i), una asociación de 40 países en todo África (en el norte y al sur del Sahara), ocho comunidades económicas regionales, instituciones africanas, el sector privado y otros asociados en la tarea del desarrollo. Los últimos logros incluyen un marco para mejorar el desempeño del sector ferroviario en África, pautas para incorporar la seguridad vial en los corredores de comercio regionales e indicadores de gestión del transporte para África al sur del Sahara.

Última actualización: Oct 01, 2014

En Senegal, la autopista con peaje de Dakar-Diamniadio, inaugurada en agosto de 2013, ya ha proporcionado beneficios significativos al área metropolitana de Dakar, el núcleo económico del país. Los tiempos de viaje entre el centro de Dakar y Diamniadio bajaron de unos 90 minutos a 30 minutos, reduciendo el costo de la congestión. Este proyecto del primer camino con peaje de su tipo en África (fuera de Sudáfrica) (i) movilizó financiamiento de la AIF, IFC, el Banco Africano de Desarrollo (AfDB) y el Organismo Francés de Desarrollo (AFD), así como del sector privado en una asociación público-privada que podría ser reproducida en cualquier otro lugar de la región. La AIF tomó la iniciativa en cuestiones sociales para mitigar los impactos del reasentamiento de 4500 viviendas y 1200 empresas y rehabilitar el vecindario a través del cual pasa el camino con peaje, con un énfasis en la protección contra inundaciones. 

Un proyecto de comercio y transporte de US$20 millones financiado por el BIRF facilitó el transporte de carga entre la ex República Yugoslava de Macedonia y los países vecinos en Europa sudoriental, eliminando embotellamientos en ciertas zonas fronterizas y mejorando la eficiencia y la calidad de los caminos y servicios ferroviarios junto con el Corredor de la Red Transeuropea de Transporte. El tiempo de espera para automóviles y autobuses en el cruce fronterizo Blace, por ejemplo, se redujo de un promedio de 22 minutos en 2008 a 4,5 minutos en 2012. El tiempo de procesamiento de los trenes de carga bajó de 450 minutos a 90 minutos en el corredor ferroviario en las estaciones fronterizas, reduciendo la congestión del tránsito ferroviario y mejorando la competitividad del transporte de carga por ferrocarril. 

En India, el Proyecto de Transporte Urbano en Mumbai aceptó el reto de modernizar el transporte en una ciudad en constante crecimiento, (i) aumentando la capacidad de los caminos, los autobuses y los trenes para seguir el ritmo de la migración hacia las zonas urbanas. Se introdujeron sistemas modernos de gestión del tránsito que servirán para reducir la congestión en las calles de la ciudad. El proyecto también proporcionó acceso a vivienda permanente o espacios comerciales y servicios urbanos básicos a más de 19 000 familias y propietarios de tiendas. (i) 

En Viet Nam, un proyecto ayudó a  reducir la tasa de accidentes en un 36 % y la de mortalidad en un 61 %  en corredores seleccionados entre 2005 y 2013. Además, en el marco de la iniciativa, se entregaron 34 000 cascos de protección en las escuelas, se realizó  una campaña integral de seguridad en los caminos a nivel nacional y se capacitó a 150 ingenieros para desempeñarse como auditores de la seguridad vial. En Argentina, un proyecto de seguridad vial también contribuyó a salvar vidas: el número de víctimas fatales a causa de accidentes de tránsito cayó un 12,5 % entre 2008 y 2011, mientras que la cantidad de vehículos registrados aumentó un 15 % en el mismo periodo. 

Para más información, visite: www.worldbank.org/transport. (i)

Última actualización: Oct 01, 2014





GALERÍA DE FOTOS
Más fotos »