Banco Mundial

 Banco Mundial

Portada   Mapa del sitio   Preguntas frecuentes  Contactos 

 
Buscar
 
Un llamado a la acción
El precio de la corrupción
Cómo ayuda el Banco a combatirla
Línea directa anticorrupción
Cómo medir la corrupción
Anticorrupción en América Latina y el Caribe
Corrupción en Indonesia
Diez cosas que no sabía sobre el Banco y la corrupción
Además
  Sitio principal anticorrupción del Banco Mundial

 
Cómo ayuda el Banco a combatir la corrupción

 

10 de junio de 2004. Para luchar contra la corrupción se necesita un enfoque amplio que encare sus múltiples causas y los problemas estructurales que le permiten prosperar.

Los dirigentes políticos, los funcionarios públicos, la sociedad civil, los medios de información, el mundo académico, el sector privado y las organizaciones internacionales también deben dar pruebas de valor y perseverancia.

El Banco ha colaborado con operaciones de lucha contra la corrupción en casi 100 países. Desde 1997, la estrategia del Banco contra la corrupción ha incluido medidas en cuatro aspectos fundamentales:

Cómo contribuye la corrupción a perpetuar a la pobreza

La mala gestión de los asuntos públicos y la corrupción pueden ser el obstáculo más grande al desarrollo económico y social.

La corrupción limita el desarrollo al desvirtuar el imperio de la ley y debilitar las bases institucionales de las que depende el crecimiento económico. Perjudica a los pobres porque distrae servicios públicos de quienes más los necesitan y frena el crecimiento del sector privado.

El Informe sobre el desarrollo mundial, 2004: Hacer que los servicios funcionen para los pobres menciona una vez más que la corrupción es un factor importante que inhibe la lucha contra la pobreza.

Al observar que el crecimiento económico y los recursos financieros se necesitan para eliminar enfermedades y el analfabetismo (dos de las maneras más importantes en que los pobres pueden escapar de la pobreza), en el informe se señala que, con excesiva frecuencia, la corrupción mantiene atrasados a los países.

A menudo, los servicios básicos tales como el abastecimiento de agua y electricidad, el saneamiento, la salud y la educación no satisfacen las necesidades de los pobres por problemas de acceso, calidad y asequibilidad. En la mayoría de los casos, detrás de esas deficiencias se ocultan problemas más profundos de rendición de cuentas. Estos problemas producen tasas más elevadas de absentismo de los maestros, hacen que los medicamentos desaparezcan de los dispensarios o que el dinero no llegue a los proveedores de servicios de primera línea y fomentan la corrupción.

En el informe se señala que una mejor rendición de cuentas podría contribuir a rectificar estos problemas. Se identifican como cuestiones fundamentales permitir que los pobres vigilen y disciplinen a los proveedores de servicios y mejorar los incentivos para que los proveedores atiendan las necesidades de los pobres.

Divulgación de la experiencia adquirida

El Banco comparte con la comunidad internacional la experiencia que ha adquirido en sus proyectos. En un taller organizado por el Banco Mundial y Transparencia Internacional el año pasado se esbozaron los enormes desafíos que supone la lucha contra la corrupción. Se llegó a la conclusión de que la propia sociedad debe exigir más reformas, se debe hacer frente a los intereses creados que se benefician de los sistemas corruptos y se deben encarar los móviles políticos de la corrupción.

En mayo de 2003, en la XI Conferencia Internacional contra la Corrupción y el III Foro Mundial ulterior, celebrados en Seúl (República de Corea) se recalcó que las leyes, los reglamentos y su cumplimiento no pueden resolver por sí solos los problemas de corrupción en las sociedades. Para obtener resultados favorables, es fundamental inculcar ética y valores.

En diciembre de 2003, el Banco apoyó activamente la creación de la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción, que se firmó en Mérida (México).

En febrero, el Banco participó en un taller con miembros del Comité de Asistencia para el Desarrollo de la OCDE, el Banco Africano de Desarrollo, la Secretaría de Transparencia Internacional, la Fundación Soros y el Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral (International IDEA) para analizar las lecciones aprendidas en la lucha contra la corrupción. Una de las necesidades identificadas es que los donantes de ayuda internacional deben coordinar mejor sus esfuerzos por combatir la corrupción. También convinieron en que era necesario gestionar mejor la gran cantidad de conocimientos que se ha generado sobre la lucha contra la corrupción.

El Banco colabora con los países en la lucha contra la corrupción

En años recientes, el Banco ha prestado más de US$5.000 millones al año para ayudar a los países a crear instituciones públicas eficientes y responsables. La gestión de los asuntos públicos y las medidas contra la corrupción se establecen en las estrategias de asistencia a los países, que son los planes de trabajo a mediano plazo del Banco en cada país. Esto no sólo ayuda a identificar las deficiencias en materia de gobernabilidad, sino también lo que están haciendo el gobierno y el Banco para resolver estos problemas.

Los programas del Banco relativos a la gobernabilidad promueven:

  • La lucha contra la corrupción;
  • La gestión de los gastos públicos;
  • La reforma de la administración pública;
  • La reforma judicial;
  • La política tributaria, y
  • La administración, la descentralización, el gobierno electrónico y la prestación de servicios públicos.

Promover la transparencia de los ingresos de las industrias extractivas

En diciembre del año pasado, el Banco apoyó la Iniciativa sobre transparencia en las industrias extractivas y se comprometió a trabajar con varias naciones en desarrollo y compañías sobre formas de dar a conocer los ingresos provenientes de los sectores del petróleo, el gas y la minería. El Primer Ministro británico Tony Blair propuso la iniciativa en la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible, llevada a cabo en Johannesburgo. En muchos países en desarrollo y en transición, los ingresos de las compañías petroleras, de gas y mineras —en forma de impuestos, regalías, bonificaciones por firma y otros pagos— han sido una importante fuerza impulsora del crecimiento económico y el desarrollo social. Sin embargo, en las investigaciones realizadas se ha establecido que en algunas naciones con instituciones más débiles la falta de rendición de cuentas y de transparencia acerca de esos ingresos puede exacerbar la mala gestión de los asuntos públicos y conducir a más corrupción, conflicto y desigualdad.

Ejemplo de un proyecto de vanguardia en materia de transparencia de los ingresos es el oleoducto entre Chad y Camerún. El Banco está trabajando con Chad, uno de los países más pobres del mundo, para mejorar la gestión pública y la transparencia de los ingresos provenientes de un importante proyecto petrolero para garantizar que sus beneficios lleguen a la población.

El Banco apoyó la construcción de un oleoducto de 1.050 km que va de Chad a instalaciones de carga de petróleo en Camerún para ayudar a financiar el proceso de desarrollo que tanta falta hace. El Banco estableció un programa de salvaguardias con reglas claras sobre la distribución de los ingresos provenientes del petróleo para garantizar que esos recursos se administren de forma que contribuyan al bienestar de toda la población de Chad. Conforme a las reglas, el dinero proveniente del petróleo se deposita en una cuenta de depósito en custodia en Londres, sujeta a informes exhaustivos y auditorías. Después de atender el servicio de la deuda contraída con el Banco Mundial y el Banco Europeo de Inversiones, las reglas especifican que el 10% de los recursos se dedique a un fondo para las “generaciones futuras” y que el 80% se asigne a sectores prioritarios, entre los que se cuentan la educación, la salud, la infraestructura, el desarrollo rural, el abastecimiento de agua y el medio ambiente. Una partida del 5% se reserva para proyectos especiales de desarrollo en las propias zonas productoras de petróleo. Un comité de vigilancia integrado por miembros del gobierno, el Parlamento, la sociedad civil, agrupaciones de derechos humanos y organizaciones religiosas debe aprobar los gastos de la cuenta petrolera.

Por qué es aconsejable la prevención

Las investigaciones realizadas por el Banco demuestran que los esfuerzos contra la corrupción dan resultado cuando se concentran en medidas preventivas que reducen las oportunidades de corrupción. Entre éstas se cuentan las siguientes:

  • Reducir los posibles beneficios de la corrupción. Se puede ayudar a reducir la corrupción promoviendo la competencia en el sector privado mediante el establecimiento de requisitos menos rigurosos para ingresar en el mercado y la reforma del marco normativo cuando haya monopolios naturales, y garantizando la competencia en las compras públicas mediante anuncios en todo el país.
  • La liberalización de las importaciones, la eliminación de los controles de precios y los requisitos en materia de licencias industriales y comerciales pueden reducir la corrupción. Cuando India liberalizó las licencias industriales a principios de los años noventa, desapareció una enorme industria dedicada a obtener licencias y la corrupción asociada con esas actividades.
  • Aumentar la información, la transparencia y la vigilancia pública. La corrupción se da a menudo debido a la falta de información. Los gobiernos pueden carecer de información sobre lo que sus funcionarios están haciendo sobre el terreno y los consumidores de servicios gubernamentales pueden desconocer las reglas. Se puede reducir la corrupción aclarando las reglas y aumentando la transparencia. Cuando los beneficiarios participan en la vigilancia de los programas del gobierno también se reducen las oportunidades de corrupción.

Medidas adoptadas recientemente contra la corrupción

  • Luchar contra el lavado de dinero y combatir el financiamiento del terrorismo
    El Banco y el Fondo Monetario Internacional se han sumado a los esfuerzos internacionales por combatir el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo. El Banco tiene en sus libros 40 proyectos que benefician a 115 países. Los proyectos ofrecen ayuda de varios tipos, que incluye programas de capacitación y asistencia para la redacción de leyes, el fortalecimiento de la capacidad de los legisladores y el establecimiento de unidades de inteligencia financiera.
  • Luchar contra la corrupción en la industria forestal
    El Banco Mundial ha seguido intensificando sus esfuerzos por mejorar la gestión pública y contener las actividades ilícitas en la industria forestal internacional. El valor mundial de mercado de las pérdidas causadas por la tala ilícita de bosques se estima en más de US$10.000 millones. Se calcula, por ejemplo, que en la Amazonia, el 80% de la cosecha de madera es ilícita. El Banco ha venido trabajando con Brasil mediante su estrategia de uso sostenible de la tierra para mejorar la estructura de la gestión pública con el fin de contener la tala abusiva de árboles y la evasión de impuestos, implantar la identificación y rastreo de los troncos y la certificación independiente de las operaciones de cosecha y manejo de bosques.
  • Reforma legislativa y judicial
    El Banco ha preparado una nota sobre políticas que los gobiernos también pueden usar como guía acerca de las prácticas recomendadas en la elaboración de una ley contra la corrupción. También mantiene un sitio web con la información más reciente sobre leyes modelo contra la corrupción. El Banco está prestando asistencia a los sistemas judiciales de más de 40 países clientes para ayudarlos, entre otras cosas, a imponer las leyes que prohíben el soborno, el nepotismo y otros actos corruptos. Porque reconoce que la corrupción se nutre de procesos opacos y de la falta de información, el Banco está ayudando a sus clientes a elaborar y aplicar leyes sobre la libertad de información, normas que exigen que los funcionarios públicos den a conocer sus patrimonios e ingresos y otras medidas para exponer las actividades del gobierno al escrutinio público.

Este artículo se publicó por primera vez en inglés el 8 de abril, 2004.

 

 

 

 

Portada | Preguntas frecuentes | Contactos | Buscar
© Grupo del Banco Mundial, Reservados todos los derechos. Aspectos legales.