Banco Mundial

 Banco Mundial

Portada   Mapa del sitio   Preguntas frecuentes  Contactos 

 
Buscar
Más opciones
 
Quiénes somos
Regiones y países
Datos
Documentos e informes
Investigación (i)
Proyectos
Temas
Reseñas
Póngase en contacto con nosotros

 

Reseña sobre la infraestructura

PANORAMA GENERAL

· Mejorar la infraestructura de los países en desarrollo es un aspecto que se considera cada vez más importante para reducir la pobreza, aumentar el crecimiento y lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

· Sin embargo, estos países enfrentan un enorme déficit de fondos para fines de desarrollo de infraestructura. En este sentido, el acceso a infraestructura es limitado y la calidad puede ser deficiente.

· El Grupo del Banco Mundial ha inaugurado un Plan de Acción sobre Infraestructura para reestimular la inversión en esta área en los países en desarrollo. El Grupo del Banco ha logrado avances considerables en la implementación de este Plan y también en cuanto a nuevos compromisos para fines de infraestructura.

Descripción
El Banco Mundial brinda su apoyo a actividades en un amplio abanico de servicios de infraestructura, entre otros, energía, transporte, suministro de agua y saneamiento, servicios urbanos, telecomunicaciones, petróleo, gas y minería. También apoya a sus clientes en el mejoramiento de la prestación de servicios de infraestructura mediante diálogos sobre políticas públicos y respaldo a las reformas, creación de instituciones e inversión en activos físicos. El Banco actúa además como catalizador para multiplicar la asistencia financiera y de otro tipo proveniente de asociados en el desarrollo y del sector privado.

Infraestructura y los ODM, alivio de la pobreza y crecimiento


Mejorar la infraestructura de los países en desarrollo se considera cada vez más importante para reducir la pobreza, aumentar el crecimiento y lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Las estimaciones realizadas a finales de los noventa sobre el impacto de las obras de infraestructura en la reducción de la pobreza mostraron que este tipo de inversión reduce la pobreza en 2,1% en los países de bajos ingresos y en 1,4% en los de ingresos medios. Los servicios de infraestructura, en forma de suministro de agua y saneamiento, y en alguna medida también en vivienda y tecnologías de la información y las comunicaciones, son mencionados explícitamente en los Objetivos de Desarrollo del Milenio, ya que además de ser objetivos en sí mismos, estos servicios tienen un efecto importante sobre otros objetivos de desarrollo, tales como la salud, la educación y la equidad de género. Por ejemplo, el acceso a agua limpia redujo en un 55% la probabilidad de mortalidad infantil y los caminos pavimentados han aumentado significativamente la asistencia escolar de las niñas (incluso en un caso la han duplicado).

La provisión de obras de infraestructura también tiene importantes vinculaciones con el crecimiento económico. Existen estudios que demuestran que la inversión en esta área es particularmente importante para el crecimiento durante las primeras etapas de desarrollo de un país, cuando la infraestructura es escasa y no se cuenta con redes básicas completas. Según uno de estos estudios, si los servicios de telecomunicaciones y de generación de energía hubiesen aumentado en África de manera similar a lo registrado en Asia del Este, la tasa de crecimiento anual del continente se habría incrementado en cerca de 1,3% durante la década de los ochenta y los noventa. Un nuevo estudio realizado en América Latina concluyó que la falta de inversión en obras de infraestructura durante los años noventa redujo el crecimiento a largo plazo entre 1% y 3%, dependiendo del país. A nivel de proyectos del Banco Mundial, todos aquellos que tienen relación con obras de infraestructura han tenido una tasa de rentabilidad promedio de 20%, la que en los últimos años ha promediado el 35%. Las obras de infraestructura son un elemento fundamental de un entorno propicio para las inversiones y la falta de ellas suele considerarse como uno de los principales obstáculos para a la participación activa de parte del sector privado.

Acceso a obras de infraestructura, calidad y necesidades de financiamiento

Aunque existe un consenso generalizado respecto de la importancia de las obras de infraestructura, persisten la poca claridad en relación con el acceso, la calidad y las necesidades de financiamiento para estos servicios. Por ejemplo, en las zonas rurales de países de ingresos bajos, sólo el 20% de la población tiene acceso a electricidad y menos del 2% tiene acceso a un teléfono. Este desafío se ve agravado por la mala calidad de los servicios disponibles. Una comparación entre los países de ingresos bajos y los países de la OCDE arroja el doble de cortes de energía, cuatro veces más cortes de agua, diez veces más desperfectos en las líneas telefónicas y sólo el 29% de caminos pavimentados en los primeros en comparación con más del 80% en los segundos. Un reciente estudio realizado en siete países de América Latina sugiere que la mala calidad de la infraestructura pública es responsable de la efectividad de sólo el 74% respecto de los países industrializados y que el costo a largo plazo relacionado es equivalente a cerca del 40% del ingreso per capita.

Sólo con grandes inversiones se podrá conquistar el desafío de aumentar el acceso a buenos servicios de infraestructura. Las estimaciones actuales indican que las necesidades de financiamiento suman alrededor del 7% del PIB en todos los países en desarrollo, tanto para gastos en nuevas inversiones como para mantenimiento. Las necesidades de financiamiento en los países de bajos ingresos pueden llegar al 9% del PIB. Una comparación entre la inversión real en el pasado y las tasas de gastos para inversiones y mantenimiento (en promedio cercanas al 3,5% del PIB en todos los países en desarrollo) con las exigencias proyectadas, apunta claramente hacia la necesidad de duplicar el financiamiento real para obras de infraestructura. Por ende, se necesitan muchos más recursos para aumentar el acceso a buenos servicios de infraestructura.

El plan de acción en materia de obras de infraestructura

En julio de 2003, el Banco Mundial creo el Plan de Acción para Obras de Infraestructura en respuesta a estos enormes desafíos de inversión, a la creciente aceptación de la importancia de la infraestructura para lograr los objetivos de desarrollo del milenio, reducir la pobreza y estimular el crecimiento, además de la propia disminución del financiamiento ofrecido por el Banco para obras de infraestructura durante los años noventa. Este plan de acción establece las condiciones propicias para aumentar el apoyo a la prestación de servicios de infraestructura a través de un enfoque equilibrado a través de todo el espectro público - privado y la movilización de recursos provenientes de múltiples fuentes. En especial, el Banco se compromete a:

• Responder a la mayor demanda de obras de infraestructura por parte de sus clientes;
• Reformular el análisis de los países en desarrollo respecto de las necesidades y la efectividad de las obras de infraestructura; y
• Fortalecer los instrumentos y enfoques del Grupo del Banco.

Logros del Plan de Acción para Infraestructura

Hasta ahora, el Grupo del Banco ha obtenido importantes avances en la implementación de las recomendaciones del plan de acción para obras de infraestructura y en su nuevo compromiso con este tema. El Banco ha respondido a la mayor demanda de servicios de infraestructura de parte de sus clientes mostrando un enfoque más flexible destinado a brindar su apoyo a la entrega de estos servicios y ofrecer asesoría sobre la respectiva función de los sectores público y privado; también ha aumentado el financiamiento destinado a obras de infraestructura, se ha involucrado más en asesoría en materia de políticas públicas y ha fortalecido la coordinación de los donantes.

Además, el Banco ha comenzado a dar nueva forma a su base de conocimientos sobre los países mediante la introducción de un nuevo diagnóstico estandarizado sobre la infraestructura:
Acontecimientos Económicos Recientes en Obras de Infraestructura (REDI, por sus siglas en inglés). Además, ha invertido en la generación de datos sobre el desempeño del sector con el fin de mejorar la medición y el monitoreo de los resultados y creado plataformas analíticas y normativas comunes con otros bancos multilaterales de desarrollo y organizaciones bilaterales.

El Banco también ha fortalecido sus instrumentos y enfoques creando un departamento multisectorial de Economía y Finanzas para Obras de Infraestructura destinado a mejorar el enfoque analítico de la economía de la infraestructura y actúa como un punto de interés para el financiamiento de obras de infraestructura. Además, ha mejorado sus instrumentos de disminución de riesgos y ha analizado el compromiso no sólo a nivel nacional, que es lo habitual, sino también a nivel estatal y municipal.
Aunque el Banco esté renovando su política de desarrollo de obras de infraestructura, seguirá respetando sus exigentes salvaguardas sociales y medioambientales, las que son fundamentales para asegurar la buena calidad de los proyectos de infraestructura. Si desea mayor información sobre el Banco Mundial y la obras de infraestructura, visite el sitio Web: http://www.worldbank.org/infraestructura/.

Actualizado en septiembre de 2004

Contacto con los medios: Richard Uku (202) 473-3432 , e-mail: Ruku@worldbank.org

 

 

 

Portada | Preguntas frecuentes | Contactos | Buscar
© Grupo del Banco Mundial, Reservados todos los derechos. Aspectos legales.