Skip to Main Navigation

Nicaragua: panorama general

Antes de 2018, las reformas orientadas al mercado y la gestión macroeconómica sólida, incluido un tipo de cambio de paridad móvil y déficits fiscales modestos, contribuyeron a una sólida expansión económica.

Entre 2000 y 2017, el crecimiento promedio era de 3,9 por ciento, impulsado por la demanda interna promovida por las remesas y la Inversión Extranjera Directa (IED). No obstante, el crecimiento se debió principalmente a una acumulación de factores (mano de obra y capital) y estuvo liderado por las exportaciones de manufacturas y agricultura que requieren de baja capacitación.

Luego de una recesión de dos años provocada por la crisis sociopolítica de 2018, el país sufrió más caídas en la actividad económica debido a la pandemia de la COVID-19 y a los dos importantes huracanes ocurridos en 2020.

En comparación con sus pares regionales, el impacto económico de la pandemia fue limitado debido a las medidas de contención moderadas que implementó el gobierno. Pero el PIB real disminuyó un 1,8 por ciento en 2020 debido a que los cierres voluntarios pesaron sobre la demanda interna, mientras que la crisis mundial redujo la demanda externa. Sin embargo, se estima que la actividad económica en 2021 se recuperó a los niveles anteriores a 2018.

El PIB real aumentó un 10,3 por ciento en 2021 y continuó durante la primera mitad de 2022 con un crecimiento del 5,0 por ciento. El consumo privado facilitado por las remesas, más las exportaciones, impulsaron la expansión en la primera mitad de 2022.

El consumo público, la inversión relacionada con la COVID-19 y la reconstrucción tras el paso de los huracanes Eta y Iota impulsaron el crecimiento en 2021, pero posteriormente se desaceleraron en 2022 tras los esfuerzos de consolidación fiscal y la finalización de proyectos. Comercio, manufactura, hotelería y restaurantes, minería y transporte y comunicaciones fueron los sectores líderes en la primera mitad de 2022.

A pesar de la recuperación económica, los impactos de la crisis de la COVID-19 en el bienestar permanecen.  Las tasas de empleo en el segundo trimestre de 2022 fueron inferiores a las del segundo trimestre de 2019 (64 frente a 66 por ciento), ya que los sectores intensivos en mano de obra como la construcción, los hoteles y los restaurantes no se han recuperado por completo.

Según la Encuesta de Alta Frecuencia del Banco Mundial, alrededor del 10 por ciento de quienes era empleados formales antes de la pandemia, hicieron la transición a un trabajo informal a fines de 2021. Las caídas en el empleo y los salarios provocaron una reducción en los ingresos totales para el 28 por ciento de los hogares.

Se espera que el ritmo de expansión se reduzca en la segunda mitad de 2022 en medio de la desaceleración de la demanda externa y la consolidación fiscal. Se proyecta que el crecimiento se modere a 4,1 por ciento en 2022 y se desacelere aún más a 2,0 por ciento en 2023, en consonancia con una desaceleración económica mundial.

Los acontecimientos geopolíticos internacionales recientes también impactarían sobre el crecimiento, solo parcialmente compensados ​​por los impactos positivos de los precios más altos de las materias primas exportadas. El actual contexto político interno también podría influir en inversiones por debajo de los niveles históricos.

Estos eventos evitarán mayores reducciones en la pobreza (definida como $3.65/día Paridad del Poder Adquisitivo- PPA) en 2022, que luego se mantendrá en alrededor del 13 por ciento.

Se espera que la inflación alcance su punto máximo en 2022 y disminuya a partir de entonces, a medida que cesan las presiones sobre los precios de las materias primas y las tasas de interés más altas reduzcan la demanda interna.

Nicaragua sigue siendo uno de los países menos desarrollados de América Latina, donde el acceso a los servicios básicos es un desafío diario.

El Banco Mundial ha apoyado medidas de reducción de la pobreza en Nicaragua a través de la Asociación Internacional de Fomento (AIF), el fondo del Banco Mundial para los países más pobres.

Para llegar mejor a las familias vulnerables del país, los proyectos de la AIF aprovechan las iniciativas locales que amplían aún más los recursos limitados y brindan resultados sostenibles.

Última actualización: Oct 04, 2022

FINANCIAMIENTO

Nicaragua: Compromisos por ejercicio (en millones de US$)*

*Montos incluyen compromisos del BIRF y la AIF.
Image
GALERÍA DE FOTOS
Más fotos

Recursos adicionales

Contactos en la oficina del país

NICARAGUA +505 2270 0000
5to. piso Edificio Cobirsa, Km. 6.5 carretera a Masaya, Managua
EEUU +1 202 473-1000
1818 H Street NW, Washington, DC 20433