Skip to Main Navigation

Paraguay: panorama general

Las políticas macroeconómicas sólidas han beneficiado a la economía de Paraguay durante las últimas dos décadas. De 2004 a 2019, Paraguay creció más rápido, registró déficits fiscales más pequeños y se endeudó menos que sus países pares. Gran parte de este crecimiento reflejó términos de intercambio favorables que respaldaron las exportaciones agrícolas y de energía hidroeléctrica, pero las reformas institucionales, como el mecanismo de metas de inflación y la legislación de responsabilidad fiscal, ayudaron a salvaguardar la macroestabilidad y sostener el crecimiento.

La pobreza (USD 6,85 por día per cápita, PPA de 2017) se redujo del 40,2% al 19,7%, mientras que la desigualdad se redujo de 54 a 46 puntos Gini durante el mismo período. Utilizando datos anteriores a la pandemia, el Proyecto de Capital Humano del Banco Mundial estimó que un niño nacido en Paraguay solo alcanzaría el 53% de la productividad que podría haber alcanzado con pleno acceso a la salud y a la educación. Este resultado es inferior a los promedios regionales y de ingresos medios altos.

Más recientemente, múltiples choques externos han ralentizado el crecimiento y la reducción de la pobreza. La economía se contrajo en 2019 debido a las sequías y al bajo desempeño de los socios comerciales, y posteriormente en 2020 debido a las restricciones de movilidad asociadas con la COVID-19. Esto último llevó a que la pobreza aumentara al 22,3% en 2020 a pesar de las transferencias sociales adicionales. En 2022, se espera que la recesión inducida por la sequía y la inflación provoquen que la pobreza se mantenga por encima de los niveles previos a la pandemia.

Dado que se prevé que los impactos meteorológicos sean más frecuentes e intensos según los modelos climáticos, se necesitan reformas estructurales para impulsar la productividad y la resiliencia. Estos incluyen fortalecer la gobernanza y la capacidad para hacer cumplir las regulaciones, y gastar más en capital humano e infraestructura, especialmente para adaptarse al cambio climático. Para financiar tales inversiones, Paraguay necesita recaudar más ingresos internos de manera justa y eficiente, al mismo tiempo que mejora la calidad general del gasto público. También necesita movilizar más capital privado, lo que requerirá una regulación sectorial más estricta y recuperación de costos de los servicios a través de tarifas al consumidor.

Se espera que la economía se contraiga un 0,3% en 2022 debido a la reciente sequía, junto con condiciones monetarias y fiscales más estrictas. Suponiendo un clima favorable durante la temporada de siembra de soja en el cuarto trimestre, se proyecta una fuerte recuperación del 5,2% para 2023. Se espera que la inversión fija se mantenga firme a medida que avanzan las obras públicas y privadas. 
 
Se prevé que la inflación se desacelerará a medida que se moderen los precios de las materias primas, surtan efecto las subidas de tipos de interés y disminuyan las facturas de servicios públicos de los hogares tras las reducciones de las tarifas energéticas. En 2023-2024, se espera que la inflación regrese al límite superior del rango meta. 
 
Se espera que el saldo de la cuenta corriente se deteriore debido a las menores exportaciones de soja y las mayores importaciones de combustible. Se proyecta que permanezca en un pequeño déficit en 2023-2024 a medida que el crecimiento de las importaciones se acelere en línea con el crecimiento de la inversión fija. A pesar de la normalización de la política monetaria de EE. UU., se espera que la cuenta financiera se mantenga estable ya que los residentes poseen principalmente activos dominados por la moneda nacional. 
 
Se espera que las finanzas públicas sigan en la senda de la consolidación. Se han propuesto reformas para mejorar la eficiencia de la contratación pública, los salarios del servicio civil y las pensiones, pero no se han propuesto en el Congreso. Sin nuevas reformas de ingresos planificadas, se espera una mayor consolidación del gasto de personal y capital a medida que el gobierno se esfuerza por alcanzar el objetivo de déficit del 1,5% del PIB en 2024. Se espera que el índice de deuda aumente debido a la contracción del PIB en 2022 pero caer después. 
 
Con la recesión y la alta inflación deprimiendo los ingresos reales disponibles, se espera que la pobreza aumente al 21,5% en 2022. Los efectos de la guerra en Ucrania en el crecimiento regional y la lenta recuperación de los mercados laborales pueden aumentar la pobreza. Los programas de protección social mejor focalizados ayudarían a amortiguar el impacto de futuras crisis. 
 
La recuperación proyectada puede verse afectada negativamente por el mal tiempo o por la incertidumbre política/económica a nivel nacional, así como en Brasil y Argentina. Dado que solo la mitad de la población está totalmente vacunada contra la COVID-19, los brotes más graves pueden frenar el crecimiento y la reducción de la pobreza.

Última actualización: Oct 03, 2022

FINANCIAMIENTO

Paraguay: Compromisos por ejercicio (en millones de US$)*

*Montos incluyen compromisos del BIRF y la AIF.

Contactos en la oficina del país

PARAGUAY +595 21 218 1000
España 2028 casi Brasilia, edificio Urano, piso 5, Asunción 1208