Coronavirus: La respuesta del Grupo Banco Mundial ante la emergencia mundial de hacer frente a la pandemia. Sepa más

ARTÍCULO

Financiamiento adicional para Oportunidades ayuda a millones a tener mejor educación y salud

Noviembre 10, 2010


CIUDAD DE MÉXICO, 10 de noviembre de 2010 - Antonio Montes, de 17 años de edad, sueña con convertirse en chef apenas termine la ‘prepa’ o escuela secundaria el próximo año, y que los dos hermanos bajo su cuidado se sumen, junto con él, al creciente número de jóvenes profesionales mexicanos.

El sueño de ser “alguien en la vida” que comparten millones de mexicanos no siempre se cumple, pero Montes confía en que el suyo corra mejor suerte gracias a una simple palabra que repite como un mantra personal: ‘Oportunidades’, el exitoso programa de transferencia condicionada de efectivo que, como su nombre lo sugiere, ha impulsado sus oportunidades de desarrollo y la de los mexicanos más pobres.

Ya en su 13 año de operación, Oportunidades ayudó a que un cuarto de la población de México, de 100 millones, acceda a servicios de nutrición, salud y educación de calidad, a través de un programa que rápidamente se convirtió en un modelo para la región y fuera de ella. Como muestra de su compromiso a largo plazo con el éxito de esta iniciativa, esta semana el Banco Mundial otorgó US$1.250 millones en financiamiento adicional para respaldar los esfuerzos de protección social que llevará a cabo México durante el período 2011-13, incrementando de esta manera la contribución a Oportunidades hasta alcanzar casi US$3 mil millones.

El éxito de Oportunidades se basa tanto en la capacidad del programa de luchar contra la pobreza de manera efectiva como en la mitigación de los efectos de la reciente crisis financiera mundial, dijeron expertos del Banco Mundial.

“A medida que las perspectivas económicas de México mejoran tras la crisis, Oportunidades ha probado ser una buena inversión en capital humano, algo esencial para un desarrollo económico y social sustentable e incluyente”, dijo la Directora del Banco Mundial para México y Colombia, Gloria Grandolini.

Oportunidades gira en torno a una idea simple pero muy fuerte: crear incentivos para que las personas se ayuden a sí mismas. Los beneficiarios reciben una suma quincenal bajo condición de que sus hijos asistan a la escuela y reciban atención médica de manera periódica.

Alentadores resultados

Los resultados han sido muy alentadores, según expertos y autoridades mexicanas.

Desde que Oportunidades comenzó en 1997, la tasa de matriculación en la escuela secundaria aumentó un 33 por ciento, y la tasa de deserción disminuyó un 20 por ciento, de acuerdo a datos del gobierno. Una encuesta reciente muestra que los alumnos que están dentro del programa Oportunidades obtienen resultados mucho mejores en matemáticas y lectura que los compañeros que no se benefician del programa.

De acuerdo al consejo mexicano para la supervisión de políticas sociales, Coneval, un quinto de los alumnos patrocinados por Oportunidades actualmente representan el 30 por ciento de los alumnos con mejor puntaje, “demostrando así que a pesar de las condiciones adversas, los alumnos de Oportunidades obtienen notas por encima del promedio”, concluye el informe.

En el tema de salud y nutrición, Oportunidades también ha logrado avances sustanciales.

Las citas médicas preventivas -esenciales a la hora de reducir las enfermedades- crecieron un 35 por ciento en todo el país en la última década. Asimismo, los jóvenes de áreas rurales tuvieron en promedio 70 días menos de enfermedad en todo el año, mientras que más del 90 por ciento de las embarazadas recibieron atención prenatal, de acuerdo al experto en Desarrollo Humano del Banco Mundial, Christoph Kurowski.

Focalización de género

Kurowski indicó que Oportunidades ha puesto un énfasis renovado en el tema de género para equiparar el acceso a las oportunidades en educación y mercado laboral y para responder a la discriminación de género. Alrededor del 97 por ciento de los incentivos en efectivo son entregados a madres de familia, mientras que los incentivos educativos son promocionados de manera intensiva entre las estudiantes mujeres, dijo el experto. “Sirve como contrapeso a las desventajas que tienen las jóvenes a la hora de acceder a la educación”, dijo Grandolini.

El gobierno mexicano también se aseguró de que la población indígena -una de las más vulnerables del país- se beneficiara de Oportunidades. Datos del gobierno recientes indican que alrededor de 1,5 millones de hogares indígenas -o 7,5 millones de personas- están dentro del programa de transferencia de efectivo, algo que ha contribuido a reducir la desigualdad étnica y la pobreza rural, según autoridades del gobierno.

“Oportunidades, tanto en áreas metropolitanas como rurales, contribuye a eliminar la transmisión intergeneracional de la pobreza en México, y es por eso que constituye la pieza central de nuestros esfuerzos de protección social”, dijo el coordinador nacional de Oportunidades, Salvador Escobedo.

La exitosa historia del programa en México se ve reflejada en otras partes de la región. En Colombia, Familias en Acción ayuda a 1,7 millones de familias mientras que Bolsa Familia en Brasil respalda a 11,2 millones de familias. En Perú, Juntos está siendo fortalecido para ampliar sus servicios, que ayudan a miles de familias rurales a superar sus problemas.

A modo general, durante el año 2010 el Banco Mundial aumentó su compromiso con América Latina y el Caribe, aprobando US$13.900 millones en préstamos nuevos. El respaldo a la región representó casi un cuarto -o 24 por ciento- del total de préstamos del Banco en todo el mundo; la mayoría de los préstamos brindan apoyo directo a los esfuerzos de desarrollo humano (25 por ciento), desarrollo urbano (15 por ciento), medio ambiente (10 por ciento) y protección social (7 por ciento).


Api
Api