Participe en los eventos de las Reuniones Anualesdel 16 al 19 de octubre. ¡Únase a la conversación! Ver todos los eventos

ARTÍCULO

El objetivo para Colombia: Más educación superior, más oportunidades para los jóvenes

Enero 24, 2013


Image
Isabelle Schäfer/World Bank

TITULARES
  • Solo el 37,2% de los jóvenes colombianos continuó sus estudios o se capacitó después de egresar de la escuela secundaria en 2010.
  • El objetivo del Gobierno es que la mitad de los jóvenes siga estudiando después del ciclo secundario para 2014.
  • Un colombiano con una licenciatura gana cerca de 3,5 veces más que quien se gradúa solo de la escuela secundaria.

Invertir en educación y en los jóvenes puede definir ahora el futuro de una nación. En Colombia, los jóvenes representan casi el 30% de la población en edad de trabajar, un enorme potencial y una oportunidad para el desarrollo del país.

Y como cerca del 17% de los jóvenes colombianos está desempleado, según estadísticas oficiales, parece fundamental que estos reciban una educación de calidad y adquieran las habilidades que demandan los potenciales empleadores.

El Gobierno ha establecido una meta para 2014: la mitad de los estudiantes deberá continuar sus estudios o formación después de la escuela secundaria. En 2010, solamente lo hizo el 37,2%.

Hasta entonces, aunque la cobertura ha aumentado con los años, quedan bastantes obstáculos que superar.

El nuevo informe "Evaluaciones de Políticas Nacionales de Educación: La Educación Superior en Colombia", dirigido por Ian Whitman de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) (i) y Michael Crawford del Banco Mundial, analiza las fortalezas y debilidades del sistema de educación terciaria de Colombia y cómo se puede mejorar y hacer accesible a más personas, independientemente de su condición social o lugar de residencia.

Cumplimiento de las normas internacionales, pero altas tasas de deserción

En general, las principales universidades y otras instituciones colombianas están haciendo progresos notables en términos de acceso y calidad, y cumplen con las normas internacionales.

Además, los jóvenes cuentan con diversas opciones: pueden elegir entre la formación técnica o una universidad privada o pública, señala el estudio. El Gobierno tiene como objetivo aumentar al 45% el porcentaje de estudiantes que elige el camino técnico.

Sin embargo, el 45,4% de los estudiantes abandonó la educación terciaria en 2010. Y el 39% de los jóvenes colombianos nunca continuó los estudios después de la enseñanza secundaria.

¿Por qué sucede esto? Parte de la respuesta radica en la escuela secundaria: los resultados de los estudiantes fueron bajos en el Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA, por sus siglas en inglés), (i) una prueba que compara los conocimientos de alumnos de 15 años en diferentes países.

En matemática, los jóvenes colombianos estaban tres años de estudio rezagados en comparación con un estudiante francés promedio y en lectura dos años respecto de un estudiante británico promedio. Aunque el nivel de Colombia en esta evaluación aumentó entre 2006 y 2009, todavía se pueden realizar muchas mejoras.

“Los estándares académicos que han alcanzado los estudiantes colombianos en el momento en que acceden a la educación terciaria son generalmente bajos si se cotejan con otros países. Esta falta de ‘preparación para la universidad’ lleva a luchas académicas y elevadas tasas de deserción escolar, siendo los más afectados los estudiantes menos favorecidos”, explican los autores del estudio. Y eso tendrá consecuencias nefastas en sus futuros puestos de trabajo, salarios y calidad de vida.


" Los objetivos de equidad no se habrán cumplido plenamente hasta que todos los jóvenes (independientemente de su origen) estén bien preparados para ingresar en el sistema terciario "

Vale la pena tener un título

Hoy en día, un colombiano con una licenciatura gana cerca de 3,5 veces más que uno que se ha graduado de escuela secundaria y quien tiene una maestría gana aproximadamente 8 veces más.

“Los objetivos de equidad no se habrán cumplido plenamente hasta que todos los jóvenes (independientemente de su origen) estén bien preparados para ingresar en el sistema terciario”, señala el documento.

Cuanto mejor se prepare a los jóvenes en la escuela secundaria, más posibilidades tendrán de acceder a la educación superior y tener éxito.

Colombia ya tiene un sistema funcional de becas para estudiantes. El estudio sugiere que mediante una mejora en la precisión para clasificar a los postulantes de acuerdo a su situación socioeconómica, este podría centrarse más en las personas que más necesitan la ayuda financiera.

Otro punto sería la integración completa de la educación técnica en el sistema de educación superior, y fortalecer esa vía. Y, en general, es esencial continuar supervisando la calidad del sistema universitario.

Como dice el informe: “No acepte la complacencia ni se conforme con la mediocridad”, para que los estudiantes colombianos puedan llegar a competir con los mejores del mundo.

El Banco Mundial en Colombia

El Banco Mundial colabora con Colombia en el sector educativo, ofreciendo un paquete integral de productos financieros que incluye préstamos para proyectos. Además, brinda asistencia técnica y trabajo analítico, congregando a las principales partes interesadas en el tema, y facilita el intercambio de experiencias y conocimientos que se generan en Colombia y en todo el mundo.


Api
Api