ARTÍCULO

En Colombia, estas mujeres aprenden a superar la violencia y a ganarse la vida

Marzo 07, 2013


Image

“He aprendido a conocer los derechos cómo mujer, y a tener mi autoestima más alta,” dice  Jasmín Clavijo (a la izquierda).


TITULARES
  • 1,300 mujeres participan en diversos talleres que les permiten superar los efectos que la violencia ha dejado en ellas. Esto pasa en el proyecto “Golondrina”, apoyado por una donación del Banco Mundial.
  • El proyecto está dirigido a mujeres de entre 15 y 25 años, en algunas regiones del país donde hay una gran violencia contra ellas.
  • En los talleres reciben además apoyo para iniciar pequeñas empresas.

“He aprendido a conocer los derechos cómo mujer, y a tener mi autoestima más alta,” dice con convicción Jasmín Clavijo, de Soacha, en el departamento de Cundinamarca.

La joven de cabello claro se ríe con sus compañeras cuando  el grupo trata de pasar una pequeña bala de un lugar a otro, usando únicamente canaletas de plástico. Están aprendiendo a trabajar en grupo.

Jasmín es una de las 1,300 mujeres que participan en talleres para víctimas de la violencia, parte de un proyecto que se llama “Golondrina”, apoyado por una donación del Banco Mundial.

Crear su propio proyecto de vida

El proyecto está dirigido a mujeres de entre 15 y 25 años, en algunos municipios de Antioquia, Cauca, Nariño, Cundinamarca y Atlántico, regiones donde se considera que hay una gran  violencia contra ellas.

Rocío Castro, una de las formadoras en el proyecto, explica que el objetivo de los talleres es apoyar a las mujeres para que conozcan y ejerzan sus derechos, para empoderarlas, y también para enseñarles a crear pequeñas empresas que las permitan ganarse la vida.

La violencia contra la mujer viene en muchas formas y muchos lugares. Puede ser en la casa, en la escuela o en su trabajo. En Colombia, la situación del conflicto armado complica la seguridad de las mujeres y niñas en las zonas afectadas, así como la oportunidad de tener su propio proyecto de vida.

Además, ser mujer puede significar más pobreza o marginalización social. En general, hay más familias colombianas pobres con un jefe de hogar mujer (36.4%) que con un jefe de hogar hombre (33.1%), según cifras del DANE, el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas.


" Todas tenemos un sueño siempre. Ya que venimos de diferentes partes, distintas regiones, por desplazadas, vulnerables, pero todas tenemos un sueño, y queremos cumplirlo. "
Image

Hilda Grueso

Participante

“Me han dejado hablar”

¿Entonces cómo se logra que las mujeres tengan más oportunidades para una vida mejor y superar la violencia de la que son víctimas?

Primero, las jóvenes se reúnen con las capacitadoras de los talleres para hablar de sus experiencias, aprender sobre sus derechos, discutir sobre sus objetivos en la vida, y conversar entre ellas.

“Aquí aprendí a ser yo, que yo valgo mucho, a valorarme, a experimentar lo que siento y a decir lo que siento. Me han dejado hablar,”dice Jasmín.

“Para mí es importante este encuentro entre nosotras, a valorarnos y nuestras metas y proyectos de vida,”explica Hilda Grueso, de Soacha.
Los talleres se adaptan a la situación de las comunidades: son diferentes si están en una ciudad, o en una zona rural, o si hay diferentes etnias y culturas.

Las mujeres también aprenden los aspectos básicos del emprendimiento: se ven desde matemáticas  y comunicación hasta cómo desarrollar un proyecto de negocio propio.

En una tercera fase reciben apoyo técnico para formular planes de negocios, y también el dinero que necesitan para poner el proyecto en marcha.

Hasta ahora, se han formulado casi 120 planes de negocio, cada uno integrado por 4 mujeres en promedio.

Uno de los objetivos del proyecto es ayudar a que estas jóvenes puedan acceder a mayores y mejores niveles educativos y con ello ayudar a una mejor inclusión social y económica de estas jóvenes. En esto el sector educativo y el Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena) han sido dos aliados claves.

“Todas tenemos un sueño siempre. Ya que venimos de diferentes partes, distintas regiones, por desplazadas, vulnerables, pero todas tenemos un sueño, y queremos cumplirlo,” explica Hilda, con una sonrisa.

El Banco Mundial en Colombia

El Banco Mundial colabora con Colombia en el tema de la paz y del desarrollo, ofreciendo un paquete integral de actividades que incluye préstamos y otros servicios financeros, asistencia técnica y trabajo analítico, así como la congregación de las principales partes interesadas en el tema.


Api
Api