ARTÍCULO

Viet Nam: Desarrollar el potencial de los niños sordos en edad preescolar

Abril 17, 2014


Un proyecto respaldado por el Banco Mundial ha ayudado a unos 150 niños vietnamitas sordos a aprender a usar el lenguaje de señas y poder prepararse mejor para la escuela y la vida.

World Bank Group

TITULARES
  • Se estima que unos 15 500 niños vietnamitas de 5 años o menos tienen dificultades para oír, y la mayoría de ellos carece de acceso a educación preescolar.
  • Gracias a un proyecto administrado por el Banco Mundial mentores sordos están enseñando el lenguaje de señas a estos menores.
  • Las familias participan en el proceso de aprendizaje y desarrollo de los niños.

Ciudad Ho Chi Minh, Viet Nam. En 1886, un joven sordo llamado Nguyen Van Truong (también conocido como Jacques Cam) regresó a la que es hoy la Ciudad Ho Chi Minh después de pasar seis años en la Escuela para Sordos de Rodez en Francia. Asumió el cargo de instructor en la Escuela para Sordos de Lai Thieu, la primera de este tipo en Viet Nam, donde enseñó el lenguaje de señas a niños con esta discapacidad.

En 2014, los niños sordos que asisten al Centro de Apoyo y Desarrollo de la Educación Inclusiva para Personas con Discapacidades (CSDIEPD, por sus siglas en inglés) de Ciudad Ho Chi Minh no solo están aprendiendo el lenguaje de señas, sino también a entender el mundo que los rodea y a expresarse de manera que puedan ser comprendidos.

El centro, junto con otros cinco establecimientos de este tipo en Ciudad Ho Chi Minh, Thai Nguyen, Quang Binh y Hanoi, está probando un método innovador para mejorar el desarrollo temprano de los niños sordos. Un “equipo de apoyo a la familia”, integrado por un mentor sordo, un intérprete de lenguaje de señas y un maestro con audición normal, trabajan con los pequeños y sus familias en sus hogares. “Este modelo ofrece una nueva manera de ayudar a los niños”, dijo Nguyen Thanh Tam, director del CSDIEPD de Ciudad Ho Chi Minh. “Solíamos proporcionar apoyo en el centro, pero nuestras instalaciones son limitadas. Ahora, ayudamos a 150 niños en el centro y a otros 170 niños en sus hogares”.

A Linh Nguyen, de 4 años,  le gusta que los profesores vayan a su casa. “Los maestros vienen a mi casa a enseñarme a hacer señas. Hoy aprendí sobre frutas y colores. También le enseñan a mi hermano Tu, mi abuelo, mi papá, y todos los demás miembros de mi familia”. Tanto Linh como Tu nacieron sordos.

El modelo, que cuenta con el respaldo del Proyecto de Divulgación de la Educación Intergeneracional para las Personas Sordas (IDEO), es financiado por el Fondo Japonés de Desarrollo Social, administrado por el Banco Mundial y ejecutado por World Concern. Tiene tres características clave:

  • El uso del lenguaje de señas como modo primario de comunicación, permitiendo a los niños sordos conectarse con sus familias y el mundo exterior;
  • La presencia de mentores sordos como modelos a seguir, defensores y maestros de lenguaje de señas, porque “entienden mejor” las realidades de las personas con sordera, y
  • La participación de la familia en el proceso de aprendizaje y desarrollo de los niños.

Se reúne a adultos y niños sordos y sus familias. Mediante un enfoque adaptado al alumno, que se centra en la familia, se abren canales de comunicación para ayudar a los menores a desarrollar todo su potencial.

“Dos meses después de entrar al programa, mi hija puede ahora comunicarse mucho más conmigo. Sabe muchas palabras ahora y me dice los nombres de diferentes frutos cuando salimos. También puede contar”, relató Dinh Vo Kim Ly, madre de Ho Vo Tuong Vi, una niña de 4 años que sufre pérdida de audición.


" Ahora todos podemos hablar el mismo idioma "

Linh Nguyen

Cuatro años, Ciudad Ho Chi Minh, Viet Nam

El lenguaje de señas: Un instrumento para la educación inclusiva

Aprender un lenguaje es muy importante en el desarrollo de un niño y en su preparación para la escuela primaria. La Encuesta Nacional de Hogares sobre Medición de Nivel de Vida de 2006 en Viet Nam, que incluyó una sección especial sobre discapacidad, comprobó que a 18 de cada 10 000 niños les es “muy difícil” o “imposible” oír. Según la estimación, unos 15 500 menores de entre 0 y 5 años están clasificados en esta categoría. La mayoría de estos niños no tiene acceso a educación preescolar, mientras que sus padres carecen de apoyo profesional.

El Gobierno de Viet Nam ha aceptado el lenguaje de señas como un instrumento para la educación inclusiva, pero los recursos de los expertos —es decir, los adultos sordos que usan el lenguaje de señas, y poseen la empatía y habilidad para usarlo para una amplia gama de propósitos— no han sido movilizados, capacitados y contratados de forma sistemática en la educación infantil. El proyecto está ayudando a cambiar esto mediante la formación de mentores sordos, intérpretes de lenguaje de señas y maestros con audición normal para garantizar que los niños en edad preescolar que sufren de sordera reciban una enseñanza de calidad.

Hoang Kim Phuc, profesor de lenguaje de señas de la Escuela Hy Vong para Niños con Discapacidades, dijo: “Soy una persona con discapacidad auditiva. Cuando era joven, solo podía aprender mediante el lenguaje hablado, así que avancé muy lentamente. Ahora, con la combinación del lenguaje de señas y la lengua oral, los niños sordos pueden aprender más rápido y comprender lo que está sucediendo a su alrededor”.

En la actualidad, no todos los niños vietnamitas sordos asisten a la escuela. La educación preescolar ayudará a que se integren mejor y con más rapidez en la sociedad y tengan mejores perspectivas de ingresar en el sistema educativo en el futuro. Una evaluación reciente señaló que, incluso después de solo tres meses de participación en el proyecto IDEO, los comentarios han sido muy positivos. Los padres, en particular, informan que sus hijos muestran un sólido aprendizaje y mejor comportamiento.

Young Linh lo resume claramente: “Ahora todos podemos hablar el mismo idioma”.


Api
Api