Coronavirus: La respuesta del Grupo Banco Mundial ante la emergencia mundial de hacer frente a la pandemia. Sepa más

ARTÍCULO

Proporcionar un catalizador para la preservación del patrimonio cultural de las minorías étnicas en Guizhou

Febrero 16, 2015


Image

TITULARES
  • Con los rápidos cambios sociales y la urbanización en los últimos años, las valiosas culturas y tradiciones de las minorías étnicas de la provincia china de Guizhou se encuentran gravemente amenazadas y en algunos casos en peligro de extinción.
  • Un proyecto de protección y desarrollo del patrimonio cultural y natural se puso en marcha en 2009 para revertir la tendencia.
  • El proyecto ha despertado la conciencia de las comunidades locales acerca de su propio patrimonio cultural, ha promovido su sentido de orgullo y confianza, y servido como un catalizador para su protección y conservación.

Muchas pequeñas aldeas habitadas por los grupos miao, dong y otras minorías étnicas se encuentran ocultas en las montañas de la provincia china de Guizhou. Estos grupos étnicos tienen tradiciones centenarias únicas, como arquitectura patrimonial, paisajes culturales y tradiciones vivas de canto, danza, artesanía y festivales. Muchas de las técnicas artesanales típicas se practican todavía con un gran nivel de destreza e incluyen el bordado, el batik, la confección de adornos de plata y el tejido.

Sin embargo, con los rápidos cambios sociales y el proceso de urbanización registrados en los últimos años, estas valiosas culturas y tradiciones se encuentran gravemente amenazadas y en algunos casos en peligro de extinción.

Con financiamiento del Banco Mundial, en esta provincia se puso en marcha en 2009 un proyecto de protección y desarrollo del patrimonio cultural y natural. Este incluye a 16 condados y se centra en la infraestructura, la protección del patrimonio cultural de las minorías étnicas, la protección y el desarrollo del patrimonio natural y los lugares pintorescos, el desarrollo de instalaciones de la ciudad que son la puerta de entrada del turismo, y la creación de capacidades.

Salvar la última tribu armada de China

Los biasha, una antigua tribu miao, viven en una aldea montañosa rodeada de frondosos bosques verdes. En las mañanas, la aldea cubierta de niebla ofrece un espectáculo misterioso y atrayente.

Un grupo de hombres biasha saluda a los visitantes en la puerta de la aldea disparando tiros al aire. Los biasha son conocidos como la "última tribu armada de China", dado que todos los hombres y niños portan armas de fuego, aunque ahora solo las disparan durante las exhibiciones para los turistas.

En la aldea, un nuevo sendero de piedra combina muy bien con las tradicionales casas de madera del lugar. Fue construido con fondos del proyecto, que también financió la construcción de la entrada de la aldea, un corredor de madera de estilo miao, contenedores para residuos sólidos, baños públicos e instalaciones turísticas. También se renovaron más de 50 casas antiguas de madera.

La mejora de la infraestructura benefició tanto a los pobladores como a los turistas. "Ya no nos embarramos los pies cuando llueve. Con el mejoramiento de la infraestructura se atraen más turistas. Esto ayuda a preservar nuestra aldea y nuestra cultura", dijo Jia Yuanliang, jefe de la aldea de Biasha, que está formada por 505 casas y unos 2500 habitantes.

Gun Xuewen, de 36 años y padre de dos hijos, se une a otros pobladores en la representación cultural para los turistas que incluye música y danzas tradicionales, corte de pelo con una hoz, una ceremonia de una boda, así como exhibiciones de puntería. "Gano 10 yuanes con cada representación", contó. Durante la temporada turística, actúa varias veces al día.

El turismo ofrece a la antigua comunidad miao de Biasha tanto una fuente de ingresos adicionales muy necesarios, como un incentivo para preservar su cultura y su tradición.

Los dong preservan su cultura del canto

Un proverbio del pueblo dong dice: "el arroz alimenta el cuerpo y las canciones el alma". El gran canto del grupo étnico dong, que es polifónico y que se realiza sin la presencia de un director, está en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO.

Wu Rongde, de 43 años, es el líder del coro de Xiaohuang, una aldea del grupo étnico dong en el condado de Congjiang, famosa por su cultura de interpretación del gran canto dong. "Para el pueblo dong, el canto es nuestra vida. No podemos hacer nada sin cantar", dijo Wu. "Educamos a nuestros hijos y expresamos nuestro amor a través del canto. Nuestro grupo étnico dong no tiene lengua escrita. Usamos las canciones para registrar y preservar nuestra historia y cultura". Wu y su coro a menudo recorren el país e incluso se aventuran a salir al extranjero para hacer presentaciones del gran canto dong.

Con la ayuda del proyecto, se han realizado inversiones para construir y rehabilitar el camino de la aldea, el alcantarillado, los baños públicos y las instalaciones turísticas de Xiaohuang y asٌídar acogida al número cada vez mayor de turistas de todo el mundo que llegan atraídos por el gran canto dong. Muchos aldeanos también repararon y ampliaron sus casas tradicionales de madera para transformarlas en hospederías.

Jia Shanfeng, de 32 años, administra un lugar de hospedaje en la casa de su familia. "Nos hemos beneficiado directamente del desarrollo del turismo. Los turistas vienen a nuestra aldea no solo para disfrutar de nuestro gran canto, sino también para probar nuestra comida y conocer nuestro estilo de vida", relató. "Ofrecer este tipo de servicios a los turistas trae importantes beneficios financieros y oportunidades económicas para nuestra aldea y sus habitantes".

Jia proviene de una familia de intérpretes del gran canto. Su padre y su madre son cantantes solistas del coro dong, y su hermana es heredera a nivel provincial de la cultura de interpretación del gran canto dong. La familia ha sido invitada a muchos eventos y concursos de canto dentro y fuera de la provincia. Los diversos premios que han ganado se exhiben en su casa como atracción para los visitantes.

"Cantar el gran canto es la esencia de nuestra cultura. Nuestros antepasados nos lo han traspasado a nosotros, y debemos protegerlo y hacer que se mantenga a través del tiempo", dijo Jia.



" Ya no nos embarramos los pies cuando llueve. Con el mejoramiento de la infraestructura se atraen más turistas. Esto ayuda a preservar nuestra aldea y nuestra cultura "

Jia Yuanliang

Jefe de la aldea de Biasha


Proteger y desarrollar la fabricación de papel tradicional

La fabricación de papel es uno de los cuatro inventos de la antigua China. Hoy en día los pobladores de la aldea de Shiqiao en el condado de Danzhai aún conservan viva la antigua técnica de fabricación a mano del papel.

La aldea de Shiqiao tiene una historia en este campo que data de hace más de 1000 años. Esta técnica tradicional está incluida en la Lista Nacional del Patrimonio Cultural Inmaterial de China.

El papel de Shiqiao se fabrica con corteza de árbol y agua de manantial no contaminada de las montañas locales. Un antiguo taller de fabricación de papel se encuentra en una caverna natural de una montaña.

Recientemente, se realizó una inversión con fondos del proyecto para mejorar la infraestructura de la aldea de Shiqiao, incluyendo el camino principal y la puerta de entrada, el suministro de agua, el sistema de drenaje, el alcantarillado y las instalaciones para los residuos sólidos. También se prestó apoyo para la preservación de los sitios antiguos de fabricación de papel y los hogares donde se muestra este método.

Wang Xingwu es el heredero a nivel nacional de la técnica de fabricación de papel de Shiqiao. "Mi familia se ha dedicado a la fabricación de papel durante 18 generaciones. Yo soy parte de la decimonovena generación que hereda esta destreza", dijo Wang.

Wang, de 49 años, aprendió el negocio de la fabricación de papel de su padre en 1981. Él fabrica un tipo de papel especial para la reparación de libros antiguos. La Biblioteca Nacional y el Museo Nacional de China figuran entre sus principales clientes. También produce papel para la tradicional pintura en tinta y la caligrafía china, que es el preferido de los artistas y los profesores de arte. Su papel se vende en Japón, Estados Unidos, Francia, Australia y otros países.

En una de las tiendas de venta de papel en la calle principal de la aldea, Luo Qun y sus hermanas, que tenían puesto el vestido tradicional miao, estaban colocando cuidadosamente hojas de hierba fresca y flores silvestres en una placa de fabricación de papel. "Es papel de flores y hierbas, y se usa con fines decorativos, para hacer empapelado, faroles, paraguas y marcadores de libros", explicó Luo.

La antigua Cooperativa Qianshan de Fabricación de Papel de Shiqiao está formada por 68 casas de fabricación de papel y más de 100 personas. El jefe de la cooperativa Wang Xingwu toma los pedidos de los clientes y los distribuye entre los hogares miembros. El sueño de Wang es ampliar su negocio y producir el mejor papel hecho a mano del mundo.

El hilo de la supervivencia del bordado

Cerca de la aldea Shiqiao, se ha construido un nuevo centro de exposiciones para exhibir el patrimonio cultural local, como la fabricación de bordados, adornos de plata y batik del grupo étnico de los miao.

Vestida con un traje exquisitamente bordado, Wu Ruqun, una mujer miao de la aldea de Paizuo, estaba bordando un pedazo de tela. Wu comenzó a aprender este arte de su madre cuando tenía siete años. Ahora trabaja para una empresa local que usa piezas bordadas para producir prendas de vestir, bolsos y otros productos.

Al no contar con un lenguaje escrito, el grupo étnico miao solía registrar su historia y cultura en el bordado de su ropa. Era una técnica común para todas las mujeres miao, que se transmitía de madres a hijas. Pero hoy en día, las jóvenes ya no están interesadas en aprender a bordar a medida que migran a las ciudades y no usan los trajes tradicionales.

Wu y las demás fueron invitadas a mostrar sus bordados y otras técnicas tradicionales en el centro de exposiciones para que los visitantes puedan observar y apreciar la belleza de su cultura. Wu también transmite sus conocimientos de bordado a mujeres de otras aldeas miao en los programas de capacitación que se organizan.

Restaurar edificios históricos en Jiuzhou

Jiuzhou en el condado de Huangping tiene una larga historia de 2000 años. Jiuzhou, situado a orillas del río Wuyang, fue en el pasado un centro de transporte fluvial y terrestre y un próspero pueblo comercial. Los viejos edificios de paredes blancas y techos de azulejos negros son el legado de comerciantes hui que viajaban a Jiuzhou por negocios en el pasado y aportaron su estilo de arquitectura.

Debido a su larga historia, hay muchos edificios históricos en Jiuzhu, como la calle Xishangjie (antigua calle comercial), Tianhougong (templo de la Diosa del Mar), Wenchanggong (templo de los estudios y la literatura), la Iglesia Católica y la residencia privada de la familia Zhu. Sin embargo, con el paso del tiempo, estos antiguos edificios se deterioraron.

Los trabajos de restauración se iniciaron en 2011, después de cinco años de preparación, con el apoyo financiero del proyecto. "Seguimos el principio de reparar ‘lo antiguo como antiguo’ con el fin de restaurar los antiguos edificios y mantener el atractivo original que tenían durante las dinastías Ming y Qing", dijo el jefe del pueblo Wu Tao. Otro trabajo del proyecto incluyó el mejoramiento del medio ambiente, la gestión de los residuos sólidos, la construcción de baños públicos e instalaciones turísticas, y la educación pública para crear conciencia de la importancia del patrimonio cultural.

Tang Zhanghua, un nativo de Jiuzhou, se dedica al comercio del vino de sorgo. Tang esperaba mudarse a su nueva tienda en la restaurada calle Xishangjie, con la expectativa de que su negocio crezca con el número cada vez mayor de turistas en un futuro cercano.

Una ejecución participativa del proyecto

En la ejecución del Proyecto de Protección y Desarrollo del Patrimonio Cultural y Natural se adoptó una estrategia en que era esencial la participación de la comunidad. Los aldeanos tomaron parte en todo el proceso, desde la selección, el diseño, la ejecución hasta la supervisión. La construcción de infraestructura pequeña y las instalaciones públicas construidas en el marco del proyecto eran de propiedad del pueblo y operadas por este. Este enfoque proporcionó más incentivos y sentido de propiedad a los habitantes, y también aumentó la transparencia en la implementación del proyecto.

Li Zhengxue, habitante de la aldea de Ganrong, es uno de los beneficiarios del apoyo del proyecto para la reparación de viviendas. La antigua casa de Li fue construida en 1957, no tenía agua corriente ni baño privado, y estaba en ruinas. Con una donación del proyecto, combinada con un préstamo bancario, Li construyó una nueva casa de madera de dos pisos, que no solo es mucho más grande y con instalaciones modernas, sino que también puede servir como hospedería para turistas gracias a que tiene varias habitaciones de huéspedes y un gran comedor.

La asignación de donaciones fue una decisión conjunta. "Realizamos una reunión del pueblo para informar a todos los aldeanos. Las solicitudes fueron revisadas por los representantes electos de la comunidad, y el resultado se exhibió públicamente durante cinco días", explicó el jefe del pueblo Li Shengsheng. Se dio prioridad a las familias más pobres. El primer grupo de 40 hogares de la aldea de Ganrong recibió donaciones para reparar o reconstruir sus casas.

El préstamo del Banco Mundial sirvió de catalizador

 "El dinero del Banco Mundial fue oportuno para la mayoría de los condados del proyecto y tuvo un efecto impulsor", dijo Li Guang, director de la Oficina de Gestión de Proyectos de Guizhou.

"Cuando se asignaron los US$60 millones a 18 proyectos, no se trataba de una cantidad significativa de dinero para cada uno. Pero, esta ayuda implementada junto con proyectos nacionales, no solo permitió movilizar más recursos internos, sino que promovió además un uso más eficaz de la inversión del país y aceleró la implementación del proyecto", dijo Li Guang.

"El proyecto creó conciencia en las comunidades locales sobre su propio patrimonio cultural, fomentó el sentimiento de orgullo y la confianza, y sirvió como un catalizador para la protección y conservación de sus culturas", agregó Li Guang.


Api
Api