Coronavirus: La respuesta del Grupo Banco Mundial ante la emergencia mundial de hacer frente a la pandemia. Sepa más

ARTÍCULO

Los clubes de niñas tienen un impacto “enorme e importante” en el empoderamiento de las jóvenes

Marzo 08, 2016


Image

Nubu Nubrah lee a unas niñas en el club de Kikaaya. ©Stephan Gladieu/Banco Mundial.


TITULARES
  • En medio de las altas tasas de desempleo juvenil, embarazo adolescente y matrimonio precoz, los clubes de niñas ofrecen un refugio seguro para las jóvenes en Uganda.
  • Un estudio concluye que estos grupos mejoran la capacidad de las jóvenes para obtener un ingreso y retrasan el matrimonio y la maternidad.
  • La investigación está ayudando a diseñar programas que empoderen a las niñas y las jóvenes desde el punto de vista social y económico.

Jazirah Namukose, de 18 años, abandonó la escuela debido al rechazo que vivió. Sus compañeros la discriminaban a causa de su discapacidad. Ella tiene un pie zambo.

Pero su vida cambió cuando comenzó a asistir al club de Kikaaya ubicado en el norte de Kampala en Uganda. Namukose adquirió habilidades y la confianza para iniciar su propio negocio, y encontró amigos que no la trataban de manera diferente debido a su discapacidad.

“Tienes que defenderte a ti misma. Lo he aprendido aquí”, dijo.

Namukose es una de las 70 000 niñas y jóvenes de entre 13 años y 22 años que se han unido a los clubes de niñas en Uganda (i) para encontrar amigos y una manera de ganarse la vida.

Los clubes están a cargo de BRAC Uganda, (i) una rama de la organización internacional BRAC con sede en Bangladesh, conocida por sus esfuerzos destinados a empoderar a los pobres, especialmente las mujeres. En sus 1505 clubes en Uganda se ofrecen juegos, música, clases de educación sexual y de conocimientos financieros, formación en oficios y acceso a microfinanciamiento para las jóvenes que quieren convertirse en emprendedoras.

Image
Jazirah Namukose: “Tienes que defenderte a ti misma”. © Stephan Gladieu/World Bank

Un objetivo importante de los clubes, según los organizadores, es proporcionar un refugio seguro para las niñas en medio de una situación de alto desempleo y presiones sociales que conducen a altas tasas de matrimonio precoz y embarazo adolescente. Casi el 60 % de la población de Uganda tiene menos de 20 años.

Algunos estudios plantean que los clubes tienen un efecto positivo y podrían ayudar a resolver el dilema del desarrollo de cómo diseñar programas que empoderen a las niñas y jóvenes desde el punto de vista social y económico.

Las niñas que han sido miembros de los clubes por dos años tienen un 72 % más probabilidades de estar realizando actividades que generan ingresos, tales como tener un empleo o trabajar por cuenta propia, que las que no se unieron a los clubes.

Ellas también tienen un 26 % menos probabilidades de quedar embarazadas cuando son adolescentes y un 58 % menos probabilidades de casarse o convivir con una pareja.

Estos datos surgen de un estudio reciente que evalúa la eficacia de los clubes y el Programa de Empoderamiento y Medios de Subsistencia para las Adolescentes ejecutado por BRAC.

Tal vez lo más espectacular es que la cantidad de niñas que informaron haber sido obligadas a mantener relaciones sexuales se redujo casi a la mitad, del 14 % a alrededor del 8 %, según el estudio realizado por investigadores del Laboratorio de innovación en cuestiones de género para África (i) del Banco Mundial, London School of Economics, (i) Bocconi University, (i) University College London (i) y BRAC.

Son “impactos muy grandes e importantes”, dijo Niklas Buehren, economista del Banco Mundial y coautor del estudio Women’s Empowerment in Action: Evidence from a Randomized Control Trial in Africa (Empoderamiento de la mujer en acción: Evidencias extraídas de un ensayo aleatorio de control en África).

Para BRAC, las conclusiones reflejan el énfasis de los clubes en enseñar “habilidades para la vida cotidiana” que cubren temas como la educación sexual, la capacidad de liderazgo y de negociación, la salud sexual y reproductiva, las cuestiones de género y el “precio de una novia” o dote. Tales conocimientos permiten a las jóvenes cuidar de sí mismas y conocer sus derechos, dijo Jennifer Kemigisha, administradora del Programa de Empoderamiento y Medios de Subsistencia para las Adolescentes.

“Lo más importante para nosotros son los temas relacionados con la sexualidad —la explotación sexual, la salud reproductiva y la planificación familiar— porque representan un gran problema en el país entre las adolescentes”, agregó.

Las estadísticas revelan algunos de los desafíos que enfrentan las jóvenes en Uganda. La tasa de embarazo adolescente es del 31 %. Alrededor del 16 % de las niñas mantiene relaciones sexuales antes de los 15 años, y el 14 % de ellas sufre abuso sexual entre los 15 años y los 19 años, según la Oficina de Estadísticas de Uganda.

De acuerdo al estudio, Uganda tiene además una de las tasas más altas de mujeres jóvenes fuera de la fuerza laboral en África, llegando aproximadamente a un 86 %.

La investigación sostuvo que se observan problemas similares en otros países en desarrollo donde las mujeres están prácticamente excluidas de la fuerza laboral y se encuentran atrapadas en un ciclo de matrimonio precoz, maternidad y dependencia de los hombres.

El estudio demostró que retrasar el primer parto de una mujer, sobre todo en la adolescencia, puede tener un impacto positivo tanto en su propia vida como en la vida de sus hijos.

 


Image

Jessica, de 30 años, yElizabeth Nawkumba, de 20 años, tiene un negocio textil en el barrio Kisaasi en Kampala, Uganda.  © Stephan Gladieu/World Bank


" ¿Por qué los empleos deben ser solo para los hombres? Todos tenemos los mismos derechos y lo que puede hacer un hombre, yo también puedo hacerlo "

Nakand Maimunah


La pregunta clave es si impulsar la carrera de una joven durante la adolescencia también puede ayudarla a lograr un mayor empoderamiento social y económico.

El programa de BRAC en Uganda proporcionó un “escenario ideal para tratar de averiguarlo”, contó Buehren.

“No tenemos una gran cantidad de pruebas para este tipo de programas en el que existe una combinación de habilidades para la vida cotidiana, habilidades vocacionales, y el espacio seguro del club”, agregó.

El Banco Mundial ha aplicado diferentes enfoques para empoderar a las jóvenes en el marco de la Iniciativa para las Niñas Adolescentes, (i) respaldada por los Gobiernos de Australia, Dinamarca, Noruega, Suecia y el Reino Unido, así como la Fundación Nike.

El Banco realizó proyectos experimentales en Afganistán, Haití, Jordania, República Democrática Popular Lao, Liberia, Nepal, Rwanda y Sudán del Sur, y evaluó cinco de ellos. Solo el proyecto de Sudán del Sur, también ejecutado por BRAC, tenía el mismo modelo que los clubes de Uganda.

Los proyectos piloto trataron de abordar los obstáculos que impiden a las jóvenes ingresar a la fuerza laboral, proporcionando un conjunto de servicios que incluían capacitación en oficios, en temas de negocios y en habilidades para la vida cotidiana, con diferentes grados de éxito, dijo Sarah Nedolast, coordinadora de la Iniciativa para las Niñas Adolescentes, (i) que ya ha finalizado.

“Algo que llama la atención es que todos los programas tuvieron tasas de retención muy altas, lo que indica que resultaron valiosos para las niñas, y cuando programas de este tipo están diseñados para abordar las necesidades de ellas, no hay barreras que impidan su participación”, agregó Nedolast.

En junio pasado, un día las niñas del club de Kikaaya jugaban voleibol en una cancha al aire libre antes de reunirse en una sede cercana. En ese lugar, una líder leyó una historia sobre una violación, contenida en uno de numerosos libros sobre temas difíciles, como el embarazo adolescente, las enfermedades de transmisión sexual y los peligros de las drogas ilícitas.

Mientras las integrantes del club cantaban bulliciosamente en el fondo, Namukose dijo que el club la ha ayudado a salir de su “caparazón”.

“Me quieren y he aprendido a hablar [...] a la comunidad. Y he aprendido que incluso si tienes una discapacidad o algún problema, no necesitas tener miedo”.

“Espero ser una mujer de negocios y ayudar a otras personas que necesitan ayuda”, señaló.

Image
Belindah Malutoaya obtuvo pequeños préstamos para su negocio de pollos a través del club. ©Stephan Gladieu/Banco Mundial.
 A una corta distancia en un camino de tierra roja estaba Belindah Malutoaya, de 21 años, que cría 200 pollos y suministra huevos y carne a los supermercados. Ella comenzó el negocio con la ayuda de una tía y pequeños préstamos otorgados por el programa de microfinanzas del club.

“En cinco años quiero tener una granja muy grande –una gran, gran granja– con muchos pollos, como 1000 pollos. Sí, eso es lo que quiero”, dijo Malutoaya, quies es madre soltera de una niña pequeña.

Nakand Maimunah, de 19 años, que da orientación a otras niñas en el club, dijo que cree que las jóvenes tienen más poder de lo que imaginan.

“Aquí, en Buganda [un reino subnacional al interior de Uganda], por lo general se minimiza a las niñas. Se cree que las niñas no pueden hacer algunos trabajos. Se cree que la oficina es solo para los hombres. [...] ¿Por qué los empleos deben ser solo para los hombres? Todos tenemos los mismos derechos y lo que puede hacer un hombre, yo también puedo hacerlo”.



MULTIMEDIA
Api
Api