Coronavirus: La respuesta del Grupo Banco Mundial ante la emergencia mundial de hacer frente a la pandemia. Sepa más

ARTÍCULO

Soluciones locales a la crisis mundial del desplazamiento forzado

Septiembre 15, 2016


Image

Foto © Dominic Chavez/Banco Mundial


TITULARES
  • La actual crisis de Siria ha provocado que la comunidad mundial vuelva a pensar en el tema del desplazamiento forzado que afecta por igual a los desplazados y a las comunidades de acogida.
  • Los elementos clave para abordar este tema incluyen involucrar a las comunidades de acogida en la planificación a largo plazo, aumentar las oportunidades de empleo y mejorar los servicios de los ecosistemas y ambientales sostenibles.
  • El Grupo Banco Mundial trabaja para ampliar su apoyo a los desplazados y sus comunidades de acogida en los países de ingreso bajo y mediano de todo el mundo.

El desplazamiento forzado no es un fenómeno nuevo. Muchos países —especialmente en el mundo en desarrollo— se han ocupado de estas situaciones por años y, en ocasiones, por décadas. La actual crisis de Siria ha provocado que la comunidad mundial vuelva a pensar en cómo apoyar a los Gobiernos locales y nacionales para ayudar por igual a los desplazados y las comunidades de acogida.

“Todos los conflictos que se observan en el mundo hoy se han convertido en el epítome de todo lo que puede ir mal en una situación de conflicto, y son una señal para que la comunidad internacional se dé cuenta de que el statu quo no está funcionando”, dijo Ede Ijjasz-Vasquez, director superior del Departamento de Prácticas Mundiales de Desarrollo Social, Urbano y Rural, y Resiliencia del Grupo Banco Mundial. “Reconociendo que cada situación es diferente, el Grupo Banco Mundial se ha centrado en la necesidad de soluciones a medida que funcionen para las situaciones específicas de cada país de acogida. Con los años, hemos descubierto que un buen programa de desarrollo debe apoyarse en una buena comprensión de las poblaciones desplazadas y las comunidades que las acogen, y la relación entre ellas. Debemos ayudarlas a ayudarse entre sí”.

A medida que el Grupo Banco Mundial amplía su apoyo tanto a los desplazados como a las comunidades de acogida, no solo en los países de ingreso bajo sino también en los países de ingreso mediano, muchos de los esfuerzos en curso en todo el mundo pueden proporcionar información sobre los enfoques que funcionan. Estos esfuerzos se realizan en diferentes zonas del mundo, entre ellas los Grandes Lagos, el Cuerno de África y las regiones del Sahel, y en países como Jordania, el Líbano, Pakistán y Azerbaiyán.

Cada situación tiene sus propios desafíos, pero asegurar que las comunidades locales de acogida reciban apoyo y participen en las decisiones de planificación a largo plazo y aumentar las oportunidades de empleo son algunos de los elementos importantes del apoyo del Grupo Banco Mundial. También es necesario respaldar y mejorar los servicios de los ecosistemas y ambientales sostenibles, mediante la gestión integrada de los recursos naturales, para superar la degradación ambiental y la pérdida de la cubierta vegetal que pueden resultar del flujo de una gran cantidad de personas.


" Con los años, hemos encontrado que los buenos programas de desarrollo deben ser bien comunicados para que exista una buena comprensión por parte de las poblaciones desplazadas y las comunidades que los acogen y de la relación entre estas. Debemos ayudarles a ayudarse entre sí. "
Image

Ede Jorge Ijjasz-Vasquez

Director Principal

Apoyar a las comunidades de acogida

  • En el Cuerno de África y los Grandes Lagos, las zonas de acogida de refugiados y desplazados internos suelen ser poco desarrolladas y estar desatendidas, y el Grupo Banco Mundial está adoptando un enfoque regional para mejorar el acceso a servicios y oportunidades económicas. En Zambia, por ejemplo, el Banco apoya tanto a los antiguos refugiados como a las comunidades de acogida a través de un enfoque de desarrollo impulsado por la comunidad, fortaleciendo la infraestructura de gran escala y comunitaria para mejorar los servicios de educación y salud, así como crear mercados y oportunidades económicas. En la República Democrática del Congo, el Proyecto de recuperación de la zona oriental[MIS1]  se centra en desarrollar mercados agrícolas en las zonas que han experimentado altos niveles de desplazamiento de la población, beneficiando a las comunidades de acogida, las familias desplazadas y los repatriados. A través de la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD, por sus siglas en inglés), el Proyecto para el Cuerno de África (i) ayudará a armonizar las políticas y prácticas relacionadas con el desplazamiento forzado, con el establecimiento de una Secretaría Regional sobre Desplazamiento Forzado y Migración Mixta
  • En Azerbaiyán, el 7 % de la población (aproximadamente 623 000 personas) corresponde a comunidades desplazadas. Después de dos décadas, los desplazados no han logrado autonomía, careciendo de acceso a infraestructura social de alta calidad y vivienda. El problema se agrava por el hecho de que la mayoría de los desplazados internos son acogidos por comunidades que ya son pobres. Para responder a este desafío, el Gobierno de Azerbaiyán ha implementado desde comienzos de 2012 el Proyecto de medios de subsistencia y niveles de vida de los desplazados internos en Azerbaiyán[MIS1]  para mejorar las condiciones de vida y aumentar la autonomía económica de los desplazados internos. Con el fin de aliviar la carga sobre las comunidades de acogida y facilitar la integración de las poblaciones desplazadas, el proyecto financia proyectos de infraestructura pequeños y medianos a través de un enfoque impulsado por la comunidad. Hasta la fecha, más de 400 comunidades en todo el país se han beneficiado de estas obras de infraestructura.
  • En Jordania, donde la mayoría de los refugiados viven en pueblos y ciudades, un financiamiento predecible a largo plazo para 20 autoridades locales que dan acogida cada una a una gran cantidad de refugiados, les ha permitido planificar y ampliar los servicios de agua y gestión de residuos, instalar nuevo alumbrado público, rehabilitar caminos y proporcionar nuevas instalaciones deportivas y recreativas. Estos son pasos importantes para garantizar que las comunidades de acogida sigan siendo hospitalarias y reducir cualquier posible tensión como resultado del aumento de la presión sobre los servicios y el medio ambiente.
  • En el Líbano, donde como en Jordania, los refugiados viven en las comunidades de acogida, el Grupo Banco Mundial proporciona a las comunidades alivio inmediato a través de la inversión en infraestructura crítica a nivel local e iniciativas sociales específicas que promueven la interacción y la colaboración entre los refugiados y las comunidades de acogida. El Banco también amplió su apoyo al programa de protección gubernamental para comunidades de acogida afectadas por la crisis de Siria a efectos de reducir la pobreza y aumentar la cohesión social. Además, el Banco ayudó a que el sistema de educación pública absorbiera un gran número de refugiados sirios en edad escolar, garantizando al mismo tiempo que los estudiantes libaneses también permanecieran en la escuela y mejorara la calidad general de la educación.
  • Pakistán ha tenido una larga historia de administración de personas desplazadas, acogiendo a más de 1,5 millones de refugiados afganos durante décadas, la mayor población prolongada de refugiados a nivel mundial (según ACNUR). El Gobierno de Pakistán también administra una gran cantidad de personas desplazadas temporalmente dentro de sus propias fronteras en las Zonas Tribales de Administración Federal (FATA), apoyado por el Grupo Banco Mundial. El Fondo Fiduciario de Múltiples Donantes (MDTF), (i) administrado por el Grupo Banco Mundial, se estableció en agosto de 2010 a petición del Gobierno de Pakistán y de países asociados en la tarea del desarrollo para responder a la crisis en Khyber Pakhtunkhwa (KP), FATA y Balochistán, y apoyar la reconstrucción, la rehabilitación, las reformas y otras intervenciones necesarias para consolidar la paz y crear las condiciones para un desarrollo sostenible.

Crear empleos y oportunidades para las comunidades de acogida y los desplazados

  • En la región de los Grandes Lagos y el Cuerno de África, donde las comunidades de acogida dependen de medios de subsistencia tradicionales como la agricultura, la pesca y el pastoreo, el Grupo Banco Mundial proporciona capacitación para mejorar las prácticas de producción, apoya las nuevas tecnologías y equipos, mejora la infraestructura de almacenamiento y procesamiento, y aumenta el acceso al financiamiento. Las consultas locales y la evaluación de los mercados locales, siendo las comunidades y los Gobiernos locales quienes han tomado la iniciativa, son las que han dado forma al enfoque del Banco. En Zambia, por ejemplo, el proyecto apoya los medios de subsistencia que van desde el acceso a la agricultura y la formación profesional, hasta el desarrollo de subproyectos o sistemas de riego a pequeña escala, para los antiguos refugiados más vulnerables y los miembros de la comunidad de acogida.
  • En Azerbaiyán, el Proyecto de medios de subsistencia y niveles de vida de los desplazados internos en Azerbaiyán[MIS1]  apoya las actividades relacionadas con los medios de subsistencia que proporcionan recursos y desarrollan habilidades de los desplazados internos, para que puedan competir en el mercado laboral o iniciar sus propios negocios y, en el camino, ayudarles a obtener empleos mejor remunerados y más seguros. El proyecto apoya la capacitación y las donaciones para la creación de empresas, la formación y el financiamiento de grupos generadores de ingresos en las comunidades de desplazados internos, y la provisión de microcréditos para actividades comerciales. Las empresas son de diferentes tipos, pero por lo general se basan en las técnicas agrícolas que los desplazados internos trajeron de sus comunidades de origen, incluyendo la cría de ganado y de ovejas y la producción de cultivos. No obstante, el proyecto también financia la apertura de panaderías, tiendas minoristas, empresas de servicios de comidas y cafeterías. A pesar del tiempo relativamente corto en que estos grupos han estado operando, la mayoría ya genera ingresos sólidos. El proyecto ofrece a los jóvenes formación profesional y apoyo para crear una empresa, teniendo como objetivo también lograr un equilibrio de género y llegar a un número similar de hombres y mujeres jóvenes.
  • En Jordania, un futuro programa de “Oportunidades Económicas para los Jordanos y Refugiados Sirios”[MIS2]  apoyará al Gobierno para que cumpla su compromiso de proporcionar a los refugiados sirios acceso al mercado laboral, mediante medidas destinadas a mejorar el clima para las inversiones y formalizar el empleo de los refugiados sirios con la emisión de permisos de trabajo. A cambio, Jordania se beneficiará de un acceso favorable de los productos jordanos en los mercados europeos. El Grupo Banco Mundial aprovechará también su programa municipal para financiar trabajos que hacen uso intensivo de mano de obra, beneficiando tanto a los jordanos como a los refugiados sirios.
  • En el Líbano, se espera que un futuro programa de “Caminos y Empleo” cree alrededor de 1,5 millones de días de trabajo de empleos directos de corto plazo para comunidades libanesas y sirias poco calificadas a través de la rehabilitación de la red de carreteras del país. También se crearán puestos de trabajo adicionales en las industrias de la cadena de suministro, así como en los servicios de ingeniería y consultoría en el país.
  • A través del MDTF de Pakistán, (i) se ha desembolsado un total de 1471 donaciones de contrapartida y se han creado aproximadamente 23 000 puestos de trabajo con este apoyo entregado en KP y FAT.

Ya sea que se trate del apoyo del Grupo Banco Mundial a la provisión de servicios públicos y a las autoridades locales de Jordania y el Líbano, o a las organizaciones gubernamentales y comunitarias locales en zonas rurales de África, garantizar la sostenibilidad a largo plazo demandará una programación coordinada para garantizar la eficacia y reducir la duplicación en pos de mejorar la calidad de los servicios.

“La implementación es muy complicada”, dijo Markus Kostner, experto mundial del Departamento de Prácticas Mundiales de Desarrollo Social, Urbano y Rural, y Resiliencia del Grupo Banco Mundial, “pero todavía queda mucho por hacer para crear, incentivar y facilitar las coaliciones de los Gobiernos, el sector privado, la sociedad civil, los agentes del desarrollo y humanitarios, y las personas afectadas para prevenir, contener y responder a las crisis actuales, y también mirar hacia adelante y anticipar y prepararse para las nuevas crisis”.



Videos
Api
Api