Coronavirus: La respuesta del Grupo Banco Mundial ante la emergencia mundial de hacer frente a la pandemia. Sepa más

COMUNICADO DE PRENSA

África se enfrenta al desafío de mantener el crecimiento en medio de condiciones mundiales debilitadas

Octubre 05, 2015


CIUDAD DE WASHINGTON, 5 de octubre de 2015. Los países de África al sur del Sahara continúan creciendo, aunque a un ritmo menor, debido a un entorno económico más difícil. En 2015, el crecimiento se desacelerará del 4,6 % del año anterior al 3,7 % y llegará a la tasa más baja de desde 2009, de acuerdo con las nuevas proyecciones del Banco Mundial.

Estas cifras actualizadas se presentan en la nueva edición de Africa's Pulse, publicación del Banco Mundial que presenta un análisis semestral de las tendencias económicas y los últimos datos sobre el continente. La previsión para 2015 se mantiene por debajo del sólido 6,5 % de crecimiento del producto interno bruto (PIB) que mantuvo la región durante 2003-08, y cae respecto del 4,5 % de crecimiento observado después de la crisis financiera internacional de 2009-14. En términos generales, se espera que el crecimiento de la región aumente al 4,4 % en 2016 y siga remontando hasta un 4,8 % en 2017.

Las pronunciadas caídas del precio del petróleo y otros productos básicos han ocasionado la disminución reciente del crecimiento. Otros factores externos tales como la desaceleración económica de China y el endurecimiento de las condiciones financieras mundiales inciden en el desempeño económico de África, según se indica en Africa's Pulse. A estos factores se suman los inconvenientes en el suministro del servicio eléctrico en muchos países africanos, que han limitado el crecimiento económico en 2015.

“El fin del superciclo de los productos básicos constituye una oportunidad para que los países africanos revitalicen sus esfuerzos de reforma y transformen así sus economías y diversifiquen las fuentes de crecimiento. Si se implementan las políticas adecuadas para impulsar la productividad agrícola, reducir los costos de la electricidad y ampliar el acceso, se mejorará la competitividad y se respaldará el crecimiento de las manufacturas ligeras”, dijo Makhtar Diop, vicepresidente del Banco Mundial para la región de África.

Según Africa's Pulse, varios países continúan mostrando un crecimiento sólido. Se espera que Côte d’Ivoire, Etiopía, Mozambique, Rwanda y Tanzanía mantengan el crecimiento en torno al 7 % o más por año en el período 2015-17, gracias al impulso de las inversiones en energía y transporte, el gasto de los consumidores y la inversión en el sector de los recursos naturales.

Avances en la reducción de la pobreza

De acuerdo con Africa's Pulse, el avance en la reducción de la pobreza de ingreso en África al sur del Sahara ha sido más rápido de lo previsto. Según estimaciones del Banco Mundial, la pobreza en África se redujo del 56 % en 1990 al 43 % en 2012. Al mismo tiempo, la población de África experimentó un avance en todas las dimensiones relacionadas con el bienestar, especialmente la salud (mortalidad materna y de menores de 5 años) y la matrícula en la escuela primaria, donde se redujo la brecha de género.

No obstante, los países africanos continúan enfrentándose a una tasa de nacimientos muy elevada, lo que ha limitado el impacto, en las últimas dos décadas, del crecimiento económico sostenido en la reducción del número total de personas pobres. Estos países aún se ubican detrás de los de otras regiones en lo que respecta a avances en los objetivos de desarrollo del milenio (ODM). Por ejemplo, África no alcanzará el ODM de reducir a la mitad el porcentaje de la población que vive en la pobreza entre 1990 y 2015.

Caída de los precios de los productos básicos

La abundancia de recursos naturales de África al sur del Sahara ha convertido a la región en un exportador neto de combustibles, minerales, metales y productos básicos agrícolas. Estos productos constituyen prácticamente tres cuartas partes de las exportaciones de bienes de la región. La sólida oferta y la menor demanda mundial son responsables de la caída general de los precios de los productos básicos. Por ejemplo, la reducción de los precios del gas natural, el mineral de hierro y el café ha superado el 25 % desde junio de 2014, según el informe.

En Africa's Pulse se señala que la disminución general del crecimiento de la región presenta matices y que los factores que dificultan el crecimiento varían de un país a otro. En los países exportadores de productos básicos —especialmente, los productores de petróleo como Angola, República del Congo, Guinea Ecuatorial y Nigeria, así como los productores de minerales y metales como Botswana y Mauritania—, la caída de los precios está afectando el crecimiento negativamente. En Ghana, Sudáfrica y Zambia, ciertos factores internos, como los problemas del suministro eléctrico, también contribuyen a empeorar la situación. En Burundi y Sudán del Sur, las amenazas de inestabilidad política y las tensiones sociales están teniendo consecuencias económicas y sociales.

Ahora, los déficits fiscales de la región son más pronunciados que al comienzo de la crisis financiera mundial, de acuerdo con el informe. El aumento de los salarios y la caída de los ingresos, especialmente en el ámbito de los productores de petróleo, condujo a una ampliación de dicho déficit. En algunos países, el desequilibrio se debió a grandes gastos en infraestructura. Como reflejo de los mayores déficits fiscales de la región, continuó aumentando la deuda pública en muchos países. Si bien los coeficientes entre deuda y PIB parecen ser manejables en la mayoría de los casos, algunos países están preocupados por un aumento brusco de este coeficiente.

“La caída dramática y continua de los precios de los productos básicos ejerce presión sobre los crecientes déficits fiscales, lo que complica el desafío para los países que ya no tienen políticas de amortiguación”, señala Punam Chuhan-Pole, economista en jefe interina de la Oficina Regional de África del Banco Mundial y autora del informe. “Para soportar las nuevas perturbaciones, los Gobiernos de la región deben mejorar la eficiencia del gasto público, dando prioridad a inversiones clave y reforzando la administración tributaria para crear margen fiscal en sus presupuestos”.

Próximos pasos

El crecimiento de África al sur del Sahara continuará poniéndose a prueba a medida que se produzcan nuevas perturbaciones en el entorno económico mundial, lo que resalta la necesidad de que los Gobiernos emprendan reformas estructurales para reducir los obstáculos internos que impiden el crecimiento, según se indica en el informe. Las inversiones en nueva capacidad de energía, la atención a las sequías y sus efectos en la energía hidroeléctrica, la reforma de las empresas de distribución estatales y una visión renovada para fomentar las inversiones privadas ayudarán a crear resiliencia en el sector energético. Los Gobiernos pueden incrementar los ingresos a través de los impuestos y de mejoras del sistema de cumplimiento de los pagos tributarios. Como complemento de estos esfuerzos, pueden optimizar la eficiencia del gasto público para crear margen fiscal en su presupuesto.

Contactos para medios de comunicación
En Washington
Aby Toure
Teléfono: (202) 473-8302
akonate@worldbank.org


COMUNICADO DE PRENSA N.º
2016/109/AFR

Api
Api

MULTIMEDIA