Skip to Main Navigation
Video Abril 05, 2022

El impacto de la guerra en Ucrania en la seguridad alimentaria

Incluso antes de la guerra en Ucrania, la inseguridad alimentaria en todo el mundo iba en aumento. Ucrania y Rusia representan el 29 % de las exportaciones mundiales de trigo y el 62 % de aceite de girasol. Es probable que esta invasión exacerbe la inflación de los precios de los alimentos en los mercados emergentes y las economías en desarrollo y afecte a algunos de los países más pobres y vulnerables. En esta edición de “Los expertos responden” Juergen Voegele, vicepresidente de Desarrollo Sostenible del Banco Mundial, analiza el impacto de la guerra en el sistema alimentario mundial, el cual ya se veía debilitado debido a las interrupciones causadas por la COVID-19, los impactos extremos del cambio climático, las devaluaciones monetarias y el empeoramiento de la capacidad fiscal.


Transcripción

Experto del Banco Mundial - El hambre ha ido en aumento durante varios años, mucho antes de la crisis en Ucrania, e incluso mucho antes de la COVID-19. El número de personas que sufría hambre en 2020 ya llegaba a alrededor de 800 millones y, desafortunadamente, seguía aumentando. Esto significa 100 millones más de personas que el año anterior.

Moderador - En este episodio de "Los expertos responden", analizamos el impacto de la guerra en Ucrania en la seguridad alimentaria mundial. Si bien los efectos más inmediatos y evidentes se están observando en Ucrania y sus alrededores, la guerra podría tener repercusiones de gran alcance más allá de la región, y especialmente en los precios de los alimentos. ¿Qué significa esto para los más pobres y vulnerables y qué se debe hacer para promover la seguridad alimentaria? Para responder estas y otras preguntas hablaremos con el vicepresidente de Desarrollo Sostenible del Banco Mundial, Juergen Voegele. Juergen, muchas gracias por estar aquí y tomarse el tiempo de conversar con nosotros. Un tema de interés es que incluso antes de la guerra en Ucrania, la inseguridad alimentaria iba en aumento. ¿Puede explicarnos cuáles son los factores preexistentes que provocan el aumento de la inseguridad alimentaria y cómo la invasión [a Ucrania] probablemente los empeore?

Experto del Banco Mundial - Sí, es bueno estar aquí, Paul. Un gusto verte, y gracias por invitarme. Como dijiste, el hambre ha ido en aumento durante varios años, mucho antes de la crisis en Ucrania, e incluso mucho antes de la COVID-19. El número de personas que sufría hambre en 2020 ya llegaba a alrededor de 800 millones y, desafortunadamente, seguía aumentando. Esto significa 100 millones más de personas que el año anterior. Y esto probablemente se debe a los impactos de la pandemia de COVID-19, pero también a factores de larga data que impulsan la inseguridad alimentaria, como los conflictos, los fenómenos meteorológicos extremos, y las plagas y enfermedades. Los conflictos son un gran problema y tenemos que analizar dos elementos: el número de personas que sufren hambre, y también la grave inseguridad alimentaria. La grave inseguridad alimentaria es horrible porque realmente pone a las personas en un riesgo inmediato. Esta se produce cuando la vida de una persona o los medios de subsistencia están en peligro inmediato debido a la falta de alimentos, y un número impactante de 388 millones de personas en 42 países sufrían grave inseguridad alimentaria, una cifra un 5 % más alta que en 2020. Por lo tanto, este es un problema en que realmente necesitamos centrarnos inmediatamente.

Moderador - El conflicto en Ucrania obviamente domina los titulares en este momento. ¿Podemos ahondar un poco más en eso? ¿Y es posible decir qué productos se ven particularmente afectados? ¿Hay ciertos alimentos en particular que se ven afectados por el conflicto en Ucrania?

Experto del Banco Mundial - Claro, los productos básicos más afectados por el conflicto son principalmente el trigo; en cierta medida el maíz, los aceites comestibles, y, de manera muy importante, los fertilizantes. En realidad, el trigo es el principal producto básico afectado por la guerra. Rusia es el mayor exportador de trigo, representando alrededor del 18 %, casi el 20 % de las exportaciones mundiales en 2021. Y Ucrania representa otro 10 %. Ahora, ellos no son los dos mayores productores de trigo, sino India y China, pero son los mayores exportadores. Ya que para alrededor del 35 % de la población mundial el trigo es el principal producto básico en su dieta, es un impacto muy importante. En marzo, hace una semana, el precio del trigo en los mercados mundiales era alrededor de un 50 % más alto que en febrero y casi un 80 % más alto que hace un año. Los precios del maíz también aumentaron después de la invasión, un aumento de alrededor del 25 % al 30 %, por encima de los niveles de febrero, y de alrededor del 37 % interanual. Entonces, los precios de esos dos productos básicos han subido. Ahora, otros productos básicos, como el arroz, no se ven afectados por el momento, lo que es bastante diferente a la situación de hace 14 o 15 años, durante la última crisis de precios de los alimentos. Los precios mundiales siguen siendo aproximadamente un 17 % más bajos que en enero de 2021. Esto es una buena noticia. Ahora, cuando se analiza el transporte a través del mar Negro, este se encuentra paralizado, y con los altos precios mundiales del trigo, podemos esperar que otros países vendan más trigo.  Afortunadamente, los niveles de existencias no son malos así que no deberíamos tener la sensación de que existe una escasez mundial de trigo. Hay suficiente trigo en el planeta y plantar más trigo esta primavera y en el verano compensará el déficit en gran medida si las exportaciones siguen bloqueadas en Ucrania y Rusia. Así que no es realmente un problema de suministro total; el problema es que los países que acostumbran a importar de esos países [Rusia y Ucrania] ahora tienen que ajustarse, y eso no será fácil y será muy costoso. Luego se tiene el impacto de la guerra en el costo de los fertilizantes y eso es importante porque se podría traducir en problemas de producción de todos los cultivos en la próxima temporada si los rendimientos se desploman porque los agricultores no pueden comprar o incluso acceder a suficientes fertilizantes. Tenemos que entender que Rusia y Belarús representan el 20 % de las exportaciones mundiales de fertilizantes, y los precios de los fertilizantes ya eran muy altos antes de la guerra debido a los elevados precios del petróleo y de la urea; de hecho, ya se habían triplicado el año pasado. Estos son los dos tipos de elementos principales: las exportaciones de trigo y las exportaciones de fertilizantes.

Moderador - Usted se ha referido a las exportaciones.  Analicemos la otra parte de la ecuación. Los países importadores, tal vez de trigo, tal vez de otros cultivos.  ¿Qué países tienen más probabilidades de verse afectados por el conflicto en Ucrania?

Experto Banco Mundial - Como dije, los países con una alta proporción de importaciones de trigo procedente de Ucrania y Rusia son los que enfrentan el riesgo inmediato más alto, especialmente aquellos que aún esperan embarques para la segunda mitad del año, como Egipto que está esperando 6,6 millones de toneladas. Turquía es un importante importador de trigo (4 millones de toneladas); Bangladesh importa casi 4 millones de toneladas, e Irán importa 1,7 millones de toneladas. Pero también el Líbano, Túnez, Yemen, Libia y Pakistán. Los principales son países de la región de Oriente Medio y Norte de África.  Estos países dependen del trigo proveniente de la región del mar Negro debido a razones geográficas. Los barcos solo tienen que cruzar el Mediterráneo. Y el trigo es un alimento básico en la dieta de esa región. Por cierto, Egipto es el principal importador de trigo en el mundo. Ahora, esto también amenaza las operaciones humanitarias dado que el Programa Mundial de Alimentos depende de este trigo. Así que la crisis concomitante de la guerra en Ucrania puede ocasionar daños graves a las personas vulnerables en varios países de Oriente Medio y Norte de África si la ayuda humanitaria y las decisiones de desarrollo no se refuerzan. Por eso, siempre que tenemos estas crisis son los pobres los que más sufren.

Moderador - Y una de las maneras de los países para responder a esto son las restricciones a las exportaciones. ¿Es eso una estrategia eficaz? Si un funcionario público de un país le llamase por teléfono le preguntara: "¿Qué deberíamos hacer? ¿Deberíamos detener las exportaciones de algunos de estos cultivos?". ¿Qué le respondería?

Experto del Banco Mundial - Bueno, esto es exactamente lo que no se debe hacer. Por eso, muchas gracias por hacer esta pregunta porque en este momento esto es probablemente lo más importante que todos podemos hacer. Tener una conversación en torno a cómo mantener abierto el comercio de alimentos básicos y cómo mantener el flujo de los productos. Así que cuando nos llamen, diremos: "No es una buena idea en lo absoluto. Si desea apoyar a su propia población, hágalo de una manera diferente, pero no obstruya el flujo de alimentos". Es tentador, ¿sabes?, es tentador restringir las exportaciones para evitar la escasez a nivel local, pero tiene consecuencias muy, muy perjudiciales, tal como vimos cuando atravesamos la crisis de los precios de los alimentos en 2007 y 2008. La [mejor] estrategia es mover los alimentos desde los lugares con superávit hasta los lugares donde son necesarios, y eso es lo que debe suceder.

Moderador - Por lo tanto, eso es lo que los Gobiernos no deberían hacer. ¿Qué deberían hacer entonces? ¿Qué deberían hacer los Gobiernos, la comunidad nacional, para apoyar a los que están en mayor riesgo de padecer inseguridad alimentaria?

Experto del Banco Mundial - Por supuesto, tienen que actuar. Tienen que reaccionar y necesitan implementar medidas. En general, es mucho mejor proteger el poder adquisitivo de los hogares más pobres mediante programas de protección social específicos y enfocados en la nutrición, en vez de mantener los precios artificialmente bajos para todos. Así, por ejemplo, subvencionar el pan en todos los niveles de ingreso es muy caro para los Gobiernos. Es regresivo. Fomenta el desperdicio de alimentos y las dietas deficientes, y puede ser muy difícil corregir las políticas una vez que una crisis ha terminado. Por lo tanto, apoyar estas redes de protección social en una época de crisis es el camino correcto. La misma precaución se debe aplicar al momento de ayudar a los agricultores a acceder a fertilizantes. La reacción instintiva suele ser, vamos a entregar subsidios. Ayudar a los agricultores se ha vuelto más caro, pero si se aplican estos subsidios de manera indiscriminada se corre el riesgo de un aumento de la demanda y de los precios de los fertilizantes en todo el mundo, y, al fin y al cabo, eso no ayuda. Eliminar las barreras comerciales a los insumos centrándose en los fertilizantes más eficientes para los usuarios; invertir en biofertilizantes, reorientando estas políticas y estos gastos públicos para dar un mejor apoyo a los agricultores, es una manera mucho mejor de hacer esto. Repito, esto es adicional a la conversación sobre las restricciones a las exportaciones. Lo que haces a nivel interno es en realidad muy, muy importante también. Y ahora sabemos, luego de un par de décadas de experiencia, lo que funciona y lo que tiene un efecto beneficioso en general, y lo que no funciona y lo que debe evitarse en una situación como esta.

Moderador - Hablamos hace un par de meses sobre las cadenas de suministro y qué significan para los precios de los alimentos y la seguridad alimentaria. Hace unos meses, la mayoría de nosotros no podíamos imaginar una guerra como la que está sucediendo en Ucrania. ¿Qué pueden hacer los países para mejorar su resiliencia general a largo plazo ante las crisis? Ya se trate de una pandemia que fue bastante difícil de predecir, o un conflicto también difícil de predecir. ¿Cómo pueden fortalecer su seguridad alimentaria e impulsar la nutrición a largo plazo y crear esa resiliencia que necesitan?

Experto del Banco Mundial - Creo que es un punto muy importante, que no solo nos centremos en las crisis inmediatas y las medidas a corto plazo, sino que cada país necesita en el futuro seguir transformando sus sistemas alimentarios y hacerlos más resilientes en el largo plazo. Es realmente crucial mantener ese rumbo. Los sistemas alimentarios ya sufrían las consecuencias de múltiples crisis anteriores a la invasión rusa a Ucrania. Los Gobiernos, las empresas privadas, y los asociados internacionales necesitan realmente trabajar en favor de sistemas de producción más productivos, más eficientes en términos de recursos, más diversos y más nutritivos para garantizar que existe seguridad alimentaria y nutricional para enfrentar el cambio climático y el aumento de los conflictos y los riesgos económicos. Creo que esto está absolutamente claro para todos. Simplemente nos olvidamos en tiempos de crisis que no podemos desviar nuestra atención del mediano y largo plazo. Por lo tanto, es importante realmente orientar mejor el gasto público. Anteriormente, hablamos de los subsidios. En este momento, el gasto es del orden de tres cuartos de un billón de dólares al año. Y mucho de ese dinero no se está utilizando para lo que acabamos de discutir y se debe reorientar. Tiene que reorientarse de manera que se logren resultados más resilientes, mejores para la nutrición, y menos perjudiciales para el clima. Es importante movilizar financiamiento privado e invertir en innovación e investigación. Y el campo del desarrollo será clave porque todo el mundo necesita hacer más con menos. Se deben producir productos más nutritivos, más diversos, alimentos de mayor valor para una creciente población. Y para hacer esto con menos agua y fertilizantes, limitando al mismo tiempo el uso de la tierra y las emisiones de gases de efecto invernadero, la agricultura climáticamente inteligente es la palabra que hay que recordar aquí. Los estudios indican que invertir en sistemas alimentarios más sólidos es también una inversión en la paz. Creo que esto debe quedar claro para todos. Si los sistemas alimentarios son poco sólidos, como vemos en muchos países en este momento, esto conduce a conflictos, conduce a la migración, etcétera, etcétera.

Moderador - Le pregunté antes cuál sería su consejo hipotético si funcionarios gubernamentales lo contactaran a usted o al Banco Mundial. Mi última pregunta es: ¿algunos países se han contactado con el Grupo Banco Mundial en busca de ayuda? ¿Y qué tipo de apoyo se ofrece en esta esfera de la seguridad alimentaria?

Experto del Banco Mundial - Sí, definitivamente. Hemos estado en contacto con varios países de África oriental, África occidental, Norte de África, Oriente Medio, y varias otras partes del mundo, incluso antes de la pandemia. Pero ahora la cantidad se ha incrementado. Numerosos países solicitan apoyo y hemos respondido con una serie de financiamiento de emergencia y nuevos proyectos. Y en realidad esperamos hacer más a raíz de esta conmoción adicional. El Banco Mundial ha entregado un apoyo significativo solo en los últimos dos años: alrededor de [USD] 17 000 millones anuales en financiamiento combinado de la AIF y el BIRF. Esto representa un aumento de alrededor de [USD] 12 000 millones en promedio en los tres ejercicios anteriores, principalmente para [proyectos de] agricultura y medidas de protección social. Y en los últimos dos años, hemos asignado alrededor de [USD] 5000 millones para 11 países a través del Servicio de Respuesta ante las Crisis. Y habrá mucho más. Seamos claros, esta no es la última crisis que enfrentamos. Así que lo que sea que hagamos, debemos ayudar inmediatamente a quienes más lo necesitan, pero no debemos nunca perder de vista que hay un problema mucho más profundo y fundamental que tenemos que abordar con el apoyo de nuestros programas.

Moderador - Juergen, esto es excelente. Muchas gracias por tomarse el tiempo hoy; se lo agradezco de verdad.

Experto del Banco Mundial - Es un placer.

Moderador - Agradecemos mucho a Juergen Voegele por su tiempo. Puede obtener más información sobre la respuesta del Banco Mundial a la guerra en Ucrania, visitando nuestro sitio web. La dirección es bancomundial.org. Y le recordamos que las Reuniones de Primavera del Banco Mundial y el FMI están a punto de iniciarse. Estamos planificando varios eventos importantes y nos gustaría que participe en ellos. Puede ver el calendario completo y más información en envivo.bancomundial.org. ¡Hasta la próxima vez! ¡Adiós!