Coronavirus: La respuesta del Grupo Banco Mundial ante la emergencia mundial de hacer frente a la pandemia. Sepa más

Aumentar abastecimiento de agua y promover saneamiento e higiene en zonas rurales de Haití

Abril 03, 2013


Image

Quiosco reacondicionado para entrega de agua.

Jean-Martin Brault/Banco Mundial

Con el respaldo de conocimientos técnicos y recursos del Banco Mundial además del Fondo para la Construcción de los Estados y la Consolidación de la Paz (SPF, por sus siglas en inglés), Haití pudo proveer agua limpia a más de 33.000 habitantes de zonas rurales y mejorar el saneamiento de las escuelas mediante la construcción de letrinas para 3.700 estudiantes y profesores en seis comunidades.

Desafío

Cuando el proyecto se diseñó en 2006, los limitados recursos (fuera del área metropolitana) para abastecimiento de agua en Haití se usaban principalmente en suministro urbano en poblados secundarios. Debido a la falta de fondos, las unidades de agua rural del Ministerio de Salud eran pequeñas y tenían muy poca actividad. Tampoco había una estructura institucional para el servicio de saneamiento. A falta de instituciones en las zonas rurales y sin conocer bien los niveles de cobertura y las necesidades, era difícil priorizar las inversiones. Estas se realizaban de un modo fragmentado y, en muchos casos, no llegaban a los ciudadanos más necesitados. Las comunidades locales descuidaban las obras de infraestructura y muchos sistemas de agua rurales eran administrados por comités formados generalmente por voluntarios sin sueldo, elegidos por la comunidad. El desempeño de los comités de agua era muy variado, pero la mayoría no realizaba bien sus funciones y los fondos recolectados eran insuficientes para el funcionamiento y el mantenimiento de rutina.

Solución

El fondo fiduciario y la donación asociada del Banco Mundial fueron diseñados para superar el desafío de llevar agua a zonas rurales en forma sostenible y aumentar el acceso y uso de servicios de suministro de agua y saneamiento en las comunidades rurales participantes. Estas localidades fueron seleccionadas de acuerdo con su voluntad de pagar por el servicio (por volumen de agua), con un enfoque participativo que les entregaba una serie de alternativas, entre ellas la posibilidad de elegir entre diferentes niveles de servicio (conexión residencial o puesto de agua) y optar por un nivel y una estructura tarifaria (cubrir solo los costos operativos y el mantenimiento básico o incluir reservas para mejorar el mantenimiento). Las actividades financiadas por el proyecto llegaron a unas 50.000 personas, equivalente al 20% de la población de las comunidades participantes.

La innovación más importante fue la introducción de un modelo de gestión profesional que involucra a operadores locales seleccionados por la propia localidad para manejar, mantener y administrar los sistemas de abastecimiento de agua sobre la base de un contrato firmado con la comunidad. Además, el proyecto promovió la recuperación de costos, la medición y el uso de puestos en lugar de tomas de agua, además de acueductos por gravedad para reducir al mínimo posibles problemas técnicos. Cuando era necesario y rentable usar bombas, el proyecto dio preferencia a fuentes renovables como la energía solar.

Resultados

La iniciativa se concentró en: i) aumentar el uso sostenido y eficaz de agua potable segura en las comunidades participantes; ii) mejorar el uso de prácticas sanitarias e higiénicas en las comunidades participantes, y iii) fortalecer la capacidad del organismo ejecutor, los comités de agua locales y los operadores profesionales en colaboración con el gobierno local. El programa ayudó a respaldar varios resultados clave:

  • La construcción de ocho acueductos rurales en el Departamento Sur que permitieron proveer agua potable a 33.700 personas entre 2009 y 2011. Aún hay obras en curso con financiamiento del SPF e incluyen:
    • La construcción de tres acueductos para otros 10.500 beneficiarios, y
    • La perforación de 14 pozos para llevar agua a 6.500 personas. Según estimaciones, estas obras en el Departamento Sur finalizarán alrededor de julio de 2013.
  • La instalación de letrinas escolares para 3.700 estudiantes y profesores y la promoción de hábitos de higiene y saneamiento en seis comunidades, beneficiando a unas 30.000 personas en 2012.
  • La introducción en 10 comunidades de un exitoso modelo de gestión profesional que involucra a operadores locales, quienes, junto con los comités de agua de la comunidad, recibieron capacitación para manejar, mantener y administrar los sistemas de suministro de agua; aprender gestión financiera básica, y establecer buenas relaciones con la comunidad. Esta parte del proyecto se inició en 2009 y aún está en curso.
     

Contribución del Grupo del Banco Mundial

La donación del SPF de US$5 millones fue otorgada en noviembre de 2008 como complemento a la donación de US$5 millones que el Banco Mundial firmó el 15 de febrero de 2007 y cerró el 31 de diciembre de 2011. Ambas financiaron actividades del proyecto a través de la Dirección Nacional de Agua y Saneamiento (DINEPA).


Asociados

Existe una sólida alianza entre importantes asociados en el desarrollo en el sector del agua en Haití. La filosofía del Programa de Suministro de Agua y Saneamiento Rural (modelo de gestión de operadores profesionales) es compartida por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), con el que se celebran reuniones periódicas para coordinar las inversiones, el trabajo analítico y las lecciones aprendidas.

Próximos pasos

Debido al éxito que tuvo la implementación de un modelo de gestión de operadores profesionales en los acueductos en zonas rurales, la DINEPA analiza la factibilidad de ampliar esta estrategia a todo el país. Se ha organizado un taller nacional para identificar las lecciones y el camino a seguir. El proyecto estudia la idea de facilitar el intercambio de operadores profesionales con países de África, donde se ha aplicado un modelo de administración similar. A este respecto, el equipo que trabaja en el proyecto colabora con el Programa de Agua y Saneamiento.


Beneficiarios

Se estima que al momento del cierre del proyecto, en noviembre de 2013, cerca de 50.000 personas habrán recibido servicios mejorados de abastecimiento de agua. Esta iniciativa financió también la construcción de letrinas escolares para 3.700 estudiantes y profesores. En la actualidad, el equipo involucrado diseña -en conjunto con la DINEPA- encuestas para aplicar a los beneficiarios con el objetivo de evaluar mejor los impactos de las intervenciones en este sector. Entre las comunas beneficiarias se encuentran Arniquet, Cavaillon, Chantal, Coteaux, Les Chardonnières, Fond Tortue, Ile à Vache, Maniche, Simon (todas en el Departamento Sur) y  Fond des Nêgres y  St-Michel des Nippes, en el Departamento de Nippes.

Image
8
acueductos rurales en el Departamento Sur permitieron proveer agua potable a 33.700 personas entre 2009 y 2011.


MAPA DEL PROYECTO