Skip to Main Navigation

Los programas de desarrollo impulsado por la comunidad (CDD) se guían por los principios de transparencia, participación, responsabilidad y aumento de la capacidad local.

La experiencia ha revelado que cuando se les proporcionan reglas claras y transparentes, acceso a la información, y apoyo técnico y financiero adecuados, las comunidades pobres pueden organizarse eficazmente para determinar sus prioridades y abordar los problemas locales trabajando en asociación con los Gobiernos locales y otras instituciones para crear infraestructura de pequeña escala y prestar servicios básicos.

El Banco Mundial reconoce que los enfoques y medidas de desarrollo impulsado por la comunidad son elementos importantes de una estrategia eficaz de desarrollo sostenible y de reducción de la pobreza. El Banco ha respaldado a los Gobiernos en el diseño, la ejecución y la evaluación de programas de desarrollo impulsado por la comunidad en una variedad de países de ingreso bajo a mediano, incluidos los afectados por fragilidad, conflictos y violencia. Los programas se ajustan a varias necesidades urgentes, como el acceso al agua potable, caminos rurales, construcción de escuelas y clínicas de salud, programas de nutrición para madres y niños menores de 5 años, y el apoyo a las microempresas. Estos programas han demostrado sistemáticamente su capacidad para producir un aumento del acceso a infraestructura y servicios de buena calidad de manera eficaz en función de los costos, en formas que cuentan con el amplio apoyo de la comunidad.

Última actualización: Abr 04, 2019

Recursos adicionales

Contactos en la oficina del país