RESEÑA

Reducir la contaminación

5 de abril de 2018

Image
Foto vía Shutterstock.


Contexto

La industrialización y la urbanización han intensificado la contaminación y los riesgos para la salud ambiental, especialmente en los países en desarrollo. La contaminación atmosférica; (i) el envenenamiento por plomo; (i) la falta de suministro de agua, saneamiento e higiene, y los desechos peligrosos provocan enfermedades debilitantes y fatales, generan condiciones de vida nocivas y destruyen los ecosistemas. La contaminación entorpece el crecimiento económico y exacerba la pobreza y la desigualdad, tanto en zonas urbanas como rurales. Los que más sufren son los pobres, quienes no están en condiciones de protegerse de los impactos negativos de la polución.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que 12,6 millones de personas mueren todos los años a causa de riesgos ambientales. La contaminación atmosférica se ha convertido en el cuarto factor de riesgo de muertes prematuras, (i) ya que 1 de cada 10 muertes en todo el mundo es atribuible a la exposición a la contaminación del aire. Si bien el problema de la polución es mundial, los impactos afectan de manera desproporcionada a los países en desarrollo. Alrededor del 95 % de los adultos y niños afectados por enfermedades relacionadas con la contaminación vive en países de ingreso bajo y mediano.

De acuerdo al Banco Mundial, la carga económica de la contaminación asociada con la mortalidad prematura y la morbilidad equivale a entre el 5 % y el 14 % del producto interno bruto (PIB) de los países. Estudios de países como Argentina, (PDF, en inglés) Bangladesh, Bolivia, Brasil, Colombia, (i) China, India, Marruecos, Nepal, Pakistán, (i) Perú, (PDF) RDP Lao y Zambia, los costos a nivel nacional y subnacional de las enfermedades relacionadas con la contaminación se deben principalmente a la contaminación del aire en espacios abiertos y cerrados; la exposición al plomo; la contaminación acústica, y la falta de abastecimiento de agua, saneamiento e higiene.

Abordar este problema es fundamental debido al costo inaceptable que tiene para la salud y el capital humano, así como a las pérdidas en PIB asociadas. La gestión de la contaminación ofrece alternativas 100 % útiles que pueden aliviar la pobreza, (i) impulsar la prosperidad compartida y responder a las demandas vitales de millones de personas por tener una vida más saludable y productiva. Además, la gestión de la contaminación puede mejorar la competitividad, por ejemplo, mediante la creación de empleos, una mayor eficiencia energética, sistemas mejorados de transporte, y desarrollo urbano y rural sostenibles. Puede también aportar de manera importante a la mitigación del cambio climático a través de medidas como la reducción de las emisiones de carbono negro que contribuyen tanto a la contaminación atmosférica como al calentamiento del planeta.

Estrategia

El Grupo Banco Mundial trabaja con los países en desarrollo y los asociados para el desarrollo con el fin de reducir la contaminación, implementar una gestión adecuada de los desechos, mejorar la calidad del aire y del agua, y promover el desarrollo limpio para una vida más sana y mejores oportunidades económicas.

Entre los ejercicios de 2009 y 2016, los compromisos del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento y la Asociación Internacional de Fomento (BIRF/AIF) para la gestión de la contaminación y la salud ambiental sumaron más de USD 7000 millones.

Los préstamos aprobados recientemente en los ejercicios de 2015-16 por más de USD 2100 millones incluyen proyectos para mejorar la calidad del aire en diversos países. En China, un proyecto por un monto de USD 500 millones está reduciendo las emisiones de contaminantes atmosféricos específicos en la provincia de Hebei (i) y aumentando la eficiencia energética y la energía limpia en la región de Beijing-Tianjin-Hebei. (i) En Colombia,  un préstamo del Banco Mundial apunta a mejorar la calidad medioambiental reduciendo la contaminación del agua y mejorando la gestión de los desechos. En Piaui (Brasil), (i) las medidas respaldadas por el Banco mejorarán la salud ambiental como parte de una estrategia integral destinada a promover la inclusión social y aumentar la productividad de los pobres rurales. En Perú, un  proyecto está respaldando sistemas de monitoreo de la calidad del aire y del agua. En Líbano, (i) una iniciativa ayuda a descontaminar el lago Qaraoun. En Zambia, un préstamo del Banco apoya al Gobierno en la recuperación de sitios mineros gravemente contaminados. En Ciudad de México (México), Dhaka (Bangladesh), Santiago (Chile) y Bangkok (Tailandia), algunas políticas cuyo fin es reducir la contaminación han producido beneficios concretos para la salud de personas de distintos orígenes.

El Banco proporciona también asistencia técnica, financiamiento y productos de conocimiento que cubren los siguientes temas:

•mejoramiento de la calidad del aire mediante la descontaminación del aire en espacios abiertos y cerrados;

•mejoramiento de la calidad del agua, tanto dulce como marina;

•integración de la gestión de desechos incluida la gestión de residuos peligrosos y el saneamiento de sitios contaminados;

•reducción de contaminantes climáticos de corta duración para la mitigación del cambio climático;

•promoción de la sostenibilidad ambiental a través de producción más limpia y prevención de la contaminación, y

•fortalecimiento de las instituciones ambientales ayudando a los países a mejorar el buen gobierno, la regulación y la fiscalización ambientales.

En 2014, el Banco Mundial creó un fondo de múltiples donantes sobre gestión de la contaminación y salud ambiental (PMEH-MDTF) (i) para promover respuestas más eficaces y sistemáticas ante la mortal y costosa contaminación atmosférica en diversos países de ingreso bajo, entre ellos China, Egipto, India, Nigeria, Sudáfrica y Viet Nam.

Resultados

Contaminación atmosférica

En Bangladesh, el Banco está ayudando a modernizar las fábricas de ladrillos para reducir la contaminación del aire, mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero y aumentar la productividad. Los créditos para la reducción de las emisiones de carbono generados por el proyecto están ayudando a mejorar las condiciones laborales, proteger la salud de las personas y aumentar el salario de los trabajadores.

En Perú, a través de préstamos en apoyo de políticas (i) (desembolsados en su totalidad a fines de 2016), el Banco respaldó reformas que ayudaron a mejorar la calidad del aire en las ciudades más grandes del país reduciendo el contenido de sulfuro en el diésel, adaptando los vehículos para que puedan funcionar con gas natural en lugar de otros combustibles contaminantes e instalando un sistema para velar por que las emisiones vehiculares se mantengan dentro de los niveles permitidos. El mismo programa respaldó también el establecimiento y la consolidación de las organizaciones responsables de formular e implementar las políticas ambientales en el país.

Además, en Perú, una iniciativa para desarrollar sistemas de información ambiental ampliará la red de monitoreo de la calidad del aire del país a otras seis ciudades (Trujillo, Chiclayo, Iquitos, Huancayo, Cusco y Piura). El proyecto financia también la construcción de un laboratorio gubernamental para analizar muestras de sus estaciones y proporcionar la calibración y el control de calidad de laboratorios independientes. Por último, la operación está desarrollando nuevos sistemas para que el público tenga acceso a esta información.

En Marruecos, (i) el Banco apoyó la adopción de políticas para reducir las emisiones de contaminantes atmosféricos y de gases de efecto invernadero a través de: i) requisitos en materia de eficiencia energética en 400 000 metros cuadrados de edificios; ii) la promoción del desarrollo de fuentes de energía renovable, y iii) la reducción de los subsidios a los combustibles fósiles que benefician sobre todo a hogares de ingresos altos y provocan el sobreconsumo de combustibles contaminantes. El Banco respalda también actividades económicas más limpias, tanto reduciendo la contaminación de las industrias como creando oportunidades en sectores que no perjudican el medioambiente, tal como el turismo ecológico.

En su labor conjunta con los países clientes, el Banco lleva a cabo trabajo analítico para identificar prioridades ambientales y reducir la pobreza. (i) Por ejemplo, la institución ayudó a Pakistán –en cuyas ciudades se respira uno de los aires menos saludables del mundo– a desarrollar opciones de políticas para combatir la contaminación atmosférica. (i)

Más resultados:

Combatir la contaminación atmosférica en Ulaanbaatar (i)

Cocinas menos contaminantes para una Indonesia más saludable (i)

Aire limpio y medioambiente sostenible en Bangladesh (i)

Aire limpio y pulmones saludables: fortalecer el enfoque del Banco Mundial en materia de gestión de la calidad del aire (i)

 

Proyectos en tramitación

RDP Laos: primer DPO para apoyar el crecimiento ecológico (PDF, en inglés)

Colombia: segundo DPO para apoyar el desarrollo sostenible y el crecimiento ecológico (i)

Contaminación del agua

El Banco ayuda a Argentina en un ambicioso plan integral para la limpieza y el desarrollo sostenible de la cuenca Matanza Riachuelo. En el marco del proyecto se construye un gran colector de aguas servidas en la ribera izquierda del río Riachuelo, que transportará aguas residuales a distintas plantas de tratamiento evitando así su descarga directa al cauce. La iniciativa contempla también la construcción de un desagüe de 11,5 kilómetros que desembocará en el Río de la Plata. Además, el Plan integral de saneamiento incluye la ampliación y la construcción de varias plantas de tratamiento a lo largo de la cuenca y estaciones de aireación en cascada. Estas grandes obras de ingeniería son fundamentales para la salud de 7 millones de personas que viven en la zona, de los cuales por lo menos el 10 % se encuentra por debajo de la línea nacional de pobreza.

En China, el Banco ayudó a sanear el sistema del río Pearl (i) en la provincia de Guangdong de rápido crecimiento, ampliando las capacidades de tratamiento de aguas servidas en las ciudades de Foshan y Jiangmen. Esta medida benefició directamente a 1,7 millones de personas en las zonas del proyecto. La descontaminación y el mejoramiento de la calidad del agua en las vías navegables del delta del río Pearl también han aportado al bienestar de los habitantes que viven río abajo de la zona del proyecto.

En Viet Nam, el Programa de control de la contaminación industrial (i) está ayudando a que se cumpla con el tratamiento de aguas servidas industriales en cuatro de las provincias más industrializadas del país. Para lograr este objetivo, el Banco Mundial apoya al Gobierno vietnamita a fortalecer las políticas, el monitoreo y la fiscalización ambientales, y aporta fondos para construir y ampliar la infraestructura de tratamiento de las aguas residuales.

En Rumania, en el marco del Proyecto integrado de control de la contaminación por nutrientes (i) que cuenta con el apoyo del Banco Mundial, se está dotando a las comunidades rurales de todo el país de las herramientas básicas para mejorar la gestión ganadera e impedir que los nitratos y otros minerales peligrosos contaminen el suelo y las fuentes de agua.

 

Más resultados:

Proyecto de saneamiento del río Nura en Kazajstán (i)

Control de la contaminación en las aguas costeras de Croacia (i)

Tratamiento de aguas residuales y descontaminación de rellenos sanitarios en el río Yangtsé de China (i)

Producción más limpia en la industria textil y del cuero en Pakistán

Proyectos en tramitación

Azerbaiyán: saneamiento y recuperación de los lagos en Absheron (i)

Brasil: Proyecto de desarrollo urbano sostenible de Fortaleza (i)

Filipinas: gestión de la contaminación en el área metropolitana de Manila (i)

Togo: Proyecto de infraestructura urbana (i)

Viet Nam: Proyecto de sostenibilidad ambiental en las ciudades costeras (i)

Gestión integrada de residuos y descontaminación de sitios con desechos peligrosos

En Zambia, (i) un préstamo del Banco está ayudando al Gobierno a reducir los riesgos para la salud ambiental de la población local en zonas mineras gravemente contaminadas de los municipios de Chingola, Kabwe, Kitwe y Mufulira, incluida la exposición al plomo en el municipio de Kabwe.

En Marruecos, el Banco Mundial ha apoyado la modernización de la gestión de residuos, incluidos sitios como Oum Azza, cerca de Rabat, donde los recolectores de basura tradicionales ahora operan un grupo de reciclaje en mejores condiciones.

En África, un programa por un monto de USD 25 millones retiró más de 3000 toneladas de plaguicidas obsoletos y peligrosos (i) de unos 900 sitios contaminados en Etiopía, Malí, Tanzanía, Túnez y Sudáfrica.

En Belarús, el Banco trabajó con el Ministerio de Recursos Naturales y Protección Ambiental para desarrollar su capacidad de tratar y eliminar los desechos peligrosos. (i) Apoyó también una operación masiva de saneamiento en el sitio de enterramiento de Slonim, donde se excavaron y eliminaron hasta 1750 toneladas de plaguicidas tóxicos y obsoletos. (i)

Más resultados:

Limpieza de restos del uranio en Argentina

[MIS10] Eliminación de químicos tóxicos en Moldova (i)

Descontaminación ambiental en Kamenogorsk, Kazajstán (i)

Gestión de desechos industriales en Montenegro (i)

Proyectos en tramitación

China: Proyecto de gestión integrada de la contaminación de los suelos agrícolas en Hunan (i)

India: Proyecto de gestión de desechos sólidos en Uttar Pradesh (i)

México: Proyecto nacional de gestión integrada de desechos sólidos (i)

What A Waste: A Global Review of Solid Waste Management [Actualización] (i)

Última actualización: Abr 05, 2018





Api