Skip to Main Navigation

Panorama general

  • Los recursos naturales tienen el potencial de impulsar el crecimiento, el desarrollo y la reducción de la pobreza. El sector de las industrias extractivas desempeña una función económica en 63 países (PDF, en inglés), pero muchos de estos enfrentan desafíos como la dependencia de los recursos y una gobernanza deficiente.

    El Banco Mundial ayuda a los países en desarrollo a gestionar el petróleo, el gas y la minería de una manera que contribuyan al crecimiento y el desarrollo sostenibles, protejan a las comunidades y reduzcan las emisiones de carbono. Se focaliza en fortalecer la transparencia, la gobernanza, la capacidad institucional y el entorno regulatorio de los sectores extractivos de los países. También apoya a los Gobiernos para acelerar la transición energética y reducir las emisiones de carbono generadas por los sectores del petróleo, el gas y la minería, reemplazando los combustibles contaminantes, como el carbón, el diésel y los combustibles pesados, por otros menos contaminantes y, a largo plazo, por energías limpias.

    El Grupo Banco Mundial adopta medidas amplias y rápidas para ayudar a los países en desarrollo a responder al coronavirus (COVID-19). El Banco trabaja estrechamente con los países que dependen del petróleo, el gas y la minería para ayudarlos a impulsar la recuperación económica y la resiliencia y proteger a los más pobres y vulnerables, como los trabajadores de la minería artesanal y de pequeña escala. A través del Fondo Fiduciario de Múltiples Donantes del Programa Mundial de Apoyo a las Industrias Extractivas (EGPS), el Banco Mundial apoya a los pequeños mineros y artesanales y a sus comunidades para que puedan enfrentar los impactos de la pandemia de COVID-19, proporcionándoles asistencia a corto y mediano plazo (i).

    Última actualización: Abr 26, 2021

  • El trabajo del Banco Mundial en el sector de las industrias extractivas se centra en:

    1. Reformas sectoriales holísticas que maximizan los beneficios de los sectores del petróleo, el gas y la minería de manera que contribuyan al desarrollo sostenible e inclusivo y ayuden a los Gobiernos a atraer, gestionar y materializar el potencial de desarrollo del sector extractivo. Esto implica minimizar todos los impactos negativos sobre las personas y el medioambiente derivados de las actividades de extracción.
    2. Aceleración de la transición energética y la acción climática mediante la reducción de las emisiones de los sectores del petróleo, el gas y la minería. La labor en curso incluye:
    • El Mecanismo para una Minería Climáticamente Inteligente (i): este ayuda a los países ricos en recursos a gestionar la creciente demanda de minerales y metales necesarios para un futuro con bajas emisiones de carbono, implementando prácticas mineras sostenibles y “climáticamente inteligentes”. El enfoque de la minería climáticamente inteligente reduce al mínimo las huellas sociales, ambientales y climáticas al incorporar energías renovables en las operaciones mineras, prevenir la deforestación, reconvertir los yacimientos mineros y reciclar los minerales.
    • La iniciativa "Apoyo a la Transición Energética en las Regiones Carboníferas" (i): esta apoya a los países para que dejen de producir carbón, ayudando a los Gobiernos a cerrar las minas carboníferas y garantizando una “transición justa para todos” que proteja y respete a las personas y el medioambiente. El Banco Mundial ayuda a los Gobiernos nacionales y subnacionales a elaborar mapas de ruta para asistir a las regiones carboníferas a implementar políticas eficaces y fortalecer las capacidades institucionales. La asistencia continua a estas regiones puede adoptar muchas formas, abarcando una variedad de desafíos y soluciones que se relacionan con la transformación regional.

    Los fondos fiduciarios de múltiples donantes específicos apoyan el compromiso del Banco Mundial con los países en desarrollo:

    • El Fondo Fiduciario de Múltiples Donantes del Programa Mundial de Apoyo a las Industrias Extractivas (EGPS) (i) ayuda a los países en desarrollo dependientes de recursos naturales en la gestión de sus recursos de petróleo, gas y minería, de modo que se utilicen de forma sostenible y transparente para reducir la pobreza e impulsar el crecimiento económico sostenible. Sus programas abarcan desde la transparencia y la gobernanza hasta las reformas legales y regulatorias, la diversificación económica local, el fortalecimiento de las instituciones y la sostenibilidad social y ambiental.
    • El Fondo Fiduciario de Múltiples Donantes de la Asociación Mundial para la Reducción de la Quema de Gas (GGFR) (i), compuesto por Gobiernos, empresas petroleras y organizaciones multilaterales, trabaja para poner fin a la quema regular de gas en los emplazamientos de producción de petróleo de todo el mundo. La Asociación ayuda a encontrar soluciones a los numerosos obstáculos técnicos y regulatorios que dificultan la reducción de la quema elaborando programas específicos para cada país, realizando investigaciones, intercambiando buenas prácticas, creando mayor conciencia, aumentando los compromisos globales para poner fin a las quemas rutinarias y promoviendo las mediciones y la elaboración de informes sobre la quema de gas.

    Última actualización: Abr 26, 2021

    • Afganistán (i): el Banco trabaja estrechamente con el Gobierno para asegurar el desarrollo sostenible de los recursos naturales del país. El proyecto actual facilita un suministro sostenible de gas a través de inversiones focalizadas en infraestructura gasífera y una mejor gestión del sector, duplicando la capacidad de despacho de gas natural de calidad comercial que puede utilizarse para el acceso a la energía. Además, ayuda a gestionar antiguos y preciados bienes culturales ubicados en las cercanías del yacimiento de Mes Aynak.
    • Burkina Faso (i): el Banco Mundial ha proporcionado asistencia técnica al sector minero, beneficiando directamente a más de 19 000 personas, entre ellas más de 4000 mujeres. El programa de asistencia técnica apoyó la mejora del marco regulatorio y de políticas.
    • República Democrática del Congo (RDC) (i): con la ayuda del Banco Mundial, las mujeres que trabajan en el sector minero de la República Democrática del Congo se organizaron para establecer una red nacional que promueve la igualdad de género. El Banco Mundial organizó dos “conferencias sobre la mujer en la minería” en 2015 y 2017 y llevó a cabo una encuesta detallada en 2016-17 en cinco importantes provincias mineras, que luego dio lugar a elecciones para formar una nueva red nacional de mujeres en la minería. También realizó iniciativas piloto sobre las condiciones laborales de las mujeres y el trabajo infantil. El programa piloto más reciente logró que 1200 niños dejaran de trabajar y que asistieran a la escuela y participaran en actividades de capacitación.
    • Guinea (i): el Banco está ayudando a crear sistemas y capacidad para gestionar el sector minero del país, incluido el desarrollo de grandes corredores de crecimiento alrededor de las minas de bauxita y mineral de hierro.
    • Iraq (i): el Concejo de Ministros de Iraq adoptó formalmente el Marco del Mercado del Gas Natural (NGMF), que marca la primera fase de un marco transparente y de referencia internacional para permitir a los inversionistas del sector privado captar, procesar, transportar y comercializar el gas natural. Las reformas tienen el potencial de atraer al país USD 21 000 millones en inversiones privadas y de suministrar energía a los iraquíes que aún carecen de acceso básico a este servicio.
    • Mozambique (i): el Banco apoya al Gobierno reforzando la capacidad y los sistemas de gobernanza de las principales instituciones para gestionar los sectores de la minería y los hidrocarburos.
    • Nigeria (i): el Banco ayuda al país a mejorar significativamente la contribución del sector minero a la economía, al tiempo que fortalece las instituciones públicas y promueve la inversión nacional en el sector. La Asociación Mundial para la Reducción de la Quema de Gas también apoya al Gobierno en sus esfuerzos para poner fin a la práctica contaminante y antieconómica de quemar gas regularmente durante la producción de petróleo, en concordancia con sus contribuciones determinadas a nivel nacional en el marco del Acuerdo de París, y como medio para proporcionar a los ciudadanos nigerianos un mayor acceso a la energía.
    • Rwanda (i): el Gobierno de Rwanda promulgó una nueva ley de minería y un marco claro para el sector minero del país. Esta nueva ley contó con aportes del Atlas Africano de Legislación Minera (AMLA), que fue compilado y creado por el Banco Mundial como parte de su Fondo Fiduciario de Múltiples Donantes del Programa Mundial de Apoyo a las Industrias Extractivas (EGPS).
    • Senegal (i): luego de tres importantes descubrimientos de petróleo y gas, el Banco ayuda a desarrollar la capacidad del Gobierno y proporciona apoyo y asesoría técnica para negociar contratos de petróleo y gas natural licuado (GNL) con el fin de impulsar las inversiones y promover el desarrollo sostenible del sector del gas. Esto debería sentar las bases de la contribución del sector a la economía.
    • Togo (i): el Banco ayuda a simplificar el marco institucional de los principales organismos gubernamentales que intervienen en el sector extractivo para fortalecer la eficiencia y la rendición de cuentas a fin de lograr una gestión eficaz del sector. Asimismo, ayuda a los explotadores de minas artesanales y de pequeña escala a desarrollar aptitudes, al tiempo que crea conciencia sobre las prácticas mineras sostenibles en las comunidades afectadas por las operaciones del sector.
    • Iniciativa “Eliminación de la Quema Regular de Gas para 2030” (i): en marzo de 2021, 79 Gobiernos y empresas petroleras, que representan casi el 60 % de la quema mundial de gas, se comprometieron a: a) no quemar regularmente gas asociado con nuevos yacimientos petrolíferos y b) poner fin a la quema existente (legado) lo antes posible y a más tardar en 2030.
    • Como parte de la iniciativa “Apoyo a la Transición Energética en las Regiones Carboníferas” (i), el Banco Mundial, en conjunto con la Comisión Europea, ayuda a Polonia a garantizar una transición justa en las principales regiones carboníferas de Dolnośląskie (Silesia Baja), Śląskie (Silesia) y Wielkopolskie (Gran Polonia). El proyecto se centrará en mejorar la capacidad de las regiones carboníferas de planificar una transición justa mediante la creación de empleo, la reconversión de antiguos terrenos mineros y la participación de las partes interesadas.
    • El Banco Mundial también facilita el intercambio de conocimientos (i) entre las regiones carboníferas de Polonia y Ucrania, ayudando a ambos países a prepararse para una transformación energética en los próximos años. Los representantes de los sectores público y privado de Ucrania visitarán las regiones carboníferas de Polonia para compartir desafíos y experiencias.
    • A través del EGPS, el Banco Mundial es uno de los principales colaboradores en la implementación de la Iniciativa para la Transparencia de las Industrias Extractivas (EITI) (i) en los países en desarrollo. Más que una norma, la implementación de la EITI crea un diálogo entre la industria, el Gobierno y la sociedad civil y se vincula con reformas de políticas más generales. El EGPS ha apoyado a más de 50 países, de los cuales más del 80 % logró avances considerables (i) o satisfactorios (i), lo que significa que se ha aplicado la mayoría de los requisitos de la EITI y que se cumplieron sus objetivos generales. Los logros de estos países son hitos cruciales en el avance hacia un sector transparente y responsable a nivel mundial.
    • El EGPS también apoya el programa "Diversificación Económica Local Impulsada por las Industrias Extractivas (ELLED) (i), que promueve la diversificación económica local y el desarrollo de industrias locales competitivas en economías ricas en minerales e hidrocarburos. El programa ELLED apoya la investigación de vanguardia y la sistematización y el intercambio de conocimientos existentes para abordar los desafíos de políticas relacionados con las actividades extractivas, como la inversión climáticamente inteligente, la planificación estratégica del espacio, las cadenas de valor prospectivas y el desarrollo de las economías de redes.
    • El EGPS organizó recientemente una nueva respuesta de emergencia (i) para las comunidades mineras artesanales y de pequeña escala vulnerables afectadas por la COVID-19, proporcionando asistencia a corto y mediano plazo a una serie de organizaciones internacionales, regionales, nacionales y locales que participan en el sector.

    Última actualización: Abr 26, 2021

  • Para lograr los objetivos de sostenibilidad y mejorar la gestión de las industrias extractivas, el Banco Mundial ha establecido alianzas con diversas organizaciones del sector. Estas ayudan a alinear los esfuerzos y a movilizar recursos y conocimientos especializados para poner fin a la pobreza y promover la prosperidad compartida.

    • Los donantes que apoyan el Fondo Fiduciario de Múltiples Donantes del Programa Mundial de Apoyo a las Industrias Extractivas (i) son: Alemania, Australia, Bélgica, Canadá, Finlandia, Noruega, los Países Bajos, el Reino Unido, Suiza y la Unión Europea.
    • Los Gobiernos que respaldan la Asociación Mundial para la Reducción de la Quema de Gas (i) incluyen: Argelia, Azerbaiyán, Camerún, República del Congo, Gabón, Indonesia, Iraq, Kazajstán, Janti-Mansisk (Federación de Rusia), Kuwait, México, Nigeria, Noruega, Qatar y Uzbekistán. Las empresas incluyen a BP, Chevron, Eni, Equinor, ExxonMobil, Pemex, Shell, SNH (Camerún), SOCAR, Sonatrach y Total. Las organizaciones multilaterales son: el Banco Europeo de Reconstrucción y Fomento (BERF), la Unión Europea y el Banco Mundial.

    Otros asociados incluyen:

    Última actualización: Abr 26, 2021



Recursos adicionales

Contáctos

Zubin Bamji
Ciudad de Washington
zbamji@worldbankgroup.org