Skip to Main Navigation

Panorama general

La construcción de infraestructura moderna, sostenible y confiable es fundamental para satisfacer las crecientes aspiraciones de miles de millones de personas en todo el mundo. Las inversiones en infraestructura ayudan a aumentar las tasas de crecimiento económico, ofrecen nuevas oportunidades económicas y facilitan la inversión en capital humano. Es necesario un incremento considerable en este tipo de inversiones en las economías de mercados emergentes y las economías en desarrollo para reducir la pobreza y promover la prosperidad compartida de manera sostenible, lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible y combatir el cambio climático. Esto ocupa un lugar central en el enfoque de maximizar el financiamiento para el desarrollo (i) puesto en práctica por el Grupo Banco Mundial.

Los números actualmente son negativos: alrededor de 1060 millones de personas viven sin electricidad; 4500 millones aún carecen de acceso a saneamiento gestionado en condiciones de seguridad, y 2100 millones no tienen acceso a servicios de suministro de agua potable gestionados de manera segura. En 2016, más de 300 000 niños menores de 5 años de edad fallecieron como consecuencia de enfermedades diarreicas relacionadas con la falta del lavado de manos, lo que equivale a una proporción de más de un niño cada dos minutos. La congestión y la falta de carreteras, aeropuertos y puertos son un obstáculo para el crecimiento y el comercio.

Las alianzas público-privadas (APP) pueden ser un instrumento para satisfacer estas necesidades de servicios de infraestructura. Cuando las APP se diseñan correctamente y se implementan en entornos regulatorios equilibrados pueden aportar mayor eficacia y sostenibilidad a la prestación de servicios públicos como agua, saneamiento, energía, transporte, telecomunicaciones, atención de salud y educación. Las APP también pueden permitir una mejor distribución de riesgos entre las entidades públicas y privadas.

Con todo, se necesitan grandes esfuerzos para que los proyectos estén “listos para los inversionistas”, y para elaborar marcos innovadores que propicien la movilización de inversiones privadas. Según la base de datos del Grupo Banco Mundial sobre la participación del sector privado en la infraestructura, (i) el total de inversiones en infraestructura en 2016 se redujo a USD 71 000 millones, en comparación con el promedio de USD 121 000 millones en el período de 2011-15.

El Grupo Banco Mundial tiene la firme determinación de ayudar a los Gobiernos a tomar decisiones fundadas para mejorar el acceso y la calidad de los servicios de infraestructura y, cuando corresponda, valerse de APP como una alternativa para la prestación de servicios. Este planteamiento puede ser más propicio con la mejora de los sistemas de recopilación de datos y el fortalecimiento de la capacidad, el desarrollo y la prueba de instrumentos, el fomento del acceso a la información y el aliento de la interacción con todas las partes interesadas pertinentes. Para obtener más información haga clic aquí. (i)

Última actualización: Abr 05, 2018