América Latina y el Caribe : panorama general

Por quinto año consecutivo, la región de América Latina y el Caribe se enfrenta a una disminución del crecimiento como resultado de un entorno externo adverso sobre todo a los exportadores de “commodities” (productos básicos).

Se espera que la región se contraiga un 1% en 2016. Este promedio se ve afectado principalmente por la desaceleración de las economías de Venezuela y Brasil. La buena noticia son las economías del norte como México, Centroamérica y Caribe, más vinculadas al ciclo económico de los EE.UU.

Los expertos advierten que este panorama puede poner en peligro los logros sociales de la última década, empujando a las economías de América Latina a la “trampa del ingreso medio”, limitando el desarrollo.

Los países están luchando por encontrar un equilibrio entre la reducción del gasto minimizando los efectos sobre la actividad económica y los avances sociales conseguidos con tanto esfuerzo.

Durante la última década, la región experimentó una profunda transformación económica y social que sacó a millones de la pobreza, engrosando las filas de la clase media. El fuerte crecimiento económico - impulsado por reformas internas y un entorno económico mundial favorable, fue el responsable de este progreso. Los programas sociales, posibles gracias al creciente espacio fiscal, ayudaron a apoyar a los pobres y desfavorecidos.

Sin embargo, la desaceleración de la región está comenzando a frenar dicha expansión, de acuerdo con estudios recientes.

De cara al futuro, los países exportadores de materias primas se beneficiarían de reformas que aumenten el ahorro, la productividad y fortalezcan el crecimiento a largo plazo. Se debe prestar especial atención al desarrollo de habilidades, y a reducir los obstáculos a la actividad económica, como la mala infraestructura o las regulaciones financieras.

Teniendo en cuenta que los beneficios de este tipo de reformas tomarán tiempo, hay una necesidad de abogar por una agenda política que equilibre la actividad económica en el corto plazo pero preservando la estabilidad macroeconómica.

Para la consecución de este programa, los gobiernos deben esforzarse en aplicar gradualmente los ajustes fiscales y al mismo tiempo, proteger a los más pobres y vulnerables.

Última actualización: Abr 13, 2016

La profunda transformación social de América Latina en la última década se ve amenazada por una recesión que está demostrando ser mucho más tenaz de lo previsto.

Consciente de este conjunto único de circunstancias, el Banco Mundial apoya a sus clientes con un enfoque de múltiples frentes diseñado para reavivar el crecimiento y asegurar los logros sociales.

La mejora de la productividad, la inversión en capital humano de la región –especialmente en los más vulnerables- y en su infraestructura envejecida, son de suma importancia para la institución.

El trabajo del Banco en la región se centrará en las siguientes áreas: 

Prosperidad compartida: A pesar de los impresionantes avances de los últimos tiempos — una creciente clase media y menos pobres — América Latina y el Caribe sigue siendo una región muy desigual; alrededor de 82 millones de personas viven con menos de US$2,50 al día. Asimismo, mientras que la clase media (US$10-50 al día) representa el 35 por ciento de la población total de la región, el 38.9 por ciento de los latinoamericanos, aquellos que acaban de dejar la pobreza atrás siguen siendo vulnerables (US$4-10 al día) a una recaída en caso de que sus países enfrenten una crisis económica o un período prolongado de bajo crecimiento. Además, uno de cada cinco latinoamericanos no pudo beneficiarse de la reciente bonanza, permaneciendo en la pobreza —los llamados “pobres crónicos”. Ayudar a los países a seguir acortando la brecha de desigualdad y generar oportunidades para todos es la principal prioridad de la agenda regional del Banco.

Mayor productividad: Los cuellos de botella incluyen el elevado costo de la logística, infraestructura inadecuada y una baja calidad educativa. La logística en América Latina y el Caribe cuesta de dos a cuatro veces más que en los países de la OCDE y los Tigres asiáticos.

Mejor educación: es esencial para impulsar la productividad y alinear los resultados educativos con las habilidades requeridas por el mercado internacional. Si bien América Latina ha prácticamente alcanzado la universalidad en términos de acceso a la educación, la calidad sigue siendo un problema. Un estudio reciente del BM muestra que la escasa calidad de los maestros y administradores educativos en general hacen que los alumnos latinoamericanos pierdan el equivalente a un día completo de clases por semana.

Estado eficiente: El acceso a servicios públicos de calidad sigue siendo un desafío. Existe un creciente descontento dentro de la nueva clase media con la calidad y el nivel de los servicios prestados por el Estado —incluidas educación y seguridad, entre otros. La seguridad ciudadana se convirtió en un desafío para el desarrollo en muchos países de la región. Mediante financiamiento e intercambio de conocimientos de alto nivel, el Banco ha estado ayudando a brindar una respuesta integral al creciente nivel de criminalidad y violencia.

Crecimiento inclusivo y verde: ALC es una vidriera mundial para algunas de las prácticas ambientales más innovadoras. Representando el 6 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero por energía —13 por ciento si se incluye la deforestación y la agricultura—, la región posee la matriz energética menos intensiva en carbono de todo el mundo. También ha adoptado esquemas de pago para conservar el medio ambiente. Sin embargo, el auge económico de los últimos años trajo nuevos problemas: actualmente, más del 80 por ciento de la población de la región vive en ciudades. La agenda de crecimiento verde del Banco reconoce la importancia de la sostenibilidad para el desarrollo de la región y la conservación de los recursos naturales para las generaciones venideras.

Última actualización: Abr 13, 2016

El Banco Mundial apoya la agenda de desarrollo de América Latina ajustando su amplia gama de servicios financieros y de conocimiento a las diversas necesidades de la región. Mediante financiamiento que incluye mecanismos innovadores como los Fondos de inversión en el clima, investigaciones de avanzada, como el reciente estudio sobre mejoramiento de la calidad docente, asistencia técnica y otros servicios, el banco ayuda a la región a resolver sus más urgentes desafíos en torno al desarrollo.

El apoyo del Banco Mundial busca generar oportunidades para todos a través de proyectos públicos y privados que amplían los servicios públicos, mejoran la productividad, la competitividad e la integración regional, creando puestos de trabajo de calidad y ayudando a los más necesitados.

Algunos ejemplos destacables incluyen:

Argentina: Las provincias del norte de Argentina, Catamarca, Chaco, Corrientes, Formosa, Jujuy, Misiones, Salta, Tucumán y Santiago del Estero, son el hogar de 7,5 millones de personas. Aquí, el Banco Mundial ha entregado US$ 800 millones para proyectos de infraestructura vial y de agua que forman parte del programa de desarrollo del Norte Grande.

Brasil: Millones de personas en situación de pobreza en el estado de Ceará se están beneficiando de las iniciativas para aumentar la formación profesional, mejorar los programas de asistencia familiar y la calidad del agua. Este proyecto es un programa de entrega por resultados (P4R por sus siglas en inglés) que vincula los desembolsos con la realización de objetivos de desarrollo establecidos previamente.

Caribe: Cuatro años después de que se reunieron por primera vez en el Foro de Crecimiento del Caribe más de 2.500 representantes del gobierno, el sector privado y líderes de la sociedad civil de 15 países, se han impulsado más de 100 reformas para aumentar las habilidades, la productividad y el clima de negocios en la subregión.

Ecuador: El proyecto “Creciendo con nuestros guaguas” está trabajando para eliminar la desnutrición crónica en niños menores de cinco añosLa iniciativa trabaja con los padres y la comunidad para mejorar la alimentación de los niños.

El Salvador: A través del Programa de Apoyo Temporal al Ingreso (PATI) más de 41.000 personas que viven en la pobreza se han beneficiado de los trabajos temporales de la comunidad y la capacitación técnica. El programa fue implementado inicialmente en 25 municipios y posteriormente se amplió a ocho más en 2015.

Jamaica: El programa de empleo juvenil en animación e industrias digitales ya ha permitido a más de 4.000 jóvenes jamaiquinos a encontrar trabajo. Además, el festival de KingstOOn 2016 atrajo a los animadores de todo el mundo para mostrar el contenido creado y reforzar la ambición de Jamaica de convertirse en un “hub digital”.

México: Un préstamo recientemente aprobado US$ 400 millones apoyará los esfuerzos del gobierno para expandir el crédito con fines productivos en las zonas rurales. Este proyecto financiará alrededor de 75.000 préstamos a las PYMES de zonas rurales, así como a los pequeños productores agrícolas. Se espera que un poco más de la mitad de los beneficiados sean mujeres.

Paraguay: El Proyecto de Desarrollo Rural Sostenible tiene como objetivo contribuir a mejorar la calidad de vida de los pequeños agricultores y las comunidades indígenas. La iniciativa apoya a las organizaciones de la comunidad y estimula la auto-gobierno para mejorar la gestión de los recursos naturales en un esfuerzo por mejorar las condiciones socioeconómicas de la población.

Perú: Un proyecto está trabajando para extender los beneficios de la rehabilitación de redes de agua y alcantarillado a más de 239.000 residentes de bajos ingresos en el norte de Lima.

Nicaragua: Un proyecto de salud comunitaria ha contribuido a aumentar el número de mujeres embarazadas que reciben atención pre y postnatal. El proyecto se está ampliando con la financiación adicional para cubrir un extra de 34 municipios, llevando el número total a 100 municipios.

Uruguay: Uno de los avances más interesantes del país es el desarrollo del Sistema Nacional de Información Agrícola (SNIA). Se trata de una ambiciosa plataforma web que el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) está llevando a cabo con el fin de consolidar en un solo portal información que servirá para integrar y generar datos tales como predicciones y avisos de clima, monitoreo de la vegetación, el suelo y los recursos hídricos que permitan la generación de programas para estimular el uso de nuevas tecnologías en el campo.

Última actualización: Abr 13, 2016


Contenido destacado

El emprendimiento en América Latina: Muchas empresas y poca innovación

América Latina es una región de emprendedores -más de la mitad de su fuerza laboral trabaja en pequeñas empresas-, pero la escasez de innovación frena el crecimiento económico y la competitividad




MULTIMEDIA

GALERÍA DE FOTOS
Más fotos »