Participe en los eventos de las Reuniones de Primaveradel 17 al 21 de abril. ¡Únase a la conversación!Calendario de eventos

  • Los pueblos indígenas constituyen sociedades y comunidades únicas. Las identidades, las culturas, los medios de subsistencia y el bienestar físico y espiritual de los pueblos indígenas están inextricablemente relacionados con las tierras en las que viven y los recursos naturales de los que dependen.

    En el mundo, hay aproximadamente 370 millones de pueblos indígenas que se identifican como tales en alrededor de 90 países. Si bien representan aproximadamente el 5 % de la población mundial, constituyen cerca del 15 % de la población que se encuentra en situación de pobreza extrema.

    Aunque los pueblos indígenas poseen, ocupan o utilizan un cuarto de la superficie del mundo, protegen el 80 % de la biodiversidad que aún queda en el planeta. Algunas de las tierras y cursos de agua más importantes desde el punto de vista biológico están intactos gracias a la custodia de dichos pueblos. Además, sus conocimientos ancestrales y experiencia sobre adaptación y mitigación del cambio climático, y reducción de los riesgos de desastres naturales se consideran de vital importancia. Sin embargo, solo una parte de estas tierras están reconocidas oficialmente por los Estados, sin importar si son territorios que los pueblos indígenas han poseído tradicionalmente o mediante derechos consuetudinarios.

    Algunas de las intervenciones que podrían ayudar a mejorar su situación son el acceso a la tenencia de tierras, el fortalecimiento de la capacidad y la buena gestión de los recursos, entre otras. Para llevar a cabo estas iniciativas, será necesario un crecimiento económico generalizado y medios de subsistencia sostenibles, la conservación y el desarrollo adecuados en términos culturales, así como estrategias para abordar múltiples fuentes de desventajas, tomando en cuenta sus visiones y necesidades especiales de desarrollo.

    Durante los últimos 20 años se ha conseguido el reconocimiento de los derechos individuales y colectivos de los pueblos indígenas con la adopción de instrumentos y mecanismos internacionales, entre ellos la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas (UNDRIP) de 2007, (PDF) la creación del Foro Permanente de las Naciones Unidas para las Cuestiones Indígenas (UNPFII), (i) el Mecanismo de Expertos sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas (EMRIP), (i) y el Relator Especial de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas (UNSR). (i) Ningún otro actor no estatal ha recibido este nivel de reconocimiento, adaptación institucional y carácter consultivo en el sistema intergubernamental.

     

    Última actualización: Mar 27, 2017

  • El Banco Mundial continúa profundizando sus conocimientos acerca de las prioridades, los temas y las necesidades nacionales y regionales de las comunidades indígenas a través de estudios analíticos y el diálogo directo con sus organizaciones representativas a nivel nacional, regional y mundial, y mediante la implementación de proyectos y programas que incluyen la participación directa de estas comunidades.

    Todos los años, representantes del Banco asisten a una serie de encuentros internacionales, como el Foro Permanente de las Naciones Unidas para las Cuestiones Indígenas (UNPFII), que se realiza en Nueva York. Colabora también con diversas organizaciones indígenas en los países en desarrollo para crear alianzas más amplias a nivel internacional.

    En abril de 2015, 30 líderes en representación de pueblos indígenas de todo el mundo se reunieron con la administración superior y el Directorio Ejecutivo del Banco Mundial, y con el presidente Kim. En este diálogo con los pueblos indígenas se resaltaron los avances logrados y se acordó una serie de prioridades en materia de colaboración, además de establecerse una plataforma para seguir dialogando y fortalecer la alianza del Banco con los pueblos indígenas.

    El Banco Mundial se ha comprometido a reforzar la capacidad de los países para promover una relación efectiva con los pueblos indígenas, así como fortalecer la capacidad de sus organizaciones. Este apoyo incluye un Mecanismo de Donaciones Específico (i) para los pueblos indígenas y las comunidades locales financiado por el Programa de Inversión Forestal (FIP); (i) un programa de fortalecimiento de la capacidad para pueblos indígenas que dependen de los bosques administrado por el Fondo Cooperativo para el Carbono de los Bosques (FCPF), (i) así como consultas a nivel local, regional y mundial en el contexto del FCPF. Seleccionados a través del UNPFII, los pueblos indígenas actúan además como observadores de los fondos de inversión en el clima (CIF ). (i)

    Los pueblos indígenas y el cambio climático

    Los pueblos indígenas están en una situación de alta vulnerabilidad frente a los impactos del cambio climático dado que suelen vivir en ecosistemas frágiles desde el punto de vista medioambiental (por ej., la región ártica, bosques tropicales, pastizales, montañas, desiertos, etc.), y con frecuencia dependen de la biodiversidad que los rodea para subsistir y preservar su cultura. El Banco Mundial procura incorporar el conocimiento de los pueblos indígenas cuando apoya a los países en la formulación de estrategias de adaptación a los cambios de los patrones y las condiciones ambientales.

    Lo anterior es particularmente importante para el programa de reducción de las emisiones debidas a la deforestación y la degradación forestal (REDD+), en el cual los pueblos indígenas son actores clave dada su estrecha relación y dependencia de las tierras y los recursos forestales.

    El proceso de preparación de planes REDD+ que realizan los países con la asistencia del FCPF ha aumentado la participación y la colaboración con las comunidades indígenas y ha facilitado la creación de plataformas interactivas en muchos países participantes. Algunos ejemplos son:

    • Costa Rica: la utilización de “mediadores culturales” ha permitido la participación de pueblos indígenas y grupos de campesinos en el proceso nacional de REDD+, preparando y usando materiales e información culturalmente apropiados.
    • El Salvador: la creación de una plataforma especial de diálogo (Mesa Nacional Indígena) que incluye a líderes que representan a las cuatro zonas indígenas del país ha profundizado la participación y el diálogo con el Gobierno.
    • Uganda: la adopción de un proceso de autoselección para garantizar la representación de los pueblos indígenas y la sociedad civil en el proceso nacional de implementación de planes REDD+ ha fortalecido la transparencia, apertura y legitimidad de este proceso.

    Los pueblos indígenas y el examen y la actualización de las políticas de salvaguardia del Banco Mundial

    En un esfuerzo por abordar mejor las nuevas demandas y los nuevos desafíos en materia de desarrollo, entre 2012 y 2016, el Banco Mundial emprendió un profundo proceso de examen para actualizar y consolidar sus políticas de salvaguardias ambientales y sociales. Los pueblos indígenas fueron una parte fundamental del diálogo en torno a este proceso.

    Las tres fases de consulta del examen de las salvaguardias incluyeron una serie de sesiones con los pueblos indígenas, produciéndose excelentes resultados en términos de participación y recopilación de información, y el inicio de una relación renovada y más sólida con estas comunidades.

    El 4 de agosto de 2016, el Directorio Ejecutivo del Banco Mundial aprobó un nuevo Marco Ambiental y Social (MAS) que amplía los resguardos para las personas y el medio ambiente en los proyectos de inversión financiados por el Banco.

    El MAS incluye la Norma Ambiental y Social 7, “Pueblos indígenas/comunidades locales tradicionales históricamente desatendidas de África al sur del Sahara”, que introduce los principios de consentimiento previo, libre e informado (CPLI).

    Esta norma contribuye a la reducción de la pobreza y al desarrollo sostenible, asegurando que los proyectos apoyados por el Banco den mayores oportunidades a los pueblos indígenas/comunidades locales tradicionales históricamente desatendidas de África al sur del Sahara para que puedan participar y beneficiarse del proceso de desarrollo, sin que ello ponga en riesgo su bienestar y sus identidades culturales únicas.

    Los pueblos indígenas seguirán siendo un asociado importante en el desarrollo y la implementación de la Norma Ambiental y Social.

     

    Última actualización: Mar 27, 2017

  • La mayor conciencia acerca de los derechos y las necesidades de los pueblos indígenas, las actividades de interacción y la profundización del diálogo han dado resultados positivos a nivel mundial, regional y nacional.

    • En el informe Indigenous Peoples Development in World Bank-Financed Projects: Our People, Our Resources: Striving for a Peaceful and Plentiful Planet, (i) de abril de, 2015 se dan a conocer ocho estudios de caso de América Latina, Asia y África que produjeron resultados concretos para los pueblos indígenas y sus comunidades.
    • En el informe Latinoamérica indígena en el siglo XXI, de febrero de 2016, se presentan nuevos datos sobre la situación de los pueblos indígenas en la región. A pesar de los avances socioeconómicos importantes y el reconocimiento de sus derechos en las leyes nacionales, los pueblos indígenas aún son afectados de manera desproporcionada por la pobreza y enfrentan una exclusión económica y social generalizada.
    • Como parte de su estrategia de alianza con Viet Nam (i) para el periodo 2012-16, el Banco Mundial está apoyando el desarrollo de las minorías étnicas a través de la prestación de servicios y el fortalecimiento de la capacidad para facilitar la participación y contribución en las políticas y los programas.
    • El Banco Mundial está proporcionando asistencia técnica al Gobierno de Colombia para apoyar la consolidación de los esfuerzos posconflictos y las gestiones de consolidación de la paz en entornos étnicos. Está creando espacios para la colaboración sur-sur en los procesos comunitarios de consolidación de la paz en las zonas indígenas.
    • En la República Democrática del Congo (RDC), (i) el Banco Mundial se encuentra trabajando con REPALEF, la red nacional de pueblos indígenas, a fin de mejorar sus capacidades técnicas para abordar temas importantes, como la conservación forestal y los derechos de las comunidades.
    • En Panamá, el Banco está preparando el primer préstamo para un país en más de 20 años que se destinará a un plan de desarrollo de los pueblos indígenas. Este proyecto, formulado conjuntamente por los pueblos indígenas, el Gobierno y personal del Banco Mundial, tiene como objetivo fortalecer la capacidad de gobernanza y mejorar el acceso a servicios básicos y a infraestructura en los territorios indígenas de Panamá en conformidad con la visión y las prioridades de desarrollo de estas comunidades.
    • Desde 2003, el Banco ha apoyado la inclusión de los pueblos romaníes (i) en Europa oriental a través del intercambio de conocimientos y la generación de datos; programas de fortalecimiento de la capacidad y asesoría sobre políticas, y la incorporación del tema de la inclusión de los romaníes en las operaciones de los países.
    • En la región del Amazonas, las actividades financiadas por el programa de fortalecimiento de la capacidad del Fondo Cooperativo para el Carbono de los Bosques (FCPF) (i) contribuyeron al mapeo colaborativo de 2344 territorios indígenas y 610 zonas protegidas, que comprenden el 52 % de la superficie amazónica que abarca nueve países. El mapa presenta una visión más amplia e integrada de la región, y resalta la función crucial que cumplen los territorios indígenas y las zonas protegidas del Amazonas en la protección del ecosistema amazónico frente a la mayor expansión agrícola, la construcción de caminos y el desarrollo de centrales hidroeléctricas, así como la extracción de madera, combustibles fósiles y metales preciosos.
    • En la región del Darién (Panamá), a través del programa de fortalecimiento de la capacidad del FCPF (i) se capacitó a un grupo piloto de técnicos indígenas en métodos de monitoreo forestal para estimar la cantidad de emisiones de CO2 por hectárea derivadas del uso del suelo y de los cambios en el uso del suelo. Los resultados (i) indican que este método rápido y participativo para hacer un inventario forestal captura los niveles de emisiones de manera efectiva y rentable, promoviendo al mismo tiempo la participación de los pueblos indígenas. La iniciativa apoya esfuerzos en marcha para mejorar la capacidad técnica de los pueblos indígenas que participan en planes REDD+, y puede servir de modelo para futuras iniciativas de monitoreo del sector forestal.

     

    Última actualización: Mar 27, 2017




Recursos adicionales

Contacto

Washington, D.C.
Kristyn Schrader-King
kschrader@worldbank.org