Skip to Main Navigation

El Salvador: panorama general

El país más pequeño de Centroamérica, El Salvador ocupa el tercer lugar en cantidad de población (6,5 millones) entre los seis países centroamericanos. Es el país más densamente poblado de Centroamérica y se ubica en el percentil 83 a nivel mundial en términos de densidad de población.

El Salvador ha experimentado un crecimiento económico modesto en las últimas décadas, con un crecimiento del PIB anual que superó el 3 por ciento solo dos veces entre 2000 y 2020. Aún así, logró una disminución significativa de la pobreza y la desigualdad.

La tasa de pobreza (basada en una línea de pobreza de US$ 5,5 por persona por día) disminuyó del 39 por ciento en 2007 al 22,3 por ciento en 2019. La pobreza extrema, medida en US$ 1,9 por día, descendió del 13 por ciento en 1995 al 1,5 por ciento en 2019. La reducción de la pobreza ha sido impulsada principalmente por los ingresos laborales y trabajadores que han pasado de empleos de baja paga en agricultura a empleos mejor pagados. En las zonas rurales, las remesas también han tenido un impacto positivo, pero menor en comparación con los ingresos laborales.

Impulsado por un crecimiento favorable a los pobres y más prosperidad compartida, El Salvador se convirtió en el país más igualitario de América Latina y el Caribe (ALC). El índice de Gini cayó de 0,54 en 1998 a 0,38 en 2019, el más bajo de la región. En las áreas urbanas, la reducción de la desigualdad fue impulsada por los ingresos laborales, mientras que en las áreas rurales fue impulsada por los ingresos principalmente por pensiones y remesas.

Sin embargo, la pandemia de COVID-19 ha tenido un impacto negativo significativo en la vida de las personas y los ingresos familiares. Aunque El Salvador fue el país centroamericano que adoptó con mayor rapidez fuertes medidas de contención contra el brote y el gobierno implementó una sólida respuesta fiscal para limitar el impacto en los hogares y las empresas, la pandemia podría hacer que la pobreza vuelva a niveles no vistos desde 2016, revirtiendo años de progreso.

Debido a la pandemia, se espera que la tasa de pobreza aumente hasta 5,9 puntos porcentuales. El Salvador tiene una de las mayores proporciones de población vulnerable de la región (48 por ciento), y una disminución adicional de la actividad económica puede resultar en una proporción significativamente mayor de personas en riesgo de caer en la pobreza. La crisis también afectó el crecimiento y el PIB se contrajo significativamente en un 7,9 por ciento en 2020.

En 2021, el crecimiento muestra signos de recuperación, respaldado por el consumo impulsado por las remesas y las exportaciones. Se espera que la economía de El Salvador crezca 8 por ciento en 2021 y 4 por ciento en 2022. La vacunación contra la COVID-19 ha sido exitosa, alcanzando una tasa de vacunación cercana al 60 por ciento a finales de septiembre de 2021, entre las más altas de la región.

Persisten desafíos, como la necesidad de impulsar reformas para la sostenibilidad fiscal. En 2020, el déficit fiscal fue del 9,2 por ciento del PIB y la deuda fue del 91,8 por ciento del PIB. Los mayores ingresos fiscales por el repunte de la economía y la eliminación gradual de gastos extraordinarios ayudarán a moderar el déficit al 4 por ciento del PIB y la deuda al 86,1 por ciento del PIB hasta 2022, pero el desafío para la gestión de deuda permanece más allá de 2023.

El crimen y la violencia también han sido una amenaza para el desarrollo social y el crecimiento económico en El Salvador y están entre los principales motivos para que muchos salvadoreños migren. Sin embargo, las tasas de homicidios se han reducido drásticamente desde agosto de 2019, posicionando los indicadores de violencia del país hacia el promedio regional.

El país también tiene alta exposición al riesgo de eventos naturales adversos, incluidos terremotos y erupciones volcánicas, y es altamente vulnerable a los impactos del cambio climático, incluido el aumento de inundaciones, sequías y tormentas tropicales, las cuales afectan de manera desproporcionada a las poblaciones pobres y vulnerables.

A pesar de estos desafíos, El Salvador tiene un gran potencial para impulsar su crecimiento económico. La ubicación estratégica del país, con acceso a muchos mercados, una fuerza laboral en crecimiento y una base industrial sólida, podría ayudar a expandir el comercio para lograr un crecimiento más fuerte e inclusivo. Los objetivos de desarrollo podrían lograrse con un compromiso a largo plazo con reformas estructurales, la creación de empleos de calidad y la inversión en capital humano.

Última actualización: Oct 06, 2021

FINANCIAMIENTO

El Salvador: Compromisos por ejercicio (en millones de US$)*

*Montos incluyen compromisos del BIRF y la AIF.
Image
GALERÍA DE FOTOS
Más fotos

Recursos adicionales

Contactos en la oficina del país

EL SALVADOR +503 2526-5900
Calle El Mirador, Edificio Torre Futura, Nivel 9, oficinas 904 y 905, Colonia Escalón, San Salvador
EEUU +1 202 473-1000
1818 H Street NW, Washington, DC 20433