Coronavirus: La respuesta del Grupo Banco Mundial ante la emergencia mundial de hacer frente a la pandemia. Sepa más

ARTÍCULO Agosto 29, 2019

Enfoques multisectoriales para promover el cumplimiento de los compromisos climáticos de Marruecos

Image

Edificios con paneles solares en Marrakech, Marruecos.

Foto: Shutterstock/KMW Photography


Este artículo forma parte de una serie referida a las contribuciones determinadas a nivel nacional (CDN) y a las ambiciosas iniciativas climáticas que los países están implementando para generar una transformación que permita reducir los niveles de emisión de carbono e incrementar la resiliencia frente al clima. Toma como base los proyectos respaldados por el Mecanismo de Apoyo a las CDN del Banco Mundial, un fondo fiduciario financiado por el Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ) de Alemania.

STORY HIGHLIGHTS

  • El Mecanismo de Apoyo a las CDN (i) del Banco Mundial ha ayudado al Gobierno de Marruecos a entender los impactos de las políticas climáticas en diversos sectores de la economía, y ha trabajado para mejorar las capacidades técnicas y la coordinación multisectorial para implementar las CDN del país.
  • A fin de acelerar la implementación de los compromisos climáticos nacionales es fundamental mejorar la coherencia de las políticas y los marcos de gasto público de todos los ministerios y sectores.
  • El fomento de políticas para ampliar los sistemas de energía renovable y las medidas de eficiencia energética en los edificios marroquíes puede generar oportunidades para reducir considerablemente el consumo de energía del país.

 

Los marroquíes viven en la línea de fuego del cambio climático. Las costas del país sufren una grave erosión, y algunas zonas costeras del norte ya se erosionan a un ritmo de 1 metro por año. También se observan otros impactos, como el aumento de las temperaturas, la merma en las lluvias, la creciente escasez de agua y el avance de las arenas del Sahara sobre oasis y ecosistemas frágiles.

Marruecos ha elaborado una sólida respuesta a estos desafíos. Como parte de las CDN presentadas en el período previo al Acuerdo de París, el país se comprometió a reducir, para 2030, sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en un 17 % en comparación con la situación actual, con la posibilidad de lograr una reducción del 42 % supeditada a que se reciba apoyo internacional.

Además, Marruecos es miembro de la Alianza para las CDN (i) y ha trabajado con el Mecanismo de Apoyo a las CDN en estudios analíticos e iniciativas de fortalecimiento de la capacidad para mejorar la coordinación y la planificación de políticas climáticas multisectoriales con el objeto de colaborar en la consecución de los compromisos climáticos del país. Las siguientes son las tres áreas de colaboración con mayor poder de transformación.

En primer lugar, en estrecha colaboración con especialistas locales se elaboraron modelos económicos que han permitido al Ministerio de Economía y Finanzas, la Secretaría de Desarrollo Sostenible y los principales ministerios sectoriales evaluar los impactos de las políticas climáticas en diversos sectores de la economía. Esta cuestión es fundamental para orientar las políticas y las decisiones en materia de inversión del Gobierno en todos los aspectos, desde la modificación de la conducta de los consumidores para mejorar la eficiencia energética hasta el aumento de la inversión privada en soluciones con bajas emisiones de carbono. Por ejemplo, en el sector de la construcción se podrían realizar grandes ahorros de energía, de alrededor de 9 teravatios horas (TWh) al año, mediante la adopción de políticas dirigidas a ampliar los sistemas de generación distribuida de energía renovable y mejorar la eficiencia energética. Este volumen equivale a alrededor de un cuarto de la energía que consume actualmente el sector de la construcción de Marruecos y más del 8 % del objetivo global de reducción de las emisiones de GEI establecido para 2030 en las CDN del país. Además, se ha creado una plataforma interministerial para hacer realidad estas oportunidades. Esta plataforma debe centrar la atención en reformas fiscales ecológicas y edificios eficientes desde el punto de vista energético, así como en movilizar a diversos sectores para acelerar las reformas de políticas y fortalecer la acción climática mundial.

En segundo lugar, se realizaron estudios analíticos para generar recomendaciones estratégicas y prácticas para la implementación de los componentes relacionados con la adaptación incluidos en las CDN de Marruecos. En particular, el nexo entre aguas subterráneas, energía y alimentos es una cuestión clave para la adaptación debido a que se trata de un país donde el agua es escasa, las reservas de aguas subterráneas están mermando y existe una marcada dependencia de la agricultura de secano. Dado que las reglamentaciones por sí solas tal vez no sean suficientes para evitar la explotación excesiva de los recursos de aguas subterráneas, existen otras soluciones (PDF, en inglés) que podrían generar resultados sólidos, entre ellas los enfoques comunitarios para gestionar los patrones de consumo de agua, los instrumentos económicos para gestión de la demanda y el aumento de la concienciación acerca de la escasez de agua. Además, en vista de la importancia que reviste la coordinación multisectorial para la acción climática, también será fundamental armonizar las políticas y los marcos de gasto público con los programas de todos los sectores y ministerios. Los impactos del cambio climático no se limitan a sectores individuales: la disminución de los recursos de aguas subterráneas afecta todo, desde el abastecimiento de energía hasta la agricultura. Por lo tanto, para lograr que las respuestas de adaptación sean sólidas, será necesario trabajar con diversos ministerios. La colaboración entre sectores no solo garantiza que el gasto público sea más eficaz, también ayuda a movilizar el capital privado que es sumamente necesario”, afirmó Craig Meisner, cojefe del equipo a cargo del proyecto.

Por último, es fundamental fortalecer la capacidad interna del país. El Centro de Competencias para el Cambio Climático de Marruecos (“4C Marruecos”) (i) es un grupo de interés público que actúa como un centro de difusión de conocimientos especializados y experiencias internacionales en cuestiones relativas a la acción climática. Ha contribuido al desarrollo de un sistema nacional de seguimiento, notificación y verificación para supervisar la implementación de las CDN en estrecha coordinación con otras iniciativas que se llevan a cabo en el país. El centro 4C Marruecos puede convertirse en una importante plataforma para la colaboración regional y la difusión de los conocimientos sobre la agenda de cambio climático en África. Otros países de la región también pueden beneficiarse con la adopción de una plataforma similar para simplificar e impulsar la implementación de sus iniciativas en materia de acción climática.

“Al aplicar enfoques que abarcan toda la economía —a través de la elaboración de modelos de los impactos del clima, reformas de las políticas multisectoriales y el fortalecimiento de la coordinación institucional de la acción climática— Marruecos está asumiendo un papel de liderazgo en cuestiones climáticas para orientar su próxima generación de CDN y lograr un desarrollo con bajas emisiones de carbono y resiliente frente al clima en el largo plazo”, dijo Alexandrina Platonova-Oquab, cojefa del equipo a cargo del proyecto.

Las soluciones de políticas multisectoriales son fundamentales para lograr sólidos resultados climáticos.

Jefes del equipo a cargo del proyecto:

Alexandrina Platonova-Oquab es especialista superior en financiamiento del carbono del Banco Mundial. Para contactarla, escribir a: aplatonova@worldbank.org.

Craig Meisner es economista superior especializado en medio ambiente del Banco Mundial. Para contactarlo, escribir a: cmeisner@worldbank.org.

Grzegorz Peszko es economista principal del Banco Mundial. Para contactarlo, escribir a: gpeszko@worldbank.org.

 



Api
Api