Skip to Main Navigation

A nivel mundial, 2400 millones de personas carecen de acceso a servicios de saneamiento mejorados y, de esa cifra, cerca de 1000 millones de habitantes practican la defecación al aire libre. Pese a los avances importantes logrados hasta la fecha —desde 1990 unos 2100 millones de personas han logrado tener acceso a retretes o letrinas— el saneamiento fue uno de los objetivos de desarrollo del milenio (ODM) que estuvo muy lejos de alcanzarse en el mundo. Solo el 68 % de la población mundial tiene acceso a saneamiento mejorado, y el 70 % de los habitantes de África al sur del Sahara y el 53 % de Asia meridional no cuentan con estos servicios. El mundo no pudo cumplir la meta de los ODM en materia de saneamiento, lo cual afectó a 700 millones de personas.

El saneamiento constituye la base de muchos otros desafíos de desarrollo, ya que las deficiencias en este ámbito tienen impactos en la salud pública, la educación y el medio ambiente. Cerca de 1000 niños menores de 5 años mueren diariamente a raíz de diarreas causadas por servicios de agua, saneamiento e higiene inadecuados. Sin instalaciones de saneamiento adecuadas, es más probable que las niñas abandonen la escuela o sean vulnerables a ataques mientras buscan un lugar privado para hacer sus necesidades. Análisis recientes indican que poner fin a la práctica de defecar al aire libre puede salvar la vida de los niños al disminuir el contagio de enfermedades, el retraso del crecimiento y la desnutrición, todos factores importantes para el desarrollo cognitivo infantil y la productividad económica futura.

La falta de saneamiento también frena el crecimiento económico. Los servicios de saneamiento deficientes pueden tener un costo de miles de millones (i) para algunos países. Este monto equivale anualmente a 6,3 % del PIB en Bangladesh; 6,4 % en India; 7,2 % en Camboya; 2,4% en Níger, y 3,9% en Pakistán. Las pérdidas económicas son impulsadas principalmente por las muertes prematuras, el costo de los tratamientos de salud, y el tiempo y la productividad que se pierden en la búsqueda de atención médica e instalaciones de saneamiento. La contaminación derivada de la eliminación y el tratamiento inadecuados de aguas residuales y materia fecal de las viviendas también afecta los recursos y los ecosistemas hídricos. Al mismo tiempo, las aguas residuales y la materia fecal pueden proporcionar recursos valiosos (agua, nutrientes y energía) y oportunidades económicas, en especial en zonas urbanas y en lugares donde hay escasez de agua.

Additional Resources