Skip to Main Navigation

El agua es un tema central del desarrollo económico y social; es vital para mantener la salud, cultivar alimentos, gestionar el medioambiente, y crear empleo. Pese a su importancia, más de 663 millones de personas en el mundo aún no tienen acceso a fuentes de agua potable mejoradas.

Sin embargo, aumentar el acceso no es suficiente. El Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) sobre agua y saneamiento propone un programa más amplio: “De aquí a 2030, lograr el acceso universal y equitativo al agua potable a un precio asequible para todos; lograr el acceso a servicios de saneamiento e higiene adecuados y equitativos para todos, y poner fin a la defecación al aire libre, prestando especial atención a las necesidades de las mujeres y las niñas y las personas en situaciones de vulnerabilidad”. Estas nuevas metas reflejan la creciente importancia de los servicios de agua y saneamiento como un derecho humano. También se están considerando otras metas que no se limitan solo al acceso, entre ellas mejorar la calidad del agua reduciendo la contaminación y aumentar considerablemente el uso eficiente de los recursos hídricos.

El desafío es enorme y se está tornando cada vez más complejo. El crecimiento de la población y de la economía están ejerciendo una gran presión sobre los recursos hídricos finitos del mundo. En algunos casos, la escasez de agua ya está limitando el crecimiento económico. La falta de acceso a fuentes de agua mejoradas y a servicios de saneamiento impone altísimos costos en la sociedad, especialmente en los pobres. Incluso donde existe acceso a estos servicios, se ha registrado una mala gestión, un financiamiento inadecuado y bajos niveles de inversión a lo largo de décadas. En el mundo en desarrollo, muy pocas empresas de abastecimiento de agua o de tratamiento de aguas residuales recuperan los costos de operación y mantenimiento a partir de las tarifas que cobran a los clientes, y solo un grupo muy pequeño recupera los costos del servicio de la deuda o de la depreciación. Pese a la importancia del agua para el desarrollo, en una reciente muestra (PDF, en inglés) de 37 países de África, el 82 % de los Gobiernos indicó que el financiamiento era insuficiente para alcanzar las metas nacionales relacionadas con el agua potable. Las incertidumbres derivadas de la economía política y el cambio climático se suman a los desafíos ya enormes que enfrenta el sector. No es sorprendente que los líderes mundiales mencionen al agua entre los problemas fundamentales de hoy en día.

El Grupo Banco Mundial —la principal fuente multilateral de financiamiento para el abastecimiento de agua y saneamiento en los países en desarrollo— administra actualmente una cartera de préstamos para el sector de alrededor de USD 13 500 millones, monto que representa más de la mitad de todas sus operaciones relacionadas con el agua.

También presta asistencia a países clientes de 56 lugares diferentes en todo el mundo a través de más de 300 profesionales que se dedican al tema hídrico. Esta fuerza laboral diversa y altamente calificada aporta muchos años de experiencia en todos los subsectores del agua, tales como la gestión de los recursos hídricos; el abastecimiento de agua y saneamiento en zonas urbanas y rurales; el riego y la agricultura; la gestión de las inundaciones y sequías; la gestión de las aguas subterráneas; la economía del agua, y muchos otros.

Última actualización: Jun 23, 2017

MULTIMEDIA

The World Bank
VIDEO Ago 11, 2016

video

Additional Resources

Contacts

Para consultas generales:
Prácticas mundiales sobre Agua y seneamiento
Para consultas de la prensa:
Isabel Hagbrink