Medio ambiente: Panorama general

El manejo sostenible del medio ambiente y los recursos naturales es crucial para el crecimiento económico y el bienestar humano. Cuando se administran bien, los recursos naturales renovables, las cuencas hidrográficas y los paisajes terrestres y marinos productivos pueden sentar las bases del crecimiento sostenido e inclusivo y de la reducción de la pobreza gracias a que proporcionan cientos de millones de medios de sustento; regulan el aire, el agua y el suelo de los que dependen los seres humanos; generan ingresos tributarios considerables, y sirven de amortiguamiento único y eficaz en función de los costos de los fenómenos meteorológicos extremos y el cambio climático.

La biodiversidad y los ecosistemas saludables son esenciales para el crecimiento a largo plazo de sectores económicos como la agricultura, la silvicultura, la pesca y el turismo. Una tercera parte de las 100 ciudades más grandes del mundo obtienen su suministro de agua de áreas protegidas. Los medios de subsistencia de más de 300 millones de personas dependen de la pesca, la acuicultura y el turismo oceánico. Tres cuartas partes de los 115 principales cultivos de alimentos del mundo se basan en la polinización animal.

En los países en desarrollo, los bosques, los lagos y los ríos aportan una proporción considerable de la dieta, el combustible y los ingresos de los hogares y constituyen una red de protección valiosísima en épocas de crisis, particularmente para el 78 % de las personas extremadamente pobres del mundo (i) que viven en zonas rurales.

Sin embargo, la integridad y funcionalidad de estos activos naturales esenciales se ven cada vez más comprometidas: entre el 60 % y el 70 % de los ecosistemas del mundo se está degradando más rápido de lo que puede recuperarse. La mala administración del medio ambiente y los recursos naturales provoca pérdidas económicas significativas: por ejemplo, cada año se pierden entre US$50 000 y US$100 000 millones debido a la mala gestión de la pesca oceánica. Además, la exposición a suelos, agua y aire contaminados causó alrededor de 9 millones de muertes prematuras en 2012, según sostiene la Alianza Mundial sobre Salud y Contaminación. (i) Los países en desarrollo fueron los más afectados.

Última actualización: Abr 29, 2015

El Grupo Banco Mundial (GBM) trabaja para lograr un mundo sin pobreza. Ya sea financiando acceso a electricidad para escolares en zonas rurales o invirtiendo en infraestructura de tránsito colectivo para crear ciudades más habitables, el GBM considera el desarrollo en todos sus ámbitos desde la perspectiva de la inclusión social y la sostenibilidad ambiental con el fin de asegurar que el progreso beneficie a los pobres y no sea a costas de las futuras generaciones.

En la Estrategia ambiental del Grupo Banco Mundial para los ejercicios de 2012–2022 (i) se articula una nueva visión para lograr "Un mundo ecológico, limpio y con capacidad de adaptación para todos".

El Departamento de Prácticas Mundiales de Medio Ambiente y Recursos Naturales del Banco ofrece conocimientos especializados, asistencia técnica y financiamiento para ayudar a los países de ingreso mediano y bajo a administrar de manera sostenible los recursos naturales terrestres, oceánicos y de agua dulce a fin de ayudar a generar empleos, mejorar los medios de sustento, perfeccionar los servicios ecosistémicos (como el secuestro de carbono, la polinización o la regulación de las aguas), disminuir la contaminación y aumentar la capacidad de adaptación al cambio climático.

El Banco también apoya la toma de decisiones informada a través del análisis y usando metodologías tales como la economía medioambiental y la contabilidad del capital natural. Esto es así porque cuando los países disponen de pruebas y datos están en mejores condiciones de aprovechar las oportunidades de crecimiento, equilibrar los costos de la contaminación y los riesgos climáticos, identificar las sinergias y comprender las consecuencias de las opciones de políticas y de inversiones para apoyar el desarrollo sostenible.

Las políticas de salvaguardia —actualmente en revisión[MIS1] — sustentan los esfuerzos del Banco por poner fin a la pobreza extrema y promover la prosperidad compartida de manera sostenible.

En los últimos tres años (ejercicios de 2012-14), el Banco Mundial —Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF)/Asociación Internacional de Fomento (AIF)— comprometió US$11 700 millones en préstamos, créditos y donaciones para apoyar las inversiones en políticas medioambientales, buen gobierno, instituciones, gestión de la tierra, manejo de la contaminación, uso sostenible y conservación de la biodiversidad, medidas contra el cambio climático y gestión de los recursos hídricos. Las Prácticas Mundiales de Medio Ambiente y Recursos Naturales, creadas el 1 de julio de 2014, supervisan una cartera de alrededor de 165 proyectos por un valor superior a los US$5000 millones.

En la década recién pasada, el Banco ha administrado la mayor fuente de fondos multilaterales de desarrollo para proteger la biodiversidad[MIS2] , apoyar la gestión sostenible de los bosques y combatir los delitos relacionados con la vida silvestre. Sin embargo, aún queda mucho por hacer para que el medio ambiente sea una prioridad tanto para los Gobiernos como para la ciudadanía, así como para movilizar los fondos adecuados. Por este motivo, el Banco es un miembro y partidario activo de una serie de alianzas fundamentales en las áreas de conocimientos, financiamiento y sensibilización.

Última actualización: Abr 29, 2015

En Brasil, el Banco trabajó con asociados para apoyar la creación, la expansión y el fortalecimiento de alrededor de 70 millones de hectáreas de zonas protegidas en la selva del Amazonas (i) a través de un programa que combina la conservación y el desarrollo socioeconómico.

En Albania, los ingresos a partir de labores silvícolas y agrícolas aumentaron en un 28 %, gracias a un proyecto que puso la gestión de la tierra en manos de la comunidad local y promovió la protección de las principales cuencas hídricas mediante la integración del manejo de los bosques, los pastizales y la agricultura. (i)

En Indonesia, donde dos terceras partes de los arrecifes de coral se consideran amenazados por la sobrepesca, el Proyecto de Rehabilitación y Gestión de los Arrecifes de Coral (i) ayudó a 358 comunidades de aldeanos mediante el establecimiento de áreas marinas protegidas, la reducción de las prácticas pesqueras destructivas e ilegales y el aumento de los ingresos a partir de recursos marinos cruciales.

En África occidental, donde la pesca provee casi 3 millones de empleos, un programa regional diseñado para aumentar la riqueza total generada por la pesca sostenible[MIS1]  está dando resultados. La incidencia de la pesca ilegal se redujo en un 83 % en Liberia; los ingresos públicos a partir del sector pesquero se han más que triplicado en cinco años en Sierra Leona, y las zonas pesqueras restringidas están ayudando a mejorar el rendimiento y los ingresos en Senegal.(i)

Última actualización: Abr 29, 2015





GALERÍA DE FOTOS
Más fotos »