Contactos en la oficina del país
Elisabeth Mealey

Washington, D.C.
emealey@worldbank.org

Esta página en:

Medio ambiente: Panorama general

El crecimiento económico de los últimos 20 años permitió que 660 millones de personas salieran de la pobreza. Pero al mismo tiempo, el medio ambiente ha estado bajo constante agresión. La sobrepesca, contaminación y pérdida de hábitats amenazan a los océanos del mundo. La extinción de la biodiversidad se produce a un ritmo nunca antes visto en la era moderna: la cantidad de especies y el tamaño de sus poblaciones se han reducido en casi 30% en los últimos 100 años. Se calcula que el mercado mundial del tráfico ilegal de especies representa más de US$70.000 millones anuales; en comparación, el valor de la piratería de software (US$59.000 millones) parece ínfimo.

La importancia de la contribución del capital natural –como bosques, humedales y tierras agrícolas– a la economía no es considerada del todo en las cuentas nacionales o bien puede quedar oculta, en particular en los países de ingreso bajo donde representa una proporción significativa (36%) del patrimonio total.

La falta de medidas para encarar la contaminación del aire y del agua incide negativamente en la salud y cuesta un equivalente de entre 4% y 9% del producto interno bruto (PIB) cada año a algunos países.

En la década pasada (2004-2013), el Banco Mundial –el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y la Asociación Internacional de Fomento (AIF)- comprometió préstamos por un monto de US$31.800 millones, de los cuales US$7.700 millones correspondieron a aportes de la AIF, para apoyar inversiones en medio ambiente y gestión de recursos naturales.

Última actualización: Sep 20, 2013

Asistencia a los países para controlar la contaminación

Las prioridades del Banco Mundial en el campo del manejo de la polución se concentran principalmente en la contaminación atmosférica, la limpieza de las cuencas hidrográficas y la eliminación del legado histórico en esta materia. En la última década, sus proyectos han incluido el mejoramiento de la calidad del aire y el estado de salud en más de 600 ciudades de China; el manejo de los residuos hospitalarios en Viet Nam; la gestión de las cuencas de los ríos en India, Viet Nam y Pakistán; el control de la contaminación del aire en espacios cerrados en Madagascar, Bangladesh y Uganda y de la polución industrial en India, y la reducción de las concentraciones de partículas en Ulaanbaatar, Mongolia, cuyos niveles están entre los más altos del mundo.

Fortalecimiento de las políticas e instituciones ambientales

El Banco ha contribuido al fortalecimiento de las políticas medioambientales y las instituciones a través de evaluaciones ambientales estratégicas. Desde 2005, se han realizado 41 análisis ambientales de países (CEA, por sus siglas en inglés), incluidos Ghana, Colombia y Perú. En estos países, los CEA han dado lugar a operaciones de financiamiento para políticas que ayudaron a crear ministerios y oficinas regionales de medio ambiente; desarrollar políticas sobre el cambio climático, y mejorar la gestión de los recursos naturales, la protección de la calidad del aire, el agua y el suelo, y la salud ambiental.

Última actualización: Sep 20, 2013

En el ejercicio de 2013, el Banco Mundial aprobó 124 operaciones y programas relacionados con el medio ambiente por un monto de US$2.470 millones. La región con la mayor proporción de proyectos fue Asia oriental y el Pacífico.

Como uno de los 120 miembros de la Alianza Mundial a favor de los Océanos, el Banco facilita activamente su desarrollo, entre otros mediante la coordinación de su actual portafolio específico para este tema de más de US$1.400 millones en conjunto con las inversiones de otros asociados para zonas oceánicas prioritarias.

La institución está ayudando a Guinea-Bissau a establecer dos nuevas grandes áreas protegidas; asistiendo a Bangladesh en el tratamiento de las fuentes de contaminación del aire, y apoyando a Belice, Guatemala y Honduras en la elaboración de un marco de políticas común para mejorar la gestión de los arrecifes de coral en la región.

El Banco trabajó con sus asociados para respaldar al Gobierno de Brasil en la creación de 18 millones de hectáreas de nuevas áreas protegidas en la región del Amazonas mientras se dio apoyo al mismo tiempo a las comunidades que habitan en dichos territorios para que usen su capital natural de manera sostenible y de este modo impulsar su propio crecimiento y prosperidad.

Última actualización: Sep 20, 2013

Las asociaciones de múltiples partes interesadas están llegando a ser un aspecto importante de la labor del Banco Mundial en el tema del medio ambiente al aunar conocimientos especializados, acceso y recursos. Estas congregan a actores del sector público y privado, instituciones multilaterales y la sociedad civil para promover la acción colectiva en algunos de los problemas ambientales más apremiantes del mundo.

La Alianza Mundial a favor de los Océanos (GPO, por sus siglas en inglés) (i) se inició en Río+20 en 2012. Se trata de una coalición conformada por Gobiernos, empresas, organizaciones multilaterales y grupos de la sociedad civil que se ha comprometido a trabajar concertadamente en la preparación de paquetes de inversión gestionados por los propios países y destinados a mejorar la salud de los océanos. La GPO pretende subsanar problemas ampliamente documentados que contribuyen al agotamiento de recursos marinos esenciales y que están impidiendo el alivio de la pobreza y conduciendo a la inseguridad alimentaria. La alianza trabajará en la consecución de objetivos interrelacionados de acuicultura y extracción de peces y mariscos de manera sostenible, protección de hábitats y biodiver.

La Alianza Mundial de la Contabilización de la Riqueza y Valoración de los Servicios de Ecosistemas (WAVES, por sus siglas en inglés) (i) es una asociación mundial liderada por el Banco Mundial que propicia la incorporación de la contabilidad del capital natural en las cuentas nacionales y la planificación del desarrollo de un país. Esta alianza ha trabajado de manera intensa en Botswana, Colombia, Costa Rica, Madagascar y Filipinas. En Río+20 en 2012, 62 países, 90 organizaciones del sector privado y 17 organizaciones internacionales y de la sociedad civil expresaron su apoyo a la contabilidad de la riqueza natural.

El Fondo de la Alianza para la Protección de Ecosistemas Vitales (CEPF, por sus siglas en inglés) (i) fue creado en 2000 para ofrecer donaciones a organizaciones no gubernamentales y privadas y así apoyar lugares críticos para la biodiversidad dentro de áreas protegidas y paisajes productivos. A la fecha, el CEPF ha entregado más de US$137 millones a más de 1.600 organizaciones de la sociedad civil en 17 de estas zonas.

El programa Salvemos nuestras especies (SOS, por sus siglas en inglés) (i) combina el peso financiero y la experiencia técnica del Banco Mundial y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM), el conocimiento científico acreditado de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y los recursos y el ingenio del sector privado para crear un mecanismo que asegure la asignación de financiamiento a los proyectos de conservación de especies que tengan el máximo impacto posible. A la fecha, SOS ha proporcionado recursos para la defensa de 96 especies en 36 países. En 2012, la iniciativa anunció nuevas inversiones por US$3,3 millones para 23 proyectos gestionados por organizaciones no gubernamentales (ONG) para proteger especies amenazadas alrededor del mundo.

El Consorcio Internacional para Combatir los Delitos contra la Vida Silvestre (ICCWC, por sus siglas en inglés) (i), iniciado en 2010, congrega a Interpol, la Secretaría de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES, por sus siglas en inglés), la Organización Mundial de Aduanas, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) y el Banco Mundial en la tarea de promover la efectiva aplicación de la ley, tanto a nivel nacional como internacional, y así apoyar el desarrollo sostenible y la distribución justa y equitativa de los beneficios de la gestión sustentable de los recursos naturales. El consorcio ha creado un conjunto de herramientas para perseguir delitos contra la vida silvestre y los bosques que actualmente se aplica en varios países como método de análisis del cumplimiento de las leyes. Además, el ICCWC ofrece capacitación en técnicas de investigación a jueces, abogados y funcionarios de aduanas y servicios de protección de la flora y la fauna en todo el mundo.

Última actualización: Sep 20, 2013

EL GRUPO DEL BANCO MUNDIAL

Encuentre aquí lo que otras entidades del Grupo del Banco Mundial están haciendo sobre el medio ambiente.