Panorama general

  • El desarrollo agrícola constituye uno de los instrumentos más eficaces para poner fin a la pobreza extrema, impulsar la prosperidad compartida y alimentar a una población que se espera llegue a 9000 millones de habitantes en 2050. El crecimiento del sector de la agricultura es entre dos y cuatro veces más efectivo que el de otros sectores para incrementar los ingresos de los más pobres. Se trata de algo importante para el 78 % de los pobres que viven en zonas rurales en el mundo y que dependen principalmente de la producción agrícola para su subsistencia.

    La agricultura es también crucial para el crecimiento económico, ya que representa un tercio del producto interno bruto (PIB) y tres cuartas partes del empleo en África al sur del Sahara.

    Sin embargo, tanto el crecimiento económico como la reducción de la pobreza impulsados por la agricultura se encuentran en riesgo, al igual que la seguridad alimentaria. Un clima cada vez más cálido podría causar una disminución de más del 25 % en el rendimiento de los cultivos. Además, las actividades agrícolas y los cambios en el uso del suelo son responsables de entre el 19 % y el 29 % de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero (GEI). Las medidas de mitigación en este sector son parte de la solución del cambio climático.

    Última actualización: Mar 21, 2016

  • ESTRATEGIA

    El Banco Mundial trabaja con los países para ampliar el financiamiento agrícola, mejorar los sistemas de riego, y proveer herramientas y oportunidades adecuadas a agricultoras. Además, el Banco ofrece ayuda en materia de innovación, infraestructura y recursos para que el sector de la agricultura:

    • Tome decisiones acertadas en relación con el clima: mejore su resiliencia y capacidad de adaptación al cambio climático y, al mismo tiempo, reduzca las emisiones;
    • Mejore los medios de sustento y genere más y mejores empleos;
    • Impulse la agroindustria construyendo cadenas de valor inclusivas y eficientes, y
    • Ayude a los agricultores a producir alimentos sanos y nutritivos para todos, en todas partes y todos los días.

    Los nuevos compromisos para la agricultura y los sectores relacionados llegaron a USD 8000 millones (dólares estadounidenses) en 2015. La asistencia del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y de la Asociación Internacional de Fomento (AIF) para el sector aumentó de USD 3600 millones en el ejercicio de 2013 y USD 4300 millones en el ejercicio de 2014 a USD 4700 millones en el ejercicio de 2015. En tanto, las inversiones de la Corporación Financiera Internacional (IFC) ascendieron a USD 3200 millones. En conjunto, estos compromisos cumplen con la meta de entre USD 8000 millones y USD 10 000 millones del Grupo Banco Mundial. La asistencia del BIRF y la AIF para África al sur del Sahara (USD 1400 millones) y Asia meridional (USD 1600 millones) fue especialmente importante. Por su parte, el financiamiento de IFC para fines agrícolas está dirigido a las cadenas de valor de la agroindustria.

    El Grupo Banco Mundial también participa en el Grupo Consultivo sobre Investigaciones Agrícolas Internacionales (CGIAR, por sus siglas en inglés), el Programa Mundial de Agricultura y Seguridad Alimentaria (GAFSP, por sus siglas en inglés) y la Alianza Mundial por una Agricultura Climáticamente Inteligente.

    Última actualización: Mar 21, 2016

  • En Afganistán, el Banco proporcionó herramientas agrícolas y capacitación a productores frutícolas (i) para que adoptaran mejores prácticas que les permitieran aumentar sus cosechas de frutas. Se establecieron 5229 hectáreas de nuevas plantaciones frutales y rehabilitaron 29 192 hectáreas de huertos ya existentes, con lo cual aumentó la producción en 121 distritos.

    En Brasil, en el estado de Santa Catarina, proyectos de competitividad rural ayudaron a más de 130 000 agricultores a llegar a los mercados nacionales e internacionales.

    En Burundi, el Banco ayudó a 115 000 hogares agrícolas a aumentar su productividad y el acceso a los mercados, a través de tecnología y mejores sistemas de riego. La producción de arroz y plátanos aumentó más del doble y la producción de leche a más de 1000 litros anuales por animal.

    En Camboyael Banco ayudó a mejorar la seguridad alimentaria de 5000 familias, (i) a través de la entrega de tierras, infraestructura y servicios agrícolas. Actualmente, 260 familias son propietarias de hasta 3 hectáreas que pueden ser usadas para cultivar y como medio de subsistencia.

    En Colombia, un proyecto de ganadería dio asistencia para el establecimiento de sistemas ganaderos ambientalmente sostenibles en 2241 predios.

    En Côte d’Ivoire, el Banco suministró equipos y capacitación, y promovió la investigación para mejorar la productividad de los cultivadores de arroz. (i) Gracias a ello, alrededor de 50 000 productores, de los cuales 25 % son mujeres, aumentaron sus cosechas. Además, la productividad de las semillas mejoró un 36 % en los arrozales con riego.

    En Djibouti, donde hay escasez de agua, el Banco ayudó a construir estructuras de captación de agua, las cuales beneficiaron a 914 hogares y 4620 cabezas de ganado, aumentando al mismo tiempo la biomasa de pastoreo con 271 400 unidades de forraje adicionales.

    En Egipto, las mejoras en los sistemas de drenaje impulsadas por el Banco favorecieron a 600 000 familias y cubrieron 1 013 000 "feddan" (un feddan equivale a 0,42 hectáreas) de tierras irrigadas. Además, el mejoramiento en los sistemas de riego en 347 030 "feddan" adicionales benefició a 210 000 familias.

    En Honduras, más de 7000 productores rurales aumentaron su productividad en un 36 % y se produjo un incremento del 60 % en el valor de las ventas brutas gracias a la implementación de un plan de negocios.

    En Indiael Banco introdujo tecnologías y métodos (i) para aumentar la productividad, gestionar los recursos hídricos y mejorar la capacidad de tomar decisiones sobre las siembras de más de 167 000 hogares agrícolas de Karnataka, incluidas 80 000 mujeres. En Bihar, el Banco asistió a cerca de 400 000 agricultores en la implementación del Sistema de Intensificación del Cultivo del Arroz (SICA) para mejorar la productividad del arroz en un 86 %, el trigo en un 72 % y en otros 18 cultivos; hoy en día, el SICA es una política estatal.

    En Kenya, el Banco ayudó a los agricultores a usar mejores prácticas de gestión agraria que aumentan la retención del carbono en la tierra, como la agrosilvicultura, la cobertura orgánica y la intercalación de cultivos, para mejorar la fertilidad del suelo en una superficie de 45 000 hectáreas. (i)

    En Kosovoel Banco ayudó a mejorar la infraestructura y los equipos tanto en la industria hortícola como ganadera, (i) creando empleos y beneficiando a 4000 personas.

    En la República Democrática Popular Lao, el Banco ayudó a 42 000 hogares rurales a mejorar su seguridad alimentaria a través del acceso a servicios agrícolas e infraestructura productiva.

    En Malíel Banco ayudó a 175 000 agricultores (i) a adoptar nuevas tecnologías, prácticas ganaderas y variedades de cultivo —incluidas semillas de arroz de alto rendimiento y tomates resistentes a plagas— a fin de revitalizar la productividad. Los agricultores informaron un aumento de un 30 % en el rendimiento y de un 34 % en los ingresos.

    En México, los servicios de asesoría para el examen de las políticas y los programas de seguros agropecuarios han respaldado reformas que han permitido extender la cobertura a 1 000 000 de hectáreas adicionales de parcelas pequeñas.

    En Moldova, el Banco ayudó a comunidades agrícolas a afrontar el cambio climático (i) mediante donaciones para la adquisición de mallas antigranizo y sistemas de microclima, así como para una aplicación de alerta meteorológica que entrega información a 6000 agricultores.

    En Mongolia, el  Banco ayudó a que los seguros basados en índices fueran accesibles y asequibles para los pastores (i) cuyo ganado es vulnerable a condiciones meteorológicas extremas. Más de 19 500 pastores adquirieron un seguro en 2014.

    En Papua Nueva Guinea, el Banco está entregando capacitación y herramientas a productores de cacao para reactivar esta industria. (i) Se han recuperado o plantado alrededor de 1 millón de plantas de cacao, lo que ha aumentado el rendimiento de los cultivos y los ingresos.

    En Filipinas, el Banco ayudó a construir 330 kilómetros de caminos rurales beneficiando a 229 000 personas en 15 200 hectáreas de tierras agrícolas.

    En Samoael Banco respaldó a los agricultores para que pudieran invertir en herramientas, tecnología, almacenamiento de agua y ganado (i) mediante un programa que ya ha favorecido a 190 ganaderos, productores de fruta y horticultores.

    En Sierra Leona, el Banco promovió entre los agricultores el uso de herbicidas, fertilizantes orgánicos y métodos de cultivo novedosos a fin de aumentar la producción de arroz de 18 724 agricultores y en 1056 hectáreas de suelo. (i)

    En Togo, el Banco ayudó en la adopción de mejores técnicas de reproducción y cría, permitiendo que 12 500 ganaderos (i) ampliaran sus negocios, incrementaran sus ingresos y criaran ganado más saludable.

    En Túnez, el Banco ayudó en la construcción y rehabilitación de pequeños sistemas de suministro de agua para zonas rurales, estructuras de recolección de agua de lluvia y caminos de acceso. Todas estas obras beneficiaron a más de 25 000 personas.

    En Uruguay, la entrega de incentivos ha llevado a la adopción de técnicas agrícolas acertadas en relación con el clima en 2 840 000 hectáreas, generando un potencial de retención de carbono de hasta 8,8 millones de toneladas de CO2 anuales.

    En Viet Nam, el Banco promovió medios de vida sostenibles entre las minorías pobres con la creación de 9000 ‘grupos de intereses comunes’ (CIG, por sus siglas en inglés) que comprenden más de 15 500 hogares, haciendo que se asociaran con empresas agrícolas.

    En Yemen, donde el 68 % de la población vive en zonas rurales, el Banco ayudó a aumentar el rendimiento de 60 000 agricultores que ahora usan semillas mejoradas y tecnología de semillas en un total de 24 000 hectáreas.

    Última actualización: Mar 21, 2016

  • El Mecanismo de apoyo al financiamiento agrícola (AgriFin), (i) junto con bancos, asociaciones bancarias y otros organismos, fomenta el aprendizaje y la formación de capacidades en el área del financiamiento de la agricultura en los países en desarrollo.

    La investigación mundial sobre la agricultura que realiza el CGIAR (i) promueve conocimientos científicos de vanguardia para reducir la pobreza rural, aumentar la seguridad alimentaria, mejorar la salud humana y la nutrición, y velar por la gestión sostenible de los recursos naturales.

    El Foro sobre Gestión del Riesgo Agrícola en el Desarrollo (FARMD, por sus siglas en inglés) (i) es una plataforma de conocimientos que entrega información y mejores prácticas sobre la gestión del riesgo agrícola.

    El Programa Mundial de Agricultura y Seguridad Alimentaria (GAFSP, por sus siglas en inglés) (i) financia inversiones que aumentan los ingresos y mejoran la seguridad alimentaria y nutricional en los países en desarrollo.

    La Asociación mundial por la seguridad alimentaria (GFSP, por sus siglas en inglés) (i) se dedica a mejorar las prácticas de seguridad alimentaria en todo el mundo a través del fortalecimiento de la capacidad en los países de ingreso mediano y en los países en desarrollo.

    La Plataforma Mundial de Donantes para el Desarrollo Rural (i) es una red conformada por 34 donantes bilaterales y multilaterales, instituciones financieras internacionales, organizaciones intergubernamentales y organismos de desarrollo que trabajan para aumentar y mejorar la calidad de la asistencia para el desarrollo en el sector agrícola y rural.

    La Alianza Mundial a favor de los Océanos (GPO, por sus siglas en inglés) (i) es una plataforma que convoca a múltiples sectores para ayudar a los países a acceder al capital, los conocimientos y las capacidades que necesitan para recuperar la salud de los océanos y hacer frente a la pobreza.

    La Alianza Mundial para la Valoración de los Servicios de los Ecosistemas y el Cálculo de la Riqueza (WAVES, por sus siglas en inglés) (i) es una alianza mundial impulsada por el Banco Mundial para promover el desarrollo sostenible mediante la integración de los recursos naturales en la planificación del desarrollo y en el sistema de cuentas nacionales de los países.

    El Programa sobre Bosques (PROFOR, por sus siglas en inglés), (i) cuya sede se encuentra en el Banco Mundial, ha convertido la gestión forestal (i) en uno de sus temas más importantes, proporcionando asistencia técnica para mejorar el seguimiento de las actividades forestales y ayudando a generar consenso y voluntad política en torno a reformas prioritarias.

    SecureNutrition (i) es una plataforma de conocimientos que vincula la agricultura con la seguridad alimentaria y la nutrición.

    La Alianza para la Pesca Responsable (ALLFISH) (i) es una alianza público-privada creada por la industria de los productos marinos para instaurar pesquerías sostenibles y operaciones acuícolas productivas, particularmente en los países en desarrollo.

    El Programa Mundial para la Pesca Sostenible (PROFISH) (i) se creó con donantes y actores clave para hacer participar al Banco Mundial en el mejoramiento de la sostenibilidad ambiental, el bienestar humano y el desempeño económico de la pesca y la acuicultura en el mundo. La iniciativa presta especial atención al bienestar de los pobres de comunidades pesqueras y piscícolas en el mundo en desarrollo.

    El Sistema de Información sobre los Mercados Agrícolas (SIMA) (i) es una plataforma interinstitucional que busca mejorar la transparencia del mercado de los alimentos y fomentar la coordinación de políticas en respuesta a las incertidumbres en los mercados. Entre otras labores, sistematiza los datos sobre el equilibrio alimentario, hace un seguimiento de las tendencias, provee análisis de mercado, forma capacidades en los países participantes y facilita el flujo de información entre las autoridades que toman las decisiones.

    Género en agricultura es una plataforma de conocimientos que ofrece recursos, herramientas e información para ayudar a los profesionales a integrar las cuestiones de género en el desarrollo agrícola.

    TIC en agricultura (i) es una plataforma de conocimientos que ofrece recursos para aplicar tecnologías de la información y las comunicaciones en la agricultura.

    Plataforma de Intercambio de Conocimientos para la Inversión Agrícola Responsable (RAI, por sus siglas en inglés) (i) es un centro de información sobre temas de inversión agrícola responsable dirigida a autoridades, profesionales y partes interesadas.

    Última actualización: Mar 21, 2016



Recursos adicionales

Contactos en la oficina del país

Ciudad de Washington
Flore de Preneuf
fdepreneuf@worldbank.org